Porsche 911 Cabrio: probamos el mito16

Porsche 911 Cabrio: probamos el mito

25 Mayo, 2012, modificada el 28 Mayo, 2012 por

El Porsche 911 es uno de esos coches que podemos elevar a la categoría de mito, con lo que cada vez que llega una nueva versión, hay que mirarla con detenimiento. Es el caso del nuevo 911 Cabrio, que pudimos probar en Portugal esta semana. ¿Quieres saber cómo es? No tienes más que seguir leyendo…

No valorado

Destacable

  • Comportamiento general.
  • Levas de cambio convencionales.
  • Sensación "racing".

Mejorable

  • Llantas algo sobredimensionadas.
  • El coste de algunas opciones, desproporcionado (algunas deberían ser de serie).

“Si yo tuviese dinero, el deportivo que me compraría sería un Porsche 911”. Esta es la frase con la que contesta siempre un servidor cuando le preguntan cual es su coche favorito. Puede por tanto que vea al “nueveonce” con buenos ojos, pero es que es muy complicado no hacerlo. Estamos ante un coche que puede ser perfectamente utilizado a diario, pero que a la vez es capaz de ofrecerte las prestaciones más radicales que imagines.

No obstante, mi “coche diez” es el Porsche 911 Carrera Coupé, ya que con el paso del tiempo sigo sin ver clara la utilidad de rodar descapotado al ritmo que puede alcanzar esta máquina, además de las diferencias de rigidez lógicas entre la versión Cabrio y la versión Coupé, las cuales se notan menos en cada generación que pasa. Pero tampoco hay que engañarse, si la versión Coupé del 911 es el “coche diez”, el Cabrio que condujimos por tierras portuguesas es el “coche 9,99”.

La capacidad de tracción sigue siendo uno de los puntos estrellas del Porsche 911.16
La capacidad de tracción sigue siendo uno de los puntos estrellas del Porsche 911.

Porsche 911 Carrera Cabrio S

Tal y como sucedió con el nuevo Porsche Boxster, durante la presentación del 911 Cabrio tuvimos la oportunidad de ponernos al volante de la versión más radical del modelo. Situado detrás de nosotros, bramaba constantemente un poderoso motor de 3,8 litros con 400 CV de potencia. Y digo bramaba, porque durante todo el día tuve conectado el curioso botón que aumenta exponencialmente el ruido del motor. Quizás no sea asumible hacer esto durante un viaje largo, pero si vas a conducir el Porsche 911 Carrera durante un corto espacio de tiempo, merece la pena.

Nuestra versión iba equipada además con la transmisión de doble embrague PDK, tan eficaz como siempre y a la que se le ha añadido de forma definitiva el único elemento que le faltaba para ser prácticamente perfecta, unas levas convencionales tras el volante. La sensación al volante es la de un coche de carreras, sobre todo si activamos el modo “Sport Plus”, que radicaliza el comportamiento del 911 hasta límites increíbles, reconfigurando electrónicamente la caja de cambios para que en lugar de siete marchas tenga seis.

Nuevo, pero clásico. El gran acierto del Porsche 911.16
Nuevo, pero clásico. El gran acierto del Porsche 911.

En cuanto a prestaciones puras y duras, el Porsche 911 Carrera Cabrio S es capaz de acelerar de 0 a 100 en 4,5 segundos con el cambio PDK integrado (4,7 en versión manual) y de alcanzar una velocidad punta de 299 km/h (301 con el cambio manual). Estas increíbles cifras no son un impedimento para que presente unas cifras de consumo y emisiones elogiables para un coche de esta potencia. La versión PDK gasta 8,9 l/100 km de combustible, y emite 210 gramos de CO2/km, mientras que la manual se queda en 9,7 l/100km y 229 gramos de CO2/km.

Las cifras que ofrece el Porsche 911 Carrera Cabrio convencional son algo menores, pero aún así impresionantes. Cuenta con un motor de 3,4 litros con 350 CV, una caja de cambios de siete velocidades manual (o, como opción, el cambio PDK), logrando una aceleración de 0 a 100 km/h en 5 segundos (con PDK en 4,8 segundos), una velocidad máxima de 286 km/h (con PDK 284 km/h), un consumo de 9,2 l/100 km (8,4 l/100km con PDK), y unas emisiones de CO2 de 217 g/km (con PDK 198 g/km).

Comportamiento e imagen

Mejorar lo que aparentemente es imposible de mejorar. Esa es la máxima que parece aplicar Porsche con el 911. Y lo consigue, ¡vaya si lo consigue! Los más puristas puede que lo echen de menos, pero el bestial subviraje crónico del que ha hecho gala siempre un 911 ha pasado a mejor vida. En realidad lo hizo hace tiempo, pero con cada versión que conducimos, el Porsche 911 mejora.

Al fin Porsche ha desterrado su sistema de pulsadores y ha instalado levas tras el volante para activar el cambio PDK.16
Al fin Porsche ha desterrado su sistema de pulsadores y ha instalado levas tras el volante para activar el cambio PDK.

Estamos ante un coche que, además de correr mucho, es capaz de pasar las curvas a una velocidad endiablada casi sin despeinarse. Y es aquí, en la curvas, donde se nota la ligera falta de rigidez respecto al 911 Coupé, aunque como decíamos al principio del texto, esta diferencia entre ambos modelos es cada vez menor. De hecho, la carrocería del nuevo 911 Cabrio es más rígida y ligera que la del anterior.

En definitiva, estamos ante un coche con un equilibrio casi perfecto, que además no ha provocado la pérdida de una de las señas de identidad del 911, su capacidad de tracción. Es capaz de aguantar los 400 CV del motor de la versión S a la perfección, por mucho que intentemos “descolocarlo”.

A esta sensación de estabilidad también ayuda el crecimiento de las llantas, ahora de 20 pulgadas. Estéticamente quizás sea algo excesivo, pero la poderosa imagen del Porsche 911 lo admite. Por lo demás, los cambios en el exterior son tan sutiles como palpables, manteniendo en todo momento la imagen de lo que debe ser un “nueveonce”.

El cambio visual más notable es uno de los mayores logros de los ingenieros de Porsche. Por primera vez, el 911 Cabrio con la capota cerrada tiene exactamente la misma silueta que la versión Coupé, una capota que cuenta con materiales ultraligeros en su composición como el magnesio y que emplea 13 segundos en abrirse o cerrarse completamente.

En cuanto a los precios, el Porsche 911 Carrera Cabrio está disponible desde 113.332 euros, mientras que la versión más radical, el 911 Carrera Cabrio S, eleva su precio de partida hasta los 129.395 euros. Quién los tuviera…

Te puede interesar...

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba