Presentación y prueba del nuevo Kia Stinger 201741

Presentación y prueba del nuevo Kia Stinger 2017

4 Octubre, 2017, modificada el 5 Octubre, 2017 por

Pudimos verlo por primera vez hace un año y ahora llega el momento de sentarse a sus mandos y ver si esta berlina coreana está al nivel que pretende. ¿Será capaz de plantar cara al trío alemán?… pues la respuesta es que sí y que no. Verás por qué.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño
  • Relación precio/producto
  • Calidad real

Mejorable

  • Plásticos del volante y columna
  • Altura plazas traseras
  • Sonido sintetizado del motor

Kia tiene claro cuál es su lugar en el mercado. El lanzamiento de este modelo no significa que ahora vaya a convertirse en una marca de coches de lujo o aspiracionales, de lo que se trata es de que los propietarios de un Kia estén todavía más orgullosos de serlo. Este año ha sido muy ajetreado para la marca, con nada menos que cinco lanzamientos, entre ellos el nuevo Kia Stonic, un modelo clave para la compañía, en el segmento de moda y más reñido en la actualidad. El Kia Stinger, en cambio, debuta en un segmento en el que las ventas están cediendo terreno frente a los SUV.

En esta primera toma de contacto, el Stinger nos ha dejado claro que es un rival muy serio. Su calidad real es indiscutible, su diseño es seductor y su rodar transmite muy buenas sensaciones, tanto como para poderse medir de tú a tú con rivales tan serios como la Serie 4 de BMW, los Audi A5 Sportback (incluso el A7) o el Volkswagen Arteon.

Con una gama compuesta por 3 mecánicas, 4 niveles de acabado y tracción trasera o total, el Kia Stinger se convierte en uno de los coches más deseables del mercado con un precio que arranca en los 37.900 euros para el diésel de 200 CV de tracción trasera y cambio automático y los 54.150 euros del todopoderoso Stinger GT con 370 CV y tracción total.

El Kia Stinger en vídeo

 

El Kia Stinger está repleto de detalles de diseño que lo hacen muy llamativo.41
El Kia Stinger está repleto de detalles de diseño que lo hacen muy llamativo.

El diseño del Kia Stinger sigue las líneas maestras de los GT clásicos. Con el motor colocado en posición longitudinal y tracción trasera, la mayor parte de la mecánica se ha podido poner por detrás del eje delantero, lo que ha dejado un voladizo por delante del eje muy corto y un largo capó hasta llegar al parabrisas. Esto, unido a una zaga con un techo que desciende de forma prolongada y una cintura muy alta le da un aspecto muy atlético a la vista lateral, que se ve reforzada con las enormes llantas de 18 y 19 pulgadas.

El frontal está marcado por unos faros led muy rasgados y unas enormes tomas de aire en los laterales del faldón que, junto con una altura reducida del borde delantero, hacen que el Stinger parezca muy ancho y poderoso. Las falsas tomas de aire sobre el capó reafirman ese aspecto deportivo.

Visto desde atrás me recuerda algo a la última generación de los Mazda RX-7, sobre todo por la configuración de sus grupos ópticos. Las “cachas” traseras también le dan un aspecto rotundo y reafirman esa imagen general del Stinger que hace que lo percibamos claramente como un modelo deportivo.

La verdad es que cuanto más lo miras más detalles ves en su diseño. Uno que me ha llamado la atención es la forma de los intermitentes delanteros. Están integrados dentro de los faros principales y tienen un diseño parecido a unas columnas de basalto hexagonales con diferentes alturas y relieves. Además de verse muy bien por su efecto tridimensional, conjuntan perfectamente con el diseño de la parrilla delantera, con idéntico relieve y en la que se han disimulado muy bien el radar del control de crucero adaptativo y la cámara frontal.

Las molduras en cromo oscuro (exclusivas de los acabados GT Line y GT) le sientan de maravilla y le dan un aspecto muy moderno y de gran calidad, perfilando la parrilla delantera, las salidas de aire tras los pasos de rueda, las carcasas de los faros y los spoilers del faldón delantero.

Un detalle que no me ha gustado mucho es que no se ilumine la franja lateral de los pilotos traseros. Simplemente son catadióptricos. Si se iluminasen resultaría más llamativo y, además, nos haría más visibles en los cruces perpendiculares con poca visibilidad, lo que mejoraría la seguridad.

El Stinger enamora al primer golpe de vista y nuestros ojos no pueden resistir la tentación de mirarlo y fijarnos en sus detalles. Sus acabados también son muy buenos, con unos ajustes entre los distintos paneles de la carrocería muy buenos y unas pinturas de aspecto impecable. Ya que hablamos de colores, el Stinger está disponible en 9 tonalidades diferentes que van desde los discretos grises y blancos, hasta los espectaculares amarillos, rojos y azules. Por cierto, aunque esto es cuestión de gustos, ojo con el amarillo. Puede que parezca un color demasiado chillón para un coche que roza los 4,9 m de largo, pero le sienta de maravilla.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba