Prueba

Primera prueba del Volkswagen Golf GTI 2020: leyenda viva

20 fotos

Ampliar

26 de octubre, 2020

Ha llegado el día en el que la octava generación del Golf ya tiene en su gama la versión más deportiva e icónica. Así va, por circuito, el nuevo Golf GTI.

Entendedme. Poco o nada se puede escribir ya sobre unas siglas que no solo han marcado un modelo, sino el devenir y la historia del automovilismo. Hablar del Golf GTI es hacerlo de un icono, de un mito adherido a unas siglas, GTI, que muchos han copiado, pero ninguno imitado. De hecho, este fue uno de los eslóganes con los que nació el Golf GTI MK1 “el original, a prueba de falsificaciones”. Una máxima que se mantiene vigente 44 años después con una octava entrega que hemos tenido la fortuna de conducir, de manera breve, por el Circuito del Jarama.

Te puede interesar: Primera prueba del Volkswagen ID.3 2021

Inscrito dentro de la edición 2020 de los Volkswagen Driving Experience, las primeras unidades del Golf GTI VIII que han pisado nuestro país han ido directamente a parar al curso de formación de Volkswagen en nuestro país. Y nosotros no queríamos dejar pasar la oportunidad de poder disfrutar de su alma deportiva en el que es su entorno natural: el circuito.

Un segmento en expansión

La llegada del Golf GTI de octava generación no hace sino confirmar el buen momento que viven los hot-hatch pese al momento tan restrictivo a nivel de emisiones que vivimos actualmente y lo difícil que lo tienen algunos de ellos para igualar en ventas a este icono del automóvil. Porque lo que inicialmente se fijó como una edición especial del primer Golf GTI cuya tirada parecía estar limitada a 5.000 unidades, ha terminado por superar con creces los 2,3 millones de unidades en todo el mundo durante estos siete lustros de vida.

Una saga que seguirá creciendo dentro de unos meses con el Golf GTI Clubsport que elevará su potencia hasta los 300 CV y que nos hace ‘babear’ ante la idea de cómo será el próximo Golf R VIII. Pero eso son cábalas futuras y quien quiera disfrutar a diario de un Golf GTI de octava generación ha de saber que ya puede tener el suyo por 42.290 €.

Nuestra valoración: 8,5

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Asientos deportivos de serie
  • Empuje del motor
  • Habrá versión manual

Mejorable

  • Elementos opcionales más vistosos
  • Pantalla central demasiado protagonista
  • Sin DCC de serie

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Alma GTI

El frontal mantiene el rasgo característico de los GTI: su moldura roja.

20 fotos

Ampliar

Como era de esperar, la octava entrega del Golf GTI iba a mantener ese diseño propio del Golf añadiendo el toque picante de sus tres siglas. Antes de continuar, confirmar que los mejores tonos son, sin duda, el Rojo Intenso metalizado y el Negro Profundo efecto perla acompañados bien de las llantas de 18 pulgadas Richmond o de las de 19” Adelaide. Cierto es que supone un desembolso extra de entre 1.410 y 2.230 € pero aumentarán su vistosidad.

Con ello no queremos decir que este Golf GTI VIII no sea llamativo pues mantiene el característico diseño de la saga, con la moldura roja que recubre parrilla y faros, los logos GTI en las aletas delanteras y el portón, la doble salida de escape ¡real!, las pinzas de freno en rojo o el nuevo paragolpes delantero con una entrada de aire más prominente en la que se incrustan las nuevas luces diurnas con diseño de bandera a cuadros.

Interior: Retro-moderno

El tapizado de los asientos evoca tiempos vintage.

20 fotos

Ampliar

Dando el salto al interior nos encontramos la misma interfaz tecnológica que vimos en la prueba del Golf eTSI pero con un punto vintage deportivo. Los responsables, por un lado, los menús específicos GTI para el cuadro digital de 10,25 pulgadas y la pantalla central de 10 pulgadas y, por otro, los asientos deportivos con reposacabezas integrados que están tapizados en el típico e icónico estampado de cuadros inherente a todos los Golf GTI de la historia.

El resto, conocido, aunque echamos de menos encontrarnos con el también característico pomo en forma de pelota de Golf del cambio manual, pues de momento este Golf GTI se vende exclusivamente con la caja automática DSG de siete relaciones con un selector testimonial. Pero no desesperes, porque Volkswagen lo ha confirmado y habrá un GTI manual que llegará en los próximos meses y que ayude a rebajar el precio de partida antes comentado.

Motor: Alto rendimiento

Pese a su longevidad, el 2.0 TSI sigue dándonos muchísimas emociones.

20 fotos

Ampliar

Empezamos ya con los verdaderos protagonistas de este Golf GTI VIII. Primero toca hablar de su motor. Como es habitual en los últimos Golf GTI, el encargado de animarle no es otro que el 2.0 TSI de cuatro cilindros turboalimentado que en nuestro protagonista alcanza una potencia máxima de 245 CV (el GTI MK1 generaba 110 CV) entre las 5.000 y las 6.200 rpm, acompañándolo de un par máximo de 370 Nm entre las 1.600 y las 4.300 vueltas.

Gestionado mediante la comentada transmisión automática de doble embrague con siete velocidades, el compacto deportivo alemán acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos alcanzando una punta, autolimitada, de 250 km/h. En marcha, el sonido del motor es cautivador cuando activamos el modo Sport, mientras que el empuje roza la contundencia. Pero lo que más nos llama la atención es que no desfallece en ningún momento, acompañado siempre por un cambio DSG que actúa a las mil maravillas y que nos permite apurar hasta las 6.300 vueltas (6.500 rpm si vamos en modo manual) si así se lo requerimos.

Comportamiento: Nos quedamos con ganas de más

Las primeras impresiones denotan un comportamiento de diez.

20 fotos

Ampliar

Como decíamos en la introducción, la toma de contacto ha sido breve y se ha limitado a rodar durante cuatro vueltas por un trazado madrileño cuyas condiciones de adherencia no eran las más propicias tanto por la hora (primerísima hora) como por la adherencia del asfalto (con zonas húmedas).

Contrariedades que no nos han impedido conocer todas las bondades que atesora este Golf GTI. Una de ellas, el empuje ya mencionado de su motor en modo Sport (también tiene un Eco y otro Comfort perfectos para el día a día a los que se une el Individual para configurarlo al gusto) el cual se entiende a la perfección con un chasis optimizado que nos mantiene en la trazada incluso aunque no queramos llevarle por él.

Nuestras unidades iban equipados con el paquete opcional Hola Deportividad el cual entendemos que es indispensable no solo para una jornada de circuito, sino para aumentar la sonrisa en nuestro rostro en un tramo de montaña. La suspensión adaptativa nos permite además regular su dureza en 15 posiciones, desde la más confortable hasta la más deportiva sin necesidad de que sea ni rebotona ni seca, respectivamente.

Rodando a velocidades altas, el conjunto apenas se mueve y se mantiene con un aplomo exquisito reduciendo al mínimo el subviraje gracias a la interacción del diferencial delantero lo que nos permite salir de la curva con mucha más velocidad que en la generación precedente. En cuanto a los frenos, cumplen con muy buena nota pues, al menos durante nuestras tandas, no han dado síntomas de fatiga; mientras que la dirección es tan rápida como precisa. Solo se nos ha quedado en el tintero rodar con el control de estabilidad en su posición más permisiva, ESC Sport, al que se suma el ESC off para días un poco más propicios que el de hoy.

Equipamiento: Necesita completarse

De serie incorpora faros LED Matrix IQ.Light.

20 fotos

Ampliar

Como era de esperar, ser la versión más deportiva de la gama Golf le sitúa, igualmente, en lo alto en cuanto a equipamiento. Sin coste alguno, en los 42.290 € de los que parte, se incluyen elementos como las comentadas llantas de 17 pulgadas, las pinzas de freno en rojo, los faros LED Matrix IQ.Light con asistente de luz de carretera y los pilotos traseros IQ.Light, los asientos deportivos, el cuadro digital de 10,25 pulgadas y la pantalla central de 10”, el volante deportivo en cuero perforado con el logo, la luz ambiente LED con hasta 30 colores, el tren de rodaje deportivo con los amortiguadores rebajados en 15 mm, la dirección progresiva variable y el bloqueo del diferencial delantero electro-hidráulico. Además, incluido como pack de lanzamiento se suman el Head-up display, la cámara de visión trasera, el asistente de aparcamiento y el sistema proactivo de protección para los ocupantes.

En opción, Volkswagen propone dos paquetes, Hola Confort con sistema de sonido Harman/Kardon, el control vocal para el sistema multimedia y el acceso y arranque sin llave (1.380 €); o el Hola Deportividad con la suspensión adaptativa DCC y el tren de rodaje deportivo DCC (865 €). También están las mencionadas llantas de 18 o 19 pulgadas, los colores metalizados, el techo solar corredizo (1.075 €), el tapizado en cuero Vienna (2.485 €), el paquete invierno Plus (700 €), o el sistema de Navegación Discover Pro (610 €).

Consumo: El oficial, de momento

La caja DSG aumenta su eficiencia.

20 fotos

Ampliar

Como es evidente, hablar del consumo en unas tandas realizadas en circuito sería faltar incluso a la esencia del Golf GTI. Os damos un dato a modo anecdótico al registrar un gasto medio de 22 l/100 km cuando lo soltamos. Por tanto, nos esperamos para hablar de sus gastos a la prueba que le hagamos en profundidad y mientras nos ceñimos a los datos oficiales, todos bajo ciclo WLTP.

  • Combinado: 7,4 l/100 km
  • Velocidad baja: 11,3 l/100 km
  • Velocidad media: 7,4 l/100 km
  • Velocidad alta: 6,2 l/100 km
  • Velocidad muy alta: 6,9 l/100 km.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche