Presentación y prueba: Hyundai i20 Active

Presentación y prueba: Hyundai i20 Active

28 enero, 2016

La marca coreana ha transformado su compacto en un vehículo de aspecto campero, robusto y juvenil. Destaca por sus acabados interiores, por el rendimiento de sus motores. En el lado negativo, los consumos son claramente los grandes perdedores.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Interior
  • Aspecto acertado
  • Comportamiento

Mejorable

  • Consumos
  • Faros halógenos
  • Sin cambio automático

Hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo crossover de Hyundai, el i20 Active. Este vehículo, herencia directa del i20 de cinco puertas que la marca estrenó el pasado año, es una evolución juvenil y campera.

La firma coreana lo colocará por primera vez en concesionarios el próximo mes y espera vender un 10% de la venta total de la gama i20, que según sus objetivos, será de 9.000 unidades en 2016. Por tanto, el objetivo del i20 Active en España está por debajo de las mil unidades vendidas.

A priori, su aspecto campero y su versatilidad lo hacen un vehículo atractivo para todos los públicos. Cuenta con un maletero muy aprovechable, un confort interior bastante bueno y unas prestaciones más que correctas. Aunque Hyundai lo enfoque para un público joven, me pasa con él lo mismo que con el Dacia Sandero Stepway: veo a cualquier persona montada en él.

Su equipamiento gustará y a muchos compradores les picará ‘el gusanillo’ de equiparlo con la versión Style. Normal, ya que la pantalla táctil solo está disponible en esta versión y es un elemento muy llamativo. Eso sí, si observamos la diferencia de elementos entre la versión Style y Tecno, comprobaremos que la versión más humilde tiene poco que envidiar a la más cara.

Por otro lado, los consumos no me han gustado tanto, aunque habría que observar las cifras que marca en otra localización: en montaña, es difícil sacar conclusiones claras.

Diseño Robusto, juvenil y útil

il

Su excelente diseño cuenta con un aspecto muy campero
Ampliar

El nuevo i20 Active está pensado para seducir a un público joven y aventurero, según afirma la marca. Lo cierto es que consigue ese efecto, ya que el i20 de cinco puertas quizá es muy ‘serio’ y el coupé carece de la comodidad de este vehículo al restar dos puntos de entrada al habitáculo.

Como elementos destacados, la parrilla está invertida respecto a sus hermanos y cuenta con protecciones de plástico en el arco de la rueda y en los paragolpes delanteros y traseros. Para rematar el aspecto campero, Hyundai ha instalado dos barras en el techo para colocar los enseres que no entren en el maletero, del que hablaremos en la parte de interior.

Hablando de iluminación, Hyundai ha instalado luces halógenas en todas sus versiones, unas ópticas que no me terminan de convencer y que ante las propuestas de otras marcas, quedan un poco desfasadas. En una carretera por la noche sin el amparo de las farolas, tendremos que ir con las largas la mayoría del tiempo.

Por otro lado, mantiene unas atractivas luces LED de posición en el frontal y en esta versión, los antiniebla son nuevos. Detrás, los pilotos LED solo están disponibles en la versión Style. Para el resto de versiones, bombillas tradicionales.

Además, cuenta con los mismos colores que el resto de la gama i20.

Interior Espacioso, con buenos acabados y un correcto maletero

El interior está bien organizado y sus materiales son de calidad
Ampliar

Al igual que en el diseño exterior, la marca ha dado un gran salto en cuanto a calidades y diseño en sus interiores durante los últimos años. Sin lugar a dudas, los coreanos están dispuestos a dar mucha guerra en el mercado con un acertadísimo producto a nivel de calidad-precio.

De los tres niveles de acabado, he probado el más equipado (Style) y lo cierto es que todos los materiales tienen muy buena pinta. El tacto es agradable, los plásticos duros no tienen mucha presencia y el diseño es acertado. Además, hay una versión algo superior llamada ‘orange style’, que mezcla el naranja con el negro y lanza al i20 Active hacia un nivel de calidades superior.

El volante de Hyundai con retroiluminación es uno de sus sellos de la marca y para mí, es un gran acierto. Ir conduciendo por la noche y poder visualizar rápidamente para qué sirve cada botón es de gran utilidad. Además, aunque cuenta con un gran número de botones, su acertada disposición hace sencilla su utilización.

Los asientos son de tela y resultan bastante cómodos. Las butacas delanteras se han elevado para que el conductor tenga la sensación de poderío y dominio, aunque al montarse en él sigue transmitiendo el carácter de un compacto.

La habitabilidad es otro punto a favor de este coche, que cuenta con unas plazas traseras cómodas y amplias para ser un vehículo del segmento B. El espacio para las rodillas es adecuado, al igual que la altura y la distancia entre los asientos.

Por último, el maletero mantiene el tamaño de la versión de cinco puertas (326 litros), un espacio en el que aproximadamente caben tres maletas de equipaje de mano. El umbral de entrada está a una altura adecuada para colocar enseres con facilidad.

Motor Pensados para conducir en marchas largas

Tres motorizaciones: una diésel y dos gasolina
Ampliar

Hyundai lanzará su nuevo crossover con tres opciones diferentes de motores: un diésel y un gasolina con dos potencias distintas -100 y 120 CV-. La única diferencia entre estas dos últimas variantes es la electrónica y las emisiones: la mecánica es idéntica.

Se trata del nuevo motor GDi gasolina de Hyundai, un bloque de tres cilindros con muy buen rendimiento. La turboalimentación hace un buen trabajo y desde las 1.500 vueltas, el coche responde con celeridad al toque de acelerador.

Además, podremos alargar las marchas hasta las 4.000 rpm, lo que nos permitirá escoger con un amplio margen si apurarlas y disfrutar del ronco sonido del propulsor o ser económicos y cambiar pronto para hacer consumos. La versión de 100 CV cuenta con un cambio manual de cinco marchas.

El diésel es un GDi de 90 CV que empuja de manera adecuada desde pocas revoluciones. Despliega su par desde las 1.500 vueltas hasta las 2.500, por lo que las marchas se agotan rápido y de este modo, llegamos antes hasta las más largas y ahorramos combustible.

Ninguna versión tiene cambio automático disponible y según reconoce la marca, está opción tampoco llegará en el futuro –al igual que la tracción 4×4-. Por lo tanto, nos topamos ante una caja manual con las primeras tres marchas muy cortas y con una quinta y una sexta marcha muy largas y aprovechables.

Comportamiento Aunque el compacto se vista de crossover, compacto se queda

Pese a su nueva altura, tiene comportamiento compacto
Ampliar

Antes he comentado que la posición de conducción elevada apenas se nota cuando nos ponemos a conducir y lo cierto es que el comportamiento del coche ayuda a aumentar esa sensación.

El Hyundai i20 Active tiene un comportamiento muy similar al de su hermano. Los 20 mm extra de altura no se notan a la hora de conducir, ya que Hyundai, para contrarrestar la mayor altura del centro de gravedad ha endurecido un poco los muelles del amortiguador y así evitar un ligero balanceo. Al final, es pura estética.

Pese a ello, la suspensión es cómoda al pasar por zonas bacheadas y absorbe bien las irregularidades de la carretera. Sin duda, resulta un coche confortable de utilizar.

En curva es un coche aplomado y a la hora de hacer cambios de dirección, reacciona con soltura y agilidad.  Apuntar con él es sencillo y preciso. Sin duda, a nivel de comportamiento es un buen coche.

Además, en carreteras reviradas, no tendremos que cambiar la posición de nuestras manos, ya que la dirección es directa y permitirá hacer la mayoría de giros con gestos poco exagerados. Su volante es estándar: da tres vueltas de tope a tope.

Equipamiento Completo, tiene todo lo necesario y funciona correctamente

Tres paquetes diferentes: Klass, Tecno y Style
Ampliar

Como hemos mencionado antes, pudimos probar el Hyundai i20 Active con el acabado Style y lo cierto es que su equipamiento resultan bastante completos para un compacto del segmento B. Una vez más, la calidad-precio de este modelo es muy acertada.

La pantalla táctil resulta sencilla de utilizar y bastante intuitiva, gracias a los botones y ruedecillas que le acompañan. En general, es un sistema bastante accesible y fácil. En la versión Tecno y Klass, la pantalla no está disponible.

Por otro lado, cuenta con climatizador automático, sensor de aparcamiento, navegador, luces automáticas (que tardan un poco en encenderse al entrar a un túnel), arranque y apertura sin llave, faros con función cornering, detector de señales de tráfico, cámara trasera con guías móviles, guantera refrigerada y pedales de aluminio. Todo un lujo por 21.965 euros sin descuentos. Con todos ellos, sale por 17.300 euros.

Otro detalle que gusta por su poca presencia en el segmento: en las versiones Style y Tecno, el cinturón de seguridad es regulable en altura. De este modo, se adaptará mejor a las personas más bajas a la hora de conducir. El control de crucero y el limitador de velocidad también forman parte del equipamiento de este vehículo.

En las versiones menos completas, vemos que el equipamiento que pierden respecto al Style no es excesivo. Por ejemplo, el Hyundai i20 Active Tecno cuenta con los mismos elementos salvo la pantalla táctil, los pilotos LED traseros, el sensor de aparcamiento delantero y la llave inteligente. Por lo demás, mantienen los mismos elementos.

Consumo El diésel cumple, el gasolina es muy 'gastón'

En la prueba, vimos que el gasolina gasta mucho
Ampliar

El Hyundai i20 Active es un vehículo que va muy bien, pero no podemos decir lo mismo. al menos de momento, de los consumos. Lo cierto es que la diferencia entre los consumos de la prueba y los homologados es grande, aunque hay que recalcar que no son nada definitivos por el tipo de carretera donde se probó (subiendo por los Pirineos desde Lleida).

Con el diésel en las manos, vimos que las cifras del banco de pruebas (4,3 l/100 km frente a los 5,2 l/100 km registrados en la prueba) se pueden alcanzar prestando cierta atención a nuestra conducción. En carretera y zonas llanas, esa cifra puede reducirse más aún.

El propulsor TGDi de 120 CV marca, según la homologación, un consumo de 5,1 l/100 km… Y en la prueba firmó 8,7 l/100 km de consumo mixto. Recalcamos que no es definitivo y que en una prueba con más alternancia de escenarios podremos sacar más y mejores conclusiones, ya que no es lo mismo subir que bajar la montaña.

Por tanto, habrá que esperar a tener una unidad en nuestras manos para probarlo por otros terrenos y obtener una vista más global de los consumos que tiene. Por otro lado, su depósito es de 50 litros.

Ficha

Rivales

HYUNDAI

Desde
0 €


marchas

Polo 1.2 TSI BMT Cross 66kW

Desde
18.679 €

Gasolina

Manual
5 marchas

90

11,4

4,8

110

2008 1.6 BlueHDI S&S Active 100

Desde
19.150 €

Diesel

Manual
5 marchas

100

11,3

3,6

95

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

janeth 15 marzo, 2016

Por favor de enviarme la cotizacion del modelo hiunday i20 active 2016
gracias

Mario Cortijo 15 marzo, 2016

Hola Janeth,

Los precios para España parten desde los 16.707 euros con acabado Klass y motor 1.0 T-GDI (gasolina) de 110 CV de potencia. Si lo que buscas es un motor diésel, te costará algo más: 16.973 euros con motor 1.4 CRDi de 90 CV y acabado Klass.

Ir arriba