Prueba

Primera prueba del BMW X2 híbrido enchufable: un SUV para todo

20 fotos

Ampliar

02 de octubre, 2020

BMW nos detalla los planes de electrificación que tienen a corto y medio plazo mientras probamos uno de sus últimos modelos enchufables en llegar al mercado, el X2 xDrive 25e.

El Grupo BMW ha celebrado esta semana en Madrid el evento #ElectrifYou en el que han presentado las previsiones que tienen con respecto a su gama híbrida y eléctrica. Por el momento, tanto BMW como Mini cuentan con un catálogo bastante atractivo en lo que a movilidad sostenible se refiere, pero lógicamente la idea es que vaya a más. De aquí a 2023 tienen previsto contar con nada menos que 25 modelos electrificados, de los cuales 12 serán totalmente eléctricos y 13, híbridos enchufables. Ya a día de hoy circulan por nuestras carreteras más de 10.000 vehículos ecológicos del consorcio bávaro y se espera que en apenas una década la cifra supere los 130.000.

Prueba de Mini Cooper SE: ¿el rey de la ciudad?

Como vemos, la apuesta en BMW por esta tecnología es total. Bien importantes en tal estrategia son modelos como el Mini Countryman PHEV, el enchufable más vendido en nuestro país durante 2019, que acaba de renovarse por fuera y del que ya tenemos una prueba exhaustiva publicada en Autocasión, y el iX3 de cero emisiones que llegará el próximo mes de marzo. No obstante, el fabricante de Múnich sigue dando prioridad a lo que más se demanda hoy en día y, en este sentido, sin duda, la hibridación enchufable es una de las opciones preferidas en quienes quieren un vehículo para todo.

Hace poco nos pusimos al volante del BMW 330e y nos dejó claro que, pese a ser un coche eco, sigue haciendo gala del espíritu deportivo que caracteriza a buena parte de los BMW. Ahora es el turno de subirnos por primera vez en el nuevo BMW X2 xDrive 25e, la versión enchufable del SUV coupé más pequeño de la gama. Veamos qué nos ofrece…

¿Cuánto cuesta el BMW X2 xDrive 25e híbrido enchufable?

Antes de entrar a hablar en detalle del X2 PHEV, cabe destacar que ya se encuentra disponible en la red de concesionarios oficiales de la marca en España a un precio que parte de los 48.500 €.

Videoprueba del BMW X2 sDrive 20i de gasolina

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Prestaciones
  • Comportamiento dinámico
  • Etiqueta Cero Emisiones

Mejorable

  • Dirección demasiado dura en ciudad
  • Espacio en plazas traseras justo

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: la variante más atractiva del X1

BMW X2 híbrido enchufable

20 fotos

Ampliar

Como ya sabemos, BMW destina en sus modelos SUV la numeración par a las versiones coupé de los X1, X3 y X5. Por tanto, el X2 es la variante más deportiva del B-SUV X1. Esto se nota sobre todo en la parte trasera, con una caída del techo más pronunciada, un pilar C exclusivo en el que destaca la insignia de la marca y una zaga que da la sensación de estar bastante más pegada al suelo.

La estética del X2 enchufable cambia muy poco con respecto a la de un X2 estándar de combustión. Sin embargo, sus características propias saltan a la vista. El paragolpes delantero se ha rediseñado para brindar una mejor aerodinámica y, por supuesto, junto al paso de rueda delantero izquierdo incorpora la boca de carga que nos permite llenar su batería. Además, añade algunas molduras como las estriberas en el color azul que es seña indiscutible de la submarca BMWi y cuenta con ajustes en la suspensión que rebajan la altura en 10 mm para lograr una mayor eficiencia.

Por lo demás, los elementos son los mismos que los de cualquier otro X2: faros full led, llantas de 17 pulgadas, riñones frontales en posición horizontal, etc.

Interior: sin alardes

BMW X2 híbrido enchufable

20 fotos

Ampliar

En el interior prácticamente no cambia nada. Solo nos encontramos con algunas molduras que podemos personalizar en el tono azul de BMWi o que podemos modificaras por otras que imitan la fibra de carbono. Sí vemos nuevos botones y nuevos menús que están relacionados con el sistema de propulsión eléctrico, pero nada más.

En cualquier caso, el espacio en las plazas delanteras es muy bueno y, como suele ocurrir en los modelos de este segmento, en las traseras ya es mucho más justo. Los materiales y los ajusten son propios de una marca premium como BMW y ofrecen una sensación de calidad bastante alta. Eso sí, la lista de opciones es larga, por lo que habrá que invertir una buena suma de dinero para disfrutar de la tapicería de cuero, del techo panorámico practicable, etc.

Ciñéndonos a las novedades, en el túnel central vemos un nuevo botón (eDrive) que nos permite configurar el funcionamiento del motor eléctrico para circular en modo cero emisiones, en modo híbrido o incluso para guardar la carga de batería que llevemos en un momento dado con el objetivo de utilizarla más tarde (en este caso, el mecanismo prioriza el trabajo del motor de gasolina.) Asimismo, un segundo botón hace posible que elijamos entre tres modos de conducción distintos: Eco Plus, Confort o Sport. En todos ellos, la electrónica actúa sobre el sistema mecánico para volverlo más directo más indirecto y ahorrador.

Dado que la batería va alojada bajo los asientos traseros y bajo el maletero, la capacidad de este se ve mermada en unos 60 litros (cubica 410 litros.)

Motor: 220 CV para 1,8 toneladas

BMW X2 híbrido enchufable

20 fotos

Ampliar

El corazón del X2 es un sistema híbrido que combina el trabajo de un motor 1.5 de gasolina y tres cilindros que rinde 125 CV y un motor eléctrico síncrono adicional de 70 kW (95 CV.) A ellos se unen una caja de cambios automática Steptronic de seis relaciones y una batería de iones de litio con 10 kWh de capacidad. Según el ciclo WLTP, homologa en torno a 55 km de autonomía en modo eléctrico y se puede cargar en unas cinco horas si lo enchufamos en una toma doméstica. Usando una Wallbox de 3,7 kW, el tiempo se reduce a casi la mitad.

La potencia conjunta de ambos motores asciende a 220 CV y desarrollan un par máximo de 365 Nm. Toda esta fuerza se reparte entre ambos ejes, ya que el motor térmico se encarga de dar vida a las ruedas delanteras y el eléctrico, a las traseras.

En cuanto a respuesta y prestaciones, teniendo en cuenta que estamos ante un coche de menos de 4,4 metros que con conductor se acerca peligrosamente a las 2 toneladas de peso, las sensaciones son más que buenas. Si circulamos en modo Eco Plus, necesitaremos pisar a fondo para notar verdaderamente esos más de 200 CV, pero como activemos el modo Sport el comportamiento pasa a ser casi diabólico. Por tanto, ni aunque consigamos meterle otros 600 u 800 kg de peso al X2 se mostrará falto de fuerza.

El consumo medio oficial es de 2 l/100 km y las emisiones, de unos 45 g de CO2/km. Para cerciorarnos de que la media real no se aleja de la prometida por BMW tendremos que esperar a realizar una prueba más a fondo.

Comportamiento: deportividad en su ADN

BMW X2 híbrido enchufable

20 fotos

Ampliar

No es fachada que la marca alemana clasifique al X2 como la versión deportiva del X1. Es que realmente este coche tiene tintes deportivos. Los encontramos nada más ponernos a los mandos con una dirección muy precisa y directa que tiene un grado de asistencia bastante durito, algo que nos resulta muy agradable cuando rodamos por una carretera secundaria o por una zona de curvas porque proporciona un feeling inmejorable al conductor. Sin embargo, el X2 no deja de ser un modelo del segmento B y quienes lo compren seguramente lo manejarán durante bastante tiempo en ciudad. En este contexto, ni siquiera activando el modo más confortable deja de ser pesada.

La suspensión es firme, pero, al contrario de lo que sucede con la dirección, no me parece en ningún momento incómoda. Es verdad que cuando sobrepasemos algún que otro badén conviene frenar algo más de lo que lo haríamos con otro coche, pero a la hora de circular por tramos urbanos incluso algo rotos no supone ningún hándicap. De todas formas, donde más disfrutaremos de la conducción, como decimos, será en un entorno alejado de la ciudad y provisto de curvas, curvas y más curvas.

Por autovía, lo poco que lo pude conducir, me dio la sensación de que brinda un confort suficiente como para realizar largos viajes de vez en cuando sin acusar mucha fatiga. De todos modos, si queremos un coche más orientado a ello, por casi el mismo precio podemos recurrir al X1 (si lo queremos PHEV) o al 320d con sistema Mild-Hybrid y etiqueta Eco.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche