Presentación y prueba Ford Focus RS 201658

Presentación y prueba Ford Focus RS 2016

29 Enero, 2016, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Las siglas RS siempre se han asociado con modelos realmente especiales de la marca del óvalo, pero con el nuevo Ford Focus RS se han sublimado. Reconozco que no he podido sentarme nunca a los mandos de los míticos Ford Sierra Cosworth, pero creo que éste, además de rendirles un merecido homenaje, los supera.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

7

9

8

6

7

6

Destacable

  • Combina eficacia, diversión y utilidad.
  • Relación precio/prestaciones.
  • Soluciones técnicas.

Mejorable

  • Interior de ST.
  • Posición del cambio.
  • Sin modo Pegasus.

Con el lanzamiento del Ford Focus RS 2016, la marca del óvalo vuelve a ofrecer un modelo de altas prestaciones y tracción total, como en su día lo fueron la segunda evolución del Ford Sierra Cosworth y el Ford Escort Cosworth, dos automóviles que dejaron huella entre los apasionados del automóvil y en el Mundial de Rallys.

Con 350 CV de potencia máxima, 470 Nm de par (con overboost, el par nominal es de 440 Nm), el Ford Focus RS iguala en potencia a su predecesor, pero, en lugar de 2 ruedas para repartir semejante potencial, el nuevo modelo dispone de un original y ultra eficaz sistema de tracción total que se convierte en la principal seña de identidad diferenciadora de este modelo.

Con un precio en España de 41.260 euros, el Focus RS está siendo ya todo un éxito de ventas, con más de 80 pedidos en firme. Tal y como dijo durante la presentación Jurgen Gagstatter, ingeniero jefe del equipo de desarrollo del RS, cuando los más escépticos le preguntaron si creía conveniente incluir un modo “Drift” entre las funciones del sistema de control del coche: “Si desde que abrimos el plazo de pedidos, hace apenas 3 semanas, ya acumulamos casi 4.000 pedidos en firme es que algo hemos hecho bien“. Así de claro.

Efectivamente, el Ford Focus RS incorpora entre sus modos de conducción (que veremos más adelante en detalle) uno muy controvertido que busca la máxima eficacia para aquellos apasionados por el drifting, algo que está absolutamente prohibido en carretera abierta, pero que se está revelando como una de las competiciones que más fans por los coches está captando en la actualidad, mientras que la Fórmula 1 cada vez pierde más seguidores.

Tras esta toma de contacto con el Ford Focus RS me hago dos preguntas: ¿merece la pena pagar casi 42.000 euros por un Ford Focus de 350 CV? y ¿quién es el público objetivo de este coche?. La respuesta a la segunda cuestión es la clave para poder responder a la primera. El Ford Focus RS es, en mi modesta opinión, uno de los poquísimos automóviles que existen en el mercado actual capaz de satisfacer tres facetas bastante opuestas entre sí: puede ser divertidísimo de conducir, puede ser ultra eficaz y su uso diario es relativamente confortable. Su público es precisamente ése, el de los apasionados por el automóvil y la conducción que busquen poder disfrutar cada día del coche y no pueden (o no quieren) permitirse un garaje con 3 coches. Es un público bastante amplio, no tanto en España, pero sí en el Reino Unido, Alemania y Suiza.

Si merece la pena pagar más de 10.000 euros a mayores frente a todo un Ford Focus ST, en mi opinión sí si tenemos en cuenta todo los cambios que se han tenido que realizar para lograr un coche tan eficaz o divertido, según queramos. Si buscamos modelos en el mercado capaces de seguir la estela de este Focus RS hay que desembolsar bastantes más euros y, probablemente, no sea tan eficaz, ni nos permita tanta diversión y, mucho menos, llevar a 5 pasajeros y un maletero digno.

Presentación y prueba Ford Focus RS 201658
En el diseño del Ford Focus ha primado la eficacia.

El Focus RS es lo que parece: un coche extremo. En mi opinión han conseguido hacerlo más discreto que en la generación anterior y eso que no es fácil lograrlo. Todos sus “adornos” tienen un propósito técnico además de estético. En un coche capaz de alcanzar los 266 km/h de velocidad punta, la aerodinámica es algo crítico. El faldón delantero, el difusor trasero y el alerón sobre el portón son imprescindibles para anular las fuerzas de sustentación aerodinámicas que se generan a alta velocidad. Son los únicos elementos (junto con los logos, las llantas y las pinzas de freno) que lo distinguen estéticamente de un Focus ST, pero son necesarios para mantenerlo atado al suelo y que las fuerzas ascensionales sobre eje delantero y trasero sean exactamente las mismas: cero.

En el caso del faldón delantero el trabajo ha sido complicado. No es fácil combinar una mayor superficie de entrada de aire para refrigerar la mecánica y los frenos y, a la vez, reducir el flujo de aire por la parte baja del coche, todo ello sin un faldón que salte por los aires en el primer paso de cebra elevado o aparcando en batería.

El difusor inferior del parachoques trasero reduce las turbulencias que se generan y crea algo de efecto suelo al canalizar el aire que pasa por debajo del coche. Para ello ha aumentado su tamaño y su anchura, lo que ha obligado a reposicionar la luz de niebla trasera, ahora redonda y en el centro del faldón, similar a la luz de los F1. Este difusor trabaja en conjunto con el spoiler sobre el portón, manteniendo el eje trasero atado al suelo y de forma que el reparto de masas entre ambos trenes sea el mismo a altas velocidades.

Por lo demás, es el Focus de siempre, con una carrocería de 5 puertas de diseño atractivo, práctico y bastante bien armado.

Durante la presentación me llamó la atención que en uno de los vídeos que nos mostraron se hablase de los test de impacto a los que fue sometido el RS. Partiendo de un Focus ST no tendría mucho sentido tener que homologar de nuevo la seguridad del coche, pero los cambios son muy profundos en realidad, y por ello han tenido que realizar crash test específicos para el RS. Hay tres reformas de importancia que así lo han exigido.

1.- La incorporación de un motor 2.3 turbo (el mismo que monta el Mustang pero esta vez en posición transversal) de mayor peso y tamaño que los demás equipados en el Focus, con un subchasis delantero completamente nuevo.

2.- Ha sido necesario reforzar la estructura del Focus un 23% (en zonas puntuales como los anclajes del tren trasero hasta un 200% más de rigidez torsional) para soportar los enormes esfuerzos a los que se ve sometido un automóvil de este nivel de prestaciones.

3.- La nueva ubicación y forma del depósito de combustible, cuyo espacio natural se ve en parte ocupado por el sistema de tracción total y el escape deportivo.

Puedes ver todos los detalles del Ford Focus RS en la galería fotográfica.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

7 Comentarios

Jorge Alvarez 29 Enero, 2016

Con el aleron, las 4 puertas y las ruedas negras, parece un coche normal tuneado, no se de quien es responsabilidad pero tiene un horrible gusto.

Rubén Fidalgo 29 Enero, 2016

Hola Jorge, la estética es algo subjetivo y el Focus RS tiene su público. A mí tampoco me van los alerones y esas exageraciones, pero lograr que un Focus no despegue del suelo a 266 km/h requiere de esos elementos. No contar con ellos haría que volase o bien que se tuviesen que hacer tantos cambios en el diseño del Focus que tendrían que hacer un coche completamente nuevo. Un saludo y gracias por tu comentario, está bien saber la opinión de todo el mundo.

Álvaro Ruiz 30 Enero, 2016

Hola Rubén, en el apartado de cosas mejorables mecionas \”sin modo Pegasus\”, ¿A qué te refieres? No lo he encontrado en el texto.

Rubén Fidalgo 30 Enero, 2016

Hola Álvaro, cada día estoy más convencido de que los coches deberían tener un “modo pegasus”, que no pasase de la velocidad máxima permitida… creo que si en 4 meses nadie cometiese infracciones de tráfico tendrían que vender todos los pegasus y los radares por falta de presupuesto…

jcl 30 Enero, 2016

muy bueno ruben lo del modo “pegasus”…me parto….. sigue asi y un saludo.

Álvaro Ruiz 31 Enero, 2016

Jaja muy bueno, no lo había pillado. Aunque pienso que recaudarían mucho más, y además sería más seguro para todos, si pusiesen cámaras para multar a los que van con la luz apagada de noche, con lluvia o con niebla, o en vez de apagada con la de posición, que eso ya es para medalla.

Lo siguiente sería prohibir fumar dentro de un vehículo, pero al ser una medida impopular entre los conductores adictos al tabaco no creo que ningún político se atreviese a promulgarla.

Rubén Fidalgo 31 Enero, 2016

Totalmente contigo Álvaro, lo del mal uso de las luces es algo demencial y muy peligroso, lo mismo que lo del tabaco… en fin… ya sabes.
Me alegro de que os haya hecho gracia lo de Pegasus 😉 UN abrazo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba