Presentación y prueba del Renault Mégane Sport Tourer 201633

Presentación y prueba del Renault Mégane Sport Tourer 2016

27 Octubre, 2016 por

Acaba de llegar al mercado español y llega el momento de saber qué ofrece la versión familiar del Renault Mégane Sport Tourer. Aunque en nuestro mercado siguen sin gozar del beneplácito de la mayoría, no cabe duda sobre sus ventajas, que las convierte en las siluetas preferidas en la mayoría de Europa.

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño moderno
  • Versatilidad
  • Gama racional

Mejorable

  • Tapicería muy calurosa
  • Depreciación mayor que la berlina
  • Visibilidad hacia atrás

La llegada de Laurens van den Acker al departamento de Diseño de Renault ha sido toda una revolución. No sólo por el nuevo aire que le ha dado a los modelos de la marca, que han ganado en interés, sino también porque este cambio de imagen ha sido tan marcado que ha obligado a renovar todas las gamas en un tiempo récord.  El último en llegar es el nuevo Renault Mégane Sport Tourer, la versión familiar del compacto francés, que os presentamos en esta toma de contacto.

Lo primero que llama la atención de este modelo es su diseño. Es igual de ancho y alto que el compacto (1 cm más alto, pero debido a las barras para la carga sobre el techo), pero gana más de 20 cm de longitud, hasta superar ligeramente los 4,6 m. Estas nuevas proporciones hacen que tenga una línea más esbelta y que parezca más bajo y deportivo que el compacto. Además, en Renault no se han limitado a añadir centímetros colgando por detrás del eje trasero sino que también han aumentado la distancia entre ejes en unos 7 cm. De este modo, el coche mejora el espacio para las plazas traseras (un punto crítico en el Mégane) y su comportamiento en carretera se vuelve más homogéneo, sin que se note mucho el peso extra de la parte trasera.

Renault Mégane Sport Tourer: enfoque dinámico

Aunque en España siguen sin despuntar las carrocerías tipo station wagon y seguimos teniendo la idea de que se trata de coches familiares para gente mayor, la realidad es que el cliente tipo de estas carrocerías es más joven y con mayor poder adquisitivo que el de las carrocerías “normales”. Tampoco es cierto que sean coches para familias numerosas o comerciales de ventas. En realidad, la gente que compra las variantes “ranchera” lo que busca es un coche más versátil para su tiempo libre, de ahí que el diseño haya pasado a ser un pilar fundamental en lugar de secundario, pero sin olvidar el lado práctico, por supuesto.

Gustos aparte, me parece una compra más inteligente el Sport Tourer que el compacto. La diferencia de precio es asumible y menor que extras más prescindibles, como una determinada pintura o unas llantas de más pulgadas (que además empeoran el comportamiento y los consumos del coche). Por 750 euros más, tienes un coche que ofrece mucho más confort a los pasajeros de las plazas traseras y un maletero de 580 litros de capacidad que, además, es muy modulable; en definitiva, un coche más útil.

La gama y los precios del Renault Mégane Sport Tourer son los siguientes:

  • Renault Mégane Sport Tourer Life Energy TCe 100 CV gasolina desde 17.334 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Life Energy dCi 90 CV diésel desde 18.654 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Intens Energy TCe 100 CV gasolina desde 18.214 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Intens Energy TCe 130 CV gasolina desde 18.742 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Intens Energy dCi 90 CV diésel desde 19.534 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Intens Energy dCi 110 CV diésel desde 20.678 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Business Energy dCi 90 CV diésel desde 22.650 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Business Energy dCi 110 CV diésel desde 23.950 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy TCe 130 CV gasolina desde 20.062 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy TCe 130 CV EDC gasolina y cambio automático desde 21.383 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy dCi 110 CV diésel desde 21.998 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy dCi 110 CV EDC diésel y cambio automático desde 23.318 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy dCi 130 CV diésel desde 23.142 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Bose Energy TCe 130 CV EDC gasolina y cambio automático desde 22.439 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer Bose Energy dCi 110 CV diésel desde 23.054 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer Bose Energy dCi 110 CV EDC diésel y cambio automáticos desde 24.374 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer Zen Energy dCi 130 CV diésel desde 24.198 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Line Energy TCe 130 CV gasolina desde 21.118 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Line Energy TCe 130 CV EDC gasolina cambio automático desde 22.439 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Line Energy dCi 110 CV diésel desde 23.054 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Line Energy dCi 110 CV EDC diésel y cambio automático desde 24.374 €.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Line Energy dCi 130 CV diésel desde 24.198 euros
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Energy TCe 205 CV gasolina y cambio automático desde 26.399 euros.
  • Renault Mégane Sport Tourer GT Energy dCi 165 CV diésel y cambio automático desde 28.511 euros.

A esta gama habrá que sumar el diésel con Hybrid Assist que llegará en la primera mitad de 2017 y cuyo precio todavía no está definido.

El Mégane Sport Tourer tiene un diseño muy alejado de la imagen tradicional de coche ranchera.33
El Mégane Sport Tourer tiene un diseño muy alejado de la imagen tradicional de coche ranchera.

El nuevo Mégane Sport Tourer tiene un enfoque más dinámico y llamativo que el anterior. Su longitud apenas varía respecto a él, pero es más bajo y ancho, lo que le da un aspecto más deportivo y musculoso.

Frente al Mégane berlina, este familiar no varía demasiado si lo vemos completamente de frente o desde atrás. Sus frontales son idénticos y en la parte trasera es difícil percatarse de la distinta inclinación de la luneta trasera o las barras del techo.

Es en la vista lateral donde más cambios hay. Pese a ser 1 cm más alto (por las citadas barras del techo), parece más bajo al ser más de 20 cm más largo. La moldura cromada que remata en el cristal de custodia trasero y la marcada línea en cuña de su cintura también contribuyen a dar esa imagen de coche más bajo y pegado a la carretera.

Personalmente encuentro su diseño muy proporcionado y atractivo. Lo que no me ha gustado tanto es el ajuste de sus puertas, que no quedan bien enrasadas las delanteras con las traseras, mostrando algunos desalineamientos en varias de las unidades de pruebas disponibles durante esta presentación.

La gama de colores está bien elegida y ayuda a enfatizar ese aspecto casi deportivo de este modelo, con una buena calidad visual de las pinturas y con una tonalidad homogénea en todos los paneles de la carrocería.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba