Porsche Cayman S PDK

Un deportivo en toda regla que acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos gracias, entre otras cosas, al cambio de doble embrague de 7 velocidades.

No valorado

Destacable

  • Combinación de motor y cambio PDK.
  • Chasis y comportamiento.
  • Capacidad de los dos maleteros.

Mejorable

  • Refrigeración del habitáculo.
  • El alerón retráctil no es automático.
  • Equipo de serie y precio.

Conduzco el Porsche Cayman S PDK, la versión intermedia -ya que desde febrero hay un R– del acceso a la gama coupé en la marca de Stuttgart, intercalado entre los Audi TTS y TT RS y BMW Z4 sDrive35i y sDrive35is, de los que es rival junto con los Mercedes-Benz SLK 350 y Nissan 370Z.

Estéticamente, no ha recibido apenas cambios desde hace más de 2 años; aunque con el Cayman R la oferta crece, más que nada, para que el coche del que te hablo no se quede tan descolgado de la competencia. Es decir, con esta última versión en el mercado, el S se queda más cerca de los TT y Z4 menos radicales, junto con el Mercedes, que te comentaba antes. Y el R planta cara a los representantes más potentes de las marcas de los cuatro aros y la hélice, respectivamente. ¿Y el japonés? Por potencia estaría más cerca del protagonista de esta prueba; pero por concepto racing, el Cayman R es más digno adversario.

Interior

El habitáculo de este biplaza está compuesto por plásticos de gran calidad, tacto blando en el salpicadero, y ajustes perfectos. Los asientos son cómodos y sujetan a la perfección en curva; pero al volante voy algo más cerca del suelo que en un Porsche 911, a pesar de ofrecer una postura muy parecida en la que la ergonomía es un punto a su favor. Por cierto, lo de llevar el motor a tu espalda da calor, a veces demasiado.

Detrás de los asientos, encima del motor -central-, hay una bandeja para dejar el abrigo y un par de huecos portaobjetos en los extremos -uno a cada lado y con tapas para que no pierdas nada, además de los de las puertas y la guantera-. De todas formas, el Cayman tiene dos maleteros: el del capó delantero con una capacidad de 150 litros y el trasero, detrás del motor, con 260 litros más.

Por algo menos de 71.000 euros te lo llevas con llantas de aleación de 18 pulgadas, pintura mate, asientos de cuero artificial y alcántara, elevalunas eléctricos, retrovisores exteriores eléctricos y térmicos, radioCD con 4 altavoces, cierre centralizado, luces traseras de leds -también el antiniebla-, ordenador de a bordo, airbags -frontales, de cabeza y tórax-, isofix, inmovilizador, aire acondicionado, volante de cuero de tres radios, pomo del cambio en cuero y pedalier deportivo. Si lo quieres con el cambio PDK, tienes que sumar 3.285 euros.

La unidad probada incluye paquete Confortfaros bixenón con ajuste dinámico y limpialavafaros, climatizador, control de velocidad, escudo Porsche en relieve en los reposacabezas de los asientos, retrovisores exteriores e interior automáticos y sensor de lluvia- que cuesta 2.615 euros, paquete Infotainment PCM, navegador, preparación para teléfono móvil y paquete de Sonido Plus– por 3.504 euros, sensores de aparcamiento trasero -570 euros-, tomas de aire laterales en color exterior -510 euros-, bandas laterales con logo del modelo –588 euros-, paquete Sport Chrono889 euros– y PASM o suspensión activa1.725 euros-. Así, el precio sube hasta casi los 84.000 euros, 87.250 con el cambio automático de doble embrague.

Comportamiento y prestaciones

El Porsche Cayman S PDK siempre lo da todo, me explico. Es el Porsche más eficaz que he conducido. Su arquitectura de motor central y propulsión, con un bajísimo centro de gravedad, lo hace divertido y mucho más accesible para cualquier nivel de conducción que un 911 -más delicado y radical-. En curva es un portento, ya sea lenta o rápida, con las reacciones esperadas al límite de un trasera de su potencia: si pisas más de la cuenta el gas o el freno, el sobreviraje está garantizado; y, por supuesto, si el firme es deslizante y entras pasado al viraje, también.

Con el paquete Sport Chrono, en la unidad probada, la dirección, el cambio y la suspensión tienen diferente tacto, junto con el acelerador. Sin el modo sport activo, el volante y la suspensión -PASM- son cómodos para moverte por ciudad y maniobrar, el cambio sube de marcha a bajas revoluciones para optimizar al máximo el consumo de combustible y las aceleraciones no son inmediatas. Sin embargo, cuando pulso los botones sport o sport plus la configuración del coche es totalmente opuesta: la dirección se vuelve más dura y rápida, la suspensión pierde recorrido para hacerse más firme -sin llegar a ser seca-, las demandas de gas se satisfacen al instante -gracias al incremento de sensibilidad del pedal derecho- y el cambio no engrana la séptima velocidad, en sport la acepta si la engrano mediante el modo secuencial -ya sea mediante la palanca o las levas del volante-, y aprovecha más las 7 relaciones de la transmisión de doble embrague -hace los cambios a regímenes más altos, evidentemente en modo automático-. Por supuesto, los controles se vuelven más permisivos y te dejan margen de reacción.

Sus 1.375 kg de peso alcanzan los 100 km/h en 4,9 segundos, gracias a un par máximo de 370 Nm a 4.750 rpm, y una velocidad punta de 275 km/h. Registros que se traducen en sensaciones fuertes, sorprendentes cuando pruebo la salida desde parado, Launch Control, que se activa con el modo sport plus al acelerar, con el freno pisado, hasta las 6.500 rpm. Momento en el que parpadea el testigo de este sistema y los 320 CV del motor de 6 cilindros bóxer y 3.4 litros de cilindrada me pegan al asiento. Tengo la sensación de que la entrega de potencia es constante y total a cualquier rango de revoluciones.

Los consumos que anuncia la marca para la versión de la que te hablo son de 14,1 litros en ciudad, 6,6 en carretera y 9,4 litros en recorrido combinado -todos a los 100 km-. Durante los tres días de prueba, el ordenador me ha dado 13,4 litros por ciudad, autovía y carretera de montaña, incluidos atascos, y los ritmos con los que te tienta el sonido de la mecánica.

El Porsche Cayman S PDK es un deportivo en toda regla, cómodo si prescindes de la configuración más extrema, y todo lo eficaz y fácil que no es su hermano mayor, elevado a mito por eso precisamente.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

Novedades Porsche en Frankfurt | Autocasion 1 septiembre, 2011

[…] coupé negro goza de mejor rendimiento que el Cayman S y ofrece unos acabados especialmente lujosos. El Caimán S Black Edition está propulsado por un […]

Probamos el Porsche Panamera Hybrid S: ¡descubre su silencio! | Autocasion.com 9 febrero, 2012

[…] si, en lugar de en este Panamera, hubiéramos venido en un Boxster, en un Porsche 911 o en un Cayman? Ahí está la respuesta que de antemano nos daba Porsche: viajar de forma deportiva, pero […]

Nuevo Subaru BRZ: probamos las primeras unidades | Autocasion.com 30 abril, 2012

[…] muchas opciones muy divertidas en el mercado; desde el mítico Mazda MX-5 hasta el Porsche Cayman, pasando por el Nissan 370Z, el Audi TT o el Peugeot RCZ… Pero algunos de ellos no cuentan con […]

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba