Prueba

Probamos el nuevo Ford Ranger Raptor y…

43 fotos

Ampliar

04 de julio, 2019

Ford acaba de lanzar al mercado un producto único, un coche que hará las delicias de aquellos que de verdad quieren un 4x4 y han visto como en los últimos años tenían que conformarse con pick up muy rudimentarias o con 4x4 de alta gama demasiado caros. El nuevo Ford Ranger Raptor es un 4x4 extraordinario, de altas prestaciones y a un precio rompedor.

Ford actualiza la gama del Ford Ranger para mantener su excepcional ritmo de ventas y, aunque en la actualidad prácticamente uno de cada tres pick up vendidos en España es un Ranger, nunca se debe uno dormir en los laureles. Además de ligeros cambios estéticos y de equipamiento, la mayor novedad es la llegada a nuestro mercado de la versión más extrema, un auténtico 4×4 que hará las delicias de aquellos que de verdad buscan un verdadero todo terreno: el nuevo Ford Ranger Raptor.

En esta toma de contacto el Raptor nos ha dejado claro que, aunque sus 56.250 euros de precio de tarifa parezcan muchos (se queda en 52.000 euros con IVA con las ofertas vigentes), realmente es barato si tenemos en cuenta todo lo que ofrece. Cualquiera aficionado al 4×4 sabe que todos los accesorios para esta afición son carísimos y el Raptor los trae ya de serie, sobre todo en materia de suspensión y neumáticos.

El Raptor que llega a España a finales del verano (aunque ya se aceptan pedidos y de las poco más de 300 unidades que llegarán en 2019 ya hay 200 vendidas) lo hace con un único motor diésel de 2 litros de cilindrada que gracias a su doble turbo llega a los 213 CV y 500 Nm de par, más que de sobra para mover con mucha alegría este pesado vehículo, pero es que esta bestia es tan eficaz que llegan a parecer pocos.

Cuáles son los rivales del Ranger Raptor

Siendo honestos, el Raptor no tiene rivales, así de claro. Los aficionados al 4×4 hemos visto en los últimos años desaparecer de los catálogos de las marcas cada vez más modelos que, o se han convertido en SUV para subir bordillos o directamente han desaparecido del mercado. En la actualidad, si buscas un verdadero todo terreno tienes que ir a por un pick up o a modelos de precios que marean como los Land Cruiser.

El Raptor es un pick up pero sus suspensiones son tan formidables que en carretera es una verdadera gozada circular con él, no tiene nada que ver con otros pick up. El más parecido sería el Amarok en sus versiones más equipadas, que también ofrece un elevado confort de marcha, pero que es incapaz de seguirnos en cuanto abandonemos el asfalto.

El otro rival del Raptor podría ser el Mercedes Clase X con el motor V6 diésel, que es más potente pero de nuevo no es tan eficaz como el Ford y, además, es bastante más caro.

En definitiva, el Ford Ranger Raptor está prácticamente solo en el mercado y como todo terreno está casi al nivel de uno modificado a medida, con la ventaja de que éste es completamente legal para circular por la vía pública y encima es bastante más cómodo de lo que uno pueda esperar.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 10

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Eficacia de las suspensiones
  • Relación precio/producto
  • Imagen llamativa

Mejorable

  • Sólo con cambio automático
  • Estriberas

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Intimidante

La versión Raptor intimida por su aspecto brutal.

43 fotos

Ampliar

El Raptor tiene una imagen que no pasa inadvertida. El frontal es completamente diferente al de los demás Ranger, con los que sólo comparte los faros. La rejilla es exclusiva y el parachoques está recortado en la parta baja para mejorar el ángulo de ataque a la hora de afrontar obstáculos o rampas. También el cubrecárter es específico y se han tenido que añadir unos pasos de rueda ensanchados para evitar que los enormes neumáticos 285/70 R17 BFGoodrich All-Terrain T/A KO2 sobresalgan por fuera de la carrocería.

En el lateral hay un elemento que, personalmente, sería lo primero que eliminaría de este coche y es el estribo, un verdadero incordio para practicar 4×4 al reducir la altura libre del coche y que tampoco sirve de mucho para ayudarnos a subir al Raptor. Las llantas de aleación y el aspecto tan pro de los neumáticos terminan de redondear esa estética que nos deja claro que lo que tenemos delante es una máquina seria.

En la parte trasera también se modifica la parte baja para mejorar el ángulo de salida y se añaden los logotipos de Raptor.

Las dos únicas opciones disponibles (luego estaría el catálogo de accesorios, eso sí) son la pintura metalizada y los adhesivos que le dan un aspecto todavía más llamativo al Ranger Raptor, todo lo demás que ves en la galería de fotos es de estricta serie y viene incluido en el precio.

Interior: Más confortable de lo esperado

El interior del Raptor es muy cómodo y está bien rematado.

43 fotos

Ampliar

El interior del Raptor es básicamente el mismo que el del tope de gama del Ranger, el Wildtrack y viene muy bien equipado y, además, es muy confortable. Las únicas diferencias las encontraremos en las costuras de los asientos en contraste y en que en los respaldos veremos bordado el nombre de Raptor.

La postura de conducción es muy confortable gracias al reglaje en altura y profundidad de la columna de dirección y los asientos con reglaje eléctrico y que recogen muy bien el cuerpo, algo que agradeceremos cuando la cosa empiece a moverse.

La instrumentación es muy completa y cuenta con un display digital en el que mostrar mucha y variada información, entre otras cosas el modo de conducción que hayamos elegido (disponemos d seis modos de conducción seleccionables: Normal, Sport, Hierba/Tierra, Nieve, Barro/Arena, Baja, Roca). En la consola central nos encontramos con la nueva pantalla táctil del equipo multimedia SYNC 3 de Ford y los mandos junto al selector del cambio para seleccionar el modo de tracción (trasera, 4×4 y 4×4 con reductora).

Las plazas traseras también son más cómodas de lo habitual gracias a que los respaldos no van tan verticales como suele suceder en los pick up. Además, el espacio para las piernas también es generoso.

Un detalle que me ha llamado la atención muy positivamente es el excelente aislamiento acústico y el buen ajuste de todos los elementos. Lanzados a toda velocidad por la pista de pruebas offroad no se oía ni el más mínimo grillo o crujido, excelente.

La caja viene cerrada con una persiana retráctil y cuenta con un sistema de asistencia para que abrir y cerrar la portezuela de la caja no resulte pesado.

Motor: No está mal, pero se queda corto

El motor mueve con alegría al Raptor, pero su capacidad es tan asombrosa que pide todavía más potencia.

43 fotos

Ampliar

Lo que hay bajo la carrocería del Raptor es su verdadera razón de ser. Empezando por la mecánica, el corazón de este Ranger es un 4 cilindros de 2 litros diésel con doble turbo que logra 213 CV y, sobre todo, 500 Nm de par. Su respuesta es contundente y mueve con alegría al Raptor.

El sistema de sobrealimentación cuenta con dos turbos en serie, uno de ellos con geometría variable y el otro de geometría fija, una combinación que permite una entrega de par constante desde casi el ralentí hasta el régimen de potencia máxima y un retraso en la respuesta al acelerador casi nulo.

Este motor va unido a una caja de cambios automática de convertidor de par de 10 marchas que es la misma que encontraremos en el Ford Mustang y es que el Raptor, aunque sea un pick up, está dentro del catálogo de modelos de altas prestaciones de Ford.

El sistema de tracción total cuenta con un diferencial central que puede variar el reparto entre ambos ejes en función de las necesidades, similar al empleado en el Focus RS. Esto permite que tengamos la posibilidad de elegir entre varios modos de conducción en el cuadro de instrumentos y que, además de variar la respuesta del acelerador y de la caja de cambios, modificar también el reparto de par para hacer el coche más eficaz sobre diferentes superficies. Al ser un modelo de la familia Performance de Ford, también tenemos un modo Baja, que sería algo así como el modo Track para circuitos en un Mustang para sacarle todo el partido a sus formidables prestaciones.

Si hasta aquí todo pinta muy bien, lo realmente formidable está en las suspensiones, que no tienen nada que ver con las de un Ranger normal y que se parecen mucho a las que podemos encontrar en modelos de competición y modificaciones hechas por auténticos “cuatreros”.

Delante nos encontramos con un sistema de suspensión independiente SLA con brazos de aluminio, muelles y amortiguadores FOX con bypass interno de 2,5 pulgadas y amortiguación sensible a la posición. Gracias al empleo de los brazos de aluminio se ha reducido el peso de las masas no suspendidas y esto permite que la suspensión mantenga mejor el contacto del neumático sobre la superficie por la que rueda.

Detrás es donde más magia hay. Es un eje rígido, pero profesional, con anclaje multibrazo, tirantes de Watt’s Link y amortiguadores FOX con bypass interno de 2,5 pulgadas y muelles… nada que ver con lo que suele montar un pick up.

Estas suspensiones son una maravilla, así de claro y son en gran medida las responsables de las excelentes capacidades del Raptor sobre todas las superficies, incluido el asfalto. Los recorridos de suspensión son enormes y esto hace que sea muy difícil quedarnos en cruce de puentes con dos ruedas en el aire, de modo que su capacidad de tracción es muy buena. Además, el eje trasero está tan bien guiado y amortiguado que absorbe de maravilla los impactos y proporciona una estabilidad y una motricidad excelente en todo momento.

En resumen, el Ranger Raptor es un coche que de serie es prácticamente un vehículo modificado por profesionales.

Comportamiento: Eficaz y cómodo

Los enormes recorridos de suspensión y su calidad hacen que sus cualidades como 4×4 estén a otro nivel.

43 fotos

Ampliar

El Raptor es un 4×4 excepcional, pero sus suspensiones son tan buenas que también en carretera va muy bien y llega a sorprender por su agilidad y por el tremendo confort que se percibe dentro, si demasiados ruidos y sin los molestos rebotes del eje trasero típicos de los pick up.

La dirección y el eje delantero son bastante precisos y no está tan desmultiplicada como suele suceder en los pick up que hay que dar más de 4 vueltas de volante entre topes. Aquí en 3,5 vueltas giran las ruedas de tope a tope y, además, con un radio de giro muy ajustado.

El cambio automático nos facilita mucho el trabajo y resulta agradable de conducir en carretera, donde es fácil mantener 120 km/h en autopista con una sensación de seguridad muy reconfortante y también lleva bien los ritmos altos en carretera.

Fuera del asfalto es donde uno se da cuenta de que esto es un aparato muy serio. En las trincheras preparadas para demostrar sus generosos recorridos de suspensión (que son casi un 40% mayores que los de los demás Ranger) quedó claro que es muy complicado dejar este coche con dos ruedas en el aire y entrar en cruce de puentes, pero sobre todo asombra la capacidad de absorción de la suspensión a la hora de rodar por pistas y zonas accidentadas… impresionante.

Esta primera toma de contacto nos ha dejado tan buen sabor de boca que ya estamos deseando someterlo a un examen más profundo en nuestro circuito de de 4×4.

Equipamiento: Sólo la pintura y las pegatinas se pagan aparte

El Raptor equipa elementos muy caros como los neumáticos específicos para campo o unas suspensiones prácticamente profesionales.

43 fotos

Ampliar

El Ford Ranger Raptor es un tope de gama y como tal viene equipado con prácticamente todo lo que uno pueda desear en un modelo de estas características. Tapicería de cuero, asientos con reglaje eléctrico, climatizador de doble zona, un buen equipo de sonido, llantas de aleación, control de crucero automático, faros led… pero es que también viene bien dotado en materia de asistentes a la conducción y conectividad, por supuesto con Android Auto y Apple Car Play, Mirror-Link, etc.

Echa un vistazo a la lista adjunta en la ficha técnica para ver todo lo que equipa de serie el Raptor, pero lo más interesante de su equipamiento y lo que más apreciarán sus compradores (que se han lanzado a por él hasta el punto de estar vendidas casi todas las unidades adjudicadas para España para 2019) es lo que hay bajo su piel: las suspensiones Fox, los frenos, los trapecios de aluminio, las ruedas… todo lo que el Raptor tiene para ser único en su especie.

Consumo: Datos oficiales

Potente, pesado, muy calzado y poco aerodinámico… no puede consumir poco.

43 fotos

Ampliar

Un coche que pasa de las dos toneladas en orden de marcha, que va calzado con unas ruedas de tacos, potente y que corta el aire con la sutileza de una motosierra no puede consumir poco.

Por desgracia, esta toma de contacto ha sido demasiado breve como para tomar referencias de consumos por nuestra cuenta, así que sólo disponemos de las cifras oficiales, que es muy probable que sean algo optimistas.

Para el Raptor Ford anuncia un consumo urbano de 9,7 l/100 km y en carretera de 7,4 l/100 km, de lo que se obtiene un consumo medio de 8,9 l/100 km.

Con estos valores y un depósito de combustible de 80 litros, la autonomía teórica del Raptor está en el entorno de los 900 km.

Rivales: Rivales del nuevo Ford Ranger Raptor 2020

Vehículo

Ford Ranger 2.0TDCI DCb. Raptor 4x4 Aut. 213

Volkswagen Amarok 3.0TDI Premium 190kW Aut.

Mercedes-benz X 350d Power 4Matic Aut.

Mitsubishi L200 2.5DI-D Double Cab Kaiteki 5AT

Precio Desde
56.250 €
Desde
48.321 €
Desde
52.910 €
Desde
40.350 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 10 marchas 8 marchas 7 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 213 258 258 181
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,9 - 7,5 14,0
Consumo Medio (l/100 km) 8,9 8,4 8,8 7,2
Emisiones CO2 (g/km) 233 220 230 189

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche