Presentación y prueba: Honda Jazz

Presentación y prueba: Honda Jazz

31 julio, 2015

Nos trasladamos a Frankfurt para probar un coche de gran habitáculo para cinco pasajeros, un maletero bastante amplio, pero un motor que ofrece poco par.

Nuestra valoración: 6,3 Bastante bueno

8

6

5

6

5

8

Destacable

  • Alternativas para grandes cargas
  • Habitabilidad
  • Maletero

Mejorable

  • Ruido interior
  • Bajo par motor
  • Demasiados plásticos

El nuevo Honda Jazz es un coche de grandes contrastes, ya que ofrece detalles maravillosos y al mismo tiempo, otros que no lo son tanto. En España, la marca prevé que venderá 300 unidades, por lo que saldrá a la venta con una única motorización gasolina que se nos ha quedado algo corta debido al bajo par motor que ofrece.

Mientras, su gran virtud está en el interior: es un coche muy amplio. Gracias a los Magic Seat y a la estructuración de la cabina pensada “para el hombre”, Honda ha conseguido crear uno de los coches del segmento B más cómodos del mercado.

La tercera generación del Jazz, por tanto, es un coche ideal para moverse de manera cómoda por ciudad, pero para viajar no es la mejor opción debido al ruido constante que emite el motor y que el habitáculo no aísla de forma idónea.

Diseño Bonito, pero con falta de frescura

Un coche bonito, pero poco fresco
Ampliar

Se trata de un diseño que sigue la línea continuista de la marca, por lo que logra seducir al conductor aunque no acabe de aportar la frescura que necesita una nueva generación.

Cuenta con luces de marcha diurna LED en el lugar donde habitualmente encontramos las luces antiniebla. También tiene una parrilla de barras horizontales que recuerda mucho a la que equipa el Honda CRV. Los faros delanteros tienen un diseño alargado, mientras los pilotos traseros son bastante grandes y tienen un peso muy importante en el diseño de la parte de atrás de este Honda Jazz.

Un detalle que me gusta: abajo, en el paragolpes, el Jazz tiene dos imitaciones de entrada de aire que le da un toque deportivo muy favorecedor. Además, si decidimos contar con la versión Elegance, tendremos unas llantas bastante llamativas… Aunque las que lleva la gama Confort no están nada mal.

Además, su paragolpes delantero cuenta con 40 mm extra de grosor, por lo que, de esta forma, la parte baja del coche gana en volumen al mismo tiempo que optimiza la protección de los ocupantes del habitáculo.

Interior Amplitud, confort y versatilidad

La habitabilidad del Jazz es excelente
Ampliar

El interior de este vehículo de cinco plazas tiene una virtud tremenda: es el más espacioso del segmento B… y de lejos.  Además, su habitáculo cuenta con 30 mm de longitud extra respecto a la generación anterior, por lo que Honda quiere hacer de su espaciosidad su gran caballo de batalla.

La otra gran baza de este compacto japonés está representada por sus Magic Seat, una función de los asientos traseros que nos permite hacer muchas combinaciones a la hora de meter carga. Podemos dejar espacio en la base de asiento subiéndolo hacia arriba, abatir el respaldo hacia delante,… Las posibilidades son muy variadas.  Además, se combina con un impresionante maletero de 354 litros con un doble fondo bastante amplio.

Las distancia entre filas de asientos es enorme. Una persona de 1,85 metros puede conducir sin que el ocupante de atrás toque con las rodillas en el respaldo. Un hecho casi milagroso para un coche del segmento B. El espacio se consigue eliminando el tanque de gasolina de debajo de las plazas traseras e incluyéndolo bajo las delanteras, algo que solo perjudica al copiloto a la hora de recoger las piernas.

Como punto en contra, la sensación visual que ofrece el interior es algo pobre, no ofrece la imagen de un coche con un precio de salida de 15.900 euros. Incluso en la gama más alta –la Elegance- observamos que los materiales son plásticos en su mayoría y que tampoco tienen un diseño espectacular.

En la versión Confort as ruedecillas van muy duras y los botones o palancas giran con brusquedad, por lo que este Jazz da la sensación de que carece de grandes calidades, y eso que hablamos de versiones por encima de la más básica.

Motor Propulsor que ofrece un par muy limitado

Un motor único: 1.3 de 103 CV
Ampliar

Honda lanzará su Jazz con una sola motorización: un 1.3 de 102 CV. Se trata de un motor a priori muy adecuado para el tipo de coche que es, ya que para movernos por ciudad no necesitamos más,… Pero el problema llega cuando vemos su par motor: 123 Nm.

El coche pesa 1.056 kg y tiene un bajo par, por lo que moverlo cuesta un mundo. Para hacer que vaya un poco ágil, tenemos que llevarlo alto de vueltas y eso repercute en consumos y en confort de conducción.

Además, a este Honda Jazz le cuesta mucho acelerar sin carga; para hacer un adelantamiento, ya sea reduciendo en manual o tirando de kick-down -cuando pisas el acelerador hasta el final en la versión CVT automática-, se tarda más de la cuenta.

El cambio manual es muy preciso, aunque con una pequeña apreciación: el pomo de la palanca es diminuto, por lo que cuesta un poco acostumbrarse a su manejo. Pese a que en Honda han trabajado para acortar los recorridos del selector del cambio –lo han conseguido en un 10%-, el resultado no termina siendo cómodo.

El sistema de transmisión automática CVT de siete velocidades fijas es ideal para la ciudad, ya que al ralentí y a bajas revoluciones es un coche confortable sin ningún tipo de ruidos. Tiene dos modos: la normal y la Sport y cada una de ellas marca en que punto realizar el cambio (en el modo normal lo hace antes que en el modo Sport). Además, cuenta con levas deportivas para hacer los cambios a nuestro gusto.

Si ponemos el modo S, el Jazz marca su mínimo de vueltas en 3.000 revoluciones, algo que dinamiza mucho la conducción respecto al modo automático normal… Aunque está alejado de lo que esperábamos antes de montarnos en él.

Comportamiento Un coche para ciudad

El comportamiento es óptimo para ciudad
Ampliar

El Honda Jazz es un coche para ciudad principalmente, ya que en las grandes urbes podremos conducir sin necesidad de explotar el motor al máximo y, por tanto, sin subirle tanto de revoluciones como en carretera. De este modo, el coche no es tan ruidoso y eso genera confort. Eso sí, para viajar es demasiado estruendoso, ya que necesitaremos revolucionarlo más que en ciudad y es algo que puede molestar cuando pasa un rato desde el inicio de la marcha.

El coche es poco traicionero, porque además de contar con numerosas ayudas para la conducción, su bajo par motor evita que nos embalemos demasiado. Además, lleva discos de freno delante y detrás de calidad, por lo que la tercera generación del Jazz da la sensación de que es capaz de frenar con mucha más facilidad que acelerar.

El peso de esta creación japonesa está dentro de la media (1.056 kg), por lo que no es un vehículo con muchas inercias. Debido, una vez más, al par motor, le cuesta salir a menos que lo mantengamos en altas revoluciones… Por lo que el peso, en este caso, tampoco no afecta a su rendimiento.

Equipamiento Escaso para el precio del coche

Equipamiento algo limitado
Ampliar

Hay tres niveles de equipamiento:

  • Trend: llantas de acero de 15”, aire acondicionado, control de crucero con limitador, radio CD con pantalla de 5”, mandos de audio en el volante, Bluetooth, luces diurnas LED, sistema de parada automática al ralentí, levas de cambio en el volante para CVT, Honda Magic Seats, tapicería textil.
  • Comfort: Honda Connect Jazz, pack seguridad Jazz, llantas de aluminio de 15”, sensores de parking D/T, espejos térmicos con ajuste y plegado eléctrico, 2 tomas USB y 1 HDMI.
  • Elegance: Smart entry, climatizador automático, llantas de aluminio de 16”, antinieblas delanteros, cristales de privacidad traseros, volante y pomo de piel, cámara de visión trasera, 2 altavoces extra, toma 12V, alarma, bolsillo en los respaldos del asiento del conductor.

También podremos añadirle un navegador diseñado por Android por 600 euros extra, que entra dentro del pack Navi. Bajo mi punto de vista, estos equipamientos se quedan un poco cortos para el precio que cuesta el coche. No contar con climatizador hasta la gama más cara es un claro ejemplo de ello.

Los elementos de piel aparecen en la versión Elegance,… Pero en volante, pomo y parte del salpicadero. El plástico es protagonista en el resto del coche salvo en los asientos, que en todo caso son de tela. En la versión Elegance iremos algo más sujetos, ya que la forma de las plazas delanteras es un poco más similar a un baquet.

Por otro lado, la pantalla táctil es intuitiva, está a mano del usuario y es sencilla de utilizar, aunque el Honda Jazz presenta una excesiva dependencia de lo táctil, ya que todas las funciones ubicadas en la consola central se manejan a través de este sistema. Aunque es la tendencia actual en el mundo del automovilismo, abusar del táctil, bajo mi punto de vista, es malo; jamás podremos saber donde está cada botón gracias al sentido del tacto, ya que nos topamos ante una textura totalmente lisa.

Consumo Adecuados para su segmento

Consumos adecuados para las prestaciones del coche
Ampliar

El  Honda Jazz mantiene unos consumos bastante lógicos dentro de su segmento y en función de las llantas que incopora. En caso de la versión manual, el coche tiene un consumo oficial mixto de 5,0 litros si lleva llantas de 15” y 5,1 litros en caso de equipar 16”.

Si adquirimos el coche con la versión CVT (1.000 euros extra), consume, según la homologación, 4,6 litros o 4,9 función del tamaño de las llantas. A nosotros, a lo largo de la prueba, la versión CVT nos gastó 6,9 en ciclo mixto y 6,7 en la manual durante una ruta que combinaba autovía, pueblos y carreteras secundarias.

Por lo tanto, concluimos que los consumos están dentro de la media y son adecuados para el tamaño, motor y tipo de conducción que necesita el coche.

Ficha

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba