Presentación y prueba del nuevo Renault Zoe Z.E. 40 Intens

Presentación y prueba del nuevo Renault Zoe Z.E. 40 Intens

Renault presenta unas nuevas baterías equipadas en el Zoe que le otorgan el doble de autonomía real, alcanzando los 400 kilómetros homologados por Europa. Nosotros ya lo hemos probado. Si quieres saber nuestra opinión, sigue leyendo.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Mayor autonomía
  • Aislamiento sonoro del habitáculo
  • Diversión en la conducción

Mejorable

  • Ergonomía de algunos botones
  • Plástico en los materiales
  • Precio elevado

Dicen que en las relaciones es esencial que ambas partes naveguen hacia un mismo puerto. Desde luego, en la Alianza Nissan-Renault, comandada por Carlos Ghosn, la lucha por mantener la vista puesta en el futuro sin despegarla del presente es el pan de cada día. Y van de la mano. Sin embargo, para llegar al futuro, la misión pasa por cuidar el presente. Dicha fusión es un referente en lo que a esto respecta. Su filosofía sobre la movilidad eléctrica es igual de fuerte que efectiva. Al cierre del pasado 2016, Nissan-Renault -que incluye también a Mitsubishi- logró su récord de ventas en eléctricos: 94.265 matriculaciones por todo el mundo (un 8% más que en el período anual de 2015), rozando el medio millón en el acumulado histórico (424.797 unidades).

Vídeo del nuevo Renault Zoe Z.E. 40

Centrándonos en el ente francés, hay que subrayar que uno de cada cuatro vehículos de cero emisiones en Europa son obra suya. De los más de 100.000 coches eléctricos vendidos en toda la historia de Renault -cifra que lograron el pasado mes de septiembre-, la mitad son modelos Zoe, lo que le catapulta a la cima en la lista de modelos más vendidos en su categoría de propulsión eléctrica.

Desde la primera mitad del siglo XIX, con Jedlik, Davenport y Robert Davidson -padres del motor eléctrico en los coches- hasta ahora, las cosas en este nicho han evolucionado de forma drástica. Aún hoy, habrá quien diga que los vehículos eléctricos todavía deben afrontar una serie de desventajas, de entre las cuales la más obvia es la autonomía. Este, quizá, es el máximo reto al que se enfrentan estos tipos de automóviles. Para combatirlo, Renault acaba de lanzar una nueva batería para el Zoe que proporciona casi el doble de kilómetros reales que la anterior. Según la NEDC (New European Driving Cycle), esta nueva batería Z.E. 40 de 41 kW/h homologa 403 km, frente a los 240 km oficiales del modelo preliminar de 22 kW/h. Esto, en un uso real, se traduce concretamente a 300 km (130 km más que el modelo previo). Y algo habrán hecho bien, porque con este nuevo desarrollo han conseguido que el usuario quite los ojos del cuadro de instrumentos y se olvide de la autonomía durante la conducción.

En cuanto a las novedades del nuevo Renault Zoe, la principal se centra en el ya citado aumento de autonomía con la batería Z.E. 40 que proporciona más potencia y 25 kg más de peso, pero no sólo estamos frente a una única primicia. El modelo producido en la planta de Flins (cerca de París) trae consigo un nuevo y más equipado sistema de conectividad y un mayor catálogo de opciones y prestaciones, incluida la versión tope de gama, Z.E. 40 Bose, con detalles exclusivos y un sistema de sonido homónimo que te mostramos a continuación.

Precio y versiones del nuevo Renault Zoe Z.E. 40

Batería en alquiler

  • Entry (versión con batería de 22kW/h): 22.125 euros (16.625 euros con descuentos).
  • Life 40: 24.625 euros (19.125 euros con descuentos).
  • Intens 40: 26.425 euros (20.925 euros con descuentos).
  • Bose 40: 29.225 euros (23.725 euros con descuentos).

Batería adquirida

  • Entry (versión con batería de 22kW/h): 29.625 euros (24.125 euros con descuentos).
  • Life 40: 32.125 euros (26.625 euros con descuentos).
  • Intens 40: 33.925 euros (28.425 euros con descuentos).
  • Bose 40: 36.725 euros (31.225 euros con descuentos).

Diseño Un Clio eléctrico

Exterior del Renault Zoe.

Desde Renault explican que el diseño exterior del Zoe, que en nada cambia con respecto al de 2013, se elaboró desde cero. “Queríamos comenzar la fabricación de eléctricos con un vehículo totalmente nuevo, tal y como ocurrió con el nacimiento del cuadriciclo Twizy”, dicen. Sin embargo, los parecidos con su hermano térmico del segmento urbanita, el Renault Clio, son evidentes.

El Zoe Z.E. 40 conserva exactamente el mismo cuerpo que su antecesor de menos autonomía -sólo mejor el equipamiento y las baterías-. Una estética que no pierde la deportividad de un utilitario pese a su motor eléctrico. Sus formas redondeadas rompen con las, cada vez más, lineales de la actualidad y le confieren una aerodinámica y esa deportividad de la que hablábamos que evoca la cara del Clio. Los faros están alargados y se fusionan con las líneas laterales. Para aumentar la sensación de anchura, dos pequeñas luces en forma de media luna se sitúan en los extremos del paragolpes delantero. Como ya es común en los modelos de la marca de Boulogne-Billancourt, un engrandado rombo preside el frontal.

En la zaga, el logo Z.E. 40 deja patente que se trata de la versión con más autonomía, para distinguirlo del modelo con batería de 22 kW/h.

Los demás detalles perduran: la huella dactilar de su diseñador, Jean Sémériva, grabada en los tiradores de las puertas traseras indica el modo de apertura y los detalles en color azul, junto con el logotipo Z.E., están presentes en distintas zonas, como los faros delanteros.

Las dimensiones vuelven a recordar al Clio: 4.084 mm de longitud total, 1.945 mm de anchura con los retrovisores abiertos y 1.562 mm de altura; el Zoe es tan sólo dos centímetros más largo y, eso sí, 12 cm más alto -en gran parte, debido a las baterías, que se ubican bajo los asientos-. Pese a su vanguardia exterior, es un claro ejemplo de que se puede fabricar un vehículo eléctrico sin un abusado futurismo -algo que se agradece-.

Las llantas bitono de la versión en prueba, con el acabado Intens, son de 16 pulgadas, aunque de forma opcional se podrá elegir un tamaño de 17 pulgadas TechRun.

Interior Buena visibilidad y alguna falta de ergonomía

Interior del Renault Zoe.

El interior del Zoe facilita una gran visión exterior gracias a la gran luna delantera. Antes hemos hablado de su altura; esto también se aprecia en el habitáculo y, por ende, en la conducción. Esa altura, en parte, es también la causa de la buena visibilidad. A esto hay que sumar la espaciosidad de las plazas delanteras, que transmiten una adecuada sensación individual entre ambas. Los asientos de las plazas traseras están más pegados al suelo de lo que es común, debido a la colocación de las baterías, por lo que las rodillas de los ocupantes quedan más altas de lo habitual. La cota de altura para los ocupantes de las plazas delanteras es de 904 mm del cojín hasta el techo; 78 mm de altura más que en las traseras.

La protagonista interior es una consola central táctil situada en el salpicadero sobre los mandos del climatizador. Viene equipada con el sistema R-Link que más tarde explicaremos. Estos elementos, el volante y las palancas de intermitencia y limpiaparabrisas -todos de fácil manejo- vuelven a evocar el interior del Clio.

La palanca de transmisión tiene un diseño apropiado, al igual que los asientos, que, aunque carecen de regulación en los reposacabezas, no muestran problemas de confort. Sí tenemos que destacar la poca ergonomía o difícil acceso al limitador y regulador de la velocidad (control de crucero), así como los mandos de manejo del sistema de audio. El primer elemento esta junto al pomo del cambio automático y a alguien que desconozca esta ubicación le será difícil encontrarlo en plena marcha y lo confundirá con los botones situados en el volante (que sólo cumplen la función de aumentar o reducir la velocidad cuando se activa o desconecta el regulador). Los plásticos del salpicadero también son mejorables.

Es destacable el aislamiento sonoro del habitáculo. En una fase de 40-75 km/h de velocidad, tan sólo se perciben unos 60 dB de ruido proporcionado por la rodadura de los neumáticos.

Por último, la capacidad del maletero es de 338 litros, que, abatiendo los asientos, aumentan hasta los 1.225 litros.

Motor Dos versiones para la nueva batería Z.E. 40

Motor eléctrico del Renault Zoe.

El anterior Zoe estaba disponible con una batería de 22 kW/h que homologaba, según el ciclo NEDC, 240 km de autonomía. La nueva batería Z.E. 40 homologa, como hemos dicho, 403 km -que en un uso real se reducen a unos 300 km más que suficientes para una utilización urbana o periurbana-.

Esta nueva batería Z.E. 40 irá equipada en dos propulsores distintos pero con pocas diferencias que son fabricados en la factoría de Cléon: una primera versión, denominada R90, con una potencia de 92 CV a un régimen de 3.000 a 5.000 rpm y un par máximo de 225 Nm; la segunda versión, Q90, homologa una autonomía de 370 km y desarrolla una potencia de 88 CV a un régimen de 3.000 a 11.300 rpm, con un par máximo de 220 Nm. Ambos propulsores eléctricos consiguen unas prestaciones de 0-100 km/h en 13,2 segundos, al igual que el modelo equipado con la batería de 22 kW/h. Ambos modelos tienen una velocidad máxima de 135 km/h.

Tal y como hemos apuntado anteriormente, está muy lograda la baja sonoridad del motor, tanto en el habitáculo como en el propio exterior. Sin embargo, en ciudad y a baja velocidad los peatones se percatarán de la aproximación del Zoe a consecuencia de un particular sonido -desconectable- que se desarrolla en la circulación a menos de 30 km/h.

Cómo recargar el Renault Zoe Z.E. 40

Existen tres opciones diferentes de carga para el Renault Zoe Z.E. 40:

  • Enchufe Green’up: el típico enchufe de casa. Con una toma de 4,1 kW, las baterías del Zoe estarán completas en unas 16 horas. Para este tipo de enchufe, será necesario adquirir una toma compatible que no está incluida.
  • Enchufe wall-box: es un enchufe especial que se instala en la pared del garaje o lugar de estacionamiento del vehículo eléctrico en el domicilio. Su instalación ronda los 1.200 euros. Aunque existen varias potencias, con un enchufe de 7,4 kW la carga estará completa en siete horas y 25 minutos. Este tipo de punto de recarga también requerirá de la compra de una toma compatible que no está incluida en la adquisición del Zoe.
  • Borne de carga acelerada: son los puntos de carga rápida que se encontrarán en la calle. Tienen una potencia de 22 kW y las baterías se cargarán completamente en menos de 3 horas (2 horas y 40 minutos).

Existen 80.000 puntos de recarga por toda Europa, de los que tan sólo 1.700 están situados en España. Pero esto no será un problema a la hora de encontrarlos, ya que el sistema R-Link localiza los puntos de carga más cercanos y ofrece toda la información acerca de ellos. El R-Link se coordina con el navegador y, poniendo un trayecto que se quiera efectuar, el sistema se encarga de calcular la ruta óptima, teniendo en cuenta dichos puntos.

Además, Renault dispone de una aplicación llamada Z.E. Pass con la que se puede efectuar y gestionar el pago de la recarga facilitando así la maniobra.

Vídeo de cómo son las nuevas baterías Z.E. 40

 

Comportamiento Divertido de conducir con una rápida salida

Exterior del Renault Zoe.

Pese a que las nuevas baterías han engordado al Zoe en 25 kg, eso no es un problema para disfrutar de las sensaciones de conducción que produce. Y es que sus casi 1.500 kg se mueven durante la aceleración de salida de una forma rápida e, incluso, hasta brusca. En la prueba pudimos introducir el Zoe en una zona sin circulación y analizar ahí sus prestaciones más “salvajes”. Pues bien, la respuesta fue sorprendente. Su motor eléctrico de 92 CV era capaz de perder tracción en virajes violentos y la aceleración era realmente buena.

Sin embargo, esa aceleración iba perdiendo progresividad a medida que la velocidad aumentaba. De modo que en una maniobra de adelantamiento hay que saber jugar con esa relación: el inicio será potente, pero, si el adelantado es un vehículo largo, tendremos que tener en cuenta que se perderá impulso a mitad de la acción (como a 70-80 km/h). Esto nos revela de forma contundente que el mejor ámbito por el que se moverá el Zoe será, evidentemente, el urbano.

Los neumáticos especiales Michelin E-V equipados están preparados para hacernos ahorrar seis kilómetros de autonomía, y su ruido de rodadura será, junto con la fuerza aerodinámica, lo poco que se oye durante la conducción.

En nuestra prueba, realizamos una conducción sin tener en cuenta el ahorro de autonomía, jugamos con la frenada regenerativa o freno motor que desarrolla el propulsor mediante la desaceleración, y llegamos a conseguir una recarga de 17 kW, que aumenta hasta los 38 kW al pisar el freno bruscamente.

En el modo ECO, la velocidad está limitada a 100 km/h y el consumo variable medio que marca el cuadro de instrumentos no es mayor a 4 kW.

La agilidad del Zoe es fantástica en entornos urbanos y en zonas reviradas. Debido a que el aumento de las baterías ha bajado el centro de gravedad, se siente un confort y una estabilidad que da una gran seguridad al conductor.

Equipamiento El acabado Bose, la principal novedad

Consola central en el Renault Zoe Bose.

El Renault Zoe cuenta con una novedad en cuanto a su equipamiento: el Zoe Bose, un tope de gama con detalles exclusivos, cuya denominación vais a entender rápidamente. Este modelo cuenta con asientos delanteros calefactables -lo que evitaría encender el climatizador para calentar el habitáculo completo cuando no viajan más de dos personas, de forma que se ahorra autonomía-, tapicería de cuero, radar con cámara de visión trasera, sistema de audio R-Link de la firma Bose -de ahí su nombre-, y un tercer reposacabezas trasero. Además, de forma opcional, se pueden equipar llantas de 17 pulgadas.

La versión que hemos probado nosotros es la previa inmediata a esta, la intermedia con acabado Intens, que está dotada con llantas de 16 pulgadas, radio con sonido 3D by Arkamis y antena dual, sensor de lluvia y encendido automático de luces, elevalunas traseros eléctricos, elevalunas del conductor impulsional, retrovisores con reglaje eléctrico y abatibles eléctricamente, tarjeta manos libres de apertura y arranque y radar trasero para estacionamiento. Como extras, se pueden equipar llantas de aleación de 17 pulgadas, tercer reposacabezas trasero, cartografía ampliada en el navegador, preinstalación de alarma, predisposición para car sharing (BAC) y radar con cámara de visión trasera.

La versión de entrada es la denominada Life, que es semejante a la versión más asequible Entry del modelo con batería de 22 kW/h, con climatizador, sistema de infoentretenimiento R-Link, embellecedores de 15 pulgadas y cargador Camaleón de 22 kW/h, entre otros.

En resumen, el Zoe cuenta ahora con una mayor conectividad y más opciones.

Consumo Te despreocupas de la autonomía

Toma del enchufe del Renault Zoe para su carga.

Nuestra prueba del Zoe se desarrolló por zonas urbanas, carreteras reviradas y un tramo por carreteras rápidas. En total, el trayecto completo comprendió unos 170 km. Teniendo en cuenta que partimos de inicio con 294 km de autonomía; que durante el día no se superaron los 5ºC -cuando la temperatura óptima para una batería se sitúa entre los 15 y los 18ºC-; que utilizamos la radio, el navegador y la climatización; y que, sobre todo, no hicimos una conducción eficiente -precisamente para poner a prueba estas nuevas baterías y su autonomía-, el balance que hacemos del consumo es francamente bueno. Llegamos al punto de partida con 70 km de autonomía, por lo que no bajamos de los 220 km de autonomía. La diferencia de los 50 km restantes es comprensible por lo antes citado.

Durante la prueba insistimos en las aceleraciones y frenadas -lo que elevó el consumo- para ver dicho consumo instantáneo, obteniendo los siguientes datos: con el pedal del acelerador al 80%, el consumo en llano es de 18 kW; con el acelerador a fondo, se eleva hasta los 70 kW; al pisar el freno a fondo, la recarga se eleva a -38 kW.

Cabe destacar que el nuevo Renault Zoe Z.E. 40 hace que te despreocupes de si te vas a quedar tirado por la autonomía -a ver qué conductor consume 300 km diarios en un entorno urbano-, algo fundamental para un vehículo eléctrico.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba