Prueba

Primera prueba del BMW Serie 2 Gran Coupé

41 fotos

Ampliar

12 de marzo, 2020

Con el Serie 2 Gran Coupé, BMW mete de lleno la cabeza en un segmento poco exitoso, de momento, pero con visos de ir a más: el de las berlinas deportivas. Categoría que hasta ahora ha estado dominada por Mercedes-Benz y su CLA Coupé. La lucha está servida.

La lucha entre BMW y Mercedes-Benz por ver qué marca es la que consigue sacar un modelo original está servida… al menos en lo que llevamos de siglo XXI. Si la bávara sorprendió a propios y extraños con el lanzamiento del X6, el primer SUV coupé del mercado, su compatriota de Stuttgart contratacó con el CLS, una berlina de corte deportivo.

Te puede interesar: BMW estrena nuevo logo

En este tiempo, ambas no solo han ido aumentando sus declinaciones cupés con la llegada de más todocaminos o berlinas, sino que también se han ido ‘copiando’ para ver quién conseguía arrebatar más clientes. Lucha en la que, por si no fuera suficiente, también se han metido fabricantes como Audi o Porsche.

Entrando de lleno en el modelo que nos ocupa, el Serie 2 Gran Coupé, lo cierto es que BMW ha tardado algo más de la cuenta en ofrecer un rival al Mercedes-Benz CLA Coupé. Un modelo, el bávaro, que ya está a la venta en nuestro mercado con el listado de precios que detallamos a continuación:

  • BMW 218i Gran Coupé: 31.100 €
  • BMW 218i Gran Coupé Aut.: 32.089 €
  • BMW M235i xDrive Gran Coupé: 58.900 €
  • BMW 216d Gran Coupé: 33.800 €
  • BMW 220d Gran Coupé: 41.500 €

Nuestra valoración: 8,5

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 9

Equipamiento 8

Consumos 9

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Calidad y apariencia interior
  • Maletero

Mejorable

  • Tapa en lugar de portón
  • Altura en plazas traseras
  • Precio con opciones

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Su culazo es el que atrae

Este Serie 2 Gran Coupé no se parece en nada al resto de berlinas cupé de BMW.

41 fotos

Ampliar

Estéticamente, el nuevo Serie 2 Gran Coupé viene a mezclar dos conceptos. De frontal a pilar B es idéntico a la nueva generación del Serie 1, empleando los mismos rasgos estéticos que este: parrilla sobredimensionada, capó abultado, luces afiladas (LED de serie), tomas de aire más grande. Pero de pilar B hacia atrás es donde muestra su verdadera personalidad.

Cierto es que incluye soluciones vistas en otros BMW Gran Coupé como son las ventanillas sin marco, la caída del techo pronunciada o el característico pliegue Hofmeister. Sin embargo, las miradas se posan, sí o sí, sobre su zaga. Diferente a cualquier Gran Coupé de la marca, ofrece unas formas voluptuosas, con los faros LED en forma de L eso sí, pero con un diseño general distinguido.

Al igual que sus hermanos mayores, este Serie 2 Gran Coupé no ofrece un portón trasero para el maletero que quizá, hubiera aumentado varios puntos su practicidad. En su lugar cuenta con una tapa que, por suerte, sí dispone de una boca de carga amplia y generosa para facilitarnos la introducción de objetos voluminosos.

Por cierto, como último detalle de esta zaga has de saber que en función de la motorización escogida, las tomas de escape variarán: una única de 90 mm en el caso de los tricilíndricos, una doble (cada una de 90 mm) en el caso de los cuatro cilindros y dos trapezoidales, una a cada lado, para el más potente de todos, el M235i xDrive.

Con todo, no podemos obviar su tamaño. Dimensiones que han sido estratégicamente seleccionadas para situarlo justo entre medias de los Serie 1 y Serie 3, frente a los que es 20 cm más largo y 20 cm más corto, respectivamente. En total, 4,53 metros de largo por 1,80 m de ancho y 1,42 metros de alto.

Interior: Gana capacidad de carga

Las plazas traseras son buenas, pero menos útiles en altura que en un Serie 1.

41 fotos

Ampliar

Al derivar de la misma plataforma que emplea el Serie 1, no nos sorprende que comparta multitud de elementos con este. Ya no solo a nivel estético o técnico, con un salpicadero que evoluciona lo visto hasta ahora en las series de acceso bávaras, en el que destacan tanto el cuadro de instrumentos digital como la pantalla central de 10,25 pulgadas.

Monitor que ofrece lo último en conectividad y técnica, con la función gestual o el asistente personal inteligente BMW Intelligent Assistant que responde al comando “Hola BMW” y con el que podremos interactuar ante las órdenes “tengo hambre” o “tengo frío” para que nos lleve al restaurante más cercano o suba la calefacción. Por lo demás, el puesto de conducción apenas ofrece variación con el Serie 1, destacando tanto en calidad, como en diseño, ergonomía y remate de sus acabados.

En lo que referente a la habitabilidad, tampoco encontramos muchas más diferencias frente al compacto, más allá de reducir ligeramente el hueco para la cabeza o de tener un acceso a las plazas traseras más sencillo y confortable gracias a la mayor apertura de las puertas. Al compartir la misma distancia entre ejes (2,67 m), encontramos el mismo hueco para las rodillas, aunque si lo comparamos con el actual Serie 2 Coupé obviamente la ganancia es infinitamente mayor.

Pero hasta que llegue la renovación de dicha gama, tenemos que ver este Serie 2 Gran Coupé como la versión más práctica del Serie 1. Concepto que entenderemos al ver su maletero. Sí, ya hemos comentado que carece de portón, pero esos 20 cm de más que ofrece frente a su hermano, repercuten directamente en el volumen de carga. Capacidad que, de nuevo, se posiciona estratégicamente entre la gama ya que los 430 litros que cifra suponen 50 litros más que un Serie 1 y 50 menos que un Serie 3 berlina. En caso de requerir más espacio, siempre podremos abatir los respaldos posteriores (40:20:40).

Motor: Entre la razón y la emoción

El sello M Performance siempre es sinónimo de diversión.

41 fotos

Ampliar

Mecánicamente, la gama se compone de las mismas versiones que el Serie 1, es decir, cuatro bloques con equilibrio entre ambos combustibles y con la idea de ir aumentándola progresivamente, incluso, con sistemas de propulsión alternativos. En gasolina se comienza con el tricilíndrico 218i Gran Coupé de 1.5 litros que genera 140 CV y 220 Nm de par. De ahí damos ya el salto a la versión más prestacional y emocional: el M235i xDrive con el cuatro cilindros de 2.0 litros más potente de todo el Grupo BMW. Genera, 306 CV, 450 Nm de par y es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en solo 4,9 segundos. En diésel, la gama es más equilibrada pues arranca con el también 1.5 Turbo tricilíndrico de 116 CV y 270 Nm, y sigue con el 220d de 2.0 litros y cuatro cilindros que entrega 190 CV y 400 Nm de par.

Las cajas asociadas varían en función de la motorización. Mientras que el gasolina de acceso es el único que acopla de serie la manual de seis relaciones, el resto propone una automática Steptronic. El 216d Gran Coupé opta por una de tipo doble embrague con siete relaciones (opcional en el 218i) mientras que los dos bloques de cuatro cilindros siguen confiando en la ZF con convertidor de par y ocho relaciones.

Durante la toma de contacto pudimos ‘catar’ precisamente estos dos últimos. En un momento pasamos del exquisito y descomunal empuje del M235i xDrive al no menos contundente pero más racional funcionamiento del diésel de 190 CV.

Comportamiento: Alabada tracción delantera

El cambio a la tracción delantera no incide negativamente.

41 fotos

Ampliar

Todavía resuenan ecos de queja de los conductores más puristas de BMW, pero esto Serie 2 Gran Coupé, al igual que el nuevo Serie 1, es un estricto tracción delantera. Dinámicamente, no hay apenas diferencias con su hermano de gama, mostrándose como un vehículo ágil y divertido de conducir que no compromete el confort en ninguna situación. Dejando a un lado la exquisita dinámica del M235i xDrive que ofrece un chasis optimizado y una suspensión deportiva específica además de frenos M, diferencial deportivo…, lo cierto es que tras probar la versión 220d Gran Coupé poco hay que podamos decir negativo sobre él.

Porque para compensar ese cambio a la tracción delantera, el Serie 2 Gran Coupé incorpora el nuevo control de tracción ARB que mejora la agilidad y reduce al mínimo el subviraje. Esto nos permite hacer un uso inteligente de los frenos y asegura un comportamiento neutral de la dirección. Cuatro son los tipos de suspensión ofertados: la estándar para todos los modelos salvo el M235i que, como decimos, monta una específica, la M deportiva que se integra en el acabado M Sport que endurece su tarado y rebaja la altura de la carrocería en 10 mm; o la adaptativa con dos niveles de dureza en función del programa escogido y que se presenta por primera vez en el Serie 2.

De alabar es, como siempre, el funcionamiento tanto de la dirección como de la transmisión automática de ocho relaciones. Directa la primea y rapidísima la segunda, auguran un buen puñado de sensaciones cuando la carretera deja de ser recta. En otro orden de cosas, repetimos, queda el M235i xDrive con un guiado exquisito en cualquier situación.

Equipamiento: Completarlo, cuesta

De serie está bien dotado, pero ofrece un sinfín de opcionales.

41 fotos

Ampliar

La gama actual del Serie 2 Gran Coupé se divide en cuatro líneas de acabado: Advantage, Sport, Luxury y M Sport. El sobrecoste económico de las tres últimas respecto a la básica es de, respectivamente, 2.300, 3.300 y 3.800 €. La versión de acceso parte ya de un equipamiento bastante completo con, entre otros, elementos como los faros LED, volante deportivo, climatizador bizona, control de crucero, BMW Live Cockpit con Connected Package, sensores de aparcamiento delanteros y traseros…

Entre algunos de los elementos opcionales destacados están la inédita sincronización móvil con Android Auto (se une al ya existente Apple CarPlay), el Head-up Display con pantalla de 9,2 pulgadas o el Remote Softwate Upgrade que permite actualizar de manera automática el sistema de infoentretenimiento. A ellos se suman la llave digital, el BMW Reversing Assistant o el amplio elenco de asistentes a la conducción que le dota de un Nivel 2 de autonomía.

Adicionalmente y disponible únicamente de manera on-line, BMW propone el denominado Black Shadow Line Edition, el cual se centra en el apartado estético. Disponible para los 218i y 220d M Sport así como para el M235i xDrive, suma llantas de 19 pulgadas, pintura exterior Saphirschwarz, detalles en negro…

Consumo: Hablamos del homologado

Los motores diésel son auténticos mecheros rodantes.

41 fotos

Ampliar

Dado que el recorrido realizado con ambos motores fue bastante breve y, sobre todo, bastante dispar, podemos mencionar a modo de aproximación que el gasto medio conseguido fue de 11,6 l/100 km en el M235i xDrive y 6,3 l/100 km, en el 220d. Como observarás, el tipo de conducción distó bastante mucho entre uno y otro, por lo que habrá que esperar a probarlo en profundidad para ver en qué cifra real se mueven.

De momento, sí podemos traeros el gasto medio oficial homologado por la marca bajo el ciclo WLTP. En el caso de los gasolina, el 218i Gran Coupé cifra 5,9 l/100 km, mientras que el M235i xDrive hace lo propio en 7,6 l/100 km. En el caso de los diésel, ninguno de los dos supera los 5 l/100 km, homologando concretamente 4,6 y 4,9 l/100 km.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche