Presentación y prueba del nuevo Seat Tarraco

Presentación y prueba del nuevo Seat Tarraco

27 noviembre, 2018

Por fin ha llegado la versión española del Skoda Kodiaq o del Tigual Allspace, con los que comparte plataforma y varios componentes. Disponible con 5 o 7 plazas, lo tendremos incluso en versión híbrida. Ya lo hemos podido probar y éstas son nuestras primeras impresiones del nuevo Seat Tarraco.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Versatilidad
  • Soluciones probadas
  • Gama completa

Mejorable

  • Calidad diferente delante y detrás
  • Interior austero
  • Consumos elevados 1.5 TSi

Por primera vez desde hace varias décadas, en 2018 los compactos han dejado de ser los reyes del mercado y han cedido el trono a los SUV. En medio de este panorama, y gracias en gran medida al Arona y al Ateca (en los segmentos SUV-B y SUV-C), Seat ha batido sus récords de ventas y se ha consolidado como una de las marcas con más crecimiento. Para terminar de apuntalar esta tendencia se presenta el nuevo Seat Tarraco, el nuevo tope de gama de la familia Seat, un SUV grande y que da un salto adelante no sólo en tamaño y versatilidad, también en calidad, acabados… y precio.

Disponible en versiones de 5 o de 7 plazas, el Seat Tarraco comparte plataforma y órganos con el Skoda Kodiaq y el VW Tigual Allspace, y se produce en Alemania, aunque en Seat quieren resaltar que su diseño, puesta a punto y desarrollo tiene ADN español.

Aunque se abre el plazo para poder realizar los pedidos y se empezará a poder ver en los concesionarios de Seat en España a lo largo del mes de diciembre, su lanzamiento comercial tendrá ocasión en febrero, con un precio del modelo de acceso a la gama Tarraco de 32.650 euros (sin descuentos) para el Seat Tarraco 1.5 TSi de 150 CV con cambio manual y tracción delantera.

Gama y precios del Seat Tarraco

Mientras esperamos a que llegue una versión híbrida enchufable bien entrado el 2019 y el lanzamiento del acabado superior, el FR, la gama del Seat Tarraco estará compuesta por los acabados Style y Excellence y tres motores: gasolina de 1,5 y 2 litros y diésel 2 litros con dos niveles de potencia. Además de estos motores y equipamientos, habrá transmisiones DSG o manuales y tracción total o delantera, aunque no serán posibles todas las combinaciones:

Gasolina Emisiones CO2 Impuestos de matriculación P.V.P.

(4,75 %)

1.5 EcoTSI 150 CV St&Sp Style 147 4,75 % 32.650 €
1.5 EcoTSI 150 CV St&Sp Style Plus 147 4,75 % 34.170 €
1.5 EcoTSI 150 CV St&Sp Xcellence 147 4,75 % 35.770 €
1.5 EcoTSI 150 CV St&Sp Xcellence Plus 152 4,75 % 37.090 €
Diesel Emisiones CO2 Impuestos de matriculación P.V.P.

(4,75 %)

2.0 TDI 150 CV St&Sp Style 129 4,75 % 33.950 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp Style Plus 129 4,75 % 35.470 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp DSG-7 4Drive Style 146 4,75 % 39.100 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp DSG-7 4Drive Style Plus 146 4,75 % 40.620 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp Xcellence 129 4,75 % 37.070 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp Xcellence Plus 129 4,75 % 38.390 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp DSG 4Drive Xcellence 146 4,75 % 42.220 €
2.0 TDI 150 CV St&Sp DSG 4Drive Xcellence Plus 146 4,75 % 43.540 €
2.0 TDI 190 CV St&Sp DSG 4Drive Xcellence 147 4,75 % 43.830 €
2.0 TDI 190 CV St&Sp DSG 4Drive Xcellence Plus 147 4,75 % 45.150 €

Entre los principales rivales del Seat Tarraco, además de los hermanastros con los que comparte plataforma y mecánicas, están el nuevo Hyundai Santa Fe, el Nissan X-Trail, o el Peugeot 5008, modelos del segmento SUV-D en el entorno de los 4,7 metros que han sabido combinar la versatilidad de un monovolumen con la estética de moda de los crossovers.

El nuevo Seat Tarraco, en movimiento

Diseño Entre el Tiguan y el Ateca

El Tarraco abre una nueva gama en Seat y presenta la nueva imagen de marca que identificará a Seat a partir de ahora.
El Tarraco abre una nueva gama en Seat y presenta la nueva imagen de marca que identificará a Seat a partir de ahora.
Ampliar

El Seat Tarraco supone más que la entrada de Seat en el segmento D-SUV, también nos anticipa las claves de diseño de los nuevos modelos que aparecerán en los próximos meses, empezando por la nueva generación del Seat León que está confirmado para 2019.

Esta nueva identidad está definida por el nuevo frontal, con una coraza de forma hexagonal y prominente que tiene mucho más protagonismo que antes y contribuye a darle un aspecto más sofisticado al nuevo modelo de Seat.

Sin lugar a dudas, la cara del nuevo Tarraco es la parte más llamativa y diferenciada de sus hermanastros del grupo VAG. Personalmente me recuerda algo a la imagen del nuevo Focus. Los faros del Tarraco, además de ser full led, se incrustan en los laterales de la calandra y cuentan con una nueva firma luminosa en las luces diurnas con efecto tridimensional muy llamativo.

La verdad es que el resultado estético es acertado y, entre la coraza avanzada y las nervaduras del capó, el morro del Tarraco es muy llamativo y con ciertos matices deportivos.

La vista lateral es en la que menos puede disimular su parentesco, con un perfil que recuerda claramente al Kodiaq y al Tiguan Allspace.

En la trasera nos encontramos con un recurso que estuvo de moda a finales de los años ochenta y mediados de los noventa, pero que vuelve a estar en boga en la actualidad: el puente luminoso que une las ópticas traseras. En la segunda generación del Seat Toledo sólo servía de adorno y para integrar la tercera luz de freno, pero en el Tarraco se ilumina con la luz de posición. También en la parte trasera tenemos tecnología full led, con los indicadores de dirección de tipo secuencial por primera vez en un Seat.

La primera impresión que causa el Tarraco es buena, con unos acabados de calidad y unos colores muy elegantes. Ya que hablo de colores, de nuevo volvemos a confirmar que las modas se repiten y vuelve el color verde a la paleta de tonos disponibles, por cierto, que le queda francamente bien.

Gracias a los 2,8 metros de distancia entre ejes, el Seat Tarraco puede presumir de unas puertas traseras muy amplias que facilitan el acceso a las plazas traseras, aunque para pasar a la tercera fila sigue siendo necesaria cierta agilidad física.

Interior El espacio es el protagonista

El interior tiene buen aspecto, pero algunos detalles bajan la nota final.
El interior tiene buen aspecto, pero algunos detalles bajan la nota final.
Ampliar

Si fuera la diferencia frente a sus hermanastros la tenemos principalmente en la coraza, en el interior los ojos se nos van a ir a la pantalla del sistema multimedia, que es flotante en lugar de estar integrada en la consola central como en el Skoda o el Volkswagen. Esta diferencia permite a los diseñadores del Tarraco presumir de que el salpicadero tiene una línea principal más baja que contribuye a mejorar la visibilidad y dar una mayor sensación de amplitud, pero personalmente no me agradan demasiado las pantallas flotantes, que parecen más una improvisación que integradas en el diseño.

En su apuesta por dejar claro que el Tarraco es subir un peldaño en la gama Seat, la marca ofrece de serie en todos los modelos el cuadro de instrumentos completamente digital y con varios modos de visualización.

La primera impresión al abrir las puertas del Seat Tarraco es muy buena. El diseño es austero pero no resulta aburrido y nada nos rechina, todo está muy bien integrado. Lo que ya no me ha gustado tanto es que, especialmente en un coche que quiere presumir de calidad, haya tanta diferencia en el trato brindado a los pasajeros delanteros y a los de la segunda y tercera fila. Mientras que los paneles de puerta delanteros están recubiertos en un plástico blando y con molduras decorativas y tapizados de buen tacto, las traseras son de plástico rígido y de tacto mucho más pobre. Esta racanería no es exclusiva del Tarraco, también la encontramos en el Peugeot 5008.

La postura de conducción  y los mandos que manejamos son idénticos a los de sus hermanos y primos del grupo Volkswagen, muy cómodo especialmente para tallas grandes, con recorridos de reglaje muy generosos tanto en los asientos como en la columna de dirección.

El habitáculo del Tarraco es muy espacioso y verstátil gracias a la posibilidad de desplazar longitudinalmente las banquetas de la segunda fila. Si elegimos la versión de 7 plazas perderemos 60 litros de capacidad del maletero, el espacio que ocupan los asientos de la tercera fila cuando están plegados en el suelo del coche. Aun así, su capacidad es muy buena y supera los 700 litros con 5 plazas desplegadas, bajando a los 230 litros cuando desplegamos los 7 asientos.

La tercera fila de asientos sólo es válida para recorridos cortos o para llevar a gente menuda, pero esto es algo frecuente en los modelos de 7 plazas de esta categoría.

Motor El híbrido se hará esperar

Por ahora llegarán dos motores de gasolina y un diésel 2.0 TDi con dos niveles de potencia. El híbrido llegará en 2020.
Por ahora llegarán dos motores de gasolina y un diésel 2.0 TDi con dos niveles de potencia. El híbrido llegará en 2020.
Ampliar

En esta primera toma de contacto he tenido oportunidad de sentarme a los mandos de 3 de las 4 opciones mecánicas: el 1.5 TSi de 150 CV manual con tracción delantera, el 2.0 TSi de 190 CV con cambio DSG y tracción total y el 2.0 TDi de 150 CV con cambio DSG y tracción delantera.

De todos ellos el más razonable me ha parecido el 2.0 TDi de 150 CV. Sus prestaciones son correctas y se agradece su mejor cifra de par en baja frente al 1.5 de gasolina, algo escaso para un coche que pasa de los 1.700 kg en orden de marcha.

El peso del Tarraco y la nueva gestión electrónica para superar los nuevos límites de emisiones del 1.5 TSi son un lastre importante. Sus 150 CV parecen escasos y, sobre todo, el par en baja es muy justo y nos obligará a “picar embrague” más de lo deseable para arrancar en las pendientes… y eso que sólo íbamos dos ocupantes, si lo cargas con las 7 plazas tiene que ir muy justo. Esta falta de par en baja hace que los consumos sean algo elevados. Aunque en estas tomas de contacto no hay tiempo de medir con precisión, han sido superiores a los del 2.0 TSi, mucho más desahogado.

Con el motor de 2 litros de gasolina de 190 CV el nivel de prestaciones es más que correcto y el Tarraco se mueve con desparpajo, algo a lo que también ayuda el cambio DSG de 7 marchas.

El 2.0 TDi de 150 CV tiene más par que el 1.5 TSi y esto hace que vaya más desahogado. Su conducción es más agradable y sus consumos mucho menores.

Todos los Seat Tarraco equipan el sistema de selección del modo de conducción. Con una ruleta podemos elegir entre el modo eco, el normal, o el Sport, que modifican la respuesta del motor, del cambio automático y, en las versiones más equipadas, la dureza de la suspensión y de la dirección asistida.

En el caso de contar con una versión de tracción total, a los modos de conducción anteriores se añaden otras dos opciones para la conducción fuera de asfalto y sobre la nieve, que actúan sobre el reparto y control de tracción.

Comportamiento Sin sorpresas

El Tarraco es un coche familiar, con el confort y la seguridad como máxima prioridad.
El Tarraco es un coche familiar, con el confort y la seguridad como máxima prioridad.
Ampliar

Aunque en Seat siempre ponen un poco de pimienta a la hora de afinar a su gusto los bastidores de sus modelos frente a las demás marcas del grupo alemán, el Seat Tarraco es un coche con un enfoque eminentemente familiar y, al menos en esta breve toma de contacto, no he percibido grandes diferencias respecto al Tiguan o al Kodiaq.

Da la casualidad de que hace 4 días que tuve de pruebas el nuevo Hyundai Santa Fe, concretamente en la versión diésel de 200 CV y 7 plazas, de modo que tenía muy frescas las sensaciones de uno de sus principales rivales. Frente a él, el Tarraco me ha gustado más por la mejor insonorización de la mecánica, que suena mucho menos en el Seat que en el coreano. Sin embargo, a nivel dinámico el coreano está un poco por delante. Las suspensiones del Santa Fe filtraban mejor la irregularidades del asfalto, los baches y las bandas reductoras de velocidad. El Tarraco, aunque muy confortable también, es algo más seco a la hora de pasar por estos resaltes sobre el asfalto, sobre todo el eje trasero.

El Seat Tarraco resulta muy fácil de conducir, es agradable y con reacciones seguras. La dirección tiene un buen tacto y el eje delantero no es tan torpe como uno se espera de un coche de este tamaño y peso. La visibilidad es buena y, con la instrumentación digital, el conductor tiene en todo momento la sensación de ir en un coche de nivel superior y tecnología moderna.

De las tres versiones probadas el que menos me gustó fue el 1.5 TSi, que obliga a estar mucho más pendiente del cambio de marchas para mantener la mecánica en la zona buena de par.

Equipamiento Completo y actual

Faros full led, asistentes de conducción avanzados... el Tarraco está a la última en equipamiento.
Faros full led, asistentes de conducción avanzados… el Tarraco está a la última en equipamiento.
Ampliar

Faros full led con luz dinámica de curva y asistente de luz de carretera, control de crucero adaptativo, cámaras de visión 360º, alerta de pérdida de carril, sensor de ángulo muerto y de tráfico trasero cruzado, alerta de colisión con frenado de emergencia… el Tarraco es un coche recién salido al mercado y es normal que cuente con todos estos sistemas que, poco a poco, se están estandarizando en este segmento del mercado.

El sistema multimedia, además de una pantalla capacitiva de grandes dimensiones y muy rápida de reacción, cuenta con lo último en materia de conectividad y, además de los ya normales Android Auto y Apple Car Play, añade el asistente Alexa y Shazam.

En cuanto a niveles de equipamiento, la gama Tarraco se presenta por ahora con dos acabados: Style y Excellence, pero unos meses más tarde llegará el FR, que será el tope de gama y, además de una mayor dotación de serie, tendrá un enfoque más deportivo, como ya es costumbre en la marca.

Por ahora no hay precios oficiales, sólo conocemos la cifra del modelo de acceso a la gama, que parte de los 32.650 euros por la versión 1.5 TSi de 150 CV cambio manual y acabado Style.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 27 noviembre, 2018

como siempre buen análisis ruben; La moda suv no es santo de mi devoción pero reconozco que este modelo de seat y alguno mas de la competencia me resultan muy agradables a la vista…..como el próximo y nuevo Toyota rav -4 que también me gusta mucho pero me parece un gravísimo error el no incorporar motores diesel en su nuevo modelo ,que creo, en mi modesta opinión, que es el motor ideal para este tipo de vehículos por peso-empuje-par motor-consumos y no los híbridos que parece que nos los quieren meter por los ojos si o sí ….un saludo.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba