Prueba

Presentación y prueba del nuevo Ford S-Max 2015

37 fotos

Ampliar

27 de abril, 2015

Ford está renovando toda su gama de modelos, hace poco os presentamos el nuevo C-Max 2015, ahora le llega el turno a su hermano mayor, el nuevo Ford S-Max 2015, un monovolumen que siempre ha destacado por su extraordinario agrado de conducción.

Después de conocer al nuevo C-Max 2015, ahora llega el turno de nuestra primera toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015, un modelo que sorprende por su increíble equipamiento tecnológico y una imagen que lo convierte en uno de los monovolúmenes más atractivos del mercado actual.

Todas las generaciones del Ford S-Max se han caracterizado por un excelente comportamiento dinámico y unas líneas con matices deportivos gracias a la proporción entre su altura (más bien baja para ser un monovolumen) y su anchura y longitud.

Esta nueva generación sublima ambas cualidades con un nuevo diseño- mucho más fluido, elegante y elaborado- y la incorporación de elementos como la dirección adaptativa de Ford.

Unas líneas más modernas, un equipamiento excepcional en su categoría y motores más eficientes, que incluso pueden ir asociados a un sistema de tracción total, son las principales señas de identidad de este excelente monovolumen.

Aunque ya se aceptan los pedidos de la nueva generación del Ford S-Max, no será hasta el mes de julio cuando empiecen a llegar las primeras unidades a los concesionarios españoles.

Aquí tienes en vídeo al nuevo Ford S-Max 2015

 

Aquí tienes en vídeo todas las entrañas del nuevo Ford S-Max

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Imagen atractiva.
  • Relación precio/equipamiento.
  • Comportamiento dinámico.

Mejorable

  • Consumos del motor Ecoboost.
  • Acceso a las plazas de la tercera fila.
  • Maletero escaso con 7 plazas.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: con un toque sport

Las líneas del S-Max tienen una imagen que sugiere velocidad.

37 fotos

Ampliar

Las sucesivas generaciones del S-Max siempre se han tenido unas líneas más deportivas que las del resto de monovolúmenes gracias a sus pasos de rueda abultados y una menor altura de la carrocería. En esta nueva generación, esta sensación de vehículo dinámico se acentúa gracias a unas formas aún más musculosas.

En el nuevo frontal destacan los nuevos faros inteligentes que, además de una excelente iluminación, le dan un toque agresivo a «su mirada» con un tamaño más alargado y bajo. La parrilla delantera también aumenta el tamaño de la entrada de aire y, junto con el faldón más bajo, otorga al nuevo S-Max un aspecto muy atractivo.

La vista lateral está marcada por las marcadas nervaduras que se prolongan uniendo los abultados pasos de rueda delanteros y traseros, con una salida de aire tras las ruedas delanteras más sutil y elegante que en generaciones anteriores.

Los nuevos grupos ópticos traseros, el portón y el nuevo paragolpes hacen que el nuevo S-Max parezca más bajo y ancho, remarcando esa imagen deportiva que siempre ha caracterizado a este monovolumen, que en ese sentido se sale de la norma.

Personalmente me parecen acertados los cambios, que logran un resultado mucho más atractivo y de aspecto moderno sin perder la personalidad de la marca S-Max.

Interior: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: más moderno

El S-Max 2015 tiene un interior mucho más moderno.

37 fotos

Ampliar

El interior de esta nueva generación también se ha puesto el día siguiendo la tendencia del exterior. En lo básico apenas hay cambios, pero el resultado es que resulta mucho más atractivo y moderno, acorde con los tiempos que corren, algo que se ha logrado principalmente con el nuevo cuadro de instrumentos (con una enorme pantalla TFT de información) y el diseño de la nueva consola central que integra la nueva pantalla táctil de generosas dimensiones.

Es importante remarcar que no es nada fácil integrar un extenso equipamiento tecnológico como el que se ofrece en el nuevo S-Max sin llenar de botones y complicados menús de manejo el salpicadero, algo que está muy bien resuelto en este nuevo modelo de Ford.

Los asientos son cómodos por mullido y la amplitud interior notable. Al no ser tan alto como otros monovolúmenes, el acceso al interior resulta muy sencillo para personas mayores y niños, que no necesitan «trepar» hasta el asiento. La nota negativa viene marcada por el acceso a las plazas de la tercera fila de asientos que, pese al generoso desplazamiento del asiento de la fila central, está limitado por unas puertas convencionales, que no dejan tanto espacio libre como unas de tipo corredera para pasar a la parte trasera.

El maletero es amplio y de formas regulares, pudiéndose ampliar abatiendo los respaldos traseros, que dejan un suelo plano y un umbral de carga que facilita mucho su acceso. Como es normal en esta categoría, si desplegamos las 7 plazas necesitaremos un cofre de carga sobre el techo, pues el espacio del maletero se ve seriamente mermado.

Los materiales y los ajustes proporcionan una excelente calidad aparente, con una buena insonorización, aunque a regímenes altos sí se oyen bastante las mecánicas en el interior.

Motor: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: ahora 4x4

La tracción total está disponible en la nueva generación del S-Max.

37 fotos

Ampliar

Con la llegada de la nueva generación del Ford S-Max llega, por primera vez en esta familia, la posibilidad de contar con tracción total, que puede ir asociada a las mecánicas 2.0 TDCi de 150 CV manual y el 2.0 TDCi de 180 CV con cambio automático Powershift.

De la nueva gama de motores destaca el nuevo 2.0 TDCi con tecnología de doble turbo que ofrece unas prestaciones formidables gracias a sus 210 CV, convirtiéndose en uno de los monovolúmenes con mejores prestaciones del mercado.

La oferta de motores está compuesta por 4 mecánicas diésel y dos de gasolina, configurando la siguiente gama:

  • Ford S-Max 2.0 TDCi 120 CV, sólo disponible con cambio manual desde 31.900 € en acabado Trend.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 150 CV con cambio manual desde 33.900 € en acabado Trend y 36.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 150 CV con cambio manual y tracción total inteligente desde 39.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 150 CV automático Powershift desde 38.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV con cambio manual desde 38.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV con cambio automático Powershift desde 40.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV con cambio automático Powershift y tracción total inteligente desde 43.000 euros en acabado Titanium .
  • Ford S-Max 2.0 TDCi biturbo 210 CV con cambio automático Powershift desde 42.000 € en acabado Titanium.
  • Ford S-Max 1.5 Ecoboost 160 CV desde 31.900 € en acabado Trend y 34.000 € para el Titanium.
  • Ford S-Max 2.0 Ecoboost 240 CV con cambio automático por convertidor de par desde 35.900 € en acabado Titanium.

Comportamiento: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: entre los mejores

La nueva dirección progresiva sorprende por su agilidad.

37 fotos

Ampliar

Los monovolúmenes de Ford, en realidad toda su gama de modelos, llevan años destacando en este apartado gracias a unos bastidores muy bien elaborados. En el caso del S-Max, su menor altura del centro de gravedad es un aliado más – junto a sus buenas geometrías de suspensión– para lograr un excelente comportamiento dinámico.

Con una buena postura de conducción y una buena visibilidad, el S-Max resulta muy cómodo en ciudad, y eso que el tarado de las suspensiones es algo duro para tratarse de un monovolumen.

De las unidades disponibles hemos podido probar la versión 2.0 TDCi de 180 CV con cambio manual y la 2.0 Ecoboost de 240 CV de cambio automático, ambas con un nivel prestacional excelente, pero con un funcionamiento mejorable por parte del cambio de convertidor de par de la versión de gasolina, que debido al deslizamiento del sistema hidráulico aumenta el ruido en el interior y eleva ligeramente los consumos frente a los de embrague pilotado, además de enmascarar parte de los caballos disponibles, con un enfoque más dirigido hacia el confort que a las prestaciones.

La nueva dirección adaptativa proporciona una notable agilidad en las maniobras a baja velocidad, algo ideal en un vehículo de dimensiones bastante generososas como el S-Max.

En definitiva, el nuevo S-Max sigue siendo toda una referencia en cuanto a seguridad activa en su segmento gracias a su excelente comportamiento dinámico.

Equipamiento: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: tecnología por doquier

El equipamiento del S-Max 2015 incuye los sistemas más modernos disponibles.

37 fotos

Ampliar

Ford siempre se ha caracterizado por ofrecer una relación precio/equipamiento excelente, algo que se ha sublimado en esta nueva etapa del S-Max, que incorpora elementos exclusivos como:

  • Radar de control de tráfico transversal, que evita el riesgo de colisión al salir de estacionamientos en batería.
  • Dirección adaptativa, que modifica la desmultiplicación en función de la velocidad para facilitar las maniobras sin provocar riesgos a alta velocidad.
  • Faros inteligentes, que proporcionan una formidable seguridad en los viajes nocturnos.
  • Control de crucero inteligente que adapta la velocidad a los límites de la vía si así lo desea el conductor, ideal para evitar multas. El sistema trabaja coordinado con el dispositivo de reconocimiento de señales y adapta la velocidad a los límites legales sin intervención del conductor.

Para comprobar todo lo que hay bajo la piel del nuevo Ford S-Max puedes ver este vídeo del control de crucero inteligente del nuevo Ford S-Max:

Consumo: Toma de contacto con el nuevo Ford S-Max 2015: no hay milagros

Los consumos oficiales del S-Max prometen una notable economía de uso.

37 fotos

Ampliar

Las cifras oficiales de consumos para las dos mecánicas probadas son:

Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV manual Titanium: 5,6 l/100 km en ciudad; 4,6 l/100 km en carretera, resultando una media homologada de sólo 5 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 129 g/km.

Ford S-Max 2.0 Ecoboost 240 CV Titanium: 10,3 l/100 km en ciudad; 6,5 l/100 km en carretera, resultando una meda homologada de 7,9 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 174 g/km.

Tendremos que esperar a un examen más profundo para poder mostrar las cifras reales de consumo, mientras, si deseas conocer todos los datos de consumo y prestaciones, aquí tienes las fichas completas de la nueva gama del Ford S-Max 2015.

Rivales

Vehículo

FORD

Citroen C4 Grand Picasso 1.6e-HDi Exclusive 115

Peugeot 5008 1.6 BlueHDi Style 7 pl. EAT6 120

Renault Espace 1.6dCi TT En. Initiale Paris EDC 118kW

Precio Desde
31.420 €
Desde
29.650 €
Desde
47.280 €
Combustible Diesel Diesel Diesel
Cambio - 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) - 115 120 160
Aceleración 0-100 km/h (s) - 12,1 12,0 9,7
Consumo Medio (l/100 km) - 4,0 4,3 4,7
Emisiones CO2 (g/km) - 105 112 120

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche