Prueba

Primera prueba del nuevo Renault Clio

21 fotos

Ampliar

02 de octubre, 2019

Nos ponemos a los mandos del nuevo Renault Clio, el representante de la marca francesa en el segmento B y uno de los modelos más vendidos en nuestro mercado. La nueva generación llega con una amplia gama mecánica, un importante salto de calidad en el interior y mucha tecnología. ¡Te lo contamos todo!

La primera generación del Renault Clio llegó al mercado en 1990 con la difícil misión de sustituir a todo un icono, el Renault 5. Lo consiguió coronándose como Mejor Coche del Año en Europa (también lo fue la tercera generación en 2005) y situándose en los primeros puestos de ventas.

En estos casi 30 años de historia, se han vendido 15 millones de unidades del Renault Clio en todo el mundo (1 millón en España) y generación tras generación se ha colocado como una de las opciones preferidas de los conductores en el segmento B. De hecho, el modelo saliente es el más vendido de la categoría desde 2013.

Con toda esta historia a sus espaldas, aterriza ahora en los concesionarios la quinta generación y la pregunta es clara: ¿conseguirá el nuevo Renault Clio revalidar el éxito de sus predecesores? Pues habrá que esperar para conocer la respuesta, pero argumentos no le faltan gracias, entre otras, al enorme salto de calidad en el interior y el estreno de una plataforma, tecnología y sistemas de seguridad que lo convierten en un coche más eficiente, confortable y seguro.

El nuevo Renault Clio ha sido diseñado, en palabras de la marca, a partir del doble principio evolución/revolución. Evolución para el exterior, que mantiene y mejora las líneas del modelo precedente, y revolución para el interior, que ha sido completamente rediseñado ofreciendo un mayor nivel de calidad y más tecnología.

Por el momento, la gama de motores de Renault Clio se compone de tres mecánicas de gasolina de 75, 100 y 130 CV y dos diésel de 85 y 115 CV. Más adelante, llegará una nueva versión de acceso a la gama y dos versiones con etiqueta Eco de la DGT.

Otra de las cosas a destacar del nuevo Renault Clio es la lista de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción de los que puede disponer. En este sentido, destaca especialmente el sistema de frenada automática con detección de peatones y ciclistas, una primicia en Renault, y el control de crucero adaptativo con parada y arranque automáticos, algo poco habitual en la categoría. Además, desde el acabado más básico son de serie los faros led.

Si quieres conocer todos los detalles y precios de este superventas, sigue leyendo la primera prueba del Renault Clio.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Salto de calidad
  • Confort de marcha
  • Capacidad del maletero

Mejorable

  • Tacto del cambio
  • Umbral de carga alto

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: mantiene el atractivo

Desde e acabado más básico, el Renault Clio monta faros led.

21 fotos

Ampliar

La anterior generación del Renaul Clio supuso un cambio radical en diseño. Bajo la batuta de Laurens Van den Acker, se creó un Clio mucho más moderno y atractivo que cosechó casi de forma unánime el favor de crítica y público. De hecho, un 45% de los compradores de un Clio de cuarta generación situó el diseño como su primera razón de compra (14 puntos por encima de la media), dejando al precio (29%) en el segundo lugar y 8 puntos por debajo de la media.

Estas cifras, que están lejos de ser las habituales en el segmento B, son las que han llevado a la marca a ser conservadora respecto al diseño exterior del nuevo Renault Clio y es que ¿para qué cambiar algo que funciona?

En el frontal, destacan los nuevos faros, que heredan las luces diurnas en forma de C (C-Shape) características de los últimos modelos de la marca francesa. Además, cuentan con tecnología led para todas sus funciones desde el acabado más básico. Los pilotos traseros, que también son de led, mantienen la forma pero, ahora, son más expresivos gracias a una nueva firma luminosa con un efecto de profundidad. En la vista lateral, nos encontramos como novedad la inscripción Clio sobre una moldura cromada que recorre la parte baja de la puertas y unas llantas de aleación de aleación de nuevo diseño que, en función del acabado, pueden ser de 16 o 17 pulgadas.

La paleta de colores para el nuevo Renault Clio es muy extensa, con hasta once colores y tres packs de personalización exterior (rojo, naranja y negro). De entre las opciones disponibles, llama especialmente la atención el nuevo color Naranja Valencia, ya que realza la figura del vehículo y cuenta con un brillo y profundidad notables.

Otra de las novedades es el nuevo acabado R.S. Line que sustituirá gradualmente al actual GT-Line en todos los modelos de la marca. El Renault Clio R.S. Line se distingue del resto de versiones por la calandra con patrón de nido de abeja, las llantas de aleación de 17 pulgadas de diseño específico y una parte trasera más atlética. Además, el interior del Clio R.S. Line también cuenta con detalles exclusivos como los asientos sport con sujeción reforzada, molduras imitando la fibra de carbono, un volante deportivo de cuero perforado, pedales de aluminio y costuras en rojo.

En cuanto a las dimensiones, el Renault Clio 2019, al contrario de lo que suele suceder con los nuevos modelos, es 12 milímetros más corto, con 4,05 metros de largo. También ha reducido su altura en 8 milímetros (1,44 m de alto) y su anchura (1,79 m).

Según Renault, el nuevo Renault Clio es el modelo con el mejor coeficiente aerodinámico (Cx) de la categoría, algo que, según explicaron, se ha conseguido gracias a detalles como los limpiaparabrisas ocultos bajo el capó, los bajos carenados o los deflectores del aire situados en los pasos de rueda delanteros.

Interior: salto de calidad

El interior del nuevo Renault Clio ha mejorado enormemente.

21 fotos

Ampliar

Si en el apartado de diseño exterior decíamos que Renault ha sido conservadora, en el apartado interior debemos decir todo lo contrario, ya que la marca ha rediseñado de arriba abajo el habitáculo. En el salpicadero, que ahora está ligeramente orientado al conductor, el protagonismo recae sobre una pantalla táctil dispuesta de forma vertical que, en función del acabado, puede ser de 9,3 o 7 pulgadas. Durante esta primera toma de contacto, solo tuvimos acceso a modelos equipados con la pantalla más grande, cuya respuesta, nitidez bajo cualquier circunstancia y gráficos nos parecieron excelentes.

La ergonomía es otro de los puntos fuertes en el interior del Renault Clio. Todos los mandos quedan a mano y están perfectamente distribuidos. En este sentido, nos han gustado especialmente los botones de tipo piano situados debajo de la pantalla porque, además de atractivos desde el punto de vista estético, facilitan enormemente el manejo de las distintas funciones. Bajo este mismo criterio, nos parece todo un acierto que Renault haya huido de la moda de incluir el control de la climatización en algún menú del sistema multimedia y se haya decantado por unos mandos independientes, ya que son más cómodos, fáciles y seguros de accionar. Por cierto, son los mismos que equipa el Dacia Duster y, como ya nos pareció en ese modelo, dan muy buena impresión.

Otra de las grandes novedades del Renault Clio se encuentra en el panel de instrumentos que, por primera vez, es totalmente digital. Al igual que el sistema multimedia, hay dos opciones: 7 o 10 pulgadas. El primero, que es el que pudimos ver, ofrece varios modos de visualización y, dentro de los mismos, podemos elegir que datos queremos que se nos muestren. La pantalla de 10 pulgadas, que todavía no está disponible y será opcional en cualquiera de los acabados, ofrece una mayor resolución y puede mostrar el mapa de navegación. Las versiones más básicas incorporan un cuadro analógico.

Otro de los cambios importantes en el interior del Renault Clio se encuentra en la consola central, que se ha elevado en 13 centímetros para que la palanca del cambio quede más cerca del conductor y, por tanto, mejore la postura de conducción.

En cuanto a espacio se refiere, el nuevo Renault Clio, a pesar de ser más corto, ha mejorado ligeramente respecto al modelo precedente, aunque sigue sin destacar en este aspecto. Al igual que la mayoría de sus alternativas, dos adultos pueden viajar con comodidad en las plazas traseras no así tres, ya que la anchura es insuficiente. Lo que sí ha mejorado de forma significativa es el maletero, que aumenta en 40 litros su capacidad, llegando a los 391 litros y colocándose como uno de los más capaces de la categoría. Además, en el caso de equipar el sistema de sonido premium firmado por Bose, el subwoofer no resta espacio.

Por último, hay que mencionar el más que evidente salto en calidad percibida. Los materiales empleados dan una impresión mucho más positiva, tanto al tacto como a la vista, que los empleados en la generación anterior. Los ajustes entre las distintas piezas también nos han parecido correctos.

Motor: gama completa

El nuevo Clio estará disponible con una variante propulsada por GLP.

21 fotos

Ampliar

Con un total de nueve combinaciones de motor y caja de cambios, el Renault Clio dispondrá de una amplia gama mecánica. Por el momento, se puede elegir entre tres motores de gasolina y dos diésel.

En gasolina, tenemos el tres cilindros 1.0 TCe de 100 CV (sustituye al anterior TCe 90) y el cuatro cilindros 1.3 TCe de 130 CV (sustituye al TCe 120), ambos turboalimentados. El tricilíndrico está asociado de serie a un cambio manual de 5 velocidades, mientras que el de 130 CV va ligado a una caja de cambios automática EDC de doble embrague. Además, hay una variante de acceso, el SCe 75, que monta un motor atmosférico y cambio manual. Es el Renault Clio más asequible y, claro está, menos prestacional, pero interesante por su precio de partida.

Más adelante, se podrá asociar una caja de cambios automática al 1.0 TCe de 100 CV, aunque será de tipo CVT o variador continuo. También en un futuro próximo se ofrecerá el motor TCe 100 en versión GLP, lo que supone una alternativa muy interesante por ahorro en combustible y por la etiqueta Eco de la DGT.

En el apartado diésel, la oferta gira en torno al ya conocido bloque 1.5 dCi que se ofrecerá en dos niveles de potencia: 85 y 115 CV. Ambas variantes, integran el sistema de reducción catalítica (SCR) para cumplir con las nuevas normas anticontaminación. En este caso, no hay posibilidad de montar cambio automático.

Aunque no llegará al mercado hasta el próximo año, la mayor novedad en la gama de motores del nuevo Renault Clio es, sin duda, la versión denominada E-Tech. Se trata de una variante híbrida, la primera en la historia de Renault. Salvo que contará con un motor de gasolina de 1,6 litros y una batería de 1,2 kWh, la marca no ha dado demasiados detalles. Eso sí, según Renault, el rendimiento del sistema E-Tech permite circular hasta el 80 % del tiempo en modo eléctrico en ciudad, con lo que el ahorro en consumo urbano puede llegar hasta un 40 % con respecto a un motor de gasolina.

Durante la presentación a la prensa en Zamora, tuvimos ocasión de probar el Renault Clio 1.0 TCe de 100 CV y 160 Nm de par máximo, que será probablemente el más vendido de la gama. El motor, a pesar de ser un tres cilindros, funciona con suavidad, no se perciben vibraciones y resulta muy silencioso. Si las condiciones no son muy exigentes (coche cargado, fuertes pendientes…), resulta más que suficiente para mover al Clio, aunque, eso sí, por debajo de las 2.000 rpm le falta fuelle, en parte debido a unos desarrollos muy largos de la transmisión.

Habrá que esperar a una prueba en profundidad para saber cómo va el Renault Clio TCe de 130 CV y cambio automático, ya que, en principio, pinta muy bien.

Comportamiento: nueva plataforma

El aislamiento acústico ha mejorado notablemente en el nuevo Clio.

21 fotos

Ampliar

El nuevo Renault Clio ha sido el modelo escogido para estrenar la nueva plataforma CMF-B de la Alianza. Esta plataforma modular, que integra un 85 % de piezas nuevas con respecto a la utilizada en el anterior Clio, supone un importante avance, ya que ha permitido aligerar el peso del vehículo hasta en 50 kilogramos y mejorar en términos de eficiencia y seguridad gracias, entre otras cosas, a los bajos carenados, el sistema de propulsión híbrido o los nuevos sistemas de seguridad y asistencia a la conducción de los que puede disponer el vehículo.

Durante esta primera toma de contacto con el Renault Clio, las sensaciones han sido muy positivas. La suspensión filtra bien las irregularidades sin resultar excesivamente blanda, la dirección es bastante directa y, en carretera, se siente un coche muy estable, transmitiendo una elevada sensación de seguridad. Además, la calidad de rodadura es buena, casi podríamos pensar que estamos a los mandos de un Mégane, y el aislamiento acústico ha mejorado significativamente respecto al anterior Clio.

El nuevo Renault Clio ofrece tres modos de conducción (Eco, Sport, MySense) que intervienen sobre la cartografía del motor y la asistencia de la dirección. El modo MySense permite personalizar la configuración a gusto del conductor, incluyendo el modo de visualización del panel de instrumentos y el color de las luces del sistema de iluminación ambiental del interior.

En definitiva, el nuevo Renault Clio ha mejorado también en el apartado dinámico, siendo un coche confortable y muy agradable y fácil de conducir.

Equipamiento: de segmentos superiores

La pantalla del sistema multimedia puede ser de 7 o 9,3 pulgadas.

21 fotos

Ampliar

El nuevo Renault Clio estructura su oferta en base a cuatro acabados: Life, Intens, Zen y R.S Line. Desde el acabado más básico, cuenta con faros led y frenada activa de emergencia con detección de ciclistas y peatones. Se trata de dos elementos de seguridad muy importantes y es de agradecer que el superventas de Renault los equipe de serie en todos los Clio.

El paso adelante en cuanto a posibilidades de equipamiento se refiere queda fuera de toda duda en el nuevo Renault Clio, que tiene a su disposición una serie de dispositivos poco habituales en la categoría. En este sentido, llama especialmente la atención el denominado “Highway &Traffic Jam Companion”. Se trata de un asistente para atascos, que combinando el control de crucero adaptativo con el sistema de centrado en la vía, es capaz de mantener la velocidad del coche, la distancia con los vehículos que le preceden y parar y arrancar de forma automática sin intervención del conductor.

En cuanto a sistemas de seguridad y asistencia a la conducción, la oferta de Renault Clio es extensa, situándose a la cabeza del segmento en este apartado. Puede contar con cámaras 360º, aparcamiento automático, control del ángulo muerto, asistente de cambio de carril, cambio automático de cortas a largas…

Renault también se ha esforzado en ofrecer un elevado nivel de conectividad. De esta manera, el nuevo Clio estrena el nuevo sistema multimedia Renault Easy Link. Compatible con Android Auto y Apple CarPlay, este nuevo sistema cuenta con conexión 4G, por lo que se actualiza automáticamente y ofrece servicios en línea como la búsqueda de direcciones en Google, información del tráfico en tiempo real… Para completar su oferta, la marca francesa ofrece también una aplicación para móviles (MY Renault) que permite la gestión remota del vehículo, pudiendo, por ejemplo, cargar destinos previamente en el navegador.

Precios del nuevo Renault Clio 2020 (sin descuentos)

  •     TCe 100 Intens: 16.780 euros
  •     TCe 100 Zen: 18.280 euros
  •     TCe 100 RS Line: 20.080 euros
  •     TCe 130 EDC Zen: 21.180 euros
  •     TCe 130 EDC RS Line: 22.980 euros
  •     Blue dCi 85 Intens: 18.590 euros
  •     Blue dCi 85 Zen: 20.090 euros
  •     Blue dCi 115 CV Zen: 21.080 euros

Comparte este artículo:

Comentarios

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche