Presentación y prueba del nuevo SsangYong XLV 201643

Presentación y prueba del nuevo SsangYong XLV 2016

2 Junio, 2016, modificada el 8 Diciembre, 2016 por

La marca que presume de ser la única especialista en el mundo SUV y con todos sus modelos con alguna versión 4×4 se pasa al mundo de los monovolúmenes compactos con el nuevo SsangYong XLV. Mucho espacio interior en sólo 4,4 metros de longitud y un precio rompedor son sus principales argumentos.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 5

Correcto

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Espacio interior
  • Relación precio/producto
  • Equipamiento

Mejorable

  • Falta de par en motor de gasolina
  • Anchura en plazas traseras
  • Suspensión seca (con llanta de 18")

Mientras la mayoría de las marcas “mutan” sus monovolúmenes hacia modelos tipo SUV, SsangYong sigue el camino inverso y convierte en un vehículo familiar a un todocamino con la llegada del nuevo SsangYong XLV. Este nuevo modelo (que ya está en los concesionarios) es el primero de la marca coreana en no contar con ninguna versión con tracción total, una decisión coherente con el planteamiento del modelo y las necesidades del mercado al que se dirige, en el que la demanda de versiones de tracción total no llega al 2%.

Pese a los rumores sobre una posible variante de 7 plazas, por ahora la marca no contempla esta posibilidad, al menos por ahora, algo que me parece lógico si ya disponen del Rodius como un verdadero 7 plazas (no un 5+2).

Entre los rivales del XLV hay modelos tan dispares como el Citroën C4 o el Dacia Lodgy, e incluso su propio hermano pequeño, el SsangYong Tivoli, que, aunque la marca lo posicione como un SUV, para muchos puede ser una alternativa lo bastante atractiva como para tenerlo en cuenta.

La diferencia de precio entre un XLV y un Tivoli equivalente está en torno a los 2.000 euros. A cambio, además de 20 cm extra, tenemos un equipamiento algo más completo, como la pantalla táctil(disponible desde el acabado intermedio) o el navegador, pero puede que a muchos les interese más poder optar a un Tivoli diésel que disponer de un maletero de mayores dimensiones en un XLV de gasolina, por ejemplo.

Mi valoración tras esta primera toma de contacto es bastante positiva. La horquilla de precios del SsangYong XLV (sin descuentos ni promociones) va desde los 18.900 euros del modelo básico de gasolina hasta los 26.000 euros del diésel con cambio automático y con el acabado más alto. Si tenemos en cuenta la promoción de 2.250 euros de descuento (sin PIVE, ni letra pequeña), el SsangYong XLV se convierte en uno de los coches familiares más competitivos del mercado, con un interior amplio, una mecánica diésel muy razonable, un equipamiento aceptable y un rodar agradable.

Vídeo del nuevo SsangYong XLV

 

Presentación y prueba del nuevo SsangYong XLV 201643
El frontal del XLV es casi idéntico al del Tivoli.

El nuevo XLV toma como punto de partida la nueva plataforma desarrollada para el Tivoli y añade 20 cm en el voladizo trasero hasta alcanzar los 4,4 m de longitud. Añadir casi un cuarto de metro más a una carrocería sin variar su distancia entre ejes (2,6 metros) y que no acabe pareciendo un “baúl añadido” es complicado. Sin embargo, el centro de diseño de SsangYong lo ha hecho muy bien en el XLV para evitar este problema y, además, lo ha hecho tomando elementos característicos de la marca, como la forma del pilar C.

Simplificando mucho las cosas, podríamos decir que el XLV es un Tivoli hasta el final de la puerta trasera y a partir de ella añadimos la parte final de un SsangYong Rodius (puedes ver fotos en la galería con el XLV aparcado junto a ambos modelos). Para no hacer demasiado pesada la vista trasera, el XLV juega con las formas de las barras del techo, la línea de cintura y los abultados pasos de rueda. El resultado es bueno- aunque esto depende del gusto de cada uno- y el XLV parece mucho más grande de lo que en realidad es (mide poco más o menos lo mismo que un Golf, por ejemplo) y con ese aire SUV que tanto demanda el mercado en la actualidad.

Con un enfoque más serio que el Tivoli, el XLV no cuenta con tantas posibilidades de personalización, aunque dispone de 7 tonos de pintura (el gris plata metalizado no supone un extra en el precio) y dos modelos de llantas de aleación de 16 y 18 pulgadas (con neumáticos 205/60-16 y 215/45-18, respectivamente).

Pese a tratarse de un modelo con un precio muy competitivo, el XLV se permite algunos lujos como las luces diurnas LED, tecnología que también está presente en los grupos ópticos traseros y que se suele pagar como un extra en la mayoría de sus rivales.

En cuanto a la calidad y los acabados, son correctos y se nota una clara evolución positiva de SsangYong en este apartado.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del SsangYong XLV.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

4 Comentarios

jcl 4 Junio, 2016

llamarme raro…..pero me encanta la zaga de este nuevo modelo asi como el interior…..creo que con un motor mas potente y alrededor de los 140 cv en diesel y gasolina estaría mejor posicionado, me gusta, un saludo

jcl 4 Junio, 2016

por cierto Rubén …te voy a pasar la ” patata caliente” y te hago una pregunta quizás comprometida…..¿ que fiabilidad tiene en general esta marca coreana respecto a las japonesas y europeas?..entendería que no te ” mojes”……un saludo.

Rubén Fidalgo 4 Junio, 2016

Hola jcl, la fiabilidad del 1.6 está todavía por demostrar. El 2.0 es bastante fiable, al menos bastante más que el viejo 2.7 de origen mercedes, que sí fue bastante tendente a griparse por problemas con el consumo de aceite. Un saludo y gracias por tu fidelidad.

jcl 5 Junio, 2016

gracias por la respuesta.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba