Prueba

Primera prueba del Jeep Wrangler 4xe: un nuevo capítulo

26 fotos

Ampliar

06 de julio, 2021

Por fin nos hemos podido subir al nuevo Jeep Wrangler 4xe. El primer Wrangler phev de la historia no abandona su filosofía de vida aventurera a la que ahora le suma ese componente eficiente con el que puede llegar a rodar hasta 53 km en modo cerio emisiones.

Pocos 4×4 hay en el mundo que tengan la importancia y el bagaje del Jeep Wrangler. El todoterreno por antonomasia lleva vigente nada más y nada menos que 80 años. Y ahora, en plena celebración de su octogésimo cumpleaños abre un nuevo capítulo en su dilatada historia con la llegada del Wrangler 4xe que ya hemos podido conducir por las carreteras de Ibiza.

Te puede interesar: Primera prueba del Jeep Gladiator

Un modelo que completa la oferta de vehículos enchufables de Jeep, en la que ya se encuentran los Renegade 4xe y Compass 4xe sumando el componente eficiente que tan de moda está últimamente. Además, consigue adelantarse a otros rivales directos como el Clase G de Mercedes-Benz o el Toyota Land Cruiser, pues junto con el Defender PHEV, el Wrangler 4xe es el único 4×4 puro que luce la etiqueta CERO de la DGT.

En España se comercializará con tres niveles de acabado: Sahara, Rubicon y la edición especial 80th Anniversary que estará disponible hasta finales de este año, cuando las celebraciones por esta efeméride lleguen a su fin. Una versión, la phev, que se encargará de sustituir al Wrangler CRD, el diésel, que se vendía hasta ahora, en una clara muestra de que el gasóleo no pasa por su mejor momento.

Y es que desde la firma nos aseguran que la llegada del Wrangler 4xe consigue incrementar si cabe las sensaciones al volante gracias, en parte a su elevado nivel de potencia y, sobre todo, a su excelente par (elementos ambos que analizaremos más adelante). De esta forma y con la desaparición del diésel de la gama, la estructuración tarifaria de la gama Wrangler queda de la siguiente manera:

  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 2 puertas Sport: 54.400 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 2 puertas Sahara: 61.700 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 2 puertas Rubicon: 63.600 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 2 puertas 80th Anniversary: 65.700 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 4 puertas Sport: 58.300 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 4 puertas Sahara: 65.600 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 4 puertas Rubicon: 67.500 €
  • Wrangler 2.0 Turbo 272 CV 4 puertas 80th Anniversary: 69.900 €
  • Wrangler 4xe 4 puertas Sahara: 68.900 €
  • Wrangler 4xe 4 puertas Rubicon: 70.800 €
  • Wrangler 4xe 4 puertas 80th Anniversary: 72.300 €

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Capacidades off road
  • Rendimiento mecánico
  • Diseño exterior e interior

Mejorable

  • Solo en carrocería de 4 puertas
  • Precio de partida
  • Consumo sin batería

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Solo en cuatro puertas

No hay opción de escoger la carrocería de dos puertas, pero sí tiene diferentes opciones de techos.

26 fotos

Ampliar

El diseño exterior de este Wrangler 4xe no varía respecto al de otros Wrangler de la gama, salvo la inclusión de detalles en azul en los logos, capó, nombres y, claro está, en la colocación de la toma de carga en la zona delantera izquierda. Disponible únicamente con carrocería de cuatro puertas, no hay variación en sus dimensiones.

El acabado Rubicon mantiene sus señas de identidad propias como son los logos identificativos o una robustez visual mayor gracias, entre otros, a las ruedas de tacos. Del mismo modo se mantiene la posibilidad de equipar un techo rígido o de lona, ambos completamente desmontables. También se puede prescindir de las puertas si se quisiera. Por último, la paleta de colores está compuesta por hasta 12 opciones, algunas tan vistosas como el color Nacho (naranaja), el Gecko (verde) o el Chief (azul). Por su parte, la edición 80th Anniversary se basa en el acabado Sahara en incluye un diseño más elegante con detalles identificativos exclusivos como los logos con la silueta del Willys.

Interior: Pantallas específicas

El habitáculo es prácticamente idéntico.

26 fotos

Ampliar

De puertas para dentro también hay distinción en lo que a diseño se refiere en función de la versión escogida. Mientras que el Sahara y el 80th Anniversary optan por las costuras en color Gris Light para salpicadero, volante, palanca de cambios, paneles de las puertas y asientos, el Rubicon los tiñe del mismo color Azul Eléctrico que el exterior.

Común a cualquier Wrangler 4xe es el inédito cuadro de instrumentos que ha variado su forma para dar la máxima información del sistema híbrido. Propone dos esferas analógicas: la izquierda con el tacómetro del motor térmico y la derecha con el indicador de potencia. Junto a ellas dos pequeñas pantallas digitales informan sobre la temperatura del agua y el nivel de gasolina. La pantalla central digital ofrece un sinfín de menús tanto del 4×4 como del sistema phev como el indicador de autonomía total, el modo en el que estamos conduciendo y el porcentaje de carga de batería.

El resto de cambios visuales se ciñen a los comandos físicos para elegir los modos de conducción híbridos, situados a la izquierda del volante y con tres programas: Hybrid, Electric y e-Save y al comando de “máxima retención” situado en el panel central. La pantalla UConnect de 8,4” propone igualmente menús exclusivos de flujo de energía, el historial de conducción, la programación de la carga y el e-Save en el que además podemos escoger la opción de carga de batería en movimiento.

Al estar disponible solo en la carrocería de cuatro puertas, el habitáculo cuenta con espacio de sobra para sus ocupantes, mientras que el maletero (con apertura lateral del portón) propone una capacidad de 533 litros (15 menos), con un hueco específico para dejar los cables de carga.

Motor: El Wrangler más potente

El rendimiento conjunto le convierte en el más potente del momento.

26 fotos

Ampliar

Como bien te hemos comentado al principio, la llegada de este Wrangler 4xe supone la desaparición de los motores diésel. Pero además, se convierte en el Wrangler más potente que se comercializa hasta la fecha. Bajo su robusta carrocería se combina un sistema phev compuesto por un bloque térmico 2.0 Turbo de gasolina de 272 CV y 400 Nm, el mismo que el gasolina convencional y dos motores eléctricos.

El primero de ellos se adhiere al 2.0 Turbo haciendo las veces de motor de arranque y generando par en positivo o cargando la batería en momentos específicos. El segundo, situado tras la caja de cambios automática de ocho relaciones al que se la ha extraído el convertidor de par, es el encargado de moverle de manera independiente. Genera 145 CV y tiene un par instantáneo de 245 Nm. En total, el Wrangler 4xe genera así una potencia conjunta de 380 CV y un par máximo de 637 Nm que, para que te hagas una idea, son 187 Nm más que el anterior diésel, prometiendo así un rendimiento óptimo en cualquier circunstancia.

La batería, de iones de litio desarrollada por Samsung y ubicada bajo los asientos traseros, tiene una capacidad de 17,4 kWh lo que redunda en una autonomía en ciclo mixto de 45 kilómetros o en una urbana de 53 km, ambas bajo ciclo WLTP. Tiene una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros y admite cargas de hasta 7,4 kW consiguiendo llenarse en dos horas y media o en seis horas y media si se conecta a una doméstica de 3 kW.

Comportamiento: Al campo, sin ruido

No hay obstáculo que se le resista, sobre todo fuera del asfalto.

26 fotos

Ampliar

Con la última generación, surgida en 2017, el Wrangler mejoró considerablemente en su respuesta por carretera. Cualidad que ahora alcanza un nuevo nivel con el sistema phev que lo impulsa. Aunque lo que realmente sorprende es el hecho de poder movernos en modo cero emisiones cuando circulamos por campo, aumentando considerablemente nuestro respeto por el entorno.

Porque el Wrangler puede hacer uso de todo su potencia eléctrico incluso con la reductora activada o, en el caso de los Rubicon, con los diferenciales bloqueados o con la estabilizadora desconectada. Pero si queremos todo el potencial del coche, solo hay que seleccionar el programa Hybrid y disfrutar del empuje.

Una contundencia que se nota en la arrancada. El motor eléctrico siempre asiste en este sentido con una especie de patada demostrándonos que los 245 Nm están siempre presentes. Si seguimos presionando el pedal derecho, el motor de combustión entra en juego aportando todo ese rendimiento. Además, en circulación 4×4 podemos hacer uso del sistema de “máxima retención” como si fuera un control de descensos, porque incrementa tanto la intensidad que podemos realizar esa conducción a un solo pedal con relativa sencillez.

En carretera lo más destacado es la posibilidad de cubrir esa autonomía eléctrica homologada a poco que nos lo propongamos. La función e-Save nos permite además guardarnos el porcentaje de la batería que tengamos en ese momento para más adelante o ir cargando la misma si queremos disponer de más carga. En modo 2H (tracción trasera) es necesario estar atentos al comentado empuje pues es relativamente sencillo perder rueda si somos demasiado generosos con el pedal. Mientras que en lo que a comportamiento se refiere, el peso extra que aporta el sistema phev (de unos 250 kilos) no incide negativamente en su comportamiento ni por carreta ni por terrenos no asfaltados.

De hecho, el Wrangler 4xe mantiene sus cotas todoterreno, con una altura libre al suelo de hasta 252 mm en el Rubicon y unos ángulos de entrada de 35,4º en el Sahara y 36º en el Rubico, un ángulo de salida de 30,7 y 31,4º o uno ventral de 20 y 20,8º.

Equipamiento: No le falta de nada

Desde el acabado más básico cuenta con mucho equipamiento de serie.

26 fotos

Ampliar

La gama comercial se estructura en los mencionados acabados Sahara, Rubicon y 80th Anniversary desapareciendo este último cuando acaben las celebraciones por su aniversario. Desde el Sahara, el Wrangler 4xe ya propone un equipamiento amplísimo, con llantas de 18 pulgadas, faros Full LED, climatizador automático, cuadro digital de 7 pulgadas y pantalla UConnect de 8,4”, acceso y arranque sin llave, equipo de sonido Alpine, techo duro de 3 piezas en color de la carrocería, cámara trasera, estriberas laterales y sistema de ángulo muerto.

El Rubicon, además de contar con un diseño específico con los adhesivos comentados, los pasos de rueda en color negro o las protecciones laterales inferiores Rock Rails, equipa llantas de aleación de 17 pulgadas sobre neumáticos LT 255/75 R17, adhesivo antideslumbramiento en el capó, capota de lona Premium Sunride, barra estabilizadora delantera desconectable eléctricamente, diferenciales delantero y trasero con bloque electrónico Tru-Lock y cámara delantera off-road.

Por  último, el 80th Anniversary suma al Sahara del que parte la tapicería de cuero exclusiva, la pintura exterior en Blanco Brillante o Gris Granito y el revestimiento interior del habitáculo.

Consumo: Mejor con carga

El tiempo de carga va de las 2,5 a las 6,5 horas

26 fotos

Ampliar

Como cualquier híbrido enchufable, el consumo del Wrangler 4xe estará muy supeditado al porcentaje de carga que tengamos en la batería. En cualquier caso, Jeep homologa un consumo medio en WLTP de 3,5 l/100 km para los Sahra y 80th Anniversary mientras que el Rubicon lo incrementa hasta los 4,1 l/100 km. Acompañándolo de un depósito de combustible de 65 litros podríamos tener autonomías oficiales cercanas a los 2.000 kilómetros.

Pero siendo justos y teniendo en cuenta que durante la toma de contacto realizamos un buen puñado de kilómetros por zonas no asfaltadas, el gasto medio que obtuvimos quitando dichos tramos rondó los 7,5-8 l/100 km. Lógicamente, cuando más uso hagamos de esa energía, menor será el consumo y si los trayectos son cortos, podremos movernos con facilidad en esos 4 litros.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche