Prueba

Presentación y prueba del Mitsubishi Eclipse Cross

34 fotos

Ampliar

Nos montamos a bordo del nuevo SUV de Mitsubishi. El Eclipse Cross, que ya está a la venta en el mercado español, cuenta con un diseño muy atrevido, buena habitabilidad interior y un confort de marcha notable.

Nos hemos dirigido hasta el sur peninsular para realizar de primera mano la prueba del Mitsubishi Eclipse Cross, el nuevo SUV compacto del fabricante japonés con el que pretenden impulsar sus ventas en la parcela de medianos, a pesar de que a priori vaya a costar algunas al ASX. Este todocamino con tintes de coupé será la última criatura fuera de los tentáculos de Carlos Ghosn en la Alianza Nissan-Renault a la que ahora pertenece la marca de los tres diamantes. Con él, Mitsubishi entra de lleno en uno de los segmentos con mayor crecimiento en el mercado en cuanto a ventas y también a rivalidad. Así cubren el hueco entre el ASX y el Outlander y, para hacer aún más evidente la diferencia, el primero disminuirá su longitud en la próxima generación (que se espera en 2020) y el segundo lo aumentará.

Alternativas y próximos motores

Con 4,4 metros de longitud, el Mitsubishi Eclipse Cross es una alternativa a modelos como el Seat Ateca, el Ford Kuga, el Mazda CX-5 o el Peugeot 3008. Las sensaciones tras esta toma de contacto son buenas. Es un producto en el que la calidad del habitáculo está cuidada, el diseño es arriesgado pero atractivo y necesario para destacar en este segmento tan competido y ofrece un buen confort de marcha y espacio interior.

Por el momento, el Mitsubishi Eclipse Cross solo está disponible -ya a la venta- con un motor de gasolina de 1,5 litros y 163 CV de potencia, asociado a un cambio manual de seis marchas o automático CVT y a un sistema de tracción delantera o total.

Si quieres conocer lo mejor y lo peor del nuevo SUV de Mitsubishi, sigue leyendo la primera prueba del Eclipse Cross.

Nuestra valoración: 6,8

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Amplitud del habitáculo
  • Diseño atrevido
  • Imagen de marca

Mejorable

  • Consumos
  • Oferta mecánica escasa
  • Sin navegador

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El Mitsubishi Eclipse Cross no pasa desapercibido

Durante la presentación, hicimos una prueba por pistas de una dehesa.

34 fotos

Ampliar

El nuevo Mitsubishi Eclipse Cross cuenta con una estética muy atrevida que no dejará a nadie indiferente. En este sentido, se trata del típico modelo que genera opiniones muy enfrentadas. Por un lado, estarán los que lo adoren y, por otro, los que no lo quieran ver ni en pintura.

En cualquier caso, es de agradecer que la firma japonesa haya querido arriesgar en materia de diseño y ofrecer una propuesta diferente a la habitual en el segmento SUV. Además, el Eclipse Cross ha sido el modelo escogido por Mitsubishi para inaugurar un nuevo lenguaje de diseño que pronto veremos en sus próximos lanzamientos, ya dentro de las directrices de la Alianza Nissan-Renault-Mitsubishi.

El diseño del Eclipse Cross respeta en gran medida los rasgos del prototipo en el que está basado, el XR-PHEV. De esta forma, nos encontramos con trazos angulosos, contornos muy definidos y, sobre todo, un pilar C muy tendido y con la luneta trasera divida en dos por unos pilotos que recorren toda la zaga. Un toque coupé y dinámico que se está demandando en el mercado últimamente.

En el frontal, el Mitsubishi Eclipse Cross cuenta con una mirada muy agresiva gracias a los faros LED y una parrilla de grandes dimensiones con cromados que es la evolución del concepto Dynamic Shield estrenado en el último restyling del Mitsubishi Outlander.

El nuevo Mitsubishi Eclipse Cross está disponible en seis colores. El rojo brillante escogido para la promoción y lanzamiento ha sido desarrollado específicamente para este modelo. En función del acabado seleccionado, las llantas de serie son de 16 o 18 pulgadas.

Interior: Un importante salto de calidad para Mitsubishi

El interior del Mitsubishi Eclipse Cross cuenta con buenos acabados y ajustes.

34 fotos

Ampliar

El interior del Mitsubishi Eclipse Cross no es tan vanguardista como el exterior, pero sí lo suficientemente fresco y bien fabricado para darnos cuenta de que la marca ha puesto especial cuidado en este apartado. Salvo en la parte inferior del salpicadero, determinadas zonas de la consola y la parte baja de las puertas, el Eclipse Cross emplea materiales ligeramente acolchados y agradables a la vista y al tacto. Además, los ajustes y el encaje entre las distintas piezas parece bueno y no apreciamos, por ejemplo, ningún grillo o pieza mal enrasada durante la toma de contacto.

Pese a ser un SUV de corte deportivo, el espacio tanto en las plazas delanteras como traseras es bueno, por lo que cuatro adultos de estatura elevada viajaran cómodos. Sin embargo, la tercera plaza se queda algo justa en anchura, un hábito en los todocaminos del segmento B y C. Además, la banqueta posterior cuenta con ajuste longitudinal y respaldos con inclinación variable. Por su parte, la capacidad del maletero se sitúa, en función de la colocación de la banqueta, entre 378 y 485 litros. Con los asientos abatidos, la capacidad aumenta hasta 1.122 litros. Aunque el umbral puede quedar algo alto a la hora de cargar objetos pesados, lo compensa con el amplio marco que deja en la apertura.

Con el Mitsubishi Eclipse Cross, la marca japonesa ha estrenado un touchpad, muy similar al que podemos encontrar en otros modelos de la gama Lexus, para manejar el sistema multimedia que funciona bien y estéticamente aporta un toque tecnológico al habitáculo. No obstante, es cierto que parecen más rápidas a la hora de cambiar cualquier configuración las clásicas ruletas redondas.

La distribución de los mandos es la correcta y se define por un eje horizontal que atraviesa el volante por la mitad: funciones de ‘información’ (encima del eje) y funciones de ‘operación’ (debajo del eje).

Motor: Nuevo motor de gasolina y actualización del diésel

Para el Mitsubishi Eclipse Cross diésel habrá que esperar hasta finales de 2018.

34 fotos

Ampliar

La oferta de motores del Mitsubishi Eclipse Cross es escasa y se reduce a una opción de gasolina y otra diésel, aunque para esta última habrá que esperar a finales de 2018.

Construido íntegramente en aluminio para reducir el peso, el nuevo motor de gasolina de Mitsibushi es un bloque turboalimentado de cuatro cilindros, inyección directa y 1,5 litros de cubicaje que desarrolla 163 CV de potencia a 5.500 rpm y 250 Nm de par máximo entre las 1.800 y las 4.500 rpm.

Según la ficha técnica, el Mitsubishi Eclipse Cross con cambio manual y tracción delantera alcanza los 100 km/h en 10,3 segundos, mientras que la variante con cambio automático y tracción total completa la maniobra en 9,8 segundos. La velocidad máxima es de 205 km/h en la versión manual y de 200 km/h en la automática.

En el apartado diésel, el Mitsubishi Eclipse Cross será el encargado de estrenar la nueva puesta a punto de un bloque ya empleado por la firma en otros modelos. Se trata de un motor de 2,2 litros de cilindrada que aumenta su par máximo de 360 a 400 Nm. La cifra de potencia exacta se desconoce, pero estará en torno a los 150 CV.

Además de las tradicionales versiones de combustión interna, los planes de futuro de la marca apuntan a una versión electrificada, aunque aún está por decidir si será en formato híbrido, híbrido enchufable o 100% eléctrico.

 

En definitiva, la única opción mecánica disponible por el momento en el Mitsubishi Eclipse Cross, el motor de gasolina de 1,5 litros y 163 CV, mueve con soltura los aproximadamente 1.500 kilogramos que pesa el vehículo y resulta muy confortable por silencio y ausencia de vibraciones.

Comportamiento: Más Cross que Eclipse

El Mitsubishi Eclipse Cross prioriza el confort.

34 fotos

Ampliar

El Mitsubishi Eclipse fue un modelo deportivo de gran éxito comercial fabricado por la firma japonesa entre 1989 y 2012. Al tratarse de un SUV coupé, la firma ha creído conveniente rescatar la legendaria denominación Eclipse para remarcar el marcado carácter dinámico del vehículo, pero acompañarla del apelativo Cross para indicar que se encuadra en el segmento de moda, el de los SUV. Lo cierto, como te podrás imaginar, es que cualquier parecido con el mítico deportivo es nulo y la denominación solo responde a cuestiones de marketing.

El Mitsubishi Eclipse Cross cuenta con un esquema de la suspensión que se compone de un eje delantero de tipo McPherson y un eje posterior multibrazo. Aunque el tacto de conducción es algo más dinámico que el de otros SUV rivales, el Mitsubishi Eclipse Cross está enfocado al confort y sus reacciones no son comparables a las de un turismo.

El nivel de estabilidad en curva es bueno, pero circulando a un ritmo elevado comprobamos que le cuesta meterse en la curva y el desplazamiento de la carrocería es notable. Se nota un cierto balanceo. La dirección, por su parte, resulta excesivamente blanda, algo que agradará muchos conductores, y se echa en falta algo más de precisión. En cualquier caso, el Mitsubishi Eclipse Cross no está pensado para salir de tramo, por lo que cumple a la perfección con su objetivo de conseguir un elevado confort de marcha.

El sistema de tracción integral del Mitsubishi Eclipse Cross actúa de forma automática repartiendo el par entre las cuatro ruedas en función de la presión del acelerador, la velocidad del vehículo y las condiciones de conducción. El reparto de par estándar es de un 80% delante y un 20% detrás, pudiéndose ajustar instantáneamente a un máximo de 55/45% en modo Auto. Además del modo de funcionamiento Auto, el sistema ofrece los modos Snow y Gravel. Con el primero, el reparto de par puede pasar de un 80/20% a 45/55%, mientras que con el modo Gravel puede ir de 70/30% a 40/60%.

Durante la prueba del Mitsubishi Eclipse Cross, hemos tenido la oportunidad de probar ambas versiones actuales. En el motor de gasolina asociado a la transmisión automática y al sistema 4×4, la mecánica convence por finura y fuerza y, aunque se muestra algo perezosa para ganar velocidad, es capaz de mantener cruceros elevados sin dificultad. El problema, sin embargo, lo encontramos en la caja de cambios automática de tipo CVT. Aunque Mitsubishi ha realizado un gran trabajo y la transmisión no revoluciona el motor tanto como otros cambios de este tipo empleados por la competencia, sigue sin poder compararse con una caja de cambios automática por convertidor de par o de doble embrague.

Por su parte, en la variante manual 4×2, hemos notado una leve descompensación entre el tacto del embrague y el del acelerador: el primero hay que pisarle hasta el final del recorrido para engranar correctamente las marchas (con un puntito menos rascará en varias ocasiones) y el segundo tiene un primer punto en el que pasa de no acelerar a pegar un acelerón tremendo que no te esperas y subir hasta casi las 3.000 vueltas. No obstante, es cuestión de conducir el coche durante unas horas y cogerle el toque para acostumbrarse a ello. Por lo demás, el recorrido de la palanca es bastante acertado y corto. Los desarrollos de las marchas son correctos para la forma en la que el coche entrega su potencia y la respuesta que obtenemos por encima de las 1.300 vueltas, cuando se acerca al impulso del turbo, es siempre muy buena y rápida.

Equipamiento: Precios del Mitsubishi Eclipse Cross

A través del ‘touchpad’, se navega por los distintos menús del sistema multimedia.

34 fotos

Ampliar

Como es habitual en la firma, el Mitsubishi Eclipse Cross estructura su gama en base a tres acabados: Challenge, Motion y Kaiketi.

El acabado Motion, que será el que concentre el grueso de las ventas, cuenta con, entre otros, los siguientes elementos: cámara de visión trasera con sensores de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador bizona, llantas de aleación de 18 pulgadas, cristales traseros tintados, sistema de apertura y arranque sin llave, Head Up Dispaly y compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

Como se puede ver, el equipamiento del Mitsubishi Eclipse Cross es muy completo y no echaremos nada de lo imprescindible en falta. Sin embargo, resulta, cuando menos curioso, la decisión de la marca de no ofrecer, ni si quiera como opción, un navegador. La firma entiende que con los sistemas de compatibilidad con el smartphone la presencia de un GPS se hace innecesaria.

Precios del Mitsubishi Eclipse Cross

  • Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina manual Challenge – 26.300 euros.
  • Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina manual Motion – 28.500 euros.
  • Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina automático Motion – 30.000 euros.
  • Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina automático 4×4 Kaiteki – 36.000 euros.

A esta lista de precios oficial, tendríamos que sumar los 4.500 euros de descuento que ofrece la firma en todas las versiones.

Consumo: Cifras oficiales

A partir del acabado intermedio Motion, las llantas de aleación tienen un tamaño de 18 pulgadas.

34 fotos

Ampliar

Tras 200 kilómetros de una ruta que transcurrió en su mayoría por autopista y vías convencionales, el consumo medio del Mitsubishi Eclipse Cross se situaba, según el ordenador de a bordo, en torno a los 10 l/100 km.

No obstante resulta imposible medir con exactitud el consumo de combustible de un vehículo durante una toma de contacto como esta. Por esta razón, os emplazamos a la prueba en profundidad que realizaremos más adelante y, por el momento, os dejamos las cifras oficiales de consumo.

  • 1.5  manual: 8,2 l/100 km en ciudad, 5,7 l/100 km en carretera y 6,6 l/100 km de media.
  • 1.5  automático: 8,0 l/100 km en ciudad, 6,0 l/100 km en carretera y 6,7 l/100 km de media.
  • 1.5  automático y 4×4: 8,2 l/100 km en ciudad, 6,2 l/100 km en carretera y 7,0 l/100 km de media.

Durante la presentación nacional obtuvimos un consumo medio en diferentes tipos de carretera de algo más a 8 litros a los cien en el manual y unos 10,5 l/100 km en el automático.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • fermin recio

    Hola estoy en duda con el eclipse croos y el mazda cx5,segun tu opinión ¿que coche es mejor?

    • Rubén Fidalgo

      Hola Fermín, del eclipse Cross sólo tengo la toma de contacto, no he podido probar todavía a fondo el modelo, pero mi consejo es que es mejor comprar un coche que lleve al menos un año produccción para evitar los fallos típicos del inicio de fabricación de un modelo, por ello, en principio y si la compra va a ser YA, creo que sería más recomendable el CX-5 que ya está madurado.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche