Prueba

Presentación y prueba: nuevo Mazda CX-3

44 fotos

Ampliar

08 de junio, 2015

El nuevo Mazda CX-3 entra de lleno en un segmento en pleno auge y completa la oferta SUV de la firma nipona. Un diseño muy atractivo, buen comportamiento y un gran arsenal tecnológico en materia de seguridad son sus principales bazas.

Presentado de forma internacional en el pasado Salón de los Ángeles y con debut europeo en el Salón de Ginebra llega por fin a los concesionarios españoles el nuevo Mazda CX-3. Y lo hace en un momento en el que la marca japonesa, pese a las dificultades por las que atraviesa el sector, se encuentra en plena forma, ya que durante el pasado año sus ventas en el mercado español crecieron un 71% y en lo que va de año registran un aumento superior al 50% frente al 22% de media del mercado. Buenas cifras para Mazda, más aún si tenemos en cuenta que los datos de 2015 se obtienen con el Mazda 2 recién aterrizado y sin el empujón que previsiblemente dará el nuevo Mazda CX-3 a la cuenta de resultados.

Con este vehículo, Mazda entra de lleno en el segmento de mayor crecimiento del mercado que durante el pasado año registró un incremento superior al 50%. Nos referimos a la categoría de los SUV de segmento B, es decir, todocaminos que tienen una longitud entorno a los 4 metros. Por tanto, con una marca y un segmento en pleno auge, el nuevo Mazda CX-3 parece una apuesta segura, aunque hay que tener en cuenta la feroz competencia a la que se enfrenta: Opel Mokka, Renault Captur, Fiat 500X, Mini Countryman o Nissan Juke son solo algunos de los ejemplos.

Diseño, rendimiento dinámico y tecnología avanzada son, según la marca, los puntos clave del nuevo Mazda CX-3, un vehículo que llega para completar la oferta SUV de la firma de Hiroshima que ya cuenta en su catálogo con el exitoso Mazda CX-5 y el Mazda CX-9.

Durante la presentación a la prensa pude comprobar de primera mano las virtudes del nuevo SUV pequeño de Mazda y, pese a la gran competencia a la que se enfrenta, me atrevería a decir que cuenta con los argumentos suficientes para convertirse en uno de los modelos más demandados de este incipiente segmento, si sigues leyendo entenderás por qué.

Precios del nuevo Mazda CX-3 (sin descuentos):

Gasolina

  • Mazda CX-3 Style 2WD 120 CV                                              20.345€
  • Mazda CX-3 Luxury 2WD 120 CV                                           22.980€
  • Mazda CX-3 Luxury AWD 150CV                                            26.280€
  • Mazda CX-3 Style 2WD Auto 120CV                                      22.145€
  • Mazda CX-3 Luxury 2WD Auto 120 CV                                  24.780€
  • Mazda CX-3 Luxury AWD Auto  150 CV                                 28.880€

Diésel

  • Mazda CX-3 Style 2WD                                                       21.795€
  • Mazda CX-3 Luxury 2WD                                                    24.430€
  • Mazda CX-3 Luxury AWD                                                    26.230€
  • Mazda CX-3 Luxury AWD Auto                                           28.030€

La marca ha informado que como oferta de lanzamiento contará con un descuento de 1.800 euros, a los que se podría sumara la ayuda del Plan PIVE 8, un descuento de 470 euros si se financia la compra con ellos y, por último, otros 363 euros de descuento en caso de ser cliente de Mazda. Además, como parte de esa oferta de lanzamiento, el nuevo Mazda CX-3 vendrá con un pack de equipamiento de regalo dependiendo del tipo de acabado elegido.

Otro de los factores importantes es su valor residual a 36 meses y 60.000 kilómetros. Según responsables de la marca, el nuevo Mazda CX-3 se sitúa como una de las referencias del segmento y líder si lo comparamos con Nissan Juke, Opel Mokka, Mini Countryman y Renault Captur.

Nuestra valoración: 7,7

9

8

8

6

7

8

Destacable

  • Diseño
  • Comportamiento
  • Valor residual

Mejorable

  • Plazas traseras
  • Maletero
  • Falta una opción diésel más potente

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El nuevo Mazda CX-3 presenta un diseño muy atractivo

El nuevo Mazda CX-3 presenta un diseño muy atractivo.

44 fotos

Ampliar

Para gustos los colores, pero, en mi opinión, el nuevo Mazda CX-3 es uno de los modelos más atractivos del segmento. La marca aplica el concepto Kodo (líneas que pretenden transmitir dinamismo), que ya hemos visto en el resto de vehículos de su oferta, y consigue un coche de líneas muy atractivas, con una parrilla delantera que se prolonga hasta los grupos ópticos con tecnología Full LED (opcional), con ventanillas traseras envolventes y con unas llantas de aleación de 16 o 18 pulgadas.

Cabe señalar que, pese a que en las fotos oficiales daba la sensación de estar ante un diseño típicamente SUV, en vivo su carrocería no parece estar tan elevada como la de otros competidores. Desde Mazda han querido diferenciarse del resto con un diseño de aspecto más deportivo y unas líneas más dinámicas, como la diagonal que recorre el perfil del vehículo para unir el volumen trasero y delantero. Además, cuenta con doble salida de escape y molduras negras en los pasos de rueda y los estribos laterales para dar ese toque todocamino.

Interior: Luces y sombras en el interior del nuevo Mazda CX-3

EL Mazda CX-3 está disponible en dos acabados: Style y Luxury.

44 fotos

Ampliar

El interior del nuevo Mazda CX-3 es prácticamente idéntico al del nuevo Mazda 2. Presenta un cuidado diseño en el que destacan la pantalla multifunción de 7 pulgadas que preside la consola y el peculiar panel de instrumentos que varía al escoger el acabado superior que incluye el Head-up display.

Precisamente, el HUD de Mazda no ha logrado convencerme del todo. El principal objetivo de este tipo de dispositivos es que la información se  muestre en el campo visual del conductor para que este no tenga que retirar la mirada de la carretera, sin embargo la lámina de metacrilato que se despliega sobre el salpicadero y donde se proyecta la información queda demasiado baja, por lo que el conductor tendrá que desviar la mirada.

El nivel de acabados es correcto y desde la marca confirman que han puesto especial empeño en aumentar la sensación de calidad percibida, como muestra la inserción de piel en el salpicadero (acabado Luxury). Además, el interior del nuevo Mazda CX-3 ofrece tres combinaciones: tela oscura, tapicería mixta de semipiel negra y tela gris oscuro con detalles en rojo y, por último, piel blanca con alcántara y detalles en rojo.

La nota negativa la ponen los ajustes que son francamente mejorables. Por ejemplo, la parte de la consola donde se encuentra la palanca de cambios mostraba una holgura excesiva, se movía con solo rozarla, si bien es cierto que eran unidades preserie y responsables de la marca aseguraron que esos defectos serían resueltos.

La postura de conducción es buena gracias a los 260 mm de regulación longitudinal y 40 mm de ajuste vertical. Además, el volante ofrece un reglaje de 45 mm en altura y de 50 mm en profundidad. Asimismo, la visibilidad es correcta y los asientos son cómodos.

Por su parte, el maletero cubica 350 litros, lo que le sitúa por debajo de algunos de sus rivales, y dispone de un doble de fondo que le permite enrasar con la puerta de portón dejando un suelo de carga plano. Cabe señalar que si se monta el equipo de sonido Bose, el doble fondo desaparece, ya que es donde se coloca el subwoofer.

En lo que se refiere a las plazas traseras, estas son de fácil acceso, pero las cotas de espacio para rodillas y cabeza se quedan algo justas, sobre todo si las plazas delanteras las ocupan personas de estatura elevada.

Motor: Dos gasolina y un diésel para el nuevo Mazda CX-3

Solo hay disponible una opción diésel de 1,5 litros con 105 CV y que ofrece un par máximo de 270 Nm.

44 fotos

Ampliar

Mazda rompe con la tendencia actual “downsizing” y se posiciona el “rightsizing”, es decir, rechaza las mecánicas de baja cilindrada con sobrealimentación. Para conseguirlo, sin verse por ello penalizada en consumo y emisiones, echa mano de la tecnología skyactiv de la que presumen.

El nuevo Mazda CX-3 se ofrece  con dos motorizaciones de gasolina y una diésel. La de gasolina de menor potencia es la 2.0 Skyactiv-G de 120 CV, mientras que la otra, de 150 CV de potencia, se combina con tracción total. Ambas mecánicas pueden asociarse a una caja de cambios automática de seis velocidades

Por su parte, la mecánica diésel 1.5 Skyactiv-D desarrolla una potencia máxima de 105 CV y se puede asociar tanto con tracción delantera como integral, con la que, además, puede también utilizar un cambio automático de seis velocidades.

Durante la toma de contacto con el nuevo SUV pequeño de Mazda, tuve la oportunidad de probar la variante diésel. Está mecánica, de la que Mazda prevé un 70% de las ventas del modelo, tiene un rendimiento muy satisfactorio. El motor empuja con fuerza desde abajo y se muestra bastante elástico. Además, no es una mecánica ruidosa y nivel de sonoridad que se transmite al habitáculo es más que correcta.

Comportamiento: El nuevo Mazda CX-3 cumple sobradamente en el apartado dinámico

El nuevo Mazda CX-3 tiene un comportamiento similar al de un compacto.

44 fotos

Ampliar

Una vez más, la marca japonesa no defrauda en el apartado dinámico y ofrece en el nuevo CX-3 ese feeling típico de Mazda que agrada a quien lo conduce. La buena puesta a punto del chasis ofrece ciertas dosis de deportividad que gustaran a quien disfruta conduciendo. Además, la menor altura al suelo respecto a otros SUV  hace que su comportamiento se acerque al de un compacto convencional evitando de esta manera las inercias típicas de este tipo de vehículos.

En cuanto a las suspensiones, el tarado, aunque tirando a firme, prima el confort de los ocupantes. Por su parte, la caja de cambios manual tiene un tacto excepcional, es precisa y de recorridos cortos.

En definitiva, el nuevo Mazda CX-3 es un vehículo ágil, con un chasis, suspensiones, dirección y caja de cambios con cierto toque dinámico que le permiten acercarse más que muchos de sus rivales al comportamiento de un compacto.

Equipamiento: El Mazda CX-3 cuenta con dos niveles de equipamiento

El pack white nos da la posibilidad de incorporar una original tapicería en cuero blanco.

44 fotos

Ampliar

El nuevo Mazda CX-3 cuenta con dos acabados: Style y Luxury. Desde la marca descartan una acabado base, ya que, según comentaron, el cliente español opta en este tipo de vehículos por un acabado medio.

El pequeño SUV de Mazda incluye de serie en el acabado Style llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador automático, sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS), control de crucero, Bluetooth, asistente de arranque en cuesta (HHA) y elevalunas eléctricos delanteros y traseros, entre otras cosas. Además, el Pack Style añade el sistema MZD Connect y alerón trasero por 500 euros (de regalo durante el lanzamiento).

El equipo multimedia MZD Connect consta de una pantalla multifunción de siete pulgadas que se maneja a través de un mando situado tras la palanca del cambio o, si el coche está detenido, de forma táctil. El sistema cuenta con acceso a internet a través del móvil, navegador (actualización de mapas gratuita durante tres años) y control por voz para algunas de sus funciones.

Por su parte, el acabado Luxury añade al Style: llantas de 18 pulgadas, Faros Full Led, navegador, tapicería mixta tela/cuero, faldones laterales con moldura cromada, equipo de sonido Bose de 7 altavoces, sensor de lluvia y luces, acceso sin llave, head-up display y cámara de visión trasera. También existe un pack adicional que por 500 euros incluye sistema de aviso por cambio de carril y lunas trasera tintadas (de regalo durante el lanzamiento).

Además, el equipamiento de seguridad activa que puede montar el nuevo Mazda CX-3 es muy amplio y poco frecuente entre sus rivales. Con el Pack Travel, valorado en 1.050 euros, podemos contar con: control de crucero adaptativo MRCC (mantiene la velocidad y la distancia de seguridad entre 30 y 200 km/h), la frenada de emergencia SBS (entre 15 y 145 km/h), control de ángulo muerto BSM, alerta de tráfico trasera RCTA y control de luces de largo alcance y direccionales HBC+AFLS.

Por último, el Pack White incluye la tapicería en cuero blanco y los asientos calefactados por un total de 800 euros.

Consumo: El nuevo Mazda CX-3 promete unos consumos contenidos

El Mazda CX-3 no tiene las inercias típicas de los SUV.

44 fotos

Ampliar

Durante este tipo de pruebas es imposible evaluar con precisión el consumo real del coche, no obstante en una ruta de 200 kilómetros que incluía un puerto de montaña, ciudad y autopista, el ordenador de a bordo del nuevo Mazda CX-3 marcaba 5,6 l/100km (1.5 Skyactiv-D DE 105 CV AWD MT).

Cifras de consumo oficiales:

  • 2.0 Skyactiv-G de 120 CV 2WD MT: 5,9 l/100km.
  • 2.0 Skyactiv-G de 120 CV 2WD AT: 5,8 l/100km.
  • 2.0 Skyactiv-G de 150 CV AWD MT: 6,4 l/100km.
  • 2.0 Skyactiv-G de 150 CV AWD AT: 6,3 l/100km.
  • 1.5 Skyactiv-D DE 105 CV 2WD MT: 4,0 l/100km.
  • 1.5 Skyactiv-D DE 105 CV AWD MT: 4,7 l/100km.
  • 1.5 Skyactiv-D DE 105 CV AWD AT: 5,2 l/100km.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Leopoldo

    Mejor opción del mercado tanto por su precio calidad equipamientos como por sus motores e imagen que repercute en la satisfacción del usuario

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche