Presentación y prueba del nuevo Porsche Panamera Sport Turismo 2017

Presentación y prueba del nuevo Porsche Panamera Sport Turismo 2017

26 octubre, 2017

La gama Panamera de Porsche se completa con el Sport Turismo, una especie de versión familiar de la berlina deportiva de Stuttgart en la que la diferencia está en la parte trasera, con un estilo familiar que proporciona un acceso más cómodo y que mejora algo la capacidad del maletero, pero que, sobre todo, abre las puertas a nuevos clientes que valorarán su estética.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen de marca
  • Relación tamaño/prestaciones
  • Variedad de gama

Mejorable

  • Relación precio/equipamiento
  • Maletero
  • Peso

Porsche presentó este año en el Salón de Ginebra el nuevo Porsche Panamera Sport Turismo, una especie de shooting brake del Porsche Panamera que completa así una gama que se ofrece con 3 variantes de carrocería (berlina, berlina de batalla alargada Executive y el nuevo Sport Turismo) y que cubre los huecos entre el Panamera y el Executive.

El nuevo Panamera Sport Turismo tiene un precio unos 3.000 euros superior al de la berlina convencional y a cambio de esa suma de dinero nos ofrece una imagen diferenciada (tal vez algo más deportiva) y una mayor versatilidad, pero, sobre todo, la posibilidad de llevar a 5 pasajeros, algo que no es posible ni en el Panamera ni en la versión de batalla larga denominada Executive. La verdad es que me pregunto por qué no han hecho el Sport Turismo a partir del modelo de mayor distancia entre ejes para ofrecer una quinta plaza más confortable porque, la verdad, es que la plaza central trasera es apta para niños o para Pistorius si viaja con las prótesis en el maletero, pues ni el espacio para las piernas es suficiente ni a configuración del asiento resulta confortable. Por ello en Porsche lo venden como un “4+1” en lugar de un cinco plazas.

En realidad, de lo que se trata es de ofrecer otra alternativa estética a sus clientes y tratar de tener un Panamera para cada gusto. Ya está disponible en España, donde las primeras unidades empezarán a entregarse el próximo mes de noviembre y con una gama compuesta por las siguientes mecánicas y precios:

  • Porsche Panamera Sport Turismo 4 desde 109.088 euros
  • Porsche Panamera Sport Turismo 4 E Hybrid desde 115.488 euros
  • Porsche Panamera Sport Turismo 4S desde 130.800 euros
  • Porsche Panamera Sport Turismo Turbo desde 182.899 euros
  • Porsche Panamera Sport Turismo Turbo S E Hybrid desde 193.291 euros

Vídeo del Porsche Panamera Sport Turismo 2017

 

Diseño Una especie de shooting brake

Las únicas diferencias están en las puertas traseras, la altura del techo y el portón.
Las únicas diferencias están en las puertas traseras, la altura del techo y el portón.
Ampliar

El Panamera Sport Turismo lo que busca es un aspecto algo más desenfadado y a la vez mejorar el espacio en la parte trasera, sobre todo en lo que a la altura para las cabezas y maletero se refiere. Desde la matrícula delantera hasta el pilar B, el Sport Turismo es idéntico al Panamera que conocemos hasta ahora, pero a partir de ahí, su techo mantiene una caída menos pronunciada que acaba en un nuevo spoiler ubicado en la parte superior del portón y del que hablaré más adelante.

La puerta de acceso a las plazas traseras es algo más rectangular y es más diáfano el hueco que deja y el portón del maletero es más vertical, lo que permite añadir 50 litros más de capacidad de carga.

Si la finalidad principal de este coche hubiese sido el mejorar el espacio para las plazas traseras, lo razonable habría sido elegir la versión Executive, de forma que ganamos algo más de 4 cm en las plazas traseras, pero no ha sido así, la idea es claramente una diferenciación estética y en esto es cuestión de gustos, pero a mí me agrada más el nuevo Sport Turismo que el Panamera “clásico”.

La zaga del Sport Turismo resulta más equilibrada y no pretende parecer un coupé cuando no puede serlo, como le pasa a la berlina, aunque mantiene las proporciones características de un Porsche, con unos hombros muy marcados, una anchura de vías considerable y una altura libre al suelo que hace que el coche parezca muy pegado al asfalto.

Los acabados son buenos y tiene todos los detalles propios de los modelos de gama alta de Porsche, como el asistente de cierre de puertas o el mecanismo retenedor que permite abrirlas en cualquier ángulo y que se queden ahí fijadas, no como sucede en la mayoría de los coches, que hay que abrir la puerta hasta la muesca que la fija, o cual suele implicar rozarla con la pared o con el coche de al lado.

En cuanto al citado spoiler trasero, es activo y varía su ángulo de ataque para mejorar la aerodinámica y el consumo o la adherencia en función de la velocidad a la que circulemos. La apertura del techo panorámico también hace que varíe su inclinación para reducir turbulencias y ruidos molestos.

Interior Con cuatro plazas y media

El Sport Turismo permite viajar a 5 pasajeros, aunque el de la plaza central trasera será un incómodo incordio.
El Sport Turismo permite viajar a 5 pasajeros, aunque el de la plaza central trasera será un incómodo incordio.
Ampliar

Si por fuera el único cambio está en la parte trasera, lo mismo sucede en el interior. El conductor no sabrá si está en un Sport Turismo o en un Panamera hasta que mire por el retrovisor y note que la luneta trasera está algo más alejada y es más vertical, lo que mejora ligeramente la visibilidad hacia atrás.

Los que sí notarán diferencias son los pasajeros traseros. De serie, el ST tiene una configuración de asientos 4+1. La consola central no se prolonga hasta la banqueta como en el Panamera (solución que tomó en su día prestada del Lamborghini Espada). Gracias a ello se puede sentar una persona en el medio de la banqueta trasera, pero irá francamente incómodo. El espacio para sus pies y piernas no es muy generoso, pero lo peor es que la configuración del asiento sigue siendo claramente destinada a que vayan dos pasajeros cómodamente. Esto hace que a las plazas traseras del Panamera Sport Turismo se le pueda aplicar el dicho ése sobre los paraguas que dice que dos bajo un paraguas se mojan tres. Si metemos a tres pasajeros en este coche en las plazas traseras ninguno irá cómodo… pero bueno, al menos tenemos esa opción que hasta ahora no existía en el Panamera y que ha echado para atrás a más de un comprador, que se empeñaba en comprar un cinco plazas aunque casi siempre viajará solo.

Si no necesitamos las 5 plazas, el Sport Turismo se puede configurar como un exclusivo 4 plazas, con la consola central del Panamera tradicional.

La otra diferencia está en el maletero. El volumen no crece demasiado, pero sí mejora mucho el acceso, más que por el tamaño del portón, porque éste es más bajo y deja un umbral de carga mucho más cómodo. En el caso de los híbridos perdemos mucha capacidad de carga. Por un lado, las baterías ocupan un buen espacio que resta 95 litros de volumen, pero es que el cargador de las baterías es otro maletín considerable que llevaremos en él en lugar de equipaje.

Por supuesto, las posibilidades de personalización del interior son casi infinitas, con diferentes calidades de cuero, tonos de tapicería y molduras, etc.

Asientos con función de masaje, una enorme pantalla táctil de 12 pulgadas y gran resolución, mandos bien distribuidos… todo es igual que en cualquier Panamera.

Motor Una gama variada

El Sport Turismo está disponible desde el 4S hasta el todopoderoso Turbo S E Hybrid.
El Sport Turismo está disponible desde el 4S hasta el todopoderoso Turbo S E Hybrid.
Ampliar

El Panamera Sport Turismo se posiciona un peldaño por encima del Panamera y uno por debajo del Panamera Executive y sus mecánicas son cinco, todas ellas de tracción total y con el cambio PDK de 8 marchas:

  • Panamera Sport Turismo 4 de 320 CV
  • Panamera Sport Turismo 4 E Hybrid de 462 CV
  • Panamera Sport Turismo 4S de 440 CV
  • Panamera Sport Turismo Turbo de 550 CV
  • Panamera Sport Turismo Turbo S E Hybrid de 680 CV

Son las mismas mecánicas que están disponibles para el resto de la gama Panamera (salvo la básica de tracción trasera, que no se ofrece en el Sport Turismo por estar posicionado como una gama superior a la Panamera) y sorprenden por sus prestaciones y rendimiento.

En esta toma de contacto he tenido la oportunidad de probar el Turbo de 550 CV, el 4 E Hybrid de 462 CV y (con la carrocería tradicional) el Turbo S E Hybrid de 680 CV y con el de 462 ya hay más que de sobra para hacer adelantamientos en un pestañeo y no sentir que falta empuje en ningún momento.

Las versiones híbridas tienen interesantes ventajas fiscales (al menos por ahora) al tener una autonomía en modo eléctrico de 50 km, lo que hace que estén considerados con la etiqueta verde de la DGT y se pueda usar el carril Bus-VAO, circular los días de restricción de tráfico, aparcar en zonas reservadas, etc.

Todos los modelos tienen varios modos de funcionamiento, los típicos que configuran las suspensiones, dirección, cambio… para hacerlo más cómodo, prestacional, reducir el consumo… y en el caso de los híbridos se añaden otras tres funciones más:

  • Normal: el sistema elige cómo combinar el funcionamiento del motor de combustión y el eléctrico para garantizar el mejor rendimiento energético.
  • EV: el coche funcionará exclusivamente en modo eléctrico hasta que se agoten las baterías o si pisamos el acelerador a fondo y activamos la función de kick down, momento en el que interpreta que necesitamos la máxima potencia y enciende el de combustión para lograrlo.
  • Hold: lo que hace en este modo es restringir el uso del sistema eléctrico para conservar la carga de las baterías y poder usar el coche en modo eléctrico si, por ejemplo, en nuestro destino sólo podremos circular con cero emisiones.
  • Charge: lo que hace es que el motor de combustión, además de destinar su potencia a mover el coche, también actúa como un grupo electrógeno para recargar las baterías.

Además, en el modo Sport Plus (que no es exclusivo de los híbridos), el sistema busca mantener siempre un buen nivel de carga en las baterías para que siempre haya reservas de energía para que al activar la función Boost siempre tengamos máxima potencia.

Comportamiento Como una locomotora

El peso su distribución es prácticamente idéntico al del Panamera, de modo que su comportamiento apenas difiere.
El peso su distribución es prácticamente idéntico al del Panamera, de modo que su comportamiento apenas difiere.
Ampliar

Aunque estéticamente el Sport Turismo parece más grande que el Panamera, lo cierto es que sus dimensiones son prácticamente idénticas (miden lo mismo) y su distribución de pesos no varía, con prácticamente el 50% de su masa sobre cada eje. Idéntica distancia entre ejes, mismo ancho de vías, mismo sistema de suspensión… con estas premisas es evidente que las diferencias de comportamiento van a ser inapreciables y el Panamera Sport Turismo se mantiene como la mejor gran berlina del mercado en lo que a dinamismo se refiere.

De las tres motorizaciones que tuve ocasión de probar la que más me gustó fue la del Panamera Sport Turismo Turbo. Sé que no es la más potente pero me pareció la que tenía el comportamiento más noble de todas. Las otras dos híbridas también son formidables y su mayor defecto es que la sensación de velocidad a bordo del Panamera Sport Turismo es nula y, si no vas mirando el velocímetro, es fácil ir rodando a ritmos de Soto de el Real sin darte cuenta.

El motivo del mayor agrado del Turbo sin baterías es precisamente ése, que no tiene 20o kg de baterías colgados por detrás del eje trasero y que se notan mucho cuando trazas una curva rápida a alta velocidad y sientes como la parte trasera tiene cierta tendencia a convertirse en un péndulo, algo que no sucede en el Turbo y sí se nota en el Turbo S E Hybrid y en el 4 E Hybrid.

Lo normal es que las baterías se intenten colocar en el suelo del coche y por delante del eje trasero, pero en el Panamera es imposible hacerlo así, porque los pies de los pasajeros van casi rozando el asfalto y no hay espacio para ellas más que en la parte trasera.

En la nueva generación del Panamera y del Sport Turismo se han integrado en un único módulo de control la gestión de todos los elementos del chasis. Antes la dirección asistida tenía uno, otro para la suspensión neumática y otro para las estabilizadoras activas. Ahora estos tres elementos trabajan al unísono y se evitan así reacciones que puedan interferir entre los diferentes sistemas, además de reducir los tiempos de respuesta. De este modo el Panamera logra a adaptarse a nuestra forma de conducir de manera instantánea y es capaz de predecir lo que vamos a hacer casi siempre.

Un detalle práctico de los híbridos es que, si introducimos la ruta que vamos a seguir en el navegador, el sistema de gestión de energía tiene en cuenta la orografía del recorrido y determina cuál es el uso óptimo de la energía: cuánta electricidad va a ser capaz de regenerar en las zonas de pendiente favorable, cuánta necesitará en el destino si es una ciudad con restricciones de tráfico, etc. De este modo se logran siempre el menor consumo y emisiones en el viaje.

Equipamiento El límite lo pone tu cuenta

El equipamiento del Sport Turismo puede ser tan completo como podamos permitirnos.
El equipamiento del Sport Turismo puede ser tan completo como podamos permitirnos.
Ampliar

El apartado de equipamiento en este tipo de coches es difícil de juzgar. De serie incorporan todo lo necesario y algo más, pero es que la lista de opciones es interminable y se puede incluir prácticamente de todo. Sin embargo, es justo decir que en un vehículo que el más básico supera los 100.000 euros sorprende encontrarse con tener que pagar aparte elementos como el control de crucero adaptativo o que prácticamente ninguno de los colores disponibles no implique un sobreprecio, pero, por otro lado, estamos hablando de un coche de capricho y, en el fondo, es razonable que quien accede a estos caprichos lo lógico es que los pague. Con este razonamiento me parece más lógico que en un Dacia no se cobre como extra tener airbags laterales y en un Porsche nos cobren un potosí por montar unas llantas diferentes o elegir un determinado color para la carrocería.

El catálogo de opciones del Panamera Sport Turismo es muy extenso y hace que podamos personalizar el coche al más mínimo detalle, desde el volante o las molduras del salpicadero y las puertas hasta el color de la tapicería y las costuras.

Si no es suficiente con todas las opciones que podemos elegir para configurar el coche, Porsche ofrece el catálogo de accesorios con infinidad de complementos: maletas a medida, sistemas de carga suplementaria, detalles de personalización… prácticamente de todo.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Ir arriba