Prueba

Primera prueba del Ford EcoSport 2018: renovación total

15 fotos

Ampliar

07 de diciembre, 2017

El SUV más pequeño de Ford se ha actualizado profundamente para mantenerse vivo en un segmento que no para de crecer en ventas y rivales. Nuevo diseño exterior e interior, más calidad en el habitáculo, nuevas opciones mecánicas… Te lo contamos todo en la primera prueba del Ford EcoSport 2018.

Lanzado al mercado en europeo en 2014, el Ford EcoSport no ha terminado de conquistar al cliente del Viejo Continente. Pensado y desarrollado para el mercado global y destinado, por tanto, a diversos mercados de Asia, Europa y Sudamérica, el SUV pequeño de Ford no contaba con el nivel de calidad general suficiente para satisfacer al cliente europeo y hacer frente a la numerosa y competente lista de rivales.

Con la intención de revertir esta situación, paliar los defectos de su predecesor y convertirse en una buena alternativa en el segmento B-SUV, el Ford EcoSport 2018 se ha puesto al día con una profunda renovación que incluye nuevo diseño, más calidad en el interior, mayor nivel de equipamiento y tecnología, nuevas opciones mecánicas  y ajustes en el chasis. Los cambios han afectado incluso a su centro de producción que ha sido trasladado desde Chennai (India) a la factoría de Craiova (Rumanía).

Tras esta primera prueba del Ford EcoSport 2018, podemos decir que la firma del óvalo ha logrado su objetivo, ya que ha aumentado notablemente el confort de marcha y la calidad interior, al tiempo que se ha incrementado y mejorado la dotación tecnológica y se ha introducido el acabado de corte deportivo ST-Line.

Rivales del Ford EcoSport 2018

Gracias a las mejoras y un precio de partida que se sitúa en 13.900 euros (descuentos incluidos), el nuevo Ford EcoSport parece que, ahora sí, cuenta con los elementos necesarios para plantar cara a la competencia: Hyundai Kona, Kia Stonic, Renault Captur, Mazda CX-3, Peugeot 2008…

Si quieres conocer a fondo los cambios del Ford EcoSport 2018, sigue leyendo esta prueba.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Salto de calidad en el interior
  • Opción 4x4

Mejorable

  • Capacidad del maletero
  • Cambio automático solo para un motor

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Un Ford Kuga a escala

El Ford EcoSport ofrece cuatro opciones de color para el techo.

15 fotos

Ampliar

El principal objetivo del restyling del Ford EcoSport ha sido homogeneizar los trazos de la familia SUV de Ford, por lo que el EcoSport es ahora más similar al Ford Kuga y, en menor medida, al Ford Edge. Los cambios más significativos los encontramos en la parte frontal, con la introducción de la característica parrilla de forma hexagonal de la marca y unos parachoques  de nueva factura. Además, los pilotos, que han aumentado de tamaño y cambiado su diseño, incluyen ahora luces diurnas led y la posibilidad de xenón. En la vista lateral y la parte posterior, los cambios son más sutiles y se limitan al rediseño de las llantas de 17 o 18 pulgadas, las taloneras y el nuevo parachoques.

A pesar de ser uno de los aspectos más criticados del Ford EcoSport, la marca ha decidido mantener la apertura lateral del portón trasero. Más allá de lo original que pueda resultar, lo cierto es que no aporta ninguna ventaja y nos obligará a dejar mucho espacio por detrás del vehículo para poder abrirlo por completo. Por su parte, la rueda de repuesto exterior colgada del maletero, característica que se perdió con el restyling de 2015, se sigue manteniendo en la lista de opcionales.

Las dimensiones exteriores del Ford EcoSport 2018 no han variado sustancialmente. La longitud ha aumentado 8 centímetros hasta los 4,1 metros de largo, mientras que se mantiene una anchura de 1,76 metros y una altura de 1,65 metros. La altura libre al suelo es de 19 cm (16 cm en el caso de los motores diésel).

Una de las principales novedades del Fod EcoSport 2018 es la inclusión de un nuevo acabado, el ST-Line, que dota al vehículo de unos parachoques de líneas más agresivas, unos faldones más prominentes y unas llantas de aleación de 17 pulgadas pintadas en negro. Además, el Ford EcoSport ST-Line incluye de serie la carrocería pintada en dos colores. Gracias a los 12 colores disponibles y las 4 opciones de pintura para el techo, tenemos a nuestra disposición hasta 17 combinaciones diferentes.

En resumen, el diseño del Ford EcoSport es probablemente el de estilo más campero y todoterreno del segmento, lo que gustará a unos y no tanto a otros.

Interior: El interior del Ford EcoSport ha dado un gran salto de calidad

El interior del Ford EcoSport 2018 tiene un aspecto mucho más moderno que el de su predecesor.

15 fotos

Ampliar

El rediseño del habitáculo del Ford EcoSport 2018 está inspirado en el del nuevo Ford Fiesta. Los cambios son muy notables tanto por la calidad de los materiales empleados como de los ajustes, más cuidados y mejor acabados. Además del enorme salto en cuanto a calidad percibida se refiere, también ha mejorado la ergonomía, con una disposición más lógica de los mandos y la eliminación de un buen número de botones, lo que simplifica el uso de las distintas funciones del vehículo.

El panel de instrumentos es totalmente nuevo y está heredado directamente del Ford Fiesta. Se compone de dos esferas analógicas y una pantalla de 4,2 pulgadas que ofrece la información del ordenador de a bordo de forma clara y precisa. La otra gran novedad del Ford EcoSport es la nueva pantalla multimedia colocada en la parte superior del salpicadero. Aunque existen tres tipos de pantalla, todos los Ford EcoSport que se vendan en España, salvo los del acabado más básico Trend, montarán de serie el panel táctil de 8 pulgadas, que cuenta con un buen aspecto y funcionamiento.

Por su parte, el maletero del Ford EcoSport 2018, que cubica 356 litros, incluye ahora una tabla para ajustar la altura del piso en dos niveles.

En definitiva, el interior del Ford EcoSport ha dado un enorme salto de calidad y ahora cuenta con un diseño más moderno y actual.

Motor: Nuevo motor diésel de 1,5 litros

El Ford EcoSport 2018 contará, antes del verano, con una variante 4×4.

15 fotos

Ampliar

La gama de motores del Ford EcoSport 2018 se compone de tres mecánicas de gasolina y dos diésel. En el momento de su lanzamiento, estarán disponibles el motor EcoBoost de gasolina de 1,0 litro y 125 o 140 CV de potencia, el primero manual o automático y el segundo solo manual, y un diésel TDCI 1,5 litros y 100 CV asociado a un cambio manual. Más adelante, llegarán un motor de gasolina de 100 CV y el nuevo motor diésel EcoBlue de cuatro cilindros, 1,5 litros de cubicaje y 125 CV. Este último podrá, como novedad, ir asociado a un sistema de tracción total inteligente que, en condiciones normales, envía el 100% de la fuerza del motor al eje delantero, pero que, en el caso de que detecte perdidas de tracción, es capaz de pasar un 50% al eje trasero.

Durante esta primera prueba del Ford EcoSport 2018, he tenido oportunidad de probar brevemente el nuevo motor diésel EcoBlue de 1,5 litros de cubicaje y 125 CV. Las prestaciones de este motor son algo escasas para mover los aproximadamente 1.500 kilogramos que pesa el vehículo, pero agrada por su silencio y ausencia de vibraciones. Además, la entrega de potencia es progresiva y, gracias a sus 300 Nm de par y unas relaciones del cambio muy bien escogidas, es capaz de ganar velocidad en marchas largas y a pocas revoluciones.

Comportamiento: Más refinamiento

La suspensión y la dirección del Ford EcoSport han sido revisadas.

15 fotos

Ampliar

El Ford EcoSport 2018 ha recibido cambios en la suspensión, la dirección y los materiales aislantes. Las versiones 4×4 emplean un sistema más sofisticado que se compone de un brazo trasero multibrazo, mientras que las variantes de tracción delantera emplean una barra de torsión. En cualquiera de los dos casos, los amortiguadores, muelles y estabilizadoras son nuevas y han traído consigo una notable mejora en el comportamiento dinámico del Ford EcoSport, ya que ahora no son tan acusadas las sacudidas del eje trasero al pasar por un bache o imperfección en el asfalto. La dirección, por su parte, se siente muy aislada, por lo que resulta poco comunicativa.

En ciudad, el Ford EcoSport resulta cómodo por su mayor altura y visibilidad, el buen radio de giro que ofrece y lo silenciosas que resultan sus mecánicas. En vías rápidas, el SUV más pequeño de Ford se siente aplomado, cuenta con una buena estabilidad lineal y ha mejorado en refinamiento, aunque a partir de 120 km/h el ruido del viento se filtra con claridad al habitáculo. Podemos decir, por tanto, que el Ford EcoSport cumple correctamente en los dos entornos en los que más será usado por sus propietarios.

Sin embargo, es un tramo revirado donde salen a relucir las carencias del Ford EcoSport. Su elevado centro de gravedad pasa factura a la hora de enlazar curvas, con unos tiempos de espera más largos de lo deseado y una inclinación de la carrocería muy acusada.

En definitiva, el Ford EcoSport ha mejorado significativamente en este apartado, resultando un coche muy cómodo, pero no indicado para los conductores de perfil más dinámico que busquen un comportamiento muy eficaz.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche