Gama Mini John Cooper Works 2017: la saga continúa

Gama Mini John Cooper Works 2017: la saga continúa

27 noviembre, 2017

Mini ha presentado la nueva gama deportiva John Cooper Works con sus modelos de tres puertas, descapotable, Countryman y Clubman. Autocasión ha podido probar la variante más dinámica del SUV y te lo contamos aquí.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen deportiva
  • Amplia gama JCW
  • Petardeo del escape

Mejorable

  • Equipamiento extra caro
  • Tamaño de la pantalla central
  • Posición de conducción algo alta en Countryman JCW

En un impecable taller de restauración de coches clásicos ubicado en Coslada nos había dado cita la marca británica para conocer y probar de primera mano la gama Mini John Cooper Works 2017. Allí nos esperaban los modelos hatchback de tres puertas, cabrio, Clubman y Countryman más canallas. Pero no estaban solos, les acompañaban otras unidades originales -en perfecto estado, por cierto- producidas por la British Motor Company en la década de los 60. Uno de ellos, propiedad del piloto y bicampeón europeo de Camiones Antonio Albacete, estaba con el traje de competición evocando la gloriosa época de Mini en el Rally de Montecarlo, donde ganó hasta tres veces (64, 65 y 67). Y es que la historia de la marca perteneciente al Grupo BMW está muy ligada a la competición; no se nos pueden olvidar también las cuatro victorias cosechadas en el rally más duro del mundo, el Dakar (2012-2015).

Alma de competición

Por ese espíritu racing innegable es que Mini tenía que continuar con la saga de las versiones más radicales. Y así se ha hecho. Los nuevos John Cooper Works han evolucionado mucho con los evidentes desarrollos actuales, sí, pero siguen llevando inyectados en vena la herencia que comenzó John Cooper a mediados de los 40 con el Fiat 500 Topolino, que derivó en los 60 a los Mini y que prolonga desde 2008 BMW tras la compra de Rover en el 94.

Además, el trabajo se traduce en positivo en las ventas, ya que solo en las versiones JCW se ha dado un tremendo salto en menos de una década. En 2008 se vendieron 20 unidades de la primera generación JCW, este año, la cifra superará el medio millar. En conjunto, Mini espera registrar este año un nuevo récord cubriendo las 12.400 unidades vendidas.

Precio de la gama Mini John Cooper Works

  • Hatchback 3p. JCW: desde 33.300 euros
  • Cabrio JCW: desde 37.250 euros
  • Countryman JCW: desde 39.300 euros
  • Clubman JCW: desde 38.000 euros

Diseño Deportivo por los cuatro costados

El modelo Countryman gana respecto a los demás en estabilidad en curva, gracias a su sistema de tracción All4.
El modelo Countryman gana respecto a los demás en estabilidad en curva, gracias a su sistema de tracción All4.
Ampliar

Si en algo tiene especial cuidado Mini al lanzar un nuevo modelo es en que este conserve toda la esencia de los antecesores. Sí, la moda cambia y la tecnología también; todo suma y hay que adaptarse a la demanda, pero manteniendo los valores intactos. Ahí este fabricante es un maestro, si no, por ejemplo, coged una foto de la primera generación del Renault Clio (1990) y una del actual. Ahora, haced lo mismo con el Mini de 1959 y con el de 2017. A eso me refiero. Y el mismo carácter permanece también en las variantes JCW.

Todos los modelos de la gama, como hemos citado antes, tienen una versión deportiva JCW exceptuando el hatchback de cinco puertas, que al fin y al cabo no cobraría ningún sentido teniendo a su hermano de tres puertas disponible. No obstante, aunque cada uno con sus particularidades, guardan el mismo estilo sport de distinción. Todos son identificables por elementos como la parrilla cromada y bordeada en color rojo con la insignia de JCW, amplias tomas de aire en el paragolpes delantero, llantas de generoso tamaño (de 17 y 18 pulgadas para los hatch y cabrio y de 18 y 19 para los Countryman y Clubman), doble salida de escape, spoiler y difusor en la zona de la zaga, carrocería bicolor y posibilidad de personalizarlos con franjas verticales y otros vinilos.

Sin duda, los más manejables en cuanto a tamaño son el hatchback y el cabrio. La longitud aumenta para los otros dos, también el ancho. Sin embargo, el “Country” gana a los demás en altura (1,58 m) y altura libre al suelo con su cuerpo atlético, tal y como se lleva ahora. Además, los Countryman y Clubman no solo son más pesados por su tamaño, sino también porque ambos equipan sistema All4.

En definitiva, Mini ofrece a todos sus clientes la alternativa de disfrutar de uno de sus coches según se adapte a las necesidades de cada cual (por tamaño, espacio, etc) y añadirle ese plus de belleza que les otorga este toque deportivo JCW y, por supuesto, de diversión.

Interior La calidad de un premium

El habitáculo rebosa deportividad y calidad.
El habitáculo rebosa deportividad y calidad.
Ampliar

El interior de los Mini JCW está resuelto del mismo modo que si se tratase de un BMW. Se aprecia la misma calidad, el mismo cuidado y los mismos buenos materiales, pero además con un estilo más colorido, divertido y, en resumen, atractivo.

Los detalles que nos recuerdan que no estamos ante un Mini normal están por todos lados: asientos deportivos con acabado Dinamica/tela Carbon Black (de opción, también están en cuero y detalles en Alcantara), inserciones y costuras en rojo, pedales de acero inoxidable, la típica pantalla redonda y grande de la consola central cuyo borde se ilumina simulando el cuenta revoluciones cuando activamos el modo Sport y un cuadro de instrumentos fácilmente legible pero no demasiado grande, para no distraer la vista de la carretera… o del circuito. En el caso de la pantalla central, desde mi punto de vista, convendría aprovechar en próximas generaciones todo su espacio para equipar una pantalla con función táctil. De esta forma, se suprimirían los botones que se insertan dentro del círculo que conforma a la actual pantalla y que quitan bastante protagonismo a los gráficos del navegador o a la información que se refleja.

La posición del conductor es bastante deportiva y bajita en todos, menos en el Country, que no deja de tener un aspecto de SUV, pero al que le vendrían bien unos reglajes en los asientos más profundos en altura. Todos comparten el mismo volante multifunción de piel y tres radios con el logo de JCW y con levas, en las versiones automáticas.

La versatilidad y habitabilidad del Clubman es muy destacable, también la del Countryman. En el hatch y en el cabrio es manifiestamente menor, pero también es obvio que su usuario no lo habrá adquirido por eso. Aun así, los más pequeños tienen un maletero de 215 litros de capacidad, que podrá ser practico en multitud de ocasiones. En el caso del cabrio, cuando está descapotado, la cifra se queda en 160 l.

Motor Un 2.0 de cuatro cilindros y 231 CV para todos

En un tramo de rally ubicado en Perales de Tajuña pudimos conducir los Mini JCW de 3 puertas, cabrio, Clubman y Countryman.
En un tramo de rally ubicado en Perales de Tajuña pudimos conducir los Mini JCW de 3 puertas, cabrio, Clubman y Countryman.
Ampliar

El bloque de esta nueva generación de Mini John Cooper Works hatchback gana 20 CV con respecto a la anterior, situándose en los 231 CV de potencia y 320 Nm de par motor. En el Countryman y Clubman, la configuración cambia y hace que la cifra de par aumente hasta los 350 Nm. Todos los modelos comparten el mismo propulsor 2.0 de cuatro cilindros y tecnología TwinPower Turbo, el más potente usado nunca antes en un Mini. Este motor es capaz de catapultar a los Mini hasta los 100 km/h desde parado en unos seis segundos y medio y de hacerlos alcanzar los 240 km/h de punta.

Las versiones Countryman y Clubman cuentan además con el sistema de tracción integral All4, que hace que el paso por curva sea todavía más estable que en las otras versiones y la salida, mucho más efectiva. Estos dos gigantes también admiten en opción la caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades, mientras que el hatchback y el cabrio pueden montar la Steptronic de seis. De serie, todos ellos equipan la manual de seis marchas del Grupo BMW.

Además, el selector de modos de conducción permite elegir entre Green, Mid o Sport, según el día que se prefiera ser más “amigable” con el medio ambiente, ir más cómodo o sacarle todo el carácter competitivo al JCW.

Durante la prueba que pudimos hacer, tanto en un tramo cerrado de rally como en carretera, pudimos apreciar la facilidad de respuesta y de estirarse que tiene este motor de dos litros. La forma de transmitir el par a las ruedas, en el caso del Countryman, es instantánea desde que hundes el pie en el acelerador. El binomio tracción All4 – TwinPower Turbo engine es espectacular y muy divertido – ya sabéis, en zonas seguras-. Si, además, le sumamos la caja Steptronic 8, nos llegamos a sentir como auténticos pilotos de rally, aunque es cierto que en el modo Sport la caja de cambios debería ser un pelín más rápida cuando hacemos varias transiciones a la vez. De cualquier modo, la música que sale por los escapes en forma de petardeo constante cuando reducimos es absoluta maravilla para los oídos.

Comportamiento Bastante deportivo y muy divertido

La toma de contacto con los modelos John Cooper Works 2017 se llevó a cabo en un tramo cerrado de rally, en Perales de Tajuña.
La toma de contacto con los modelos John Cooper Works 2017 se llevó a cabo en un tramo cerrado de rally, en Perales de Tajuña.
Ampliar

El comportamiento de toda la gama JCW 2017 es una delicia. En carretera son coches que, pese a su aspecto radical y robusto en las versiones más grandes, llegan a sorprender por su comodidad para viajar. La dirección es asistida y directa y la transmisión Steptronic va cambiando marchas en modo automático sin apenas enterarnos.

La cosa no cambia demasiado cuando rotamos la rueda selectora de cambios hacia el modo Green. Notamos una suavidad del motor levemente mayor que en el modo estándar, girando en la zona baja del régimen si pedimos una aceleración constante y enfocando los cambios de marcha al concepto de eficiencia.

Sí percibimos modificaciones cuando accionamos el modo Sport. El motor se aviva subiendo de revoluciones incluso en ralentí. El entorno de las 4.000 vueltas es donde mejor estaremos. La dirección se vuelve bastante más dura y las suspensiones pierden toda la blandura que ofrecían en los anteriores modos convirtiendo al Mini en una auténtica tabla, se llega a notar hasta cuando sobrepasamos una zona de asfalto con pequeñas piedras que han saltado de la grava. La caja de cambios manejada desde las levas permite cambiar en el momento que se precise, aunque mejoraría algo más si fuese un poquito más rápida cuando, por ejemplo, necesitamos reducir dos marchas. No obstante, en las transiciones simples una a una sí es rauda. Los frenos ventilados también son elementos destacables; tienen la firma del reconocidísimo fabricante Brembo, funcionan con mucha efectividad y sin signos de fatiga.

Equipamiento Orientado al dinamismo y muy completo... si se quiere

Pese a la manifiesta evolución, los modelos actuales siguen la ruta marcada en los años 60.
Pese a la manifiesta e ineludible evolución, los modelos actuales siguen la ruta marcada en los años 60.
Ampliar

El equipamiento, como santo y seña en Mini, puede ser muy personalizable, desde el aspecto mecánico hasta el de diseño. Los conceptos más relevantes son la opción de escoger caja de cambios automática en lugar de la manual, optar por unas llantas algo más grandes (hasta 18 pulgadas en hatchback y cabrio y hasta 19 pulgadas en Countryman y Clubman), diversos colores y bicolores de carrocería, algunos detalles del interior como la tapicería y las molduras, vinilos y bandas decorativas con temática deportiva y una larga lista de elementos tecnológicos (Head-Up Display, navegación, carga inalámbrica de smartphone, reglajes de los asientos, alarma, control electrónico de la suspensión…)

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Anselmer 28 noviembre, 2017

Mucho jcw pero con un motor de 4 cilindros 2000 cc solo da 231cv y en cambio vw golf con los mismos 2000cc ds 310cv con mucha mejor aceleracion y velocidad punta . Para cuando 300 cv en el countryman ? Ya no digo el mini porque con solo traccion delante no podra dar mucho mas sin rebotar por el asfalto. Van un pico atrasaditos en potencia no ?

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba