Prueba

Probamos el nuevo DS3 Crossback 2019

46 fotos

Ampliar

05 de abril, 2019

Ya está aquí el nuevo DS3 Crossback, un nuevo modelo que llega con la intención de no ser un SUV más en el segmento sino distinguirse del resto con una estética llamativa y detalles propios de categorías superiores. ¿Logrará este coqueto modelo francés posicionarse como un verdadero modelo premium?.

El segundo modelo nacido como DS en llegar al mercado es el nuevo DS3 Crossback que acaba de presentarse en España y hemos podido probarlo de primera mano en su debut nacional. Una imagen diferenciada con detalles de diseño muy llamativos y con cierto toque de exclusividad, gran variedad de personalizaciones disponibles y un equipamiento completo son sus principales señas de identidad.

Aunque se llama DS3 como su predecesor, ahora se le añade el apellido Crossback para dejar clara su condición de SUV, algo que la marca quiere remachar añadiendo que es uno de los de mayor altura libre al suelo entre sus rivales, aunque se da la paradoja que de que no ofrece tracción total para él y el grip control tardará todavía unos meses en estar disponible, de modo que poca utilidad se le va a poder sacar a esta característica.

En el nuevo DS3 Crossback hay detalles que son una agradable sorpresa, como los tiradores de las puertas escamoteables (un recurso muy típico de los coches de los años cincuenta del siglo pasado pero que ahora se reserva sólo para modelos de segmentos superiores como el Range Rover Velar), el cuero nappa que reviste los asientos y parte del salpicadero o la coraza delantera de efecto diamante. Estos matices de verdadero de coche de lujo se dan la mano con otros detalles no muy bien resueltos como la ergonomía de algunos mandos del interior o unos gráficos de los menús de la pantalla multumedia que son como los del Peugeot 208 presentado hace 7 años, aunque con el fondo decorado con los rombos ya característicos de DS.

Los rivales del DS3 Crossback

Con un precio de partida que pasa claramente de los 24.000 euros y que fácilmente llega a los 40.000 en las versiones más equipadas, el DS3 Crossback tiene claro que quiere competir con rivales como el Audi Q2 o, según los responsables de la marca, el Mini Countryman. Con el primero estoy de acuerdo, pero no con el segundo, que tiene un interior mucho más espacioso, sobre todo en las plazas traseras y en el maletero, algo lógico porque, además, es claramente más largo que el DS3 Crossback.

Tal vez más cercano al concepto del nuevo modelo de DS esté el BMW X2, pero también es algo más grande.

El nuevo Audi A1 también podría ser considerado como un rival natural del DS3 Crossback. No tanto por diseño (el A1 no es ni pretende ser un SUV) como por el tipo de cliente al que va dirigido.

Frente al Audi Q2 el DS3 Crossback cuenta con un diseño más atrevido y diferenciado y detalles con algo más de clase. La calidad del cuero opcional es mejor, los tiradores de las puertas escamoteables… pero no puede competir en la ergonomía de su puesto de conducción, en el diseño gráfico y en la usabilidad del sistema de infoentretenimiento, etc.

Sí, en el DS3 Crossback han hecho un excelente trabajo en cuanto a diseño para enamorar al ojo y hay acabados de gran lujo, pero han dejado tal vez demasiado en segundo plano aspectos prácticos. Un claro ejemplo es la forma de “aleta de tiburón”, esa forma que tiene la ventana de la puerta trasera, inspirada en el primer DS3 y que le da un toque muy chic al diseño, pero que a los pasajeros traseros les quita mucha luz y hace que parezca todavía más pequeño de lo que es en esas plazas.

Frente a otros SUV del segmento B (en el entorno de los 4,2 m de longitud) con aspiraciones Premium, el DS3 Crossback puede estar a su nivel en cuanto a equipamiento, calidad de algunos materiales o exclusividad, pero hay algo contra lo que no puede luchar y es la pregunta del pesado del cuñado: “¿y cómo te compraste un DS si por ese dinero te podías haber comprado un BMW o un Audi?”. Lo peor de esta pregunta es que, aunque tú estés convencido de haber acertado y seas capaz de argumentar la respuesta, te molesta tener que responderla.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Diseño atrevido
  • Detalles diferenciadores
  • Posibilidades de personalización

Mejorable

  • Precio
  • Ventanas traseras pequeñas
  • Interior poco práctico

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con guiños a su predecesor

El DS3 Crossback tiene una imagen muy seductora.

46 fotos

Ampliar

Sin lugar a dudas éste es uno de los puntos fuertes del DS3 Crossback. Este coche es bonito, sobre todo en directo, que es donde más podrás apreciar la multitud de detalles que posee como los logos de DS en los faros led delanteros y los pilotos traseros, la compleja forma de la coraza delantera, el sutil fileteado cromado en la zaga, los tiradores retráctiles, la cantidad de curvaturas de su carrocería… realmente tiene aspecto de coche caro y tiene detalles caros y complicados de fabricar.

El frontal es muy llamativo por la forma de los faros y la rejilla de la calandra, en la cual hay unos “dados” cromados que le dan un aspecto como si estuviese plagada de destellos brillantes. Los faros son full led y cuentan con tecnología matrix con función de luz de carretera adaptativa.

En la vista lateral la mirada se nos va inevitablemente a la peculiar forma que rompe la línea de cintura que la marca llama “aleta de tiburón”, un toque de originalidad y que mantiene el parentesco con su predecesor.

Existen 6 modelos de llantas de 18 pulgadas y otros 3 de 17 pulgadas, pero todos se parecen bastante, la verdad, de modo que al final la variedad estética no es tanta. Sin embargo, hay bastantes tonos de pintura y la posibilidad de combinarlos con otros tres colores para el techo, además de las diferencias entre los acabados sport, en los que se cambian las molduras cromadas por el negro satinado. Esto hace que el DS3 Crossback sea un coche muy personalizable.

La vista trasera para mí es la más lograda, con formas muy sencillas y que logran llamar nuesta atención sin necesidad de sobrecargar demasiado el diseño. Tal vez lo que menos me guste sean las dos salidas de escape de enorme diámetro pero que luego se ve un tubo muy pequeño en su interior forrado con una lana metálica, algo exageradas.

Los ajustes de las piezas de la carrocería son buenos y sus proporciones y formas hacen que el DS3 Crosback parezca un coche muy macizo y bien rematado. La primera impresión cuando te acercas a él no puede ser mejor.

Interior: Lujo acogedor

En el interior fallan detalles de ergonomía y el diseño de los gráficos digitales.

46 fotos

Ampliar

Si por fuera llaman la atención detalles poco frecuentes en esta categoría, dentro pasa lo mismo y nos encontramos con un cuero nappa de excelente calidad en parte del salpicadero y en los asientos si elegimos la opción del acabado Opera.

El salpicadero tiene un diseño original con las teclas de los menús de acceso directo en forma de rombo o las salidas de aire que normalmente están en los extremos del tablero aquí desplazadas hasta las puertas, lo que hace que parezca más ancho  de lo que es en realidad.

En el DS3 Crossback desparecen por completo los relojes analógicos y toda la instrumentación y controles son digitales. Ya que han querido ser tan modernos, podían haber ido un poco más allá y puesto unos gráficos en los menús del sistema multimedia algo más actuales en vez de los que trae, de aspecto anticuado y poco intuitivos en el manejo.

A nivel ergonómico el puesto de conducción es raro. Por desgracia no sucede con otros antecesores de Citroën como el CX o los GSA en los que los mandos llamados tipo “satélite” eran muy extraños pero una vez acostumbrado a su manejo resultaban muy prácticos y cómodos de utilizar. Los mandos de los elevalunas están en la consola central y quedan muy adelantados, de modo que la mano se nos va siempre al de la ventanilla trasera y para subir y bajar la nuestra tendremos que separar la espalda del asiento y estirar el brazo para alcanzarlo. El cuadro de instrumentos es muy pequeño y, aunque el velocímetro se ve bien con dígitos para miopes, la demás información se muestra un poco amontonada.

Se supone que el Head Up Display debe paliar este inconveniente y han puesto una pantalla retráctil que parece gigante, en parte porque lo es, pero también porque está muy cerca del volante. Sí, los dígitos se ven bien en ella pero al estar tan cerca de nuestra cara y ser tan grande, estorba bastante en nuestro campo de visión.

Otro detalle mal resuelto desde el punto de vista ergonómico es el asa del que tiramos para cerrar las puertas una vez dentro. Para mantener una línea visual con un salpicadero que va muy alto, los paneles de puerta tienen el asa muy alto y cerca de la parte delantera. Es una posición muy antinatural, hasta el punto de que mientras estaba continuamente subiendo y bajando del coche para hacer las fotos, la mayoría de las veces mi mano se iba a la guantera de la puerta para tirar de ella para cerrarla, pues está en una posición más cómoda para hacerlo. Lo malo de esto es que esa parte de la puerta no está pensada para ello y, además de deformar la pieza, el tacto no es agradable. Si llevamos la mano hasta el verdadero asa, además de tener que echarnos muy hacia delante para alcanzarlo, como está cerca de las bisagras exige tirar con más fuerza de la puerta, al tener menos palanca.

En las plazas traseras encontramos otro detalle que hace que perdamos confort al haber dado prioridad al diseño y es que la ventanilla de la puerta trasera es muy pequeña justo hacia donde miramos. Lo normal es que las ventanillas se vayan “achicando” hacia la parte trasera. Esto da un poco igual porque nuestros ojos miran hacia delante. Aquí, aunque se aprovecha la “aleta de tiburón” para poner un altavoz, lo que pasa es que hacia donde miramos tenemos poca ventana y entra poca luz en un espacio que parece todavía más pequeño de lo que es.

Estos detalles de ergonomía empañan un habitáculo que por lo demás es muy bueno, especialmente con estos asientos de piel, muy cómodos y de impecable aspecto.

En las plazas traseras nos encontramos con un espacio razonable. A lo ancho tres adultos irán demasiado apretados, del mismo modo que no sobra espacio para las piernas, pero tampoco en el Audi Q2 vamos a ir muy holgados, aunque sí en el Mini Countryman, claramente más espacioso.

El maletero tiene una buena capacidad para las dimensiones del DS3 Crossback, pero de nuevo tenemos otro detalle poco práctico: no hay asa para abrirlo y el pulsador que lo desbloquea está sobre la placa de matrícula, en el lugar que más se ensucia con las salpicaduras de la carretera, de modo que es inevitable mancharnos las manos cada vez que lo queramos abrir, por no hablar de lo incómodo que es tener que meter los dedos después por la ranura entre el portón y el parachoques para poder abrirlo, al no tener otra zona de la que agarrar para tirar de él hacia arriba. Es como si lo hubiesen diseñado pensando en una apertura eléctrica, pero ésta no está disponible.

Motor: Sin sorpresas

El DS3 se ofrece con 5 motorizaciones a las que se sumará el eléctrico más adelante.

46 fotos

Ampliar

El DS3 Crossback se lanza con cinco motorizaciones: tres mecánicas de gasolina de la familia Puretech que en realidad son básicamente el mismo motor 1.2 sobrealimentado con 3 niveles de potencia de 100, 130 y 155 CV. Los dos niveles superiores sólo se ofrecen con cambio automático de 8 marchas, mientras que el de 100 CV sólo está disponible con cambio manual de 6. Los otros dos son diésel BlueHDi de 100 y 130 CV, también con cambio manual para el menos potente y automático en el caso del 130 CV.

Más adelante llegará la versión E-Tense del DS3 Crossback, el 100% eléctrico que promete un excelente rendimiento gracias a sus 320 km de autonomía según el nuevo ciclo WLTP que penaliza bastante los consumos y su motor de 100 kW.

En esta toma de contacto he podido probar el PureTech de 155 CV con la caja de cambios automática de 8 marchas que ya hemos probado en el DS7 Crossback, C5 Aircross y Peugeot 508.

Su respuesta es muy agradable y el motor mueve con mucha alegría al DS3 Crossback. En este nivel se dispone de una tecla que permite modificar la respuesta de pedal del acelerador, el cambio y, además, el sonido del motor al seleccionar el modo Sport.

En este apartado el DS3 Crossback está en desventaja frente a sus rivales, que ofrecen una mayor variedad de mecánicas y distintos niveles de potencia que cubren un espectro mayor de posibles clientes.

Comportamiento: El primero con CMP

La altura libre le permite salir fuera del asfalto, pero no su tracción ni el tipo de cliente al que va destinado.

46 fotos

Ampliar

El DS3 Crossback es el primer modelo del grupo PSA en estrenar la nueva plataforma modular CMP reservada para los modelos más compactos de las marcas del grupo que saldrán a partir de ahora, como el Peugeot 208 y el 2008 que están también a punto de llegar al mercado.

Esta nueva plataforma se caracteriza por su optimización para facilitar el montaje en la misma línea de las versiones de combustión y eléctricas y que, además, no haya diferencias en cuanto a habitabilidad o volumen del maletero entre ellas.

La primera impresión en esta toma de contacto con la nueva plataforma es muy buena. El DS3 Crossback se tiene muy bien en la carretera y, además, lo hace con un elevado nivel de confort. Pese a que la unidad probada montaba las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de perfil bajo, los baches e irregularidades de la carretera se filtraban con eficacia. Me sorprendió en este aspecto el eje trasero, acostumbrado a los rebotes secos de la mayoría de sus rivales a la hora de pasar por las típicas bandas reductoras de velocidad, el DS3 Crossback pasaba con ellas sin malos gestos ni incómodos rebotes.

En una jornada en la que la lluvia no dio tregua y por carreteras de asfalto muy sucio debido a la larga temporada de sequía precedente, el comportamiento del DS3 Crossback me sorprendió positivamente, y eso que ser el de mayor altura libre al suelo de su segmento no ayuda nada a mejorar el comportamiento en carretera. El truco está en un buen equilibrio entre la dureza del muelle y el amortiguador, además de un conjunto bastante ligero y de inercias contenidas.

Las prestaciones del modelo de 155 CV son muy buenas y dan para divertirse mucho con las buenas cualidades del chasis de este nuevo DS3 Crossback. Tal vez no vaya tan fino como el Volkswagen T-Roc, en mi opinión la referencia en el segmento de los SUV-B, pero está a un excelente nivel.

Equipamiento: El diseño se paga

DS pone mucho énfasis en los detalles. El DS3 Crossback está lleno de ellos.

46 fotos

Ampliar

El DS3 Crossback se comercializa con cuatro niveles de equipamiento a los que se suma una edición limitada sólo hasta junio para celebrar el lanzamiento del modelo que se denomina DS3 Crossback Premiere Edition con un interior específico en color teja realmente atractivo y a tope de equipamiento.

Los cuatro niveles de acabado disponibles son: el Be Chic, So Chic y Grand Chic con un enfoque más lujoso y el Performance con un aspecto más sport y un interior también con un toque deportivo gracias a las costuras con los pespuntes en color, el uso de la Alcantara, etc.

Además de estos niveles de acabado, DS ofrece una serie de packs para personalizar el coche y crear varios ambientes diferenciados. Esto, combinado con los colores de carrocería, la posibilidad de elegir tres tonos de pintura para el techo, 9 modelos de llantas, etc., hace que el DS3 Crossback sea un coche muy personalizable para cada cliente.

En materia de seguridad el DS3 Crossback se beneficia de ser un coche de última generación e incorpora multitud de asistentes avanzados a la conducción como el mantenimiento en el carril, el sensor de ángulo muerto, el de aparcamiento, las luces adaptativas, etc.

El nivel de equipamiento es muy completo pero también el precio del DS3 Crossback es elevado, por eso hemos bajado aquí la puntuación. Un precio de partida de casi 25.000 euros por un coche con una mecánica de 100 CV con cambio manual y con el nivel básico de equipamiento es excesivo.

Consumo: Cifras oficiales

Los consumos oficiales son muy contenidos.

46 fotos

Ampliar

Como siempre, en estas tomas de contacto no hay tiempo de poder medir correctamente los consumos reales, de modo que no puedo dar otros datos que no sean los oficiales y que en este caso están ya medidos bajo la nueva norma WLTP de homologación, de modo que no debería haber mucha dispersión entre los valores oficiales que puedes ver en la ficha técnica adjunta y los reales.

Rivales: Rivales del nuevo DS3 Crossback

Vehículo

Ds DS3 Crossback Puretech Grand Chic 155 EAT8

Audi Q2 35 TFSI Sport S tronic 110kW

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Sport DSG7

Bmw X2 sDrive 18i

Precio Desde
36.200 €
Desde
34.283 €
Desde
29.320 €
Desde
37.199 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 8 marchas 7 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 155 149 150 140
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,2 8,4 8,4 9,6
Consumo Medio (l/100 km) 5,5 5,5 5,4 5,5
Emisiones CO2 (g/km) 121 126 124 125

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • guanabacoa

    Porque no se llama Citroën a un Citroën, La denominación DS yo la recuerdo de un modelo de Citroen, en mítico «tiburón» Todo esto me hace pensar que Peugeot esta por la labor de hacer desaparecer la marca Citroen tal como hizo con Talbot

    • Rubén Fidalgo

      Estoy completamente de acuerdo contigo, lo de la escisión de DS de Citroën me parece irónico. Puestos a crear una marca de lujo, en mi opinión habría sido mejor resucitar alguna de las que en su día fueron marcas independientes como Panhard o Talbot que sí tuvieron mucho caché en su época, pero lo de crear una marca a partir del nombre de un modelo me parece absurdo, sobre todo si por un lado le has quitado todo lo que representaba ese modelo (suspensión hidroneumática, tecnología vanguardista…) pero insistes en usar un CITROËN DS como imagen y legado histórico de tu marca. Por desgracia son otros los que deciden y creo que los tiros van por ahí. Desde que en 1975 Peugeot se hizo con el control de Citroën siempre se ha ocupado de evitar por todos los medios que su gama destacase sobre la del león rampante.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche