Prueba

Presentación y prueba del nuevo SsangYong XLV 2016

43 fotos

Ampliar

02 de junio, 2016

La marca que presume de ser la única especialista en el mundo SUV y con todos sus modelos con alguna versión 4x4 se pasa al mundo de los monovolúmenes compactos con el nuevo SsangYong XLV. Mucho espacio interior en sólo 4,4 metros de longitud y un precio rompedor son sus principales argumentos.

Mientras la mayoría de las marcas «mutan» sus monovolúmenes hacia modelos tipo SUV, SsangYong sigue el camino inverso y convierte en un vehículo familiar a un todocamino con la llegada del nuevo SsangYong XLV. Este nuevo modelo (que ya está en los concesionarios) es el primero de la marca coreana en no contar con ninguna versión con tracción total, una decisión coherente con el planteamiento del modelo y las necesidades del mercado al que se dirige, en el que la demanda de versiones de tracción total no llega al 2%.

Pese a los rumores sobre una posible variante de 7 plazas, por ahora la marca no contempla esta posibilidad, al menos por ahora, algo que me parece lógico si ya disponen del Rodius como un verdadero 7 plazas (no un 5+2).

Entre los rivales del XLV hay modelos tan dispares como el Citroën C4 o el Dacia Lodgy, e incluso su propio hermano pequeño, el SsangYong Tivoli, que, aunque la marca lo posicione como un SUV, para muchos puede ser una alternativa lo bastante atractiva como para tenerlo en cuenta.

La diferencia de precio entre un XLV y un Tivoli equivalente está en torno a los 2.000 euros. A cambio, además de 20 cm extra, tenemos un equipamiento algo más completo, como la pantalla táctil(disponible desde el acabado intermedio) o el navegador, pero puede que a muchos les interese más poder optar a un Tivoli diésel que disponer de un maletero de mayores dimensiones en un XLV de gasolina, por ejemplo.

Mi valoración tras esta primera toma de contacto es bastante positiva. La horquilla de precios del SsangYong XLV (sin descuentos ni promociones) va desde los 18.900 euros del modelo básico de gasolina hasta los 26.000 euros del diésel con cambio automático y con el acabado más alto. Si tenemos en cuenta la promoción de 2.250 euros de descuento (sin PIVE, ni letra pequeña), el SsangYong XLV se convierte en uno de los coches familiares más competitivos del mercado, con un interior amplio, una mecánica diésel muy razonable, un equipamiento aceptable y un rodar agradable.

Vídeo del nuevo SsangYong XLV

 

Nuestra valoración: 6,5

Diseño 7

Motor 5

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Espacio interior
  • Relación precio/producto
  • Equipamiento

Mejorable

  • Falta de par en motor de gasolina
  • Anchura en plazas traseras
  • Suspensión seca (con llanta de 18")

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: SsangYong XLV: entre Tivoli y Rodius

El frontal del XLV es casi idéntico al del Tivoli.

43 fotos

Ampliar

El nuevo XLV toma como punto de partida la nueva plataforma desarrollada para el Tivoli y añade 20 cm en el voladizo trasero hasta alcanzar los 4,4 m de longitud. Añadir casi un cuarto de metro más a una carrocería sin variar su distancia entre ejes (2,6 metros) y que no acabe pareciendo un «baúl añadido» es complicado. Sin embargo, el centro de diseño de SsangYong lo ha hecho muy bien en el XLV para evitar este problema y, además, lo ha hecho tomando elementos característicos de la marca, como la forma del pilar C.

Simplificando mucho las cosas, podríamos decir que el XLV es un Tivoli hasta el final de la puerta trasera y a partir de ella añadimos la parte final de un SsangYong Rodius (puedes ver fotos en la galería con el XLV aparcado junto a ambos modelos). Para no hacer demasiado pesada la vista trasera, el XLV juega con las formas de las barras del techo, la línea de cintura y los abultados pasos de rueda. El resultado es bueno- aunque esto depende del gusto de cada uno- y el XLV parece mucho más grande de lo que en realidad es (mide poco más o menos lo mismo que un Golf, por ejemplo) y con ese aire SUV que tanto demanda el mercado en la actualidad.

Con un enfoque más serio que el Tivoli, el XLV no cuenta con tantas posibilidades de personalización, aunque dispone de 7 tonos de pintura (el gris plata metalizado no supone un extra en el precio) y dos modelos de llantas de aleación de 16 y 18 pulgadas (con neumáticos 205/60-16 y 215/45-18, respectivamente).

Pese a tratarse de un modelo con un precio muy competitivo, el XLV se permite algunos lujos como las luces diurnas LED, tecnología que también está presente en los grupos ópticos traseros y que se suele pagar como un extra en la mayoría de sus rivales.

En cuanto a la calidad y los acabados, son correctos y se nota una clara evolución positiva de SsangYong en este apartado.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del SsangYong XLV.

Interior: SsangYong XLV: bien aprovechado

Las diferencias en el interior respecto al Tivoli empiezan tras los asientos traseros.

43 fotos

Ampliar

Si en algo han querido dar el do de pecho con el XLV es en capacidad interior, algo que han logrado, aunque con algunos «matices». Como decía en el apartado anterior, los 20 cm extra se han añadido en el voladizo trasero. El gran beneficiado de este mayor tamaño es el maletero, que anuncia una capacidad de 720 litros hasta la línea de la luneta trasera. Esto es así si prescindimos de la rueda de repuesto y aprovechamos todo este espacio. Si optamos por tener una rueda para poder seguir viaje en caso de emergencia (que cuesta 100 euros), el volumen del maletero se queda en 574 litros hasta la línea marcada por la luneta trasera. Sin embargo, la cortinilla que cubre el maletero está algo más baja que ésta, por lo que habría que restar algo más de volumen si decidimos llevar el equipaje dentro del maletero. Por supuesto, si lo cargamos hasta el techo ganamos capacidad, pero eso lo podemos hacer con cualquier 5 puertas.

Si abatimos los respaldos traseros, el volumen máximo llega a los 1.440 litros de capacidad, eso sí, sin un suelo plano y con un umbral de carga bastante elevado que hace que meter y sacar bultos pesados sea algo incómodo.

Pese a esta puntualización, sigue siendo digna de elogio la relación entre el volumen interior y el tamaño exterior del SsangYong XLV, de las mejores del mercado, tanto es así, que deberemos ser cuidadosos con el peso máximo autorizado si nos aventuramos a aprovechar las 5 plazas y cargamos el maletero hasta los topes. El XLV sólo puede sumar 545 kg de masa a los 1.425 kg que pesa en vacío para no superar el límite de los 1.970 kg de PMA. Es decir, con 5 adultos en el XLV no podremos meter 4 maletas de ésas que van al límite para poder ser facturadas sin recargo en el aeropuerto, aunque sí quepan.

Por lo que respecta al diseño y el espacio para los pasajeros, el XLV es un Tivoli hasta el respaldo trasero: un coche amplio en el que 4 adultos pueden viajar a sus anchas (3 en la parte trasera irán algo faltos de anchura, aunque con la suerte de que el suelo es casi plano atrás, el túnel central apenas se eleva 4 cm) y con detalles prácticos como la multitud de huecos disponibles para guardar una tablet, varias botellas de agua, un portátil de hasta 13 pulgadas en la guantera, etc.

Los acabados son correctos y no hay ruidos parásitos provocados por malos ajustes en el interior. Los mandos también están bien ubicados y uno se hace fácilmente a ellos salvo los de la climatización, con unas teclas muy pequeñas y difíciles de identificar para subir y bajar la temperatura.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del SsangYong XLV.

Motor: SsangYong XLV: mejor el diésel

La mecánica diésel es mucho más agradable de conducir gracias a su mejor cifra de par.

43 fotos

Ampliar

Aunque me confieso un defensor de las mecánicas de gasolina y gas, en el caso del XLV (y también del Tivoli), me parece que la motorización más recomendable es la diésel, que resulta mucho más agradable de conducir gracias a su mayor par motor.

Pese a que la cifra de potencia sea mayor en el modelo de gasolina (128 CV frente a 115 CV del diésel), el par máximo del de gasóleo es de 300 Nm entre las 1.500 y las 2.500 rpm, mientras que el de gasolina se queda en unos modestos 160 Nm a 4.600 rpm. Para entendernos, el motor diésel tiene más capacidad de empuje desde el ralentí, que la máxima que ofrece el de gasolina a casi 5.000 vueltas. Esto hace que tengamos que estar mucho más atentos al uso del cambio y, sobre todo, que los consumos se disparen si sacamos partido de todo el espacio que ofrece el XLV y lo cargamos en un viaje si optamos por la gasolina.

Aunque por ahora no está disponible la versión de GLP (que toma como base el motor de gasolina), la marca espera ofrecerlo en un futuro cercano.

Las mecánicas con las que llega al mercado el XLV son sólo dos, gasolina y diésel, esta última con la posibilidad de ir asociada a una caja de cambios manual o automática.

Ambas son motorizaciones ya conocidas y de buenos resultados en otros modelos de SsangYong, pero incorporan como novedad la integración del sistema Stop & Start que no estaba disponible hasta ahora y que ayuda a bajar los valores del consumo homologado en ciclo urbano. Gracias a ello, el SsangYong XLV diésel con cambio manual se queda en 117 g/km de CO2, exento del impuesto de matriculación.

Comportamiento: SsangYong XLV: para familias viajeras

El XLV es un coche fácil de conducir y bastante ágil pese a su altura.

43 fotos

Ampliar

El XLV es un coche muy coherente con su planteamiento de vehículo familiar. En esta toma de contacto tuve ocasión de probar la mecánica de gasolina en acabado Premium con las llantas opcionales de 18 pulgadas y el diésel en idéntico acabado con llantas de 16 pulgadas. Al margen de las diferencias en cuanto a la mecánica (ya descritas en el apartado anterior), recomiendo claramente la configuración con la llanta de 16 pulgadas y neumáticos 205/60-16, con un comportamiento más noble y mucho más confort a la hora de rodar por zonas con mal asfalto o pasar por las bandas reductoras de velocidad presentes en las ciudades.

Me ha gustado mucho el tacto general del XLV. Tiene un rodar agradable, la dirección es suficientemente precisa y la visibilidad es buena.

Como es lógico, no es un coche que destaque por su agilidad, pero sus reacciones son sanas y es muy fácil de conducir. Una de las causas por las que no se espera que lleguen versiones de tracción total es que el eje trasero del XLV es de brazos tirados (ocupa menos espacio y permite un maletero más grande) en lugar del esquema completamente independiente de las versiones 4WD del Tivoli. Pese a la sencillez del esquema de suspensión y el mayor voladizo trasero, el XLV tiene un buen comportamiento en curva.

Con la llanta de 18 pulgadas salen a relucir más las limitaciones del bastidor del XLV, especialmente los rebotes del eje trasero a la hora de pasar por pasos de cebra elevados o al circular rápido por zonas con asfalto irregular. La mayor cámara de aire de las ruedas de 16 pulgadas amortigua más estas reacciones y hace más agradable la conducción del XLV.

Equipamiento: SsangYong XLV: completo desde el básico

El XLV tiene un precio muy interesante por lo que ofrece a cambio.

43 fotos

Ampliar

Con un precio de partida de 18.900 euros (sin descuentos ni promociones), el SsangYong XLV llega al mercado con un posicionamiento muy agresivo en cuanto a precio, con pocos rivales que ofrezcan tanto espacio y detalles como el climatizador bi-zona, la dirección asistida con 3 niveles de dureza, las luces diurnas delanteras y traseras LED, etcétera.

Como es costumbre en SsangYong, el XLV se ofrece con 3 niveles de acabado: Linear, Premium y Limited (ordenados de más básico a más equipado). Ya desde el Linear se ofrecen elementos como las llantas de aleación o los antinieblas de serie, lo cierto es que no falta nada de lo imprescindible, aunque el XLV todavía no dispone de sistemas de última generación que sí están disponibles en otros rivales, especialmente en cuanto a dispositivos de asistencia a la conducción como el sensor de ángulo muerto, alerta anti colisión, etc.

En defensa del XLV, ninguno de sus rivales (Ford C-Max, Citroën C4 Picasso, Renault Scénic…) los ofrece en sus versiones básicas, que son las únicas comparables en el rango de precios que se mueve el coreano.

Por ahora, la gama y precios del SsangYong XLV es la siguiente (a estos precios se puede restar la promoción actual de 2.250 euros de descuento):

  • SsangYong XLV Linear 1.6 gasolina 128 CV desde 18.900 euros
  • SsangYong XLV Premium 1.6 gasolina 128 CV desde 20.500 euros.
  • SsangYong XLV Premium 1.6 diésel 115 CV desde 22.000 euros.
  • SsangYong XLV Premium 1.6 diésel 115 CV automático desde 24.000 euros.
  • SsangYong XLV Limited 1.6 diésel 115 CV desde 24.000 euros.
  • SsangYong XLV Limited 1.6 diésel 115 CV automático desde 26.000 euros.

Consumo: SsangYong XLV: datos oficiales

Los consumos del XLV de gasolina se disparan si sacamos partido de toda su capacidad interior.

43 fotos

Ampliar

Una vez más no hubo ocasión para poder medir con precisión los consumos en esta toma de contacto. Sin embargo, los valores no deberían variar mucho respecto a los que hemos obtenido en las diferentes pruebas del Tivoli, pues la diferencia de peso entre uno y otro es de apenas 150 kg y los valores son extrapolables, teniendo en cuenta que las mecánicas son idénticas (salvo el start & stop).

En concreto los consumos homologados por SsangYong para las distintas motorizaciones del XLV son las siguientes (medio/urbano/carretera):

SsangYong XLV 1.6 gasolina: 7,1 l/100 km; 9,5 l/100 km; 5,6 l/100 km con unas emisiones de 165 g/km CO2.

SsangYong XLV 1.6 diésel manual: 4,5 l/100 km; 5,1 l/100 km; 4,2 l/100 km con unas emisiones de 117 g/km de CO2.

SsangYong XLV 1.6 diésel automático: 5,9 l/100 km; 7,5 l/100 km;4,9 l/100 km con unas emisiones de 154 g/km de CO2.

El depósito de combustible del XLV tiene una capacidad de 47 litros.

SsangYong XLV 1.6 diésel 1115 CV automático:

Rivales

Vehículo

SSANGYONG

Precio
Combustible -
Cambio - -
Potencia (CV) - -
Aceleración 0-100 km/h (s) - -
Consumo Medio (l/100 km) - -
Emisiones CO2 (g/km) - -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • jcl

    llamarme raro…..pero me encanta la zaga de este nuevo modelo asi como el interior…..creo que con un motor mas potente y alrededor de los 140 cv en diesel y gasolina estaría mejor posicionado, me gusta, un saludo

  • jcl

    por cierto Rubén …te voy a pasar la » patata caliente» y te hago una pregunta quizás comprometida…..¿ que fiabilidad tiene en general esta marca coreana respecto a las japonesas y europeas?..entendería que no te » mojes»……un saludo.

  • Rubén Fidalgo

    Hola jcl, la fiabilidad del 1.6 está todavía por demostrar. El 2.0 es bastante fiable, al menos bastante más que el viejo 2.7 de origen mercedes, que sí fue bastante tendente a griparse por problemas con el consumo de aceite. Un saludo y gracias por tu fidelidad.

  • jcl

    gracias por la respuesta.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche