Prueba

Primera prueba del Hyundai i30 N: un nuevo GTi muy a tener en cuenta

12 fotos

Ampliar

28 de noviembre, 2017

La firma coreana se introduce en terreno desconocido con el Hyundai i30 N, un compacto de altas prestaciones que competirá con modelos de la talla del Volkswagen GTi o Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport.

Si tuviera que definir la estrategia de lanzamientos de Hyundai, diría que la marca coreana no se caracteriza por arriesgar demasiado. No ha sido, por ejemplo, la primera marca en lanzar un SUV o un modelo híbrido y, sin embargo, ahí están el reciente Hyundai Kona o el Hyundai Ioniq, productos que se posicionan como una de las mejores alternativas de su segmento. Pues bien, ahora la firma coreana se introduce en una categoría hasta ahora inexplorada por ellos, la de los GTi o compactos de altas prestaciones, y lo hace con un modelo, el Hyundai i30 N, que, estoy convencido, pondrá contra las cuerdas a sus más experimentados rivales incluido el Volkswagen Golf GTi, el espejo donde todos se miran.

Como decíamos, el Hyundai i30 N se convertirá, con permiso del Veloster, en el primer modelo de la marca de corte realmente deportivo. Hyundai, que ha querido asegurarse un buen debut en la categoría y no dejar nada al azar, ha contado para el desarrollo del nuevo departamento N con la misma persona que fundó la división M de BMW hace 40 años. Toda una garantía. La N, por cierto, simboliza una chicane y hace referencia a Namyang, la pista de pruebas de la marca en Corea, y a Nürburgring, donde la firma cuenta con un centro técnico para perfeccionar sus modelos.

¿Qué motor tiene el Hyundai i30 N?

La oferta de motores del Hyundai i30 N se desdobla en dos. Por un lado, tenemos un bloque de gasolina turboalimentado de 2 litros de cubicaje y 250 CV. Por otro, el mismo bloque de 2 litros, pero potenciado hasta los 275 CV y con una serie de elementos extra como el diferencial autoblocante o las llantas de aleación de 19 pulgadas.

Tras la primera prueba del Hyundai i30 N, las sensaciones no podían ser mejores. La marca ha preparado un coche con carácter y hechuras para atacar un tramo de montaña con total confianza, pero que al mismo tiempo es un vehículo  perfectamente utilizable en el día a día.

Hyundai i30 N: ¿merece estar en la lista de los 5 mejores GTi compactos?

Si quieres conocer todos los detalles del nuevo GTi coreano, sigue leyendo la prueba del Hyundai i30 N.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Deportivo para todos los días

Mejorable

  • Interior con pocos cambios
  • Sonido de la mecánica en la versión de 250 CV

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Sin estridencias

La tercera luz de freno de forma triangular resulta muy original.

12 fotos

Ampliar

Con el Hyundai i30 N, la firma coreana inaugura una nueva línea de modelos al estilo de los M de BMW, los S de Audi o los Cupra de Seat. Como ya te estarás imaginando, estos modelos serán reconocibles a simple vista porque, aunque basados en vehículos que ya se encuentran en la gama, contarán con todos los elementos necesarios para aumentar su atractivo y enfatizar su carácter deportivo.

Aún así, en Hyundai no se han vuelto locos y, aunque las diferencias entre el Hyundai i30 ‘normal’ y la variante N son considerables, han preparado un producto con la dosis justa de anabolizantes. Por ser claros, no se han decantado por una estética tan radical como la del Honda Civic Type R o el Ford Focus RS. En cualquier caso, el resultado no podía ser mejor porque la estética deja bien a la claras que estamos ante algo especial, pero sin caer en estridencias o aditamentos demasiado ‘macarras’.

En primer lugar, la altura libre al suelo ha sido rebajada y los pasos de rueda se han ensanchado para poder dar cobijo a las llantas de 19 pulgadas. Además, como es habitual en este tipo de vehículos, el Hyundai i30 N cuenta con salidas de escape y parachoques exclusivos de aspecto más agresivo. Asimismo, la parrilla ha sido rediseñada para absorber mayor cantidad de aire y el alerón posterior incorpora una original tercera luz de freno de forma triangular. Asimismo, hay que destacar los pequeños detalles en rojo empleados en el difusor trasero, faldón delantero y pinzas de freno.

En cuanto a la paleta cromática, Hyundai ofrece seis colores: Clean Slate, Polar White, Micron Gray, Phantom Black, Engine Red o Performance Blue. Este último. que es exclusivo de esta variante, le sienta particularmente bien. Por lo que respecta a las llantas de aleación, las opciones se limitan, en función de la versión escogida, a unas de 18 o 19 pulgadas de idéntico diseño.

Interior: Pocos cambios

El volante del Hyundai i30 N es más ancho.

12 fotos

Ampliar

Tanto en la prueba del Hyundai i30 1.4 Turbo GDi automático como en la prueba del Hyundai i30 CW 1.0 T-GDi, pudimos comprobar lo bien acabado, amplio y acogedor que resulta el habitáculo del compacto de Hyundai. En la variante N, las sensación de calidad percibida es igual de buena, pero es probable que, al tratarse de una variante de estas características, algunos conductores echen en falta más elementos distintivos y exclusivos que marquen la diferencia frente a las versiones ‘normales’.

Los cambios más notables en el interior del Hyundai i30 N son el volante, más ancho y con dos enormes botones para seleccionar entre los modos de conducción disponibles, y los asientos, que son muy cómodos, cuentan con banqueta extensible y puede ir tapizados en tela o en una combinación de Alcantara y cuero. El pomo de la palanca del cambio y las costuras en azul también son exclusivas de esta versión.

Por último, el panel de instrumentos también varía levemente con el nuevo diseño para las esferas y una pantalla central que ofrece más información.

Por lo demás, el Hyundai i30 N mantiene las mismas cotas de habitabilidad y capacidad en el maletero.

Motor: Dos opciones y un mismo objetivo, la diversión al volante

El motor del Hyundai i30 N cuenta con dos litros de cubicaje y dos niveles de potencia: 250 y 275 CV.

12 fotos

Ampliar

El Hyundai i30 N cuenta con un motor turboalimentado de gasolina de 2 litros de cubicaje y 353 Nm de par máximo que se ofrece en dos niveles de potencia: 250 y 275 CV. Ambas variantes están asociadas a una caja de cambios manual de seis velocidades, que ha sido reforzada respecto a las versiones estándar del i30. Además, cuenta con un recorridos más cortos y resulta mucho más precisa. Asimismo, el Hyundai i30 N dispone de una función overboost que incrementa el par motor un 8% hasta los 370 Nm y la aceleración entre un 6 y un 7 %.

Hyundai ha hecho un gran esfuerzo para que al i30 N no le falte absolutamente de nada frente a sus rivales. De esta manera, contamos con una función Launch Control y un sistema que simula la maniobra del punta tacón. Este último, denominado Rev Matching, se puede desactivar.

Es conveniente aclarar que las diferencias entre el motor de 250 CV y el de 275 CV no se limitan solo a la potencia. La variante de 275 CV cuenta con el llamado paquete Performance que incluye, entre otras cosas, un diferencial autoblocante, frenos más potentes y un sistema de escape específico que cambia por completo el sonido del motor.

El Hyundai i30 N acelera de 0 a 100 km/h en…

Pues depende de la versión escogida. La variante de 250 CV acelera de 0 100 km/h en 6,4 segundos, mientras que la versión de 275 CV completa la maniobra en tan solo 6,1 segundos. La velocidad máxima está fijada electrónicamente en 250 km/h para ambas versiones.

La respuesta del motor es idéntica en ambas versiones, con mucha fuerza y una potencia más que suficiente para disfrutar sin preocupaciones. Mi parte racional recomendaría la versión de 250 CV porque las diferencias no son tantas, pero mi parte más pasional se decantaría, aunque solo fuera por el precioso rugido que emite el sistema de escape,  por la variante de 275 CV.

Comportamiento: El Hyundai i30 N permite hasta 1.944 configuraciones

La velocidad máxima del Hyundai i30 N está limitada a 250 km/h.

12 fotos

Ampliar

El Hyundai i30 N cuenta con varios elementos, además del motor, que modifican su comportamiento dinámico frente a las versiones estándar:

  • Chasis reforzado.
  • Suspensión de dureza variable y con maguetas de aluminio
  • Dirección: el motor eléctrico va montado sobre la cremallera de la dirección, en lugar de en la columna, lo que, según Hyundai permite una dirección más directa e informativa.
  • Frenos más grandes y, por tanto, eficaces. Los discos delanteros tienen 330 mm de diámetro y los traseros 300, mientras que en la versión de mayor potencia son de 345 mm delante y 314 mm detrás.

Durante esta primera prueba del Hyundai i30 N, he podido confirmar que la polivalencia es una de las mayores virtudes de este vehículo. Desde una versión amable y relativamente cómoda hasta una vertiente racing, el i30 N cubrirá las expectativas en nuestros trayectos diarios al tiempo que colmará nuestras ansias de gasolina ante un tramo revirado o en un circuito. Esto se logra gracias a 5 modos de conducción bien diferenciados que se seleccionan con los botones azules de generoso tamaño colocados en el volante.

Modos de conducción del Hyundai i30 N

El Hyundai i30 N cuenta con los siguientes modos de conducción: Eco, Normal, Sport y N. Además, existe un quinto modo denominado N Custom que nos permite ajustar a nuestro gusto hasta 7 parámetros: respuesta del motor, dirección, suspensión, diferencial, control de estabilidad, Rev Matching y sonido del escape. Gracias a estos ajustes, el Hyundai i30 N es un coche altamente personalizable que permite hasta 1.944 configuraciones distintas.

Los modos Eco y Normal son entre los que menos diferencias encontramos y los que más confort nos proporcionan. Se nota especialmente que el pedal del acelerador está programado para no responder de forma inmediata, permitiendo ganar velocidad de forma progresiva y, por tanto, con un menor gasto de combustible.

En el siguiente escalón, nos encontramos con el modo Sport, que resulta más que suficiente para sacarnos una sonrisa mientras mantenemos el control con toda seguridad. La suspensión se endurece notablemente, la dirección también y el acelerador responde con más sensibilidad a las demandas del pie derecho. La verdad es que este modo de conducción resulta ya bastante radical y será más que suficiente para una gran mayoría de conductores.

Sin embargo, hay más todavía y se llama modo N. Aquí se acabaron las ayudas del ESP y vuelas solo, lo que, unido a una dirección que cambia de trayectoria a la más mínima insinuación y un acelerador que catapulta el coche a la más leve presión, da como resultado un coche muy radical con el que dan ganas de meterse a un circuito a disfrutar.

En definitiva, la competencia es muy dura, pero Hyundai ha trabajado duro para ofrecernos un producto que, a falta de una prueba en profundidad, puede medirse sin complejos con los más veteranos de la categoría. Radical, sí, pero también dócil y razonablemente confortable, si así lo queremos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • José Carlos

    Hola:

    Uno de los puntos mejorables que ponéis es «sonido de la mecánica en la versión de 250 CV»… ¿Qué queréis decir con esto, que suena mal, que suena poco… ?

    Estoy interesado en la versión de 250, esa versión que nadie prueba y… me interesa sobre todo por la versatilidad ante el día a día… Si me pudierais comentar como va esa versión 250 con respecto a la 275 para uso diario, altura útil, diferencia de confort entre ambas versiones… etc… os estaría muy agradecido.
    Por poner un ejemplo, las ruedas 235/35 19 me parecen delicadas para nuestras carreteras y entiendo que más incómodas que las ya mas que razonables y deportivas 225/40 18.

    Gracias y un saludo.

    • Marcos Diego

      Hola, José Carlos:
      Para uso diario, no hay diferencias entre la versión de 250 CV y la de 275 CV. En cuanto al sonido de la mecánica, el problema no es que suene mal, sino que no suena tanto. La versión de 275 CV cuenta con el paquete performance, que incluye una serie de elementos adicionales como el diferencial autoblocante o el sistema que regula el sonido del escape, haciéndolo más notorio. En cualquier caso, es una cuestión de gustos y seguro que habrá quien prefiera la discreción de la versión de 250 CV.
      A falta de una prueba en profundidad, nos parece una excelente opción y, por supuesto, usable en el día a día.
      Un saludo.

  • Albert

    Hola. ¿Podéis comentar qué consumo medio habéis obtenido? Gracias.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche