Prueba

Primera prueba del Citroën C5 Aircross Hybrid 2020: enchufado al confort

30 fotos

Ampliar

21 de septiembre, 2020

Nos ponemos al volante de la apuesta más confortable y eficiente de la gama C5 Aircross. El C5 Aircross Hybrid 2020 llega con grandes diferencias frente al resto de alternativas del grupo.

Era el que nos faltaba. Tras probar el Opel Grandland X Hybrid, el DS7 Crossback E-TENSE y el Peugeot 3008 Hybrid, solo nos quedaba en el tintero ponernos a los mandos del Citroën C5 Aircross Hybrid. Nos referimos a la versión híbrida enchufable del todocamino compacto galo que llega con el mismo confort  y modularidad que le ha definido desde su aparición añadiendo la importante variable de lucir la etiqueta CERO de la DGT.

Te puede interesar:Primera prueba del Citroën C3 2020: incomparable

Un modelo que abanderará la estrategia eléctrica de la firma del doble chevrón. La misma que se confirmará en unas semanas cuando probemos el Citroën AMI, el ‘objeto de movilidad’ 100% que está destinado a revolucionar el concepto de desplazamiento urbano.

Ligeros cambios estéticos

Por fuera apenas hay variaciones.

30 fotos

Ampliar

Pero volviendo al C5 Aircross Hybrid que nos ocupa lo primero que llama la atención es lo poco que cambia a nivel estético siguiendo con el patrón de sus otros tres primos-hermanos. Mantiene sus dimensiones y, sobre todo, su diferenciada silueta. Únicamente será reconocible mediante los logos ‘h’ colocados en los pasos de rueda delanteros, el logo Hybrid en el portón y los detalles en azul satinado de los Airbump. A ello se suma, obviamente, la toma de carga eléctrica colocada sobre el paso de rueda trasero izquierdo. El resto, inmutable.

De puertas para dentro los cambios son algo más evidentes comenzando por los menús específicos visibles tanto en el cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas como en la pantalla central. A estos últimos se accede mediante un botón con el símbolo del rayo tras el cual podremos comprobar el flujo energético, el consumo medio tanto de la parte eléctrica como del motor de combustión, la programación de la carga o la configuración del modo ë-SAVE del que más tarde hablaremos.

Todo ello envuelto en la siempre conocida modularidad y comodidad interna que le diferencian del resto de modelos híbridos enchufables del Gupo PSA. Está definida por unos asientos Advanced Confort que envuelven perfectamente cualquier contorno corporal así como por una fila trasera compuesta por tres butacas independientes con inclinación del respaldo y desplazamiento longitudinal (15 cm).

Un poco más atrás, el maletero consigue un volumen máximo de 600 litros (con la segunda fila completamente echada hacia delante) que parte de los 460 litros y que, eso sí, pierde 120 litros como consecuencia de montar un eje trasero multibrazo para compensar el extra de peso del sistema eléctrico (incluida la batería).

Conducimos el Citroën C5 Aircross Hybrid

En marcha se combina ahorro y confort.

30 fotos

Ampliar

Con todo eso en mente, nos disponemos a probarlo. El coche siempre arranca en modo eléctrico lo que permite enfatizar ese concepto de ë-Confort que pregona la marca. En caso de que no queremos hacer uso de él siempre podemos seleccionar el modo Hybrid (gestiona automáticamente el sistema) o Sport (entrega toda la potencia). Por contra, si decidimos hacer uso de dicho programa cero emisiones has de saber que la batería de 13,2 kWh homologa una autonomía de 55 kilómetros que, en la práctica y por lo comprobado en esta primera toma de contacto, puede superar con facilidad los 45 kilómetros.

La energía mueve con soltura el motor eléctrico de 80 kW (107 CV) pudiendo alcanzar los 130 km/h. Si agotamos dicha capacidad necesitaremos invertir dos, cuatro o siete horas para recargarla dependiendo de si lo conectamos a un punto público, a un Green up doméstico o a un enchufe hogareño convencional, respectivamente.

Si eso nos ocurre en marcha apenas notaremos el tránsito al motor de combustión, el PureTech de 180 CV que mantendrá esa agilidad comentada. La caja de cambios es la automática EAT8 de ocho relaciones que se muestra rápida y ágil en cualquier escenario. Aunque suene recurrente, durante el recorrido que alternó autovías, carreteras secundarias y autopistas la tónica general fue la de confort. La suspensión trasera multibrazo le aporta ese plus extra de comodidad mientras que los amortiguadores con topes hidráulicos siguen siendo el cáliz sagrado sobre el que se sostiene este modelo.

El modo Sport, por tanto, queda reservado para aquellos momentos en los que queramos hacer un uso concreto de todo el rendimiento del vehículo el cual asciende hasta los 225 CV y 320 Nm cuando los dos motores funcionan conjuntamente. Con él seleccionado, el coche se percibe rápido y vivo pero hay que tener en cuenta que si entramos en una zona montañosa, no podemos borrar de un plumazo ese confort con el que ha sido concebido y tenderá a cabecear en exceso. Y ojo, a diferencia de sus hermanos de grupo, este C5 Aircross Hybrid no tiene previsto, de momento, una versión Hybrid4 que sume un segundo motor eléctrico aumentando la potencia total hasta los 300 CV. De hecho tampoco puede incorporar el Grip Control que mejore la motricidad.

Ahorro máximo

Es relativamente sencillo acercarse a los datos de autonomía eléctrica homologada.

30 fotos

Ampliar

Para el final dejamos el programa ë-Save con el que podremos guardar 10 km, 20 km o la totalidad de la carga eléctrica para emplearla con posterioridad. Un hecho que afectará a nuestro consumo, ya que pasaremos del gasto cero de gasolina en modo eléctrico a consumir algo más de 9 l/100 km si tenemos que cargarlo en marcha mediante el propio PureTech.

Situaciones excepcionales al margen, lo cierto es que durante los 100 kilómetros de recorrido, este C5 Aircross arrojó datos interesantes. Finalmente nuestra media fue de 4,7 l/100 km y 10,4 kWh/100 km habiendo hecho, al final, un uso exagerado del modo Sport que subió la media. De otra, será fácil obtener datos cercanos a los 3,5 l/100 km con un consumo eléctrico inferior a los 8 kWh/100 km.

Como último apunte, mencionar el modo Brake de la palanca de cambios que aumenta la intensidad de la frenada para aprovechar al máximo la carga de la batería y aumentar una autonomía eléctrica que puede cumplirse a poco que seamos gentiles con el acelerador.

En definitiva, Citroën quizá haya sido la última del grupo en proponer su SUV híbrido enchufable, pero este C5 Aircross Hybrid 2020 que ya hemos conocido tiene muchos argumentos para colocarse como uno de los más demandados siempre y cuando tengamos en cuenta que los 35.990 € de los que parte suponen 3.140 € más que el Grandland X pero 3.610 y 9.610 € menos que los Peugeot 3008 Hybrid y DS7 Crossback E-TENSE.

Nuestra valoración: 8,3

Diseño 8

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Diseño inalterado
  • Asientos Advanced Comfort
  • Eficiencia del sistema híbrido

Mejorable

  • Comportamiento en carretera revirada
  • Pérdida 120 litros en maletero
  • Sin versión 4x4 ni Grip Control

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche