Nuevo BMW i8 Roadster: curvas, nubes y más curvas…

Nuevo BMW i8 Roadster: curvas, nubes y más curvas…

30 noviembre, 2017

BMW nos enseña, después de casi un lustro, la versión descapotable de su deportivo ecológico i8; un roadster PHEV de 374 CV de potencia nada desaprovechables. Para esta versión se ha mejorado el motor eléctrico, que cuenta con más autonomía, y la sonoridad del bloque térmico que propulsará el eje trasero.

BMW ha desvelado, por fin, la versión descapotable de su i8, el deportivo híbrido enchufable de la marca bávara. Llega tres años después del lanzamiento de la carrocería coupé y lo hace para debutar en el Salón del Automóvil de Los Ángeles. El nuevo BMW i8 Roadster promete eficiencia y mucha diversión a sus usuarios, pero con el plus de hacerlo a cielo abierto.

Cómo es el nuevo deportivo descapotable de BMW

Este i8 ha mejorado en insonorización del motor térmico y en autonomía y potencia del motor eléctrico.
Este i8 ha mejorado en insonorización del motor térmico y en autonomía y potencia del motor eléctrico.
Ampliar

La singularidad más relevante que trae consigo este nuevo modelo, a parte de la posibilidad de plegar su techo, es que es biplaza, a diferencia de la variante coupé que incorpora otros dos asientos detrás en configuración 2+2 -aunque en la práctica sean ficticios-.

Quizá te interese: BMW saca pecho con su gama de vehículos electrificados para el futuro

En cuanto a la carrocería, difiere del i8 de 2014 en un detalle que mejora bastante su atractivo: la tapa de la capota no es una pieza que esté en su totalidad descendiendo hacia la zaga -algo que le haría tener un estilo targa-, sino que solo van decreciendo las partes que salen de los dos reposacabezas de los asientos. La parte central de la cubierta permanece plana y esto le da un aspecto de absoluto roadster. Además, es capaz de abrirse y cerrarse en marcha en 15 segundos hasta una velocidad máxima de 50 km/h. Techado o sin techar, el i8 Roadster deja un hueco tras los asientos con 100 litros de capacidad. Por otra parte, al igual que en su hermano, destaca el acceso al habitáculo por las populares puertas de tijera que tan de moda puso Lamborghini en los 70 con su Countach.

Con un peso contenido

En conjunto, se caracteriza por una muy ligera construcción (hasta los marcos del parabrisas están hechos con carbono). Aun así, el sistema del techo le hace engordar unos 60 kg más que el nuevo i8 coupé y dar en la balanza 1.670 kg en vacío -que no está nada mal para equipar baterías y dos motores-. Las llantas de 20 pulgadas que se ofrecen de serie son de aleación ligera y hasta en esto se ha procurado aligerar carga: cada una pesa un kilo menos que las más ligeras ofrecidas en el anterior i8.

Mecánica del nuevo i8 Roadster: un eléctrico más potente

El interior no difiere en mucho con respecto al i8 anterior.
El interior no difiere en mucho con respecto al i8 anterior.
Ampliar

El bloque térmico del i8 es el mismo 1.5 tricilíndrico de gasolina que genera 231 CV y 320 Nm de par, pero ahora es menos contaminante y menos sonoro. Por su parte, el motor eléctrico ha aumentado en potencia (ahora da 12 CV más) hasta llegar a los 143 CV. También han desarrollado en Múnich unas mejores baterías. Ahora son de 11,6 kWh (frente a las de 7,1 kWh de antes), con capacidad para 34 Ah (Amperios-hora); antes eran de 20 Ah. Todo esto hace que, por supuesto, aumente la autonomía en modo 100% eléctrico, que pasa a ser de 35 km a unos 50 km. En conjunto, la potencia de este coche se fija en 374 CV, una cifra bastante asociable con su imagen dinámica del exterior.

¿Todavía no has visto el espectacular BMW Serie 8 Concept?

Ambos motores se compenetran para lograr un sistema de tracción total: el de combustión propulsará el eje trasero mientras que el eléctrico se ocupará de darle apoyo moviendo las ruedas delanteras.

BMW homologa para este biplaza unas prestaciones de 4,6 segundos en el 0-100 km/h y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. Si a ello le sumamos unas cifras oficiales de consumo de 2,1 l/100km -aunque difieran en algo de las reales-, obtenemos un deportivo prestacional descapotable muy aerodinámico, ahorrador y ecofrindly. ¿Quién da más?

Llegará a España en mayo de 2018 y, aunque no sabemos el precio todavía, será más caro que el coupé, que con la nueva versión también sube de precio. Por lo tanto, creemos que se moverá en torno a los 160.000 euros de partida, una cifra escandalosa que aumentaría si se escogen diversos extras como el Head-Up Display, la llave inteligente de BMW y otros elementos tecnológicos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba