Presentación y prueba: Mazda3 1.5 l. SKYACTIV-D de 105 CV

Presentación y prueba: Mazda3 1.5 l. SKYACTIV-D de 105 CV

20 mayo, 2016

Probamos la última incorporación a la oferta mecánica del Mazda3, el motor diésel de 1,5 litros de cubicaje y 105 CV de potencia. Un buen nivel de prestaciones y un consumo contenido son las principales armas de esta variante para competir en el reñido segmento de los compactos.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Consumo
  • Prestaciones
  • Diseño

Mejorable

  • Plazas traseras
  • Automático solo para el 5 puertas
  • Huecos portaobjetos

Mazda vive un momento especialmente dulce en Europa, donde ha visto cómo sus cifras de ventas no han parado de crecer en los últimos años. España, su tercer mercado más importante tras Alemania y el Reino Unido, es el ejemplo perfecto. Mientras la industria de la automoción elevó sus ventas en 2014 en un 18,4%, Mazda registró un crecimiento del 71%. En 2015, el porcentaje fue menos abultado, pero igualmente bueno, ya que la media del sector se situó en un 21%, mientras que la firma japonesa creció en un 54%. Traducido a unidades colocadas en el mercado, Mazda vendió 5.797 unidades en 2013, 9.919 unidades en 2014 y 15.289 unidades en 2015, es decir, la firma de Hiroshima ha triplicado sus ventas en tan solo tres años.

Las previsiones de la marca para 2016 son igualmente buenas, ya que esperan crecer un 20%. De hecho, Mazda ha elevado sus ventas en un 61% en lo que va de año frente al 10% del conjunto de la industria, aunque este enorme crecimiento se explica, en gran medida, porque el Mazda CX-3 salió a la venta en el mes de julio, lo que significa que la marca disponía de un modelo menos en su catálogo a estas alturas del año.

Las claves del éxito se fundamentan, principalmente, en dos puntos: el lenguaje de diseño Kodo, que ha conseguido crear una gama visualmente muy atractiva, y la tecnología Skyactiv, que logra una excelente relación entre eficiencia y prestaciones.

La tercera generación del Mazda 3 llegó al mercado en 2014 con cuatro mecánicas: un motor gasolina de 1,5 litros y 101 CV, otro gasolina de 2 litros y 120 o 165 CV y un excepcional bloque diésel de 2,2 litros y 150 CV. La oferta en el apartado gasolina era bastante completa gracias a tres niveles de potencia bien escalonados, pero la oferta diésel era a todas luces insuficiente y no se ajustaba a los preferencias del mercado. Para solucionar este problema y seguir incrementado su volumen de ventas, el compacto japonés contará a partir de ahora con un nuevo bloque diésel de 1,5 litros de cubicaje, 105 CV de potencia y un consumo medio homologado de solo 3,8 l/100 km.

El nuevo Mazda 3 1.5 l. SKYACTIV-D de 105 CV supone el acceso a la gama diésel y la respuesta de la firma a modelos como el Volkswagen Golf 1.6 TDI de 110 CV, la variante más vendida del compacto alemán. Si miramos en qué mecánicas se concentran las ventas de sus rivales, la incorporación de este nuevo motor a la oferta del Mazda 3 parece una decisión lógica y, además, necesaria para seducir a nuevos compradores.

El nuevo bloque 1.5 diésel de 105 CV está disponible tanto para la carrocería de 5 puertas como para la berlina, denominada comercialmente SportSedán. Asociado de serie a un cambio manual, la variante de 5 puertas puede contar con un cambio automático de seis relaciones.

Disponible con dos niveles de acabado, Style y Luxury, la incorporación de esta nueva mecánica ha traído consigo la llegada de nuevos elementos a su equipamiento, como la cámara de marcha atrás y la radio digital DAB.

Precios del nuevo Mazda 3 1.5 l. SKYACTIV-D de 105 CV:

Mazda3 1.5 Skyactiv-D 105 Style: 22.525 euros.

Mazda3 1.5 Skyactiv-D 105 Luxury: 25.265 euros.

Mazda3 1.5 Skyactiv-D 105 AT Luxury: 27.065 euros.

Mazda3 Sportsedán 1.5 Skyactiv-D 105 Style: 23.025 euros.

Mazda3 Sportsedán 1.5 Skyactiv-D 105 Luxury: 25.765 euros.

El nuevo Mazda 3 1.5 cuenta con un descuento especial de lanzamiento de 2.200 euros. Además, los clientes que financien la compra recibirán un descuento adicional de 1.000 euros y, en el caso de poder acceder, el Plan PIVE restaría otros 750 euros a la factura final, por lo que el precio de partida se situaría en 18.575 euros.

Diseño El Mazda3 ha cuidado mucho su diseño

Prueba-Mazda-3-1.5-diesel
El Mazda3 es uno de los compactos más atractivos del mercado.
Ampliar

El diseño es siempre algo subjetivo y podrá haber a quien no le guste el Mazda3, pero yo, sinceramente, todavía no me he cruzado con esa persona. En mi opinión, es uno de los compactos más atractivos del mercado gracias a sus líneas fluidas, que le confieren un aspecto dinámico y transmiten fuerza y agilidad.

Inaugurada por el Mazda CX-5, la filosofíade diseño Kodo, que significa alma en movimiento, le sienta de maravilla al compacto de Mazda. Una de las características más notables de esta línea estética es el prominente capó y el agresivo frontal de forma alada, común en todos los modelos de la marca y seña de identidad en esta nueva era de Mazda.

En la vista lateral nos encontramos con unos marcados pasos de rueda que dan cabida a unas llantas de 16 pulgadas en el acabado de acceso o de 18 en el tope de gama. Estas últimas resultan excesivas, están más expuestas a los “bordillazos” y, además, el cambio de neumáticos resultará más costoso.

La inclinación de la luna delantera es muy acusada, lo que aumenta la sensación de dinamismo, pero repercute negativamente en la visibilidad del conductor. Por su parte, la parte trasera termina de rematar un conjunto muy logrado, aunque el tamaño de las ópticas podría ser mayor, para aumentar la visibilidad del vehículo.

Los 4,47 metros de longitud con los que cuenta el Mazda3 lo convierten en uno de los modelos más largos de su categoría, lo que, sin embargo, no se traduce en un mayor espacio interior. Es el precio a pagar por una línea tan sugerente.

Finalmente, la sensación de calidad constructiva que proporciona el Mazda3 es elevada y se deja notar, por ejemplo, en el ruido de las puertas al cerrarse o el tacto robusto de los tiradores. Me llama la atención que la apertura del capó no cuente con un sistema hidráulico y se tenga que sujetar de forma manual mediante una varilla.

Interior Calidad y orden en el interior del Mazda3

Prueba-Mazda3-1.5-interior
El interior del Mazda3 transmite solidez.
Ampliar

El interior del Mazda3 1.5 se mantiene sin cambios: es moderno, atractivo y todo está perfectamente situado. Una de las cosas que más llama la atención es el panel de instrumentos, que, dependiendo del acabado escogido, cambia su configuración. En el acabado Style, contamos con un velocímetro analógico, en la parte izquierda un cuentavueltas digital de, por cierto, difícil lectura y, en la parte derecha, el indicador de combustible, que también resulta poco legible. Por su parte, el acabado Luxury sustituye el velocímetro, que pasa a ser digital, por un gran cuentavueltas. Además, incorpora un dispositivo Head Up Display que se despliega sobre el salpicadero.

La consola, de diseño minimalista y atractivo, cuenta con un pantalla táctil de siete pulgadas cuya ubicación no me convence, ya que no está integrada en el conjunto. Además, Mazda ha empleado, aunque sin abusar, un plástico negro brillante en la parte baja de la consola, la que rodea la palanca del cambio. Muy de moda últimamente, este material es sensible a las rayaduras y, además, es un imán para el polvo, lo que logra que te desesperes, ya que nunca tendrás el interior impoluto y en perfecto estado de revista.

En cuanto a la calidad de los materiales y ajustes, no hay reproche alguno. Sin ser un lujo, tenemos la sensación de estar a los mandos de un producto de calidad y los pequeños detalles, como, por ejemplo, el tacto de los mandos satélites, están cuidados.

Por su parte, las plazas delanteras son amplias, los asientos recogen bien el cuerpo y cuentan con el mullido correcto. Sin embargo, las plazas traseras son algo justas en longitud y tres pasajeros adultos no viajarán con total comodidad. Además, el espacio para la cabeza no sobra, lo que, unido a la cintura elevada del vehículo, que condiciona la instalación de unas lunas más pequeñas, provoca que aumente la sensación de estrechez en los pasajeros de la baqueta posterior  Por el contrario, el ángulo de apertura de las puertas permite un acceso cómodo.

El maletero ofrece 419 litros en la carrocería SportSedan y 364 en la de 5 puertas. Además, cuenta con formas regulares, fácil acceso y una superficie de carga plana al plegar los asientos.

Motor Mazda3 1.5 diésel, el motor que faltaba

Prueba-Mazda3-1.5-motor
La realción entre prestaciones y efciencia es muy buena.
Ampliar

Hasta ahora, el Mazda3 sólo contaba en su oferta con un bloque diésel, el potente motor de 2,2 litros de cubicaje y 150 CV con el que la firma se desmarcaba de la tendencia ‘downsizing’ y apostaba por otro tipo de soluciones para cumplir con la normativa de emisiones y conseguir, también, unos eficientes consumos.

Ahora, el bloque de cuatro cilindros y 1,5 litros de cubicaje, que ya hemos podido ver en el Mazda CX-3 y el nuevo Mazda2, pasa a formar parte de la oferta diésel del Mazda 3.  Desarrolla una potencia máxima de 105 CV y entrega un par máximo de 270 Nm. Con este motor, el Mazda 3 acelera de 0 a 100 km/h en 11,0 segundos (11,6 con transmisión automática) y alcanza una  velocidad máxima de 185 km/h (181 km/h con la caja automática).

Al igual que sucede en el bloque de 2,2 litros, una de las principales características de este motor reside en la relación de compresión excepcionalmente baja. No es un dato baladí, ya que este hecho le permite, entre otras cosas, reducir la presión y la temperatura en la cámara de combustión, lo que provoca que la emisión de óxidos de nitrógeno y partículas sea menor. De hecho, la mecánica es capaz de superar la normativa de emisiones Euro 6 sin tener que recurrir a los costos sistemas de postratamiento  de NOx que utilizan el aditivo conocido como AdBlue.

Mientras que el bloque de 2,2 litros se vale de dos turbocompresores de distinto tamaño que actúan en serie, el nuevo motor de 1,5 litros y 105 CV emplea un turbo de geometría variable. Otro de los cambios respecto al bloque más potente de 150 CV se encuentra en el intercooler. Mientras que el 2,2 litros emplea uno de gran tamaño situado frente al motor, el 1,5 litros emplea un intercooler de tamaño más reducido, refrigerado por agua y colocado en el colector de admisión. Esto permite, según Mazda, un funcionamiento más estable que mejora la eficiencia térmica del motor, ya que no depende de agentes externos como la temperatura o la velocidad.

Por último, el nuevo motor turbodiésel 1.5 del Mazda3 incorpora la novedosa tecnología “Natural Sound Smoother”. Básicamente, consiste en montar un amortiguador dinámico o sordina en el bulón que conecta el pistón a la biela. Según la firma, este sistema reduce significativamente las vibraciones y el ruido de la mecánica. No puedo medir el impacto de este dispositivo, pero sí puedo asegurar que la sonoridad y las vibraciones que se filtran al interior son excepcionales.

En cuanto al rendimiento, el nuevo motor de 1,5 litros del Mazda3 mueve con soltura al vehículo y no se echa en falta un extra de potencia. Quizá en carretera secundaria, con el coche cargado y pasajeros, nos puede faltar algo de fuerza, si necesitamos una aceleración inmediata para realizar un adelantamiento. Sin embargo, aunque su nivel de prestaciones no está, lógicamente, a la altura del bloque de 2,2 litros, resultará suficiente para una gran mayoría de los conductores. Uno de los aspectos más destacados es su amplio margen de utilización, ya que desde apenas las 1.000 rpm y hasta las 5.000 el coche responde con solvencia, lo que repercute directamente en un agrado de conducción notable.

Otro de los datos a destacar en este apartado es la caja de cambios. Cuenta con un tacto exquisito y su manejo es inmejorable por los recorridos cortos de la palanca y la precisión que transmite.

Todos los detalles, en la ficha técnica del Mazda3 1.5 l. SKYACTIV.

Comportamiento El Mazda3 es cómodo y seguro

Prueba-Mazda3-equilibrio-y-confort
El Mazda 3 es un coche agradable de conducir.
Ampliar

Los ingenieros de Mazda han conseguido un punto de equilibrio entre confort y eficacia realmente bueno, ya que la suspensión multibrazo que incorpora el vehículo sujeta perfectamente la carrocería y permite circular a un ritmo ágil por una carretera revirada. Al mismo tiempo, el compacto de Mazda es un coche confortable tanto en ciudad como en autopista, porque filtra las imperfecciones del asfalto de forma correcta y no penaliza el confort de los pasajeros. Por su parte, la dirección tiene un tacto realmente bueno y es muy directa con apenas 2,5 vueltas de volante entre topes.

La regulación del volante y los asientos es lo suficientemente generosa para que cualquier conductor encuentre la postura de conducción idónea para su estatura. Sin embargo, la inclinación del respaldo se realiza mediante una palanca, algo típico en los coches japoneses, y resulta bastante más incómoda de manejar que las ruletas. Asimismo,  los asientos recogen bien el cuerpo, son cómodos y cuentan con el mullido correcto, ni demasiado blando ni demasiado duro.

La visibilidad no es un punto fuerte en el Mazda3 debido a que la luna trasera es algo escasa y a que el pilar A está muy tendido, por lo que en las curvas perdemos algo de visión.

El nuevo Mazda3 1.5 diésel es un coche cómodo para manejarse en  la ciudad salvo por la citada falta de visibilidad en los cruces y una longitud más elevada que la media del segmento que nos hará dejar pasar algunos huecos de aparcamiento o dificultará las maniobras en espacios angostos. Sin embargo, la silenciosa mecánica, la ausencia de vibraciones y un motor que responde bien a bajo régimen, lo convierten en una buena opción.

Además, el sistema Start&Stop de Mazda es uno de los mejores del mercado, ya que es rápido y su puesta en marcha, prácticamente imperceptible. La única pega es que no cuenta con memoria, es decir, si quieres prescindir del sistema, deberás desactivarlo cada vez que montes en el vehículo.

La diferencia de precio con el Mazda3 2.2 de 150 CV es de 1.600 euros, lo mismo que cuesta, por ejemplo, el Pack Visual que consta de faros de xenón y luces diurnas LED. Aquí entran en juego las preferencias de cada conductor. El 1.5 diésel responde bien y resulta suficiente para mover los escasos 1.200 kilos que pesa el vehículo, pero quienes se decanten por las prestaciones deberán optar por la mecánica de 2,2 litros, ya que el nivel de aceleración y, en general, la contundencia que muestra es notablemente superior.

En definitiva, el Mazda3 es un coche muy cómodo en ciudad, carretera y autopista, pero, además, es eficaz y transmite al conductor la confianza y la seguridad necesarias para avivar el ritmo en un tramo de curvas.

Equipamiento El nuevo Mazda3 1.5 diésel dispone de dos acabados

Prueba-Mazda3-1.5-(12)
La cámara de marcha atrás no estaba, hasta ahora, disponible en el compacto de Mazda.
Ampliar

El nuevo Mazda3 1.5 diésel cuenta con dos líneas de acabado, Style y Luxury, y cuatro paquetes de equipamiento. Desde el equipamiento de acceso a la gama contamos, entre otras cosas, con climatizador automático bizona, llantas de aleación de 16 pulgadas, Bluetooth y la pantalla multimedia de siete pulgadas. Con este nivel de equipamiento, podemos acceder al Pack Confort que tiene un sobrecoste de 500 euros e incluye cristales traseros tintados, sensores de lluvia y luz, sensores de aparcamiento traseros y radio digital DAB. Asimismo, el Pack Visual ofrece luces de circulación diurna LED y faros xenón por 1.600 euros.

Por su parte, el acabado tope de gama, el Luxury, es muy completo y añade a todo lo anterior llantas de aleación de 18 pulgadas, Head-Up Display, cámara de visión trasera, asientos delanteros calefactados y asistente de cambio de carril. Como parte del equipamiento opcional, nos encontramos el Pack Premium (1.475 euros), que consta de tapicería de cuero y regulación eléctrica de los asientos, y el Pack Safety (2.000 euros), que incluye una serie de elementos de seguridad, como la frenada de emergencia o el control de crucero adaptativo.

Consumo El Mazda3 registra muy buenas cifras

Prueba-Mazda3-1.5-consumo
El Mazda3 1.5 diésel homologa 3,8 litros de consumo medio.
Ampliar

Durante una toma de contacto resulta imposible medir con exactitud el consumo de un vehículo. En este caso, tras un recorrido de, aproximadamente, 150 kilómetros, el ordenador de a bordo del Mazda3 marcó un consumo medio de 4,8 litros a los 100 kilómetros. Este dato resulta especialmente bueno, si tenemos en cuenta que la conducción practicada distó mucho de ser la más eficiente posible.

En cualquier caso, la marca ha homologado un consumo medio en ciclo NEDC de 3,8 litros, un dato que asciende hasta los 4,3 litros en las pruebas internas de Mazda que, según la firma, se ajustan más a un tipo de conducción real.

El tanque de combustible tiene una capacidad de 51 litros, por lo que si tenemos en cuenta el dato de consumo real ofrecido por la marca, la autonomía del Mazda3 con un solo depósito supera con holgura los 1.000 kilómetros.

Todos los detalles, en la ficha técnica del Mazda3 1.5 l. SKYACTIV.

Ficha

Rivales

MAZDA

Desde
0 €


marchas

VOLKSWAGEN

Desde
0 €


marchas

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 21 mayo, 2016

coche bonito pero excesivamente simple por dentro…por no tener no tiene ni indicador de la temperatura del motor…..una pena.

Ir arriba