Presentación y prueba del Mazda MX-5 RF31

Presentación y prueba del Mazda MX-5 RF

28 Enero, 2017, modificada el 30 Enero, 2017 por

El Mazda MX-5 RF es la versión con techo duro del descapotable de la gama Mazda. Sale a la venta con motores gasolina de 160 y 131 CV y por un precio base de 27.500 euros.

Nuestra valoración: 8,7 Sobresaliente

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 8

Notable

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño elegante
  • Capota rápida
  • Motores

Mejorable

  • Espacio interior
  • Cambio automático en todas las versiones

Mazda quiere ampliar las cifras de ventas del MX-5, su modelo más emblemático, el que concentra toda la esencia de la marca, aunque sea el menos vendido de su gama actual en estos tiempos de SUVs triunfantes. Esta cuarta generación sólo contaba hasta ahora con la capota de lona, que los puristas adoran, pero que no es la que mejor funciona a nivel de ventas.

De hecho, de la tercera generación del MX-5 se vendieron más unidades con capota dura que con capota blanda y, puesto que los números mandan, la marca japonesa ha decidido poner en marcha la misma estrategia. Esa es la razón de ser de esta versión RF (siglas de “Retractable Fastback”), haciendo alusión precisamente a capota retráctil que se pliega o se despliega en 13 segundos y en parado o circulando hasta los 10 km/h.

Pero, haciendo de la necesidad virtud, los diseñadores de Mazda se han empleado a fondo para que este ingenio mecánico sea ligero, rápido, silencioso y dote al MX-5 de una belleza distinta, con su sofisticada silueta de tipo targa.  En efecto, el peso total del modelo sólo se incrementa en 45 kilos y las suspensiones y el chasis se han variado lo justo para que el comportamiento del ya legendario deportivo de Mazda no pierde nada de agilidad y precisión.

He estado probando este MX-5 RF en los alrededores de Barcelona, por trazados urbanos, tramos de autopista y varias decenas de kilómetros de carreteras de montaña (estrecha, con curvas y firme desigual); he observado el coche por dentro y por fuera, con la capota cerrada, en formato coupé, y en versión descapotable y he puesto a prueba su mecanismo (ahora abierto, ahora cerrado, ahora abierto, ahora cerrado). He circulado, en fin, con la capota cerrada, disfrutando de más silencio, y con el techo descubierto (sí, a 9 grados en el exterior, pero con la calefacción encendida) sin ni una turbulencia en el interior que pudiese mermar el confort de marcha y ese gusto que da conducir un coche precioso, bien hecho y en el que importa sobre todo que el conductor se sienta parte de él, como el jinete y su caballo. A esa armonía y compenetración lo llaman Jinba Ittai -en japonés- las gentes de Mazda. Para nosotros ha sido, sencillamente, una gozada.

El Mazda MX-5 RF se empieza a vender en febrero de este año 2017 que acaba de empezar por un precio de salida (sin incluir descuentos) de 27.500 euros.

Vídeo: Así se mueve el MX-5 RF

 

Mazda MX-5 RF31
El esfuerzo del equipo de diseño de Mazda por dar personalidad a la versión RF ha merecido la pena.

Cambiar una capota blanda y sustituirla por una cubierta dura y retráctil no es algo banal. Varía la silueta de la carrocería, que es la mayor seña de identidad de un modelo, pero además presenta problemas técnicos difíciles de resolver que atañen al peso del coche, a su coeficiente aerodinámico, al confort con el que se viaja en su interior (niveles de sonido, temperatura, etc).

Los diseñadores del Mazda MX-5 RF tenían que resolver, antes de nada, el problema del peso que añade una capota dura a un coche que necesita toda la ligereza que se pueda conseguir.  En ello va su calidad de comportamiento y los consumos contenidos que la marca quiere ofrecer a sus clientes. No olvidemos que el MX-5 nació para ser un coche deportivo destinado a una mayoría, con la exigencia de ser asequible a un conductor medio tanto por precio como por facilidad de conducción. Los elementos sustentadores y el conjunto de las suspensiones también sufren modificaciones, pero los diseñadores de Mazda sabían que no debían variar la distancia entre ejes del modelo ni disminuir el espacio en el maletero. La gran incógnita fue… ¿dónde guardar la capota entonces? Pronto se dieron cuenta de que la solución era no esconderla completamente: el techo eléctrico puede replegarse y dejar ciertos elementos por fuera, configurando la estructura tipo targa que tanta clase le da a esta versión RF. Esa es justamente la crítica de los amantes de la versión clásica: que el RF ya no es un descapotable.

La estructura y funcionamiento de la nueva capota hacen al coche más pesado, pero el equipo de desarrollo de Mazda ha logrado quitar detalles de aquí y de allá (por ejemplo, el carenado que tapaba el doble tubo de escape, que ahora está pulido y se ve) para lograr que el MX-5 RF pese sólo 45 kilos más.

Su funcionamiento es impecable: se aprieta el botón de la consola central y la capota se pliega o se despliega suavemente, sin hacer ruido y en sólo 13 segundos. Además, en el tablero de instrumentos se muestra una animación indicando en qué punto se halla el proceso. Al abrirse, las secciones delantera y central del techo, junto con la luneta trasera, quedan ocultas detrás de los asientos, mientras los pilares traseros del techo targa vuelven a su posición exterior

Ese ha sido el gran reto en un coche que, por lo demás, es una versión del MX-5, del que conserva todas las características. Sí contará con un color de carrocería exclusivo, el Machine Grey, además de heredar los cinco colores básicos de la gama MX-5.

Sobre si es más atractiva la silueta con la capota blanda o con este techo duro, las opiniones varían, aunque la realidad del mercado deja claro lo que piensan los clientes: de la tercera generación se vendieron más unidades con techo duro que con capota blanda.

Te puede interesar...

Isabel Gª Casado

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba