Prueba

Peugeot RCZ R 2014: probamos el león más fiero

32 fotos

Ampliar

03 de julio, 2014

El Peugeot RCZ ya es un coche que llama la atención por encima de la media. Si además nos encontramos con la versión “R”, es probable que se nos pase por la cabeza algún oscuro deseo -siempre y cuando no tengas uno en el garaje, claro-. ¿Por qué? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Directa y al pie, que se suele decir en el ámbito futbolístico. El Peugeot RCZ R es un capricho de 42.900 euros. Es más que probable que necesites otro coche en tu garaje para cubrir todas y cada una de tus necesidades. Eso sí, será complicado que encuentres otro que ofrezca unos niveles de placer y diversión al volante parecidos.

Si lo comparamos con su competencia directa, aparecen todos los deportivos asequibles que ya conocemos. Para mí solo plantea debate con el Renault Mégane RS, ya que es el único de la terna formada junto al Seat León Cupra, el Ford Focus ST y el Volkswagen Golf GTi que puede mirar a los ojos al RCZ R. Y puede porque, además de un comportamiento igual de deportivo, su precio es menor. Sin embargo, su motor turbo de 2 litros asegura un gasto de combustible mayor, además de un grado de exclusividad menor que el Peugeot. Le gana sin embargo en versatilidad, porque no deja de ofrecer todas las bondades de un Mégane convencional, pudiendo ser perfectamente un coche de familia -“algo” radical, eso sí-. Tuya es la decisión.

Nuestra valoración: 8,5

9

9

9

7

9

8

Destacable

  • Comportamiento dinámico.
  • Rendimiento del motor.
  • Consumo.

Mejorable

  • Plazas traseras.
  • Diseño del maletero (se moja por dentro al abrirlo en día de lluvia).
  • Precio.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Peugeot RCZ R, espectacular y agresivo

El Peugeot RCZ R impresiona según lo ves, sea desde el ángulo que sea.

32 fotos

Ampliar

La primera vez que vi la unidad de prensa del Peugeot RCZ R al serme entregado, me vino a la cabeza el ‘Batmóvil’. Así de claro. El color negro de la carrocería, el acabado negro mate con formas de fibra de carbono del techo y las espectaculares llantas de 19 pulgadas, también negras, hacen del conjunto uno de los más llamativos del mercado. En días sucesivos he visto en persona el mismo coche en otros colores y lo cierto es que no alcanza las mismas cotas de agresividad y espectacularidad.

Mantiene ese techo con doble joroba de la versión convencional, forma que se prolonga por la luna trasera. Se trata de un elemento distintivo que aporta una personalidad muy marcada, al igual que sucede con el alerón trasero, que en esta versión ‘R’ es fijo y de mayores dimensiones que en el RCZ “normal”.

Otra de las zonas que impresionan del coche es su zaga. La doble salida de escape ya deja claro desde el principio que estamos ante un coche especial. Además, el tamaño de los neumáticos traseros aporta un grado de músculo a la zona; si la ves muy de cerca -como me sucedió a mi durante la sesión de fotos- recuerda a la de todo un Porsche 911.

Interior: Todo un deportivo para el uso diario

El interior del Peugeot RCZ R destila deportividad por los cuatro costados.

32 fotos

Ampliar

Nada más abrir la puerta y observar por primera vez el interior del Peugeot RCZ R se te dibuja una sonrisa en la boca. Todo está orientado hacia la deportividad, empezando por unos asientos prácticamente de carreras que aseguran una sujeción de campeonato. Y todo sin comprometer un ápice la comodidad.

Una vez sentados, apreciamos un puesto de conducción igualmente deportivo. La posición de conducción, el cuadro de mandos, el volante -achatado por debajo-… todo “incita a la violencia”. Además, hablando del volante, Peugeot ha optado por uno de tamaño normal, un punto positivo para mí, que no acabo de verle la gracia a los diminutos “aros” que ha incorporado la marca recientemente.

Por desgracia, no se pueden dedicar tantos elogios a la parte trasera. Cuenta con dos plazas, pero ni siquiera dos niños pequeños podrán ir cómodos. Además, las agresivas formas de la luna posterior provocarán más de un “coscorrón” en caso de coger algún bache más rápido de lo debido. Sin embargo, no debemos olvidar que estamos ante un coupé muy deportivo, por lo que si lo compras, debes asumir que las plazas traseras son testimoniales.

Mención especial merece también el maletero. Su capacidad, de 321 litros (alcanza los 639 con los asientos traseros abatidos), es más que aprovechable. Estamos ante un hueco profundo, que nos permitirá llevar equipaje para dos personas sin ningún tipo de problema. No obstante, esta parte del coche tiene una gran pega. Llovió durante la semana que disfruté del Peugeot RCZ R entre mis manos, por lo que pude descubrir que, si el vehículo está bastante mojado y abrimos el maletero, se forman dos “ríos” de agua -uno a cada lado del portón- que acaban cayendo al interior del mismo.

Motor: Peugeot RCZ R, 270 CV de diversión

El motor 1.6 THP del Peugeot RCZ R desarrolla una potencia de 270 CV.

32 fotos

Ampliar

El famoso motor 1.6 THP de PSA da una nueva vuelta de tuerca en el Peugeot RCZ R, donde arroja una potencia de 270 CV. Se asegura diversión, por tanto.

El rendimiento de la mecánica se puede analizar en dos partes: para circular y para divertirse. Esta división llega aproximadamente a las 2.000 rpm. Si vamos por la ciudad y solo tenemos la necesidad de movernos, utilizando el propulsor por debajo de este régimen contaremos con un 1.6 de gasolina normal y corriente, con un gasto de combustible bastante contenido. Sin embargo, si lo que queremos es alegría, solamente hay que pasar la barrera de la que te hablo y verás cómo el RCZ R se “desmelena” con todas las de la ley. Es increíble la capacidad para embalarse que tiene este coupé.

El motor se asocia a una caja de cambios manual de seis marchas cuyo tacto es directo y agradable. No he notado un “rascado” tan marcado en el movimiento de la palanca como es habitual en casi todos los Peugeot.

Comportamiento: Peugeot RCZ R, un león fiero y manejable

El Peugeot RCZ R es, sencillamente, espectacular.

32 fotos

Ampliar

Desde que llevo en este mundillo siempre he tenido una impresión, y es que cualquier Peugeot de los últimos tiempos cuenta con un chasis que aguantaría un motor más potente sin despeinarse. Esto se repite en el RCZ R, si bien la mano de Peugeot Sport se nota hasta el punto de que esta sensación no es tan acusada.

Estamos ante un deportivo de comportamiento totalmente neutro, al que los reglajes y diversos elementos técnicos le hacen actuar casi como un coche de carreras. A pesar de los 270 CV y la tracción delantera, siempre tendremos la sensación de que el RCZ R redondea las curvas a la perfección, ayudándonos incluso a salir de ellas sin el más mínimo subviraje.

No obstante, habrá que desconectarle totalmente los controles y las ayudas para buscarle las cosquillas. Y te aseguro que las tiene. Eso sí, te recomendamos que solamente lo hagas si tienes la suerte de conducir el RCZ R en un circuito, ya que por muy bien hecho que esté -que lo está-, la física tiene límites, y éstos no deben ser explorados en carretera abierta.

Se trata de un modelo que corre mucho y que tiene capacidad para pasar las curvas a una velocidad endiablada. En resumen, un coche absolutamente deportivo y divertido. Además, Peugeot ha reforzado todo el sistema de frenos para no tener sustos a la hora de detenerlo. Es uno de los sistemas de frenado más eficaces y con mejor tacto que he probado. Recuerda al de un coche de competición, alcanzando su máximo rendimiento cuando pisamos fuerte el pedal central desde el primer momento, para posteriormente ir regulando.

Equipamiento: Un coche de carreras de lo más completo

El navegador es uno de los lujos a nivel de equipamiento que presenta el Peugeot RCZ R.

32 fotos

Ampliar

Es en el apartado del equipamiento donde, como es lógico, se nos recuerda que no estamos ante un coche puramente de carreras. El climatizador bi-zona asegura la comodidad de los dos ocupantes de la parte delantera, que podrán disfrutar también de un completo navegador, incluido en una pantalla situada justo encima de la consola central y que puede ocultarse en cualquier momento.

Desde dicha pantalla controlaremos también todo el apartado multimedia del RCZ, pudiendo conectar fácilmente nuestro smartphone para realizar llamadas o escuchar la música que allí llevemos. Es más, esto último se convertirá en un auténtico placer gracias al equipo de sonido que incorpora el Peugeot RCZ R, que firma JBL. Eso sí, nos impedirá apreciar el sonido del motor, que a altas revoluciones es un auténtico placer. ¡Tú eliges!

Consumo: Peugeot RCZ R, equilibrio máximo

Las pinzas de freno en color rojo aportan un plus de deportividad.

32 fotos

Ampliar

Como decíamos en el anterior apartado, el motor 1.6 THP de 270 CV presenta dos partes bien diferenciadas. Esta misma división se puede aplicar en el apartado de consumo. Si conducimos de forma eficiente con el RCZ R, no será extraño lograr un gasto de carburante que ronde los 8 l/100 km, una cifra perfecta si tenemos en cuenta que hablamos de un motor de gasolina con semejante potencia.

Sin embargo, si decidimos exprimir todo lo que dan de sí los 270 CV que tenemos bajo el capó, el consumo se dispara hasta límites que conviene no nombrar. Pero es lo normal. Si te quieres divertir, has de asumir este hecho. A todos los coches similares de la competencia les ocurre lo mismo, si bien prácticamente ninguno puede ofrecerte los datos que (insisto) nos da el RCZ R durante un periodo de conducción eficiente.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche