Primera prueba del nuevo Kia Sportage 2019

Primera prueba del nuevo Kia Sportage 2019

17 octubre, 2018

El Kia Sportage se ha convertido en sus dos últimas generaciones en un pilar básico para la marca coreana. Ahora llega esta nueva etapa con una imagen mejorada, nuevas motorizaciones y mejor equipado para seguir plantando cara en el segmento más competido.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Gama completa
  • Imagen atractiva

Mejorable

  • Intermitentes traseros poco visibles
  • Falta de par en el 1.6 GDi
  • Demasiados mandos en el volante

Este año cumple un cuarto de siglo el Kia Sportage, 25 años en los que el SUV coreano ha ido escalando posiciones hasta asentarse como el pilar fundamental de la marca. En la actualidad, uno de cada 4 Kia que se venden en Europa es un Sportage.

Esta escalada ha sido especialmente acusada tras el lanzamiento de la tercera generación y se ha afianzado con la cuarta presentada hace ya casi 4 años. Como es lógico, la competencia no duerme y en este tiempo le han salido al Kia Sportage importantes rivales completamente nuevos, de manera que esta actualización del SUV C de Kia ha llegado en el momento oportuno.

Aunque no se trata de una renovación total, Kia sí ha hecho una puesta al día bastante profunda y, pese a que se mantienen las líneas fundamentales de diseño, el Sportage 2019 que ya está en el mercado sí se percibe como algo novedoso.

Las mejoras del Kia Sportage 2019: gama y precios

En esta actualización del Kia Sportage 2019 se han centrado los esfuerzos en 4 apartados principales:

  1. Diseño: con un nuevo frontal, vista trasera, acabados y colores que hacen que se perciba como algo nuevo.
  2. Calidad percibida: se ha mejorado la calidad visual de algunos plásticos del interior y elementos como las salidas de aireación, logrando una sensación de mayor empaque.
  3. Tecnología: se han integrado en su equipamiento elementos que ya empiezan a ser frecuentes en sus rivales más modernos, pero que hasta hace poco estaban reservados a vehículos de categorías superiores.
  4. Eficiencia: sus motores se han actualizado y se ha mejorado su tecnología para superar las normativas más severas en materia de emisiones, incorporando tecnologías como la micro hibridación.

Además, el Kia Sportage 2019 reestructura su gama y ahora es más completa. En total se ofrecen 5 motorizaciones (1.6 GDi de gasolina y 132 CV, 1.6 T-GDi de 177 CV gasolina, 1.6 CRDi de 115 CV  y 136 CV y el 2.0 CRDi Mild Hybrid de 185 CV), tres tipos de cajas de cambio (manual de 6 marchas, automática de doble embrague y 7 marchas y automática de convertidor de par y 8 marchas) y tracción delantera o total, lo que, unido a los 5 niveles de acabado (Concept, Drive y Emotion más los dos niveles de GT Line, Essential y Xtreme), configura una gama muy completa con precios que parten desde los 18.855 euros en el caso de las motorizaciones de gasolina y 21.090 euros para el diésel. (los precios incluyen descuento y campaña promocional).

Diseño Siguiendo la moda

La mayoría de los cambios están en la parte frontal.
La mayoría de los cambios están en la parte frontal.
Ampliar

El punto de partida ya era bueno, de modo que no han sido necesarios cambios extremos para que el Kia Sportage siga seduciendo a sus compradores. Manteniendo las mismas dimensiones exteriores y conservando toda la estructura metálica, el Kia Sportage 2019 tiene una imagen más fresca y sofisticada gracias a un frontal completamente remozado y una zaga que se ve más ligera y deportiva.

En el frontal cambia todo desde el borde delantero del capó hasta la matrícula. Todo el paragolpes es nuevo, con una mayor entrada de aire, una franja cromada en la mitad del faldón que le da un aspecto más lujoso y empaque, unos nuevos faros antiniebla y unos nuevos faros principales que integran las nuevas luces diurnas que recuerdan a los 4 puntos luminosos que emplea Porsche.

La rejilla también cambia para ser más ancha y estilizada, haciendo que el Sportage 2019 parezca más ancho y bajo que el anterior.

Los faros son full led y en su interior integran una solución estética ya vista en el Stinger, con unos indicadores de dirección que se proyectan sobre prismas hexagonales.

Los acabados GT Line incluyen un entramado de la rejilla frontal específico y el cromado en color negro de las molduras decorativas.

En la vista lateral los cambios los encontraremos en las llantas de nuevo diseño y en medidas de 16, 17 y 19 pulgadas, además de los 5 nuevos colores de una gama de 9 diferentes a elegir.

La parte trasera también tiene una nueva imagen con unos nuevos grupos ópticos que se prolongan de lado a lado (aunque la parte central no se ilumina) y los indicadores de dirección y catadióptricos más grandes, aunque siguen siendo poco visibles por su posición tan baja en el paragolpes trasero.

Una moldura cromada y las salidas de escape de aspecto más deportivo terminan por diferenciar la vista trasera del Kia Sportage 2019.

El resultado de todos estos cambios es positivo. Se mantienen los buenos niveles de acabados y ajustes que ya tenía el Sportage y se añade una imagen más moderna y elegante.

Interior Con más empaque

Los materiales mejoran su aspecto y tacto y se añade más equipamiento.
Los materiales mejoran su aspecto y tacto y se añade más equipamiento.
Ampliar

Los cambios en el interior son más sutiles pero también eficaces. Se ha buscado una mayor sensación de calidad percibida cambiando la textura de algunos plásticos, el diseño de los aireadores de la climatización, el volante y las nuevas pantallas de 7 y 8 pulgadas del sistema multimedia.

El objetivo se ha logrado y el nuevo Sportage deja una excelente primera impresión cuando no sentamos en él.

El espacio es generoso en todas las plazas y, algo poco corriente en su categoría, los respaldos de las plazas traseras se pueden posicionar con diferentes grados de inclinación.

La ergonomía es buena en líneas generales y los mandos principales tienen muy buen tacto, de manera que en todo momento tenemos la sensación de ir en un coche de calidad.

En cuanto al volumen del maletero, los únicos cambios los veremos en el caso de los diésel que pierden algo de capacidad al tener que dejar espacio al depósito de AdBlue de su sistema de tratamiento de los gases de escape y, otros 31 litros menos en el caso de las versiones Mild Hybrid, que están ocupados por la batería de ión de litio de 48 voltios.

En el peor de los casos, el maletero del Sportage está en la media del segmento, con un volumen alrededor de los 440 litros.

Motor Más limpios que antes

Ésta es la batería del sistema de baja hibridación de 48 voltios.
Ésta es la batería del sistema de baja hibridación de 48 voltios.
Ampliar

Bajo el capó delantero hay importantes novedades en la gama del Kia Sportage, especialmente en las mecánicas diésel, no tanto en las de gasolina, que básicamente mantienen las mismas características de siempre, pero con una gestión de la inyección y del start &stop mejoradas para superar las nuevas normas anti contaminación.

El motor 1.6 GDi de 132 CV sólo se ofrece con cambio manual de 6 marchas y tracción delantera, mientras que el 1.6 T-GDi de 177 CV se puede combinar tanto con el cambio manual como el automático de doble embrague de 7 marchas y tracción delantera o total, eso sí, sólo en los dos acabados GT Line tope de gama (Essential y Xtreme)

Las verdaderas novedades las encontramos en los motores diésel. Ahora incorporan un sistema de tratamiento de gases SCR con AdBlue para reducir las emisiones NOx y un filtro anti partículas más eficiente para superar las normativas Euro 6dPro, pero también se ha optimizado el sistema de inyección de combustible.

El 1.6 CRDi se ofrece con 2 niveles de potencia de 115 y 136 CV. El primero sólo puede ir asociado a la caja de cambios manual y tracción delantera, mientras que el segundo puede seleccionarse también con el cambio automático de doble embrague y tracción delantera o total.

La gran novedad la tenemos en el 2.0 CRDi de 185 CV (exclusivamente con tracción total y cambio automático de 8 marchas) que se posiciona como el tope de gama y sólo está disponible en un acabado exclusivo.

Su mayor innovación está en la incorporación del sistema Mild Hybrid. Este dispositivo elimina el motor de arranque y el alternador y los cambia por una máquina eléctrica reversible alimentada por una batería de ión de litio de 48 voltios. Esta máquina cumple 3 funciones:

  • Puede poner en marcha el motor de combustión como un motor de arranque convencional, pero con mayor eficacia.
  • Funciona como alternador para cargar la batería y la red de servicio de 12 voltios del coche, además de la de 48 voltios del sistema de baja hibridación.
  • Asiste al motor de combustión aportando un plus de par en los momentos de máximo consumo de la mecánica diésel, es decir, cuando iniciamos la marcha y en las transiciones de aceleración.

Gracias a este sistema se reduce en un 7% el consumo de combustible y en un 4% el nivel de emisiones, aunque no logra la catalogación ECO de la DGT.

Durante esta toma de contacto he probado los dos extremos de la gama: el 1.6 GDi de gasolina y éste nuevo Mild Hybrid.

Lo mejor del sistema mild hybrid es que pasa desapercibido pero sí que es cierto que mejora mucho el funcionamiento del start & Stop, con arranques inmediatos.

En cuanto al motor 1.6 GDi de gasolina, su mayor pecado es la falta de par a bajo y medio régimen en un coche que pasa de la tonelada y media en orden de marcha. Esto nos obliga a estar más pendientes de la caja de cambios para llevarlo en la zona óptima de par (en el entorno de las 4.000 rpm) si queremos tener algo de viveza de respuesta, por ejemplo, para incorporarnos a una autopista o hacer un adelantamiento.  Lo cierto es que tampoco es molesto tener que trabajar con el cambio, pues el tacto de su selector es excelente.

Comportamiento Al gusto de la mayoría

El Sportage es uno de los SUV más agradables de conducir de su categoría.
El Sportage es uno de los SUV más agradables de conducir de su categoría.
Ampliar

En este apartado no hay demasiados cambios en el Kia Sportage, tampoco los necesitaba. Su comportamiento en carretera está entre los mejores de la categoría y el Sportage resulta muy agradable de conducir en todo momento.

Personalmente me ha gustado especialmente probar el 1.6 GDi con las llantas pequeñas de 16 pulgadas y neumáticos de más balón. Apenas se pierde en precisión de dirección y se gana muchísimo en confort frente a las de 19 pulgadas del 2.0 CRDi Mild-Hybrid, que hacen que el coche sea algo incómodo cuando el asfalto no está perfecto o tenemos que pasar por una banda reductora de velocidad o un paso de cebra elevado.

La dirección tiene un tatco agradable y es suficientemente rápida y las suspensiones, aunque son algo secas al pasar por los baches, no son tampoco tan duras como las que nos encontramos, por ejemplo, en un Seat Ateca FR, claramente más incómodo que estos Sportage.

La insonorización del habitáculo me ha parecido correcta y,  unido a la calidad de rodadura y la cómoda postura de conducción, logran que los viajes a bordo del Sportage sean cómodos y con poca fatiga para todos sus pasajeros.

En curva rápida transmite una reconfortante sensación de seguridad, sin demasiados balanceos y sin descomponerse aunque pasemos por juntas de dilatación o badenes leves.

Tampoco se defiende mal en zonas viradas, aunque en ellas salen a la luz algunos detalles como un eje delantero algo remolón y una zaga que no es muy colaborativa aunque busquemos su ayuda jugando con los pesos.

En cualquier caso, es un coche que resulta fácil de conducir, agradable y, sobre todo, de reacciones seguras y predecibles.

Equipamiento Bueno para su precio

El equipamiento ha mejorado especialmente en asistentes a la conducción.
El equipamiento ha mejorado especialmente en asistentes a la conducción.
Ampliar

Los modelos de Kia siempre destacan por estar en un buen punto de equilibrio entre lo que pagamos por ellos y lo que nos ofrecen a cambio. Aquí se ha mejorado la dotación del Sportage en dos frentes: multimedia y asistentes a la conducción.

El nuevo Sportage cuenta ahora con sistema de detección de fatiga del conductor, control de crucero adaptativo con función stop & Go, elementos que se añaden a la alerta de colisión, sistema de reconocimiento de señales, sistema de mantenimiento en el carril, alerta de ángulo muerto, asistente de aparcamiento con cámaras de 360º… no está nada mal.

En el apartado multimedia la mayor novedad es el nuevo sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 8 pulgadas sin marcos de los niveles de equipamiento más altos, quedando para el resto de la gama la de 7 pulgadas.

Por supuesto, el sistema multimedia del Sportage es compatible con Apple Car Play y Android Auto.

El nivel de equipamiento es muy correcto en todos los niveles de acabado y sorprende encontrarse exquisiteces como los asientos calefactados y también ventilados o el volante calefactado.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • TCS (Sistema de Control de Tracción)
  • ESS (Activación parpadeo luces de freno en caso de frenada de emergencia)
  • Sistema de control de presión de los neumáticos
  • DBC (Control de Freno en Descenso)
  • Airbag laterales delanteros y de cortina
  • Sistema de asistencia de mantenimiento de carril + Sistema reconocimiento de señales de tráfico
  • Reposacabezas regulables en altura
  • Sensores aparcamiento trasero
  • Doble airbag frontal
  • Faros delanteros tipo LED
  • ESC (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • HAC (Sistema de ayuda de arranque en pendiente)
  • Luces de circulación diurna con tecnología LED
  • Sensores de aparcamiento delanteros
  • Combinación ópticas traseras con tecnología LED
  • VSM (Sistema de gestión de Estabilidad) + TSA (Asistente de conducción con trailer)
  • Asistente dinámico para luces de carretera
  • Sistema de detección de fatiga del conductor

Confort

Equipamiento de Serie

  • Spoiler trasero
  • Techo solar panorámico
  • Cierre centralizado con llave plegable
  • Sensor de lluvia
  • ISG (Intelligent Stop & Go)
  • Sistema de botón de arranque electrónico + Llave inteligente
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Dirección Asistida Eléctrica (R-MDPS)
  • Manecillas interiores cromadas
  • Retrovisores exteriores calefactables con el intermitente incorporado
  • Embellecedores interiores
  • GT Line (faros antiniebla del
  • Tapicería GT Line Xtreme
  • Control de crucero
  • Barras de techo
  • Volante y palanca cambios en piel
  • Retrovisor interior electrocrómico
  • Lunas oscurecidas
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Climatizador bizona Automático
  • Asiento del pasajero regulable en altura
  • Retrovisores exteriores plegables
  • GT Line (volante y pedales deportivos, embellecedores interiores)
  • Neumáticos 245 / 45 con llantas de aleación de 19'

Equipamiento Opcional

  • 499.99 €Pintura metalizada
  • 250 €Pintura sólida

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Panel de instrumentos tipo Supervision (4,2'')
    • Sistema de Audio Premium (JBL)
    • Navegador 2

    Consumo Datos oficiales

    Los consumos oficiales del Kia Sportage están dentro de lo normal de su segmento.
    Los consumos oficiales del Kia Sportage están dentro de lo normal de su segmento.
    Ampliar

    Como suele ser habitual, en este tipo de tomas de contacto no tenemos mucho tiempo para hacer nuestras mediciones de precisión, de modo que el único dato que podemos aportar es el que puedes ver en la ficha oficial adjunta de las dos motorizaciones que hemos probado, el Mild Hybrid de cambio automático de 8 marchas y tracción total y el 1.6 GDi de 132 CV y tracción delantera con cambio manual.

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba