Prueba

Primera prueba del nuevo Toyota Yaris Hybrid 2021: qué grande

44 fotos

Ampliar

10 de septiembre, 2020

El Toyota Yaris Hybrid se renueva por completo y las mejoras lo convierten en uno de los mejores candidatos si buscas un coche versátil para un usar principalmente en ciudad, pero con el que también podrás viajar. Más coche que antes, el nuevo Yaris es mucho mejor que su predecesor.

El Toyota Yaris sorprendió al mercado español cuando llegó hace 21 años. Su diseño era llamativo y tenía detalles muy peculiares como la instrumentación central completamente digital. Además era muy práctico y su calidad de fabricación quedó demostrada por su fiabilidad y el número de ejemplares que todavía ruedan. Con el nuevo Toyota Yaris Hybrid 2021 llegamos a la cuarta generación con una evolución en la que el modelo, que ya era bueno, no ha parado de mejorar.

Toyota ya acepta pedidos de su nuevo Yaris y las primeras unidades llegan hoy a los concesionarios, donde ya se puede ver y probar. Hemos podido probarlo y la verdad es que el salto adelante respecto al modelo precedente hace que se posicione como uno de los mejores coches del segmento B actual. ¿Por qué una afirmación tan rotunda?, bueno, pues porque su calidad es buena, es muuuy fácil de conducir por cualquiera y que logre unos consumos ajustados y porque su equipamiento es muy completo, sobre todo en materia de seguridad, ya desde el nivel básico, denominado Business Plus.

En esta toma de contacto lo que más me ha gustado es la calidad percibida, especialmente en el interior, con un salpicadero de diseño moderno, buenos materiales y una instrumentación y mandos muy visibles. También su facilidad de conducción y los consumos. Lo que ya no me ha gustado tanto es que, aunque el motor ahora está mucho más aislado acústicamente y tiene mucho más empuje que antes (por lo que no necesita ponerse a tope de vueltas tanto como en la generación anterior), cuando tienes que hacer un adelantamiento o subir una fuerte pendiente, sigue escuchándose demasiado. No llega a ser molesto ni tienen un volumen escandaloso, pero el 3 cilindros de ciclo Atkinson tiene un sonido poco atractivo.

Tampoco me han gustado las plazas traseras. Vale que es un coche pequeño y que mide bastante menos que un Seat Ibiza (que tampoco es que tenga unas plazas traseras de récord), pero en este sentido, un Suzuki Ignis es todavía más pequeño y tenemos mucho más espacio para las piernas en ellas, además de un acceso más cómodo y más altura para la cabeza.

La gama Yaris 2020 en España

La familia Yaris tendrá tres carrocerías claramente diferenciadas, lo que supondrá una de las gamas más variadas del segmento B:

  • Yaris Cross: es la alternativa SUV y es probable que acabe por ser la de mayor aceptación teniendo en cuenta la moda actual y que los SUV-B son los que más tirón de ventas están teniendo en casi todas las marcas.
  • Yaris: es el modelo que podéis ver en esta presentación.
  • Yaris GR: la versión más deportiva del utilitario de Toyota, un modelo claramente pasional.

Dentro de la gama Yaris Hybrid lo que tenemos son una motorización híbrida (con etiqueta Eco) idéntica para todos y cuatro niveles de acabado: Business Plus, Active Tech (previsiblemente el más demandado), Style y Premiere Edition.

Las diferencias entre el Style y el Premiere Edition son más estéticas que de equipamiento, con detalles como la pintura en dos tonos, los pespuntes de los asientos en rojo, etc. Ya desde el acabado básico tenemos un equipamiento muy completo, sobre todo en materia de seguridad, con el paquete de asistentes avanzados a la conducción Toyota Safety Sense en todos ellos. Sin embargo, hay un detalle que hace que el salto al acabado Style merezca mucho la pena: sus asientos. Son más envolventes y sujetan mejor el cuerpo, proporcionando mucho más confort.

En cuanto a precios, Toyota ofrece el Yaris en España desde los 17.450 euros y los 20.150 euros con las ofertas promocionales vigentes en la actualidad. Además, la marca ofrece interesantes productos financieros tanto para particulares como para profesionales, de modo que puedes tener un Yaris desde 150 euros al mes o un renting desde 260 euros al mes con todo incluido (aunque limitado a 10.000 km anuales).

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Calidad de materiales y ajustes
  • Diseño interior y exterior
  • Facilidad de conducción

Mejorable

  • Frenos
  • Sonido del motor
  • Plazas traseras

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con más carácter

El nuevo Yaris es mucho más atractivo y lo mejor es que no ha crecido y sigue por debajo de los 4 metros.

44 fotos

Ampliar

En un mercado en el que las marcas parecen haberse picado en una carrera en la que los coches no paran de crecer y un Ibiza ya es más grande que un Golf de generaciones pretéritas, se agradece que Toyota haya mantenido al Yaris fiel al concepto de vehículo práctico para la ciudad (aunque tiene cualidades para viajar también sobradamente) y que se quede por debajo de los 4 metros. De hecho, el nuevo Yaris es ligeramente más corto que el anterior y también más bajo, aunque ha crecido en anchura.

Estas nuevas proporciones y un diseño muy llamativo, que en cierto modo recuerda al Toyota CH-R por sus abultados pasos de rueda y relieves en la carrocería, hacen que el Yaris parezca mucho más coche que antes y resulte muy llamativo. La calidad de acabados y ajustes también contribuye a tener esa sensación de estar ante un automóvil de una categoría superior.

El frontal es la parte más llamativa, con unos faros rasgados y una parrilla muy característica que le da incluso un aire deportivo al Yaris.

En la vista lateral, las nervaduras y las llantas (de aleación en toda la gama y que van desde las 15 hasta las 17 pulgadas), que en este acabado Premiere Edition que hemos podido probar son las más grandes del catálogo.

La alta línea de cintura y la pequeña superficie acristalada hacen que parezca muy compacto y acorazado, pero hacen que la visibilidad desde el interior sea mejorable hacia atrás y que los pasajeros traseros vayan muy a oscuras, con unos asientos delanteros que apenas les dejarán ver hacia delante y unas ventanillas pequeñas.

La parte trasera tiene un diseño muy personal, con unos grupos ópticos LED y unos pasos de rueda que sobresalen del resto de la carrocería claramente y le dan un aspecto muy «macizo» al Yaris, que parece más pegado al asfalto que nunca.

El nuevo Yaris ha aumentado su distancia entre ejes, lo cual debería proporcionar mucho más espacio en las plazas posteriores, pero parte de ese aumento de batalla se ha destinado a retrasar la posición de los asientos delanteros, en parte para mejorar la protección en caso de impacto y aumentar las zonas de deformación programada. Toyota quiere posicionar al Yaris como el modelo más seguro de su categoría, así que ha puesto mucho empeño en este apartado.

Interior: Calidad y ergonomía

El interior es mucho más atractivo y con mejores materiales.

44 fotos

Ampliar

Cuando abres las puertas del nuevo Yaris te llevas una buena sorpresa. El salpicadero tiene un diseño muy atractivo y unos materiales muy buenos, lo mismo que los paneles de puerta, asientos y mandos que tocamos con más asiduidad. Los asientos de los acabados Style y Premiere Edition son excelentes y hacen que la postura de conducción resulte muy agradable.

La instrumentación es muy legible y tiene un formato muy atractivo. La información se completa con un Head Up Display de nada menos que 10 pulgadas que se proyecta sobre el parabrisas y que es único en esta categoría.

Disponemos de varios huecos en los que dejar los objetos que nos molestan en los bolsillos, las gafas de sol, etc. A nivel ergonómico está muy bien resuelto, con los mandos muy a mano y con teclas grandes fáciles de manejar e identificar.

La consola central está presidida por la inevitable pantalla táctil, que es de buen tamaño y colocada en una posición que facilita su uso sin desviar demasiado la atención de la carretera.

Las plazas traseras son algo escasas de tamaño, especialmente en lo que se refiere al espacio para las piernas. Tampoco la altura va muy sobrada, aunque yo mido 1,85 metros y no llegaba a pegar con ella en el techo, pero sí clavo las rodillas en el respaldo delantero. Si el espacio realmente no sobra, la oscuridad provocada por los asientos delanteros y las pequeñas ventanillas traseras y la presencia absoluta del color negro en los tapizados y acabados, hacen que todavía tengamos la percepción de ir más encerrados.

El maletero tiene unas medidas correctas para sus dimensiones y sus formas son muy cúbicas. Lo malo es que el umbral de carga está muy alto y hace incómodo meter o sacar bultos pesados de él. Los asientos se pueden abatir, pero no dejan un suelo plano y un detalle un poco cicatero lo tenemos en las cuerdas que sujetan la bandeja trasera, cogidas por unas pequeñas solapas en la chapa del marco de la luneta trasera que, por cierto, no está tapizado, como puedes ver en las fotos.

Motor: Un salto de dos generaciones

El Yaris Hybrid da un salto de dos generaciones en su mecánica.

44 fotos

Ampliar

Las entrañas del Yaris Hybrid han dado un salto de dos generaciones en este caso. El anterior Yaris Hybrid montaba un sistema híbrido de tecnología equivalente a la del Prius II aunque algo actualizada. El nuevo Yaris monta la última evolución de la cuarta generación de tecnología híbrida de Toyota, y se nota una barbaridad.

Por un lado tenemos el motor de gasolina. Este motor tiene 3 cilindros que cubican 1,5 litros y que funciona bajo el ciclo Atkinson. Se ha mejorado mucho el flujo del aire de admisión y la inyección para aumentar su rendimiento y mejorar su respuesta al acelerador. Desarrolla 93 CV y 120 Nm de par, unas cifras superiores a la generación interior, pero que se ven acompañadas de un consumo un 21% menor, lo que deja claro cuánto ha mejorado esta mecánica.

En la parte eléctrica tenemos un cambio radical. Los dos motores eléctricos (el MG1 que es básicamente el de tracción y el MG2 que es, por así decirlo, el que se encarga de cargar las baterías y arrancar al motor de combustión) ahora van montados en paralelo en lugar de en serie. Esto hace que el conjunto del Transaxle sea más compacto y que hayan podido aumentar de tamaño y potencia. La potencia de tracción eléctrica ahora es de 59 kW y es capaz de mover al Yaris hasta a 130 km/h. Lo que más vamos a notar con este aumento de potencia es que ahora podemos salir de una rampa fuerte de un garaje sin que el motor térmico tenga que entrar en acción. Es decir, ahora puede funcionar más en eléctrico puro que antes, pero lo mejor es que, este aumento de potencia del motor eléctrico, permite que el Yaris tenga una respuesta más directa al acelerador y que no dé tanto esa sensación de «patinamiento del embrague» que daba el anterior.

La batería ahora es de ión de litio en lugar de hidruro metálico. Además de más ligera y compacta, admite unas cargas y descargas más intensas, de modo que también contribuye a que sintamos una respuesta más directa al acelerador.

Ahora la potencia máxima disponible es de 116 CV y la respuesta acelerador es más directa que antes. Lo mejor es que ahora no necesita ponerse a tope de vueltas con tanta frecuencia como en la generación anterior, que ante la menor pendiente parecía que el motor iba a tope de vueltas. Esto mejora los consumos, el agrado y facilidad de utilización, y también el confort acústico.

En definitiva, mecánicamente es todo nuevo, pero hay más cosas que han cambiado en esta cuarta generación del Yaris.

El chasis emplea la plataforma TNGA que es un 37% más rígida que la anterior. Este aumento de rigidez hace que el nuevo Yaris cuente con el chasis más rígido de su categoría y este aumento en la capacidad de soportar esfuerzos  de su estructura redunda en dos aspectos: la seguridad en caso de impacto y el confort.

Al ser más rígida al estructura y haberse bajado el centro de gravedad, las suspensiones del nuevo Yaris no necesitan ser tan duras para garantizar una elevada estabilidad y un comportamiento dinámico eficaz, de modo que los muelles y amortiguadores son más suaves y filtran mucho mejor los baches y defectos del firme, todo ello sin que aumenten los balanceos.

En la práctica lo que vamos a notar es que es más cómodo que antes, que rueda como un coche de una categoría superior y que, además, es más directo y eficaz que antes, tanto si practicamos una conducción más agresiva como si tenemos que reaccionar con brusquedad ante un imprevisto.

Comportamiento: Más ágil y más cómodo

Se ha mejorado mucho la calidad de rodadura.

44 fotos

Ampliar

Durante esta toma de contacto pude probar el Yaris Premiere Edition en una ruta desde Madrid hasta El Escorial con un total de 110 km. La verdad es que las mejoras prometidas durante la rueda de prensa están ahí y el nuevo Yaris es más coche que antes. Resulta mucho más cómodo en ciudad a la hora de pasar por los guardias tumbados, pasos de cebra elevados, tapas de alcantarilla, etc. Dentro no se notan los molestos rebotes de la generación anterior y todo se filtra con más suavidad.

Lo mejor de todo es que el Yaris Hybrid es un coche facilísimo de conducir y que nos quita muchísimo estrés, sobre todo en ciudad. Su cambio automático, el sistema híbrido que nos permitirá salir de los semáforos en silencio y saber que no estamos gastando nada de gasolina mientras estamos parados en un atasco… todo es muy sencillo.

En carretera tiene prestaciones suficientes como para que los adelantamientos sean seguros, podemos llegar incluso a divertirnos conduciendo en un puerto de montaña y en autopista mantenemos los máximos legales con holgura y confort.

Lo que menos me ha gustado es el tacto de los frenos. La primera parte del recorrido apenas tiene mordiente y luego llega todo de golpe, pero a veces queremos dosificar la frenada para no ser bruscos y al final acabamos siéndolo porque al principio apenas retiene y perdemos unos metros que al final nos harán falta. Sin duda es el peor punto en cuanto a comportamiento.

Por lo demás, a falta de un examen más en profundidad, el nuevo Yaris promete ser mucho mejor que antes y con unas reacciones más seguras en todo momento.

Equipamiento: La seguridad no cuesta

Elementos como el Head Up Display lo posicionan en un nivel muy alto en su categoría.

44 fotos

Ampliar

Sin descuidar los demás, el apartado en al que más atención ha prestado Toyota es el de seguridad, así que ha dotado al Yaris de todo un arsenal de asistentes avanzados a la conducción (ADAS) que vienen de serie en toda la gama dentro del pack «Toyota Safety Sense». Se ha mejorado su funcionamiento al integrar un sensor de microondas como complemento a las cámaras, de modo que sus asistentes son más precisos que antes.

Dentro del Toyota Safety Sense tenemos elementos como el asistente de mantenimiento en el carril, el control de crucero adaptativo, alerta de colisión frontal con frenado de emergencia, asistente de conducción en intersecciones (nos avisa de si hay peatón o un obstáculo cuando giramos para incorporarnos a una calle), sistema de detección de ciclistas y peatones…

Sólo hay tres elementos que son opcionales y que se incluyen en los acabados superiores:

  • El asistente de aparcamiento con detención automática frente a obstáculos
  • Los sensores de ángulo muerto
  • La alerta de tráfico cruzado, que hace mucho más seguras las maniobras para salir de un aparcamiento en batería.

En el campo de la conectividad, el Yaris dispone de un sistema multimedia con Apple Car Play y Android Auto y su propia red de comunicación, lo que le permite ofrecer aplicaciones MyT de Toyota, entre las que llama la atención el sistema que analiza nuestra forma de conducir y que podremos utilizar para que la compañía de seguros nos haga un descuento en la póliza al poder demostrar que somos prudentes al volante.

El nuevo Yaris está disponible en 9 colores diferentes, aunque es curioso que muchos de ellos sean muy similares entre sí, especialmente los tonos oscuros.

Respecto al confort, el Yaris va bien servido también y nos sorprende con cosas como un climatizador de doble zona, que no tiene demasiado sentido en un coche con un habitáculo de este volumen, en el que es difícil llegar a crear dos ambientes diferenciados.

En resumen, el Yaris viene muy bien equipado ya desde los niveles más básicos, aunque tampoco es de extrañar si tenemos en cuenta que su precio de partida es elevado dentro del segmento B.

Consumo: Excelente en ciudad y fuera de ella

Los consumos son muy buenos y es muy fácil conseguirlos.

44 fotos

Ampliar

Toyota promete una reducción de consumos y emisiones de nada menos que el 21% respecto a la generación anterior, que ya era bastante ahorradora. Esto significa que el nuevo Yaris se queda en los 85 g/km de emisiones de CO2 y los 3,8 l/100 km de consumos.

En esta toma de contacto no he podido realizar una medición exhaustiva de los consumos, pero durante la misma la media de consumo ha sido de 4,4 l/100 km, practicando una conducción algo incisiva por momentos para comprobar la respuesta del motor y las mejoras anunciadas, de modo que sí que puede ser factible sacar consumos por debajo de los 4 litros en carretera sin demasiada dificultad.

Gama: Gama Toyota Yaris Hybrid 2021

Vehículo

Toyota Yaris 120H 1.5 Style Premiere Edition

Toyota Yaris 120H 1.5 Business Plus

Toyota Yaris 120H 1.5 Style

Toyota Yaris 120H 1.5 Style Plus

Precio Desde
26.100 €
Desde
21.300 €
Desde
24.000 €
Desde
25.500 €
Combustible Híbrido Híbrido Híbrido Híbrido
Cambio 1 marchas 1 marchas 1 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 116 116 116 116
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,3 10,3 10,3 10,3
Consumo Medio (l/100 km) 2,8 2,8 2,8 2,8
Emisiones CO2 (g/km) 64 64 64 64

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche