Prueba

Primera prueba del Audi Q4 e-tron: la nueva referencia

27 fotos

Ampliar

13 de julio, 2021

Ya nos hemos puesto a los mandos del e-tron de acceso a la gama Audi: el Q4 e-tron. Un SUV compacto desarrollado sobre la plataforma MEB que está a la venta desde 45.000 € y que septiembre recibirá su variante Sportback.

En 2018 Audi iniciaba un nuevo capítulo en su dilatada historia estrenando la gama e-tron de vehículos 100% eléctricos. La misma que tiene previsto aumentar hasta los 20 para el 2025 y que ahora, en 2021 recibe al que es su integrante más representativo: el Q4 e-tron. Un modelo que llega con un objetivo claro: democratizar la electrificación total dentro de la marca gracias a la combinación de precio/autonomía.

Te puede interesar: Todos los Audi nuevos serán eléctricos en 2026

Pero el Q4 e-tron es más que un precio de partida de 45.000 € o que una autonomía de 519 kilómetros, es el primer modelo de Audi que emplea la plataforma MEB del Grupo Volkswagen, la misma sobre la que ya se sostienen los Cupra Born, Skoda Enyaq iV o Volkswagen ID.4. De hecho, con la mayoría de ellos comparte infinidad de aspectos mecánicos, ya sea a nivel de rendimiento como de recorrido.

Sin embargo, si hay un aspecto en el que destaca el Q4 e-tron es en su precio de partida. Los comentados 44.460 € de los que arranca su gama se pueden rebajar hasta los 37.460 € si se combina con las ayudas del Plan MOVES III, situándole con una tarifa extremadamente competitiva que no solo le iguala a los modelos de su grupo (un ID.4 arranca en los 35.775 euros y un Enyaq iV en los 37.500 euros), sino que le sitúa casi a la par de modelos que serán previsiblemente competidores directos como el KIA EV6 (desde 34.700 euros) e Hyundai IONIQ 5 (33.810 euros).

En septiembre, el Q4 e-tron Sportback

Todo ello sin tener en cuenta que estamos hablando de un vehículo de corte Premium, con un nivel de sofisticación, calidad y acabados muy por encima (teóricamente) de los modelos mencionados. Sea como fuere, Audi lo tiene claro, quiere conquistar tanto a nuevos clientes como afianzar a los ya existentes.

Para ello ha decidido seguir una estrategia ligeramente diferente al del resto de marcas del grupo pues es la única que propondrá una carrocería de corte deportivo, Q4 e-tron Sportback que llegará al mercado en septiembre y que propone un diseño más dinámico y una autonomía ligeramente superior gracias a su menor coeficiente aerodinámico. En lo que respecta a la tarifa, el incremento de coste variará entre los 1.500 y los 2.100 € en función de la versión. Con todo, los precios del nuevo Audi Q4 e-tron son los siguientes (sin sumar el Plan MOVES III):

  • Audi Q4 35 e-tron 170 CV Básico: 44.460 €
  • Audi Q4 35 e-tron 170 CV Advanced: 49.110 €
  • Audi Q4 35 e-tron 170 CV S line: 51.560 €
  • Audi Q4 35 e-tron 170 CV Black line: 53.260 €
  • Audi Q4 40 e-tron 204 CV Básico: 48.910 €
  • Audi Q4 40 e-tron 204 CV Advanced: 53.560 €
  • Audi Q4 40 e-tron 204 CV S line: 56.010 €
  • Audi Q4 40 e-tron 204 CV Black line: 57.710 €
  • Audi Q4 50 e-tron quattro 299 CV Advanced: 58.160 €
  • Audi Q4 50 e-tron quattro 299 CV S line: 60.360 €
  • Audi Q4 50 e-tron quattro 299 CV Black line: 62.060 €

Nuestra valoración: 8,3

Diseño 9

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Diseño exterior
  • Habitabilidad interior
  • Agilidad dinámica

Mejorable

  • Consumo versión 50 quattro
  • Equipamiento opcional amplio
  • Respuesta versión 40 e-tron

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: ADN Audi

Se pueden escoger hasta cuatro diseños de luz diurna.

27 fotos

Ampliar

El Q4 e-tron es un todocamino compacto que se sitúa entre medias del Q3 y del Q5. Mide 4,59 metros de largo y ofrece una estética muy llamativa que escapa de la sobriedad del ID.4 y de la radicalidad del Born. Propone elementos estéticos propios de Audi como la calandra Singleframe invertida, cerrada y con una máscara personal que le aporta robustez, una línea lateral definida marcada por las barras de techo, los faldones marcados o las llantas de hasta 21 pulgadas y una trasera en la que predomina la anchura gracias a la tira lumínica que conecta los pilotos.

Entre algunos de los elementos destacados de su silueta están los Air Curtains situados en el paragolpes delanteros cuya función es reducir las turbulencias aerodinámicas en la zona de las ruedas; las llantas Aero opcionales que consiguen incrementar en 5 km la autonomía o, claro está, la iluminación. En este sentido, el Q4 e-tron propone tecnología Matrix LED con una novedad: la posibilidad de ir alternando entre cuatro firmas lumínicas para la luz diurna. Se eligen a través del mando MMI y aportan un grado de personalización. Por último, si esperas encontrar retrovisores digitales, el Q4 e-tron no los montará. Un elemento que bien podría haber ayudado a rebajar el ya de por sí notable coeficiente aerodinámico que presenta: 0,26 en el Q4 y 0,24 en el Q4 Sportback.

Interior: Prima el espacio

El puesto de conducción está orientado al conductor.

27 fotos

Ampliar

En el habitáculo lo más representativo no es la calidad percibida o la tecnología presente, que ya de por sí se sobreentienden en un Audi, sino la habitabilidad de la que hace gala este Q4 e-tron. Con una batalla de 2,76 metros propone un espacio interno incluso mejor que el de un Q7. Las plazas traseras son amplísimas, tanto en hueco para las rodillas como para la cabeza, mientras que el maletero cubica unos excelentes 520 litros ampliables hasta los 1.608 litros si abatimos los respaldos posteriores. Como dato curioso, el Q4 Sportback ofrece 15 litros más de maletero en su posición inicial llegando a los 1.660 litros en su mejor configuración.

El resto, lo comentado y conocido en un Audi de nueva factura. Todo está orientado hacia el conductor, con una pantalla central de 10,1 pulgadas táctil que recibe el sistema multimedia más avanzado de la firma que a finales de año crecerá hasta los 11,6” siendo la más grande de la firma. A ella se suma un cuadro de instrumentos digital, un volante de cuatro radios con comandos táctiles capacitivos y un Head-up Display con realidad aumentada que resulta tan vistoso como práctico. Ni que decir tiene que el Q4 e-tron cuenta con todo el elenco de conectividad que se le presupone, incluyendo entre otros WiFi-hotspot con funciones específicas como el planificador de rutas e-tron.

La guinda, una capacidad de almacenaje altísima con elementos con una guantera de grandes dimensiones, un túnel central limpio así como portabotellas en las puertas con capacidad para un litro.

Motor: Tres opciones

Destaca por su agilidad y gran pisada.

27 fotos

Ampliar

Entrando de lleno en las motorizaciones, Audi propone tres alternativas a escoger. La gama arranca con dos versiones de propulsión posterior: el Q4 35 e-tron con 170 CV y el Q4 40 e-tron con 204 CV. La diferencia entre ambos reside en que el primero se asocia en exclusiva con la batería de menor rango, la de 55 kWh mientras que el segundo lo hace con la de 82 kWh.

Esta misma es la única disponible en el tope de gama, el Q4 50 e-tron quattro que suma un segundo motor eléctrico en el eje delantero para generar una potencia conjunta de 299 CV. Es el auténtico campeón en prestaciones pues tan solo necesita 6,2 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y alcanza una punta de 180 km/h. Hablamos de 2,3 segundos y 20 km/h más que el Q4 40 o 2,8 segundos más en acelerar que el Q4 35.

Comportamiento: Rápido y ágil

El acabado S line cuenta con una suspensión más firme.

27 fotos

Ampliar

En marcha destacaríamos la conjunción de una sensación: lo ágil que se mueve este Q4 e-tron. Cierto es que la parte más divertida y enrevesada de la toma de contacto la realizamos a los mandos de la versión 50 y lo decimos porque los 299 CV se dejan notar muchísimo. Una ligereza que sorprende más cuando echamos mano de la ficha técnica y vemos que el peso total varía entre las 1,9 y las 2,3 toneladas.

Pero el Q4 e-tron demuestra una pisada contundente, con un aplomo y una solvencia para sortear cualquier situación elevadísima. Desconectamos el control de estabilidad durante un par de enlazadas y comprobamos cómo la trasera siempre prioriza su fuerza descolocando la zaga. Pese a ello el motor delantero trabaja casi de manera exhaustiva para evitar perder el control y hacer gala de un comportamiento sobre raíles.

La dirección es precisa y el tacto de la frenada bastante natural. Cierto es que el primer recorrido del pedal es algo esponjoso, debido al sistema de regeneración de la frenada, pero en líneas generales da la sensación de aportar mucha seguridad. Un sistema de regeneración que varía con respecto al de los e-tron mayores. Se gestiona mediante las levas, como en ellos, pero ahora tenemos tres niveles de intensidad a los que se suma un cuarto, un modo B, que hace las veces de un One Pedal Feeling. Podemos llegar a recuperar hasta 0,06 G llegando a ser una auténtica ventaja en conducción deportiva ya que habrá momentos en los que no necesitamos pisar el acelerador. No solo eso, sino que pensando en la eficiencia, su capacidad de regeneración es tal que nos acabará ayudando a mantener en valores altos la autonomía.

Para la parte final de la prueba dejamos el Q4 40 e-tron y lo primero que notamos es esa falta de contundencia de la que hace gala su versión superior. Se le nota más tranquilo incluso con el modo Dynamic activado. Por cierto, una apreciación, no busques una suspensión adaptativa o un eje trasero direccional. La plataforma MEB aporta muchas ventajas como un centro de gravedad bajo o una gran habitabilidad, pero tiene ciertas limitaciones que son justificables para no subir demasiado el precio de venta.

Equipamiento: A cada cual más completo

Las llantas llegan hasta las 21 pulgadas.

27 fotos

Ampliar

La gama comercial del Q4 e-tron se estructura en cuatro niveles de equipamiento: Básico, Advanced, S line y Black line. Desde el primero ya se oferta con llantas de 19 pulgadas, asientos calefactables, Audi sound system, faros full LED, asistente de mantenimiento de carril, sensor de aparcamiento trasero, pantalla de 10,1 pulgadas y Audi Digital cockpit. En el caso del Q4 Sportback en dicho nivel se sumará el portón trasero eléctrico y el Audi driving select.

En el Advanced, que previsiblemente será el más demandado según Audi junto con el motor 40, añade soporte lumbar, espejos antideslumbrantes y abatibles, MMI Navegacion Plus, Audi Vitual Cockpit, phonebox con Audi smartphone interface, sensor de parking delantero, Tempomat, pintura den contraste, portón del maletero eléctrico y reconocimiento de señales de tráfico.

El S line tiene un toque más deportivo gracias, entre otros, a la dirección progresiva y la suspensión rebajada en 15 mm. Estéticamente cuenta con llantas de 20” Grafito, paragolpes exclusivos, inserciones en plata, revestimiento del techo en negro y asientos deportivos. Mientras que el Black line suma paquete de estilo en negro, carcasas de los retrovisores y barras de techo en dicho tono, cristales traseros tintados llantas de 20” firmadas por Audi Sport. Lógicamente, el equipamiento opcional es extensísimo con elementos como el comentado HUD con realidad aumentada, el clima de tres zonas, llantas de 21 pulgadas, faros Matrix LED o el inédito equipo de sonido firmado por Sonos que estará disponible en todos los nuevos Audi de segmentos más bajos…

Consumo: Datos correctos

Existen cutro niveles de retención.

27 fotos

Ampliar

En lo que respecta al gasto medio, aquí las diferencias entre ambas versiones también son notorias aunque siendo justos el trayecto realizado con ambas no fue ni mucho menos parecido. Yendo al homologado, el Q4 35 e-tron registra 17 kWh/100, una décima menos que el Q4 40 e-tron mientras que el 50 quattro se va ya a los 18 kWh/100 km. Pues bien, con este último y coronando tres puertos, el gasto medio fue de 28,5 kWh/100 km dejando la autonomía restante en poco más de 140 km. Por su parte, con el 40 e-tron, la media se rebajó hasta los 20,5 kWh/100 km circulando principalmente por autopista, escenario poco favorable en principio para los eléctricos. No obstante, esperaremos a probarlo en profundidad para dar un dato más fiable.

En lo que a cargas se refiere, hay diferencias entre la batería de acceso con 55 kWh y la más grande, la de 82 kWh. La primer admite cargas en CC (corriente continua) hasta de 100 kW mientras que la mayor aumenta a 125 kW. Si hablamos de CA (corriente alterna) la básica se queda en 7,4 kW mientras que la otra hace lo propio en 11 kW. En lo que a autonomías se refiere, la mejor marca la marca el 40 e-tron con hasta 519 km, seguido del 50 quattro con 487 km y por último el 35 e-tron con 340 km.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche