Presentación y prueba del nuevo Porsche Cayenne 2015

Presentación y prueba del nuevo Porsche Cayenne 2015

24 septiembre, 2014

El Porsche Cayenne se pone al día con una estética ligeramente revisada. Los verdaderos cambios se encuentran bajo su piel y configuran un modelo más interesante, con claras ventajas frente a su antecesor y novedades como el nuevo Cayenne E-Hybrid híbrido enchufable.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

7

8

8

7

7

7

Destacable

  • Mejoras en equipamiento.
  • Motores más eficientes.
  • Gama mejor estratificada.

Mejorable

  • Frenos cerámicos opcionales en el Turbo.
  • Selector del cambio en modo secuencial.
  • Un botón, una función.

Aunque su presentación oficial tendrá lugar en el próximo Salón de París y no llegará a los concesionarios españoles hasta el 13 de octubre, hemos podido tener una primera toma de contacto con el nuevo Porsche Cayenne 2015, que se pone al día después de casi 4 años y con más de 300.000 unidades vendidas.

Aunque los cambios estéticos son muy sutiles (los veremos con calma en cada apartado y en la galería fotográfica), lo cierto es que el Cayenne 2015 mejora en muchos apartados respecto a su predecesor. Asimismo, configura una gama muy bien estratificada gracias a la llegada de nuevas versiones como el nuevo Porsche Cayenne E-Hybrid, con la tecnología híbrida enchufable heredada del Panamera E-Hybrid.

La nueva etapa de este Porsche centra el foco de atención en 4 aspectos para seguir en lo más alto de su categoría:

  • Diseño: gracias a los sutiles cambios, el Cayenne 2015 gana en atractivo.
  • Motores más eficientes: más potencia y menores consumos con las nuevas mecánicas.
  • Mejor equipamiento: la dotación de serie mejora con elementos como los faros bi-xenón en todas las versiones (salvo el Cayenne Turbo, que equipa Full LED), el cuero bi-tono como opción sin coste, etc.
  • Gama completa: la familia Cayenne 2015 se compone, por ahora, de 5 versiones, que son el Cayenne (diésel), Cayenne S (diésel y gasolina), Cayenne Turbo y Cayenne S E-Hybrid.

Gracias a esta puesta a punto, el nuevo Porsche Cayenne supone un importante avance para mantener el modelo como la referencia entre los “supertodoterrenos”. Sin embargo, siguen sorprendiendo algunos detalles como el selector del cambio secuencial, que reduce tirando de la palanca y sube marchas empujándola, algo contradictorio en un modelo que presume de su ADN deportivo (afortunadamente, ahora las levas opcionales no son incompatibles con el volante multifunción). También continúa utilizando una tecla para cada función en lugar de los modernos sistemas táctiles, que permiten un diseño más limpio y un manejo más rápido de algunas funciones. Encontrar el pulsador que uno quiere activar en medio del mar de teclas que hay en el Cayenne exige atención, aunque uno se lo conozca de memoria.

Diseño Porsche Cayenne 2015: ligeros cambios

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015
El turbo tiene un frontal diferenciado.
Ampliar

La marca no ha arriesgado mucho en lo que a estética se refiere y la actualización de imagen del Porsche Cayenne es muy sutil -tampoco necesitaba más, la verdad-. En el frontal, los cambios que más llaman la atención se centran en el mayor tamaño de las entradas de aire, lo cual mejora la refrigeración de la mecánica y le da un aspecto más poderoso al modelo. También los faros e indicadores de dirección varían sus líneas para dar una sensación de mayor anchura y menor altura del vehículo. Más suave es la modificación del nuevo capó motor, que ahora llega hasta el borde de las aletas y es más grande que el anterior (imitaba el del 911, encajonado entre los abultados pasos de rueda).

La parte trasera recibe un portón con el hueco para la matrícula más grande, unos pilotos más estilizados y un paragolpes en el que se integran las salidas de escape (que sirven para diferenciar las distintas motorizaciones); se han movido hacia los extremos para acentuar esa sensación de mayor anchura del modelo.

Estos cambios, unidos al recién estrenado spoiler sobre el portón posterior, hacen que el nuevo Cayenne tenga una imagen más moderna y deportiva que la del modelo vigente hasta ahora.

Interior Nuevo Porsche Cayenne 2015: más variedad

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015, Moiá, Rubén Fidalgo
La calidad del cuero es excelente.
Ampliar

En el habitáculo del Cayenne las variaciones son aún más tenues que en el exterior, pero se agradecen. Las más llamativas son:

El nuevo volante, que tiene un diseño inspirado en el del Porsche 918 Spyder y un tacto sublime. Además, permite que, aunque elijamos la opción de las levas para el cambio tiptronic de 8 marchas, sigamos teniendo la posibilidad del volante multifunción, elementos incompatibles hasta ahora.

La nueva configuración de las plazas posteriores, con las formas más marcadas para mejorar la sujeción lateral y el confort de los pasajeros (aunque en el caso de ir 3 atrás, el ocupante del asiento central saldrá perjudicado).

La postura de conducción sigue siendo perfecta gracias a la multitud de reglajes tanto del asiento como del volante, con una buena visibilidad de la instrumentación y el tráfico.

Personalmente, me encanta el acabado en dos colores del cuero. La sensación de calidad y lujo al abrir la puerta es mucho mayor que si toda la tapicería tuviera un mismo tono y, además, en la nueva generación es una opción que no supone ningún incremento en el precio del Cayenne.

En Porsche se han decidido a incorporar el sistema de cierre asistido de las puertas, disponible desde hace años en modelos de Mercedes y Range Rover. Es una opción prescindible, desde luego, pero aumenta la sensación de seguridad y cuidado en los detalles.

El maletero sigue teniendo una buena capacidad y es fácil colocar bolsas y objetos, sobre todo si elegimos la suspensión neumática, que permite reducir 52 mm la altura libre al suelo y dejar el umbral de carga más abajo. Esta función puede activarse ahora desde el propio maletero: en las generaciones anteriores era necesario hacerlo antes de abrir las puertas mediante la tecla que regula la suspensión neumática en la consola central.

Motor Porsche Cayenne 2015: motores turbo y un híbrido enchufable

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015, Moiá, Rubén Fidalgo
El motor V8 diésel suena casi como uno de gasolina.
Ampliar

En cuanto a mecánicas, los nuevos Cayenne mejoran las cifras de potencia mientras disminuyen sus consumos, destacando la desaparición del motor V8 atmosférico de gasolina del Cayenne S en favor del V6 biturbo de 420 CV y 550 Nm. Este propulsor se desarrolló en un principio para la versión híbrida: ofrece más potencia con un gasto menor de combustible y, además, mejora el comportamiento dinámico al rebajar el peso sobre el eje delantero.

También hay que señalar la llegada del Cayenne S E-Hybrid, con la tecnología híbrida enchufable desarrollada para el Panamera S E-Hybrid. Con el fin de adaptarse al mayor peso y peor aerodinámica del Cayenne, las baterías aumentan su capacidad energética hasta los 10,8 kWh. De este modo, este todo terreno es capaz de recorrer entre 18 y 36 km en modo 100% eléctrico y logra un consumo medio homologado de sólo 3,4 l/100 km.

Para su recarga, el E-Hybrid precisa de 8 horas en un enchufe doméstico (4 si se trata de una toma industrial). El propio motor de gasolina puede funcionar como grupo electrógeno y cargarla en apenas 40 minutos, si bien con un coste energético y en euros mayor -quemar gasolina para generar electricidad siempre es un proceso con un rendimiento muy bajo-.

En esta toma de contacto he podido probar el nuevo Cayenne S, tanto en su variante diésel como gasolina, y el brutal Turbo de 520 CV y 750 Nm. Me ha sorprendido la finura y el buen tacto del motor V6 biturbo, en mi opinión mucho más agradable de conducir y con mejores prestaciones que el anterior V8.

El V8 turbodiésel supera al modelo de gasolina en capacidad de recuperación gracias a su mayor par. Además, su sonoridad es preciosa pese a tratarse de un diésel: cuando pisas el acelerador en un adelantamiento, parece que pones en marcha una locomotora que te empuja de una forma extraordinaria.

El Cayenne Turbo juega claramente en otra liga. Su capacidad de aceleración es asombrosa, y eso que la caja de cambios tiptronic tiene una respuesta algo más suave con esta mecánica que con la V6 biturbo (probablemente, para no saturarla demasiado con el brutal par de 750 Nm). Es destacable que, pese a haber subido la cifra de potencia de 500 a 520 CV, los consumos han descendido en 0,3 l/100 km, con una media homologada de 11,2 l/100 km.

Respecto a la caja de cambios tiptronic de 8 velocidades, su funcionamiento es muy bueno, aunque me ha parecido algo brusca en el Cayenne S V6 biturbo a la hora de pasar a la marcha siguiente tras bloquear el convertidor de par, un “empellón” que no he sentido ni en el V8 diésel ni en el Turbo.

Comportamiento Porsche Cayenne 2015: bueno como siempre

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015
La estabilidad del Cayenne es formidable.
Ampliar

Siempre me ha llamado la atención que la gente se pueda sorprender con la capacidad de rodar sobre casi cualquier superficie del Porsche Cayenne: ¿cómo un automóvil de más de dos toneladas y una carrocería SUV -con un centro de gravedad alto- puede ser tan ágil en carretera y fuera de ella? Nadie tiene la tradición y el entrenamiento de los ingenieros de Porsche para luchar contra las leyes de la física: convirtieron un “anticoche” como el “Escarabajo” en un superdeportivo como el 911.

En mi opinión, el Cayenne es el todo terreno con el mejor comportamiento sobre el asfalto del mercado, así de simple. Tanto su capacidad de tracción como su agilidad y su estabilidad están claramente por encima de sus rivales; ofrece un paso por curva que ya quisieran incluso algunas berlinas con cierto toque “sport”.

Me ha gustado mucho el Cayenne S, con un eje delantero algo más ligero que en la generación anterior, lo que ayuda a que sea un poco más ágil en el inicio del giro.

En cuanto al Turbo, su aceleración es tal que recomiendo los frenos cerámicos opcionales, aunque son caros. La realidad es este coche empuja de tal manera que no te puedes creer a qué velocidad llegas a la siguiente curva y tienes que “echar el ancla”. En estas situaciones, los discos cerámicos son toda una garantía, con una capacidad de retención sobresaliente y un aguante a la temperatura absolutamente inalcanzable para los de fundición de hierro.

La organización nos preparó una ruta 4×4 por el circuito de Moiá para comprobar que este Porsche sigue siendo un auténtico todo terreno. Personalmente, siempre he creído que un modelo de estas características no necesita una reductora, teniendo en cuenta que apenas sale del asfalto en la vida real. Además del buen funcionamiento del sistema de control de tracción y la motricidad del Cayenne, me ha encantado el trabajo del control automático de la velocidad de descenso, para mi gusto el mejor que he probado.

Normalmente, la velocidad de descenso es fija, sólo algunos modelos permiten ajustarla. En el caso del Cayenne, puede variarse entre los 3 km/h y los 30 km/h, pero lo mejor es cómo se hace. En la mayoría de los coches que he probado, para subir o bajar la velocidad programada es necesario pulsar una tecla, lo cual no es muy intuitivo. En este Porsche se regula tocando el freno para reducir la velocidad y el acelerador para subirla, que es lo que “te pide el cuerpo”. Otra ventaja de esta forma de trabajo es que el dispositivo no se desconecta al tocar el gas, algo que sí sucede en otros vehículos que he probado y que puede provocar más de un susto a los novatos. Sencillamente, perfecto.

Puede que en conducción off road el Cayenne no esté a la altura del Range Rover, verdadero campeón fuera del asfalto entre los 4×4 de lujo, pero sobre la alfombra negra (que es donde suelen circular estos coches en el 99,9% de los casos), el Cayenne arrasa.

Equipamiento Porsche Cayenne 2015: más y mejor

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015
En la parte trasera destacan el nuevo portón y los grupos ópticos.
Ampliar

La dotación de serie del Cayenne mejora con la incorporación de los faros bi-xenón en toda la gama (salvo el Turbo, que equipa Full LED, opcionales en el resto y que pueden llevar un sistema adaptativo). También se optimiza el sistema de control de crucero con la función de frenado automático -ya presente en el control de crucero adaptativo-, que mantiene constante la velocidad programada aunque estemos en una fuerte pendiente.

Por supuesto, la seguridad es un apartado prioritario para la marca alemana, así que se integran elementos como el sistema anti colisión múltiple (que bloquea los frenos en caso de accidente para evitar choques sucesivos), alerta de cambio de carril, etc.

El enorme catálogo de opciones mejora con la llegada de los asientos traseros ventilados (hasta ahora, sólo los delanteros podían disponer de ventilación) y del parabrisas con calefacción invisible –compatible con los sistemas de visión artificial de los asistentes de conducción, una tecnología heredada de la aviación-, entre otros dispositivos.

El paquete Sport Chrono Plus incorpora ahora la tecla “Sport Plus”, que actúa sobre la respuesta del motor, el cambio, las barras estabilizadoras activas y el control de estabilidad y tracción, convirtiendo el Cayenne en un verdadero deportivo.

Como corresponde a un vehículo de este nivel, la cantidad de opciones disponibles es enorme y todavía se puede incrementar más con el programa de personalización de Porsche, de forma que uno puede configurar un Cayenne prácticamente a su medida.

Consumo Nuevo Porsche Cayenne 2015: eficiencia al poder

Prueba nuevo Porsche Cayenne 2015
El Cayenne Turbo mejora sus prestaciones y reduce los consumos.
Ampliar

Aunque en esta toma de contacto no he podido hacer unas mediciones correctas de los consumos, normalmente los Porsche suelen sorprenderme con la eficiencia real de sus mecánicas, de modo que no veo motivo para no creerme los datos oficiales en esta ocasión. Aquí os dejo tanto los precios como el gasto de combustible de la gama 2015 del Porsche Cayenne:

  • Porsche Cayenne: motor V6 turbo diésel de 262 CV con un consumo de 6,6 l/100 km y unas emisiones de 173 g/km CO2, desde 75.144 €.
  • Porsche Cayenne S: motor V6 biturbo de 420 CV con un consumo de 9,5 l/100 km y unas emisiones de 223 g/km de CO2, desde 93.900 €.
  • Porsche Cayenne S diésel: motor V8 biturbo diésel con 385 CV y un consumo y emisiones de 8 l/100 km y 209 g/km de CO2, desde 96.072 €.
  • Porsche Cayenne S E-Hybrid: híbrido enchufable de 416 CV con un consumo de 3,4 l/100 km y unas emisiones de 79 g/km de CO2, desde 85.179 € (exento del impuesto de matriculación).
  • Porsche Cayenne Turbo: motor V8 biturbo de gasolina con 520 CV, un consumo de 11,2 l/100 km y unas emisiones de 261 g/km, desde 148.879 €.

Gracias a sus bajas emisiones, el Cayenne S E-Hybrid está exento del impuesto de matriculación (que en este modelo supone nada menos que el 14%), por lo que su precio final lo convierte en una alternativa realmente interesante y que puede suponer el despegue de los híbridos en este segmento.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Igar73 29 septiembre, 2014

Las tapicerías de piel en color rojo quedaban muy bien en las calesas de finales del XIX.
Da igual la marca o el color exterior, hoy en día son un atentado contra el buen gusto y una forma burda de estropear el aspecto de un coche.

Por lo demás su éxito radica en haber conseguido convertirse en el “oculto objeto de deseo” de prácticamente todo comprador potencial.

Hasta sus críticos lo que desean en el fondo es tener uno y como no pueden pues se consuelan criticándolo sin haberlo conducido siquiera.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba