*

Presentación y prueba del Peugeot 208 GTi 201318

Presentación y prueba del Peugeot 208 GTi 2013

12 Abril, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Hemos estado en la presentación en Niza del nuevo Peugeot 208 GTi, que pretende ser el heredero de todo un mito por derecho propio: el 205 GTi. No es fácil recuperar la esencia de un modelo que fue todo un icono en su época, pero los tiempos cambian y hay que adaptarse. ¿Hablaremos dentro de 30 años del 208 GTi como hoy del 205?

Presentación y prueba del Peugeot 208 GTi 201318

El nuevo Peugeot 208 GTi no lo tiene nada fácil en el momento actual: no sólo está en un mar lleno de tiburones con los dientes muy afilados (VW Polo GTi, Opel Corsa OPC, Ford Fiesta ST, Abarth Punto, Renault Clio RS…), sino que, además, su mayor enemigo está en su propia casa. Hablamos del Peugeot 205 GTi, un automóvil convertido en un icono tan grande que es difícil escapar de su sombra.

Tal y como decía en la comparativa de las dos versiones más vendidas del Peugeot 208, el pequeño francés apuntaba maneras, por lo que tenía muchas ganas de probar la versión GTi. Para colmo, la marca ha sabido elegir el lugar perfecto para el “test”: las fabulosas carreteras de montaña que circundan Niza, lugares donde las gestas de los “leones” de competición han sido épicas.

Qué diferencia el Peugeot 208 GTi de sus hermanos de gama

Prueba Peugeot 208 GTi18
Casi 30 años entre ambos.

Lo primero que uno ve de un automóvil es su aspecto exterior; en cuanto tienes delante este coche, te das cuenta de que se trata de algo especial. Su frontal está personalizado y destacan también las llantas de 17 pulgadas, los estribos, las pinzas de freno pintadas en rojo… pero es la parte trasera, con unas “cachas” más anchas, la que acentúa esa sensación de estar ante un “aparato”. Los faros delanteros, por su parte, cambian de diseño, con una luz para el indicador de dirección muy llamativa. Los inevitables logos GTi con el fondo en rojo (color que personalizará el habitáculo), colocados sobre el pilar C, son un guiño a los de su “abuelo”, el Peugeot 205.

En el interior, todo posee un toque llamativo que nos recuerda que éste no es un Peugeot 208 normal:

  • Asientos muy envolventes (con buen aspecto, pero no tanta sujeción como parece, y un mullido demasiado blando que acaba resultando incómodo a medida que pasan los kilómetros).
  • Filo de las viseras de la instrumentación iluminado en rojo -afortunadamente, se puede apagar para no cansar la vista en viajes nocturnos-.
  • Volante más grueso y ergonómico.
  • Pedalier deportivo (con un excelente reposapiés para sujetarnos en los apoyos).

Bajo el capó delantero tenemos el excelente motor de 1,6 litros y 200 CV; siempre me ha parecido una maravilla. Su cifra de par máximo llega apenas pasamos las 1.500 rpm y se mantiene constante casi hasta el corte. Esto hace que el incremento de potencia sea incesante a medida que va aumentando el régimen. Para algunos resultará soso, ya que no tiene una zona con “patada”. A mí -que siempre me han atraído los propulsores turbo de gasolina repletos de fuerza- me encanta.

Prueba Peugeot 208 GTi, Niza, Rubén Fidalgo18
El Peugeot 208 GTi es claramente distinto de sus hermanos pequeños.

El conjunto lo completa una caja de cambios de 6 marchas manual con un escalonamiento bastante acertado, teniendo en cuenta el generoso par del que disponemos. Esta mecánica no necesita unos desarrollos muy cortos para que el coche corra, de eso se encargan los excelentes 275 Nm desde 1.700 rpm. Lo que no me ha gustado tanto es el tacto del selector del cambio, algo “gomoso”.

Para el chasis han buscado un comportamiento neutro, eficaz, con el fin de que el coche sea fácil de conducir. La suspensión se ha endurecido y rebajado, pero no hasta límites ilógicos en un vehículo que va a ser empleado a diario. La vía delantera ha aumentado 10 mm, mientras que la trasera crece el doble (más por motivos estéticos que dinámicos: hay que llenar los pasos de rueda traseros más anchos…). Para no perjudicar la motricidad (que es excelente y hace que no echemos demasiado de menos un autoblocante o un diferencial vectorial), la estabilizadora delantera sólo se ha tarado con un 10% más de firmeza, mientras que la trasera sube hasta un 50% -en parte, debido a que la anchura del eje ha crecido 20 mm-.

Los frenos también han aumentado hasta los 302 mm en el tren delantero; detrás es inútil meter discos muy grandes: en las frenadas, la descarga de peso sobre el eje trasero hace que el equipo apenas actúe, así que incrementar su tamaño sólo penalizaría el peso.

El ESP en esta versión es TOTALMENTE DESCONECTABLE, algo insólito en Peugeot y que se agradece en este tipo de coches de carácter deportivo… La verdad es que con un tarado tan sobresaliente y un chasis tan neutro, apenas aporta nada el hecho de desconectarlo.

Así “se siente” el Peugeot 208 GTi

Dentro del universo de pequeños deportivos, este modelo se sitúa en la parte alta de la tabla gracias a sus 200 CV; es uno de los más rápidos del mercado. Lo cierto es que corre una barbaridad, más de lo que parece, debido a la linealidad con la que entrega la potencia.

Prueba Peugeot 208 GTi,18
El interior de GTi está personalizado.

Nada más sentarme en él, me encuentro con el problema de mi tamaño. Para ver la instrumentación he de bajar el volante y mirar los relojes por encima del aro, lo que me obliga a conducir con las piernas muy abiertas. Además, para llevar a cabo una conducción deportiva no es conveniente tener las manos en una posición tan baja, y el volante achatado tampoco ayuda cuando uno tiene que “manear”.

La ruta empieza por una zona residencial con baches, badenes y bandas reductoras de velocidad que me sirven para comprobar que, tal y como decían los técnicos de Peugeot, han buscado hacer un coche utilizable. Nada que ver con el Opel Corsa OPC Nürburgring que probamos en Autocasion.com, un modelo ideal para los dentistas. El 208 GTi va bien sujeto y firme, pero en ningún momento resulta incómodo.

A medida que salimos del área urbana y avivamos el ritmo, me enamora la mecánica (qué pena que el tacto del cambio no sea algo más “japonés”). El motor es una gozada, lleno de par en todas partes, y el escalonamiento de la transmisión me parece ideal; muy coherente con la impresión general que me va transmitiendo el coche.

Prueba Peugeot 208 GTi, Niza, Rubén Fidalgo18
El Peugeot 208 es muy neutro.

El chasis es muy noble; como suelo decir: “una madre que lo perdona casi todo”. No es subvirador ni sobrevirador, tal y como anunciaron los responsables de la marca. El nuevo Peugeot 208 GTi es un coche muy neutro y tiene un excelente paso por curva… Aunque en los giros a izquierdas el marco del parabrisas me tapa por completo el carril contrario, algo común en los diseños modernos, con el cristal tan inclinado.

La organización de Peugeot nos tiene una sorpresa preparada: ha cerrado un tramo de apenas 3 km de carretera que forma parte del Rally Montecarlo. Así, puedo ver dónde está el límite y las reacciones del chasis.

El 208 GTi no está pensado del todo para “ir de carreras”. Su neutralidad es demasiado patente en estos casos: apenas hay que trabajar con los pies, todo lo hacemos con el volante. Me ha sorprendido la tremenda capacidad de tracción que tiene este coche de 200 CV con tracción delantera y sin autoblocante, pero es prácticamente insensible a las transferencias de masas que intentamos con el gas y el freno. El eje trasero no nos ayudará a redondear el giro aunque hagamos que este Peugeot “hunda el morro” y lleve de puntillas las ruedas traseras.

Prueba Peugeot 208 GTi, Niza, Rubén Fidalgo18
Las siglas GTi presiden el portón.

La velocidad es tremenda, pero las sensaciones al volante son menores de lo esperado. No es que me guste ir con el alma en vilo permanentemente -ni me gusta ni tengo las “manos” suficientes como para ir seguro en un coche un poco traidor-, pero me encanta que el vehículo tenga cierta “picardía” cuando lo provoco y, en mi opinión, GTi significa precisamente eso. Sólo le haría falta un poco más de picante…

Vídeo del tramo cerrado con el Peugeot 208 GTi

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Rubén Fidalgo 12 Abril, 2013

Por desgracia, los modelos de altas prestaciones compactos han pasado de ser relativamente frecuentes a un producto casi de nicho.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba