Prueba

Prueba del nuevo Honda CR-V 2019 (con precios)

74 fotos

Ampliar

03 de septiembre, 2018

El actual ha logrado ser uno de los SUV más vendidos en todo el mundo. Esto hace que la nueva generación del Honda CR-V tenga una enorme responsabilidad sobre sus hombros. ¿Será capaz de mejorar a su predecesor?. Para responder a esta pregunta, hemos asistido a su presentación internacional y esto es lo que nos ha parecido.

Después de apenas 4 años en el mercado, Honda renueva por completo al Honda CR-V y presenta la nueva generación, que tiene que superar el título de SUV-D más vendido en el mundo obtenido por la actual generación.

Teniendo en cuenta el éxito precedente y que el punto de partida era ya francamente bueno, los ingenieros de Honda han puesto el énfasis en dos aspectos clave en su nuevo modelo:

  • La amplitud y versatilidad de su habitáculo.
  • El equilibrio entre el dinamismo de su conducción y el confort para sus pasajeros.

En esta breve toma de contacto nos ha gustado lo que hemos probado. El nuevo Honda CR-V transmite la sensación de ser un coche bien armado cuando se conduce y es un coche práctico.

Cuál es la gama del nuevo Honda CR-V en España

En octubre llegará a los concesionarios españoles el nuevo Honda CR-V con 4 niveles de acabado y una única mecánica 1.5 turbo de gasolina (con dos niveles de potencia: 173 CV en los modelos con cambio manual y 193 CV en el caso de los automáticos CVT) que irá asociada a tres tipos de transmisión: manual de 6 marchas y tracción delantera, manual de tracción total AWD y automática con cambio de variador continuo CVT, que sólo puede asociarse con la tracción total.

En el primer trimestre de 2019 llegará la otra motorización disponible, el Honda CR-V híbrido, pero de él hablaremos cuando lo probemos.

El precio en España del nuevo Honda CR-V 2019 arranca en los 29.900 euros de la versión básica, cuyo nivel de equipamiento es suficientemente completo, contando ya con elementos tan interesantes como el paquete Honda Senses de asistentes avanzados a la conducción (ADAS), que integra elementos como control de crucero adaptativo, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de reconocimiento de señales, sistema de reconocimiento de peatones, etc.

Precios del Honda CR-V 2019

  • Versiones 4×2 6MT
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×2 Comfort: 29.900 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×2 Elegance Navi: 32.550 €
  • Versiones 4×4 6MT 5 asientos
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Elegance Navi: 34.550 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Lifestyle: 37.700 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Executive: 41.200 €
  • Versiones 4×4 6MT 7 asientos
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Elegance Navi: 36.250 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Lifestyle: 39.400 €
  • Versiones 4×4 CVT 5 asientos
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Elegance Navi: 37.250 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Lifestyle: 40.400 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Executive: 43.900 €
  • Versiones 4×4 CVT 7 asientos
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Elegance Navi: 38.950 €
    • CR-V 1.5 VTEC TURBO 4×4 Lifestyle: 42.100 €

El nuevo Honda CR-V 2019, en vídeo

18 de julio

3 de septiembre: actualización (precios)

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Aprovechamiento del espacio
  • Confort de marcha
  • Conducción agradable

Mejorable

  • Mecanismo para abatir los asientos
  • Sobriedad interior
  • Instrumentación poco legible

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Más tradicional que el nuevo Civic

En la vista lateral sigue recordando al modelo al que sustituye.

74 fotos

Ampliar

Honda no ha querido arriesgar tanto como en el Civic en el diseño del CR-V, algo lógico si tenemos en cuenta que va dirigido a un público de mayor edad y más tradicional.

Lo primero que he de reconocer es que me ha gustado más en directo que en las fotos, y eso que pude verlo en el Salón de Ginebra, pero en un salón no luce lo mismo que a la luz del día.

El frontal es atractivo, con unos faros y un paragolpes lleno de relieves que le dan un aspecto tecnológico al CR-V. Oculto tras la parrilla está el mecanismo de trampillas móviles, que se cierran o abren para mejorar la aerodinámica o la refrigeración, según corresponda.

La vista lateral recuerda algo al modelo que conocemos actualmente, sobre todo en la forma del cristal de custodia en la parte trasera. Para darle un aspecto más deportivo, el parabrisas se ha retrasado unos centímetros y va más tendido, lo que hace que parezca que tiene un capó más largo.

La oferta de llantas va desde las 17 hasta las 19 pulgadas y a finales de año se ofrecerá entre el paquete de opciones un kit aerodinámico formado por unos faldones delantero y trasero y taloneras laterales, así como la posibilidad de incorporar estribos.

La parte trasera se ha diseñado para dar prioridad a un portón de generosas dimensiones para dejar un acceso diáfano al maletero. Además, cuenta con la posibilidad de disponer de apertura manos libres.

Personalmente veo mucha inspiración en Volvo, sobre todo en la forma de los grupos ópticos traseros y la marcada anchura de hombros en los laterales del CR-V.

Esta nueva generación ha variado más las proporciones que las dimensiones. Es un poco más alto, las puertas tienen otra configuración y abren un ángulo mayor y se han modificado los umbrales de puerta para evitar mancharnos los pantalones al subir o bajar del coche.

La calidad de acabados es buena en general, aunque sigue sorprendiendo encontrarse puertas soldadas a la antigua usanza, con un cordón de soldadura entre el paño principal y el marco de la ventanilla, un tipo de construcción que los fabricantes europeos abandonaron hace más de una década (puedes ver la fotografía del detalle en la galería de imágenes).

En cuanto a las posibilidades de personalización, además de los detalles estéticos de cada nivel de acabado (básicamente el diseño de las llantas y el tintado de los cristales), el Honda CR-V se ofrece con una paleta de 8 colores muy sobrios, de los que cuatro son básicamente diferentes tonalidades de gris.

Interior: Eficiencia japonesa

El interior tiene un diseño sobrio, pero es amplio, práctico y está bien hecho.

74 fotos

Ampliar

La amplitud y el confort han sido dos prioridades fundamentales en el diseño del nuevo interior del Honda CR-V y han cumplido ambos objetivos.

Al abrir las puertas, te encuentras un interior de diseño algo anticuado, con preponderancia de formas rectas y con detalles estilísticos un poco anacrónicos, como las molduras de plástico imitando madera.

Sin embargo, aunque su aspecto es algo austero, está impecablemente rematado, con materiales de buena calidad y buenos ajustes, algo que también ayuda a reducir la sonoridad interior.

Ya que hablamos de lo que se escucha dentro, el CR-V cuenta con el sistema activo de reducción de ruidos. Varios micrófonos ubicados en el interior detectan las ondas sonoras y las anulan emitiendo otras idénticas pero opuestas.

Las plazas delanteras son muy confortables, con una postura muy cómoda y un acceso fácil.

Algo que me ha encantado como conductor es la posición de la palanca de cambios. En vez de estar en la consola, emerge del salpicadero, cerca del volante y perfecta, como en los Civic de los años noventa. Sí, ya sé que es una posición más típica de vehículos industriales, pero es perfecta para conducir.

Una de las novedades de la nueva generación del Honda CR-V es que se ofrece en versiones de 5 y de 7 plazas, ambas con idénticas dimensiones exteriores.

Si elegimos la opción del 5 plazas, contamos con un maletero de 563 litros de capacidad, que podremos ampliar abatiendo los respaldos traseros, y una segunda fila de asientos cómoda por espacio y ergonomía.

La versión de 7 plazas pierde algo de capacidad de carga (ofrece apenas 50 litros menos), aunque podemos jugar un poco repartiendo el espacio entre las plazas de la segunda fila o del maletero, puesto que las banquetas van montadas sobre correderas con un recorrido longitudinal de 15 cm.

Como es normal, si desplegamos las 7 plazas, el maletero es ridículo, apenas 150 litros de capacidad, y las dos plazas extra son sólo apropiadas para gente menuda.

Para acceder a la tercera fila de asientos, se tienen que hacer dos operaciones: primero se abate el respaldo y luego hay que tirar de otro estrobo para que la banqueta con el respaldo plegado pivote contra los asientos delanteros. Lo cierto es que deja un acceso cómodo, pero es un proceso engorroso.

Motor: Esperando el híbrido

El motor ofrece más potencia en las versiones con cambio automático.

74 fotos

Ampliar

En esta toma de contacto hemos podido probar todas las combinaciones mecánicas posibles: manual de tracción delantera, manual de tracción total y automático CVT de tracción total.

Llama la atención que la versión manual se ofrezca con menos potencia que la automática (173 CV frente a 193), pero tiene su explicación.

Los japoneses son bastante fans de las transmisiones de variador continuo. Sobre el papel son las mejores, porque permiten llevar el motor siempre en el régimen de funcionamiento de máximo rendimiento. En la práctica, los cambios CVT suelen terminar por ofrecer unos consumos superiores a lo esperado y una mayor sonoridad. El motivo es que, a la mínima insinuación sobre el pedal del acelerador, el motor sube de vueltas súbitamente mientras ganamos velocidad más de manera más progresiva.

Para evitar esto, la gestión de los motores 1.5 turbo con cambio CVT está pensada para mejorar la entrega de par, que pasa de los 220 Nm entre 1.900 y 5.000 rpm del manual a 243 Nm de par en los CVT. Al tener más empuje en la zona intermedia, no necesitan que el cambio acorte tanto los desarrollos para subir de vueltas el motor. El resultado es que sus recuperaciones son mejores, su sonoridad es menor y también el consumo baja.

En esta toma de contacto he podido probar todas las opciones posibles:

  • Manual con tracción delantera: su respuesta es agradable. El selector del cambio tiene un tacto muy bueno y da gusto usarlo. Tenemos una tecla ECO que reduce la sensibilidad del acelerador para mejorar los consumos.
  • Manual con tracción total: en las condiciones de la prueba (asfalto seco y carretera con bastante tráfico), mentiría si dijese que se aprecia alguna diferencia de comportamiento. Para ver las ventajas del nuevo sistema de tracción total, habría que circular de forma más impetuosa o reducir las condiciones de adherencia.
  • Automático con tracción total: probablemente sea uno de los coches con cambio CVT más agradables del mercado. Gracias al buen par motor, esta transmisión no tiene que variar de régimen tan constantemente y resulta muy gratificante su uso, con una extrema facilidad de conducción. Cuenta con levas en el volante que simulan un cambio de 7 marchas y una posición sport que tiende a llevar unos desarrollos ligeramente más cortos.

En lo referente al sistema de tracción total, a diferencia del anterior, éste funciona constantemente como 4×4, pero envía muy poco par al eje trasero en condiciones normales. Sólo cuando es necesario aumenta la proporción de reparto al eje trasero. Esta forma de funcionar sin desacoplar en ningún caso por completo la tracción trasera hace que su tiempo de respuesta sea menor y que su conducción resulte más precisa. Repito, esto es en la teoría; en esta toma de contacto no ha habido ocasión de comprobar si estas sumas y restas dan el resultado teórico, aunque no hay por qué dudarlo, porque hay otros modelos con principios de funcionamiento similares en el mercado y no van mal.

Comportamiento: Fácil y cómodo

El equilibrio entre confort y agrado de conducción es de los mejores de su categoría.

74 fotos

Ampliar

La nueva estructura del CR-V cuenta con un mayor porcentaje de aceros de alta resiliencia que mejoran la rigidez estructural a la vez que aligeran el peso. Además, aunque el nuevo CR-V tiene una mayor altura libre al suelo, se ha trabajado para que su centro de gravedad se mantenga lo más bajo posible.

El CR-V se apoya sobre una superficie muy amplia al tener sus 4 ruedas muy colocadas en los extremos, lo que mejora la estabilidad del conjunto.

Antes comentaba que el compromiso entre confort y dinamismo se había cuidado mucho y así ha sido. Realmente, su conducción es muy agradable y resulta gratificante y cómodo. La dirección tiene un buen tacto y se siente precisa, con un paso por curva franco y que transmite confianza.

Las imperfecciones del asfalto apenas repercuten en nuestras caderas y tampoco balancea demasiado.

El truco para lograr esto reside en unas suspensiones de concepción sencilla pero bien realizadas. Por ejemplo, los silentblocks sobre los que se apoyan los elementos de la suspensión no son de goma maciza, sino que son huecos de goma y rellenos con un aceite especial para minimizar las vibraciones que se transmiten de las ruedas a la carrocería.

Además, los amortiguadores cuentan con doble elemento en su interior y combinan la dureza de un amortiguador más rígido para los movimientos de baja frecuencia y mayor amplitud (es decir, los que se producen cuando el coche se inclina al trazar una curva, el rebote al pasar por un badén, etc.), con unas válvulas que se encargan de absorber los movimientos de alta frecuencia y menor amplitud (las grietas del asfalto, las tapas de alcantarilla, los adoquinados…).

A falta de poder probarlo en unas condiciones más variadas (las carreteras comarcales de los alrededores de Salzburgo tienen muy buen firme y sus trazados son poco tortuosos), la primera impresión ha sido muy buena.

El Honda CR-V resulta agradable de conducir, es fácil para cualquier conductor, sus prestaciones son más que suficientes y todo fluye de forma muy natural y confortable, mejorando claramente a su predecesor.

Equipamiento: A la última

El equipamiento es muy completo desde las versiones más básicas.

74 fotos

Ampliar

Con un precio de partida de 29.900 euros para el equipamiento más básico, el Honda CR-V podría parecer demasiado caro en su segmento, si tenemos en cuenta que, por ejemplo, hay un Skoda Karoq desde unos 24.000 euros. El motivo es que el Honda CR-V arranca ya en un nivel de potencia de 173 CV, que equivaldría a las mecánicas de la mitad superior de la gama del Karoq.

El Honda CR-V se ofrece con 4 niveles de equipamiento: Comfort, Elegance Navi, Lifestyle y Executive. Para simplificar las combinaciones posibles, no hay muchos extras que añadir a cada nivel de equipamiento y, por ejemplo, en cuanto a tapicerías, además de las de paño, hay dos tonos de cuero, pero que no están disponibles en combinación con todos los colores de carrocería.

Tampoco todos los niveles de acabado están disponibles con todas las opciones mecánicas y no podremos, por ejemplo, elegir el cambio manual con tracción sólo al eje delantero en acabado Executive.

El equipamiento es correcto ya desde el nivel básico, incorporando en todos los CR-V el paquete de asistentes avanzados a la conducción denominado Honda Senses, que cuenta con control de crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales, sistema de detección de peatones, etc.

En materia de conectividad, como no podía ser de otra manera, la generación 2019 también está a la última y ofrece Apple Car Play y Android Auto.

La pantalla del sistema multimedia tiene un buen tamaño y es capacitiva, pero, al igual que sucede en el Civic, su manejo es poco intuitivo, con unos menús algo complicados de comprender.

Comparte este artículo:

Comentarios

ARTURO PALMA FIERRO 29 septiembre, 2018

solicito cotización 100% crv honda 2019

ARTUROPALMAFIERRO 4 noviembre, 2018

solicito en pesos mexicanos NO EN EUROS NI EN DOLARES cotizacion contado CRV 2019 C.P. 85100

Rubén Fidalgo 4 noviembre, 2018

Lo lamento pero desconocemos el precio de este automóvil en dicho mercado. Un saludo y gracias por su consulta.

Juan Pablo 29 noviembre, 2018

Esta en el mercado el Crv híbrido y cuanto cuesta

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche