Peugeot 4007 2.2 HDI

3 Septiembre, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Peugeot ingresa en el segmento de los todocamino cogida de la mano de Mitsubishi junto a la que ha desarrollado su 4007.

8

8




Peugeot ingresa en el segmento de los todocamino cogida de la mano de Mitsubishi junto a la que ha desarrollado su 4007. Respecto al Outlander el elemento más diferenciador es el motor HDI de 156 caballos, que termina de redondear un conjunto francamente interesante.


La globalización, la necesidad de acometer proyectos arriesgando sólo lo necesario y la rapidez con la que cambia el sector del automóvil propician que los fabricantes recurran a acuerdos que hacen seamos testigos de combinaciones tan inauditas como un Peugeot con motor BMW, un Chevrolet fabricado en Corea, un Porsche con motor Volkswagen, un Jaguar con motor Ford, un Nissan con plataforma de Renault o, como es el caso del 4007, un Peugeot construido en Japón con base Mitsubishi y motor Ford.


Esta pequeña muestra es tan sólo la punta del iceberg de una estrategia que en el caso que nos ocupa está permitiendo a Mitsubishi renovar su gama y sanear su cuenta de resultados tras el divorcio con Chrysler, y a Peugeot contar con la tecnología 4×4 de uno de los mayores expertos del mundo en esta ciencia y poder repartirse parte de esa tarta de clientes que, en los últimos tiempos, desea comprarse a toda costa una berlina alta dotada de tracción total y con estética de todoterreno.


Un segmento denominado en Estados Unidos con las siglas SUV (Sport Utility Vehicle) y al que en España llamamos cordialmente «Todocamino » por aquello de que, en teoría, este tipo de vehículos puede circular por cualquier camino que se le presente por delante. Aunque la teoría no siempre se ajusta a la realidad, hay que decir que el 4007 de Peugeot tiene muchas papeletas para entrar en el segmento todocamino como un elefante en una cacharrería.


Para empezar ya juega con ventaja respecto a su gemelo Outlander y a otros rivales con mecánicas más modestas porque esconde bajo el capó delantero un motor de lujo. No es que el Mitsubishi recurra a uno malo, ya que aunque el propulsor Volkswagen que monta tiene 16 caballos menos, los 140 que quedan tienen muy mala leche. No, no es por eso, es que el 4007 ha elegido un motor 2.2 ya visto en las gamas 407 y 607 en las que monta doble turbo y eroga 170 caballos de potencia. No obstante, el último Peugeot se ha quedado con las ganas de llevar en sus entrañas tanta caballería ya que los ingenieros de Peugeot se han dejado uno de los turbos (marca Honeywell) por el camino y con él, se han quedado 14 caballos.


  • En marcha



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



En marcha

El 4007 es muy fácil de conducir y más fácil aún sacarle partido a su moderno sistema de tracción total. La luna panorámica delantera, la generosa altura del puesto de conducción (a 75 centímetros del asfalto) y la razonable postura que se puede llegar a alcanzar al volante a pesar de que éste no se regule en profundidad aunque sí en altura, permite que la conducción del 4007 sea agradable y relajada.


No hay ángulos muertos ni partes del coche que dificulten la visibilidad en las curvas y sólo los asientos de serie (con cuero en nuestra unidad) dejan que el cuerpo se escape lateralmente en las curvas más de lo habitual. Además, los ingenieros de Mitsubishi han mantenido una altura razonable de 1,67 metros para el coche y han recurrido a un techo de aluminio para reducir peso e inercias, por lo que el paso por curva del 4007 es noble y previsible, sin balanceos excesivos pero tendiendo al subviraje cuando en seco se circula en tracción delantera y se fuerza el ritmo en curva.


Y se puede forzar, porque incita a ello una estructura autoportante aportada por Mitsubishi que soporta sin pegas la potencia. Un esquema moderno, sofisticado y eficaz como es el multibrazo trasero, retocado convenientemente por los ingenieros franceses respecto al utilizado en el Outlander (rigidez de muelles y leyes de amortiguación redefinidas) ayuda al 4007 a moverse como pez en el agua en carreteras serpenteantes hasta hacernos casi olvidar que conducimos un todocamino.


La recomendación en cualquier caso pasa por circular en tracción delantera sólo en ciudad o cuando el viaje va a discurrir mayoritariamente por autopista, entorno en el que ahorraremos algo de combustible. El resto del tiempo interesa más por seguridad y eficacia circular con el modo automático 4WD. El consumo puede aumentar –no llega a un litro cada 100 kilómetros– y las ventajas superan con mucho ese mínimo gasto.


Y es que a pesar de una longitud de 4,64 metros, lo que un BMW X5, y de un peso de 1,7 toneladas, el 4007 sorprende por su solvencia en carretera y por su agilidad en ciudad. ¿Y en campo? Pues a decir verdad sus 176 mm de altura libre al suelo y sus modestos ángulos de ataque (22º) y salida (21º) no recomiendan llevar a los amigos de excursión campo a través por las elevadas posibilidades de volver con la cabeza gacha, los amigos llenos de barro y como mínimo con alguna pieza arrancada guardada en el maletero.


Peugeot asocia los neumáticos en llanta 16 como los más adecuados para la conducción por pistas, mientras que deja los de llanta 18 (los de nuestra unidad) para su uso sobre todo en carretera. Eso sí, el 4007, como el Outlander, supera a muchos de sus rivales gracias al sistema de tracción total desarrollado por los ingenieros japoneses permitiéndole circular sin miedo por pistas de tierra incluso muy bacheadas, carreteras nevadas o piso resbaladizo sin que el conductor tenga que molestarse en mover más de dos dedos girando una rueda junto al cambio o en pensar demasiado cuál será la posición más adecuada de tres posibles.

prestaciones

Aún así, los 156 «jacos » que anuncia el león más correcaminos, le permiten moverse con una agilidad inesperada que le vendrá que ni pintada cuando suba a bordo toda la familia con el equipaje de 20 días. Además el motor HDI desarrollado en colaboración con Ford, destaca por su suavidad, por la ausencia de vibraciones y por lo silencioso de su funcionamiento. De hecho, en marcha suenan más los ruidos aerodinámicos o los de rodadura, que la mecánica.


El sistema de inyección de raíl común que ayuda a que el motor aproveche hasta el último suspiro del combustible es ya de la tercera generación por lo que inyecta el gasóleo mediante inyectores piezoeléctricos a nada menos que 1.600 bares de presión (1.350 en sus inicios) para que se hagan una idea con la fuerza de 1.569 kilogramos sobre un centímetro cuadrado. Pero si el motor nos ha parecido agradable y con carácter, la combinación de dirección y cambio terminan de rematar la faena.


La primera de cremallera y piñón y de asistencia hidráulica ofrece un tacto impecable y lo que es mejor, permite que el coche gire lo suficiente como para no hacer maniobras de más en el garaje o realizar un cambio de sentido con seguridad. Por su parte, el cambio manual de seis marchas firmado por Aisin y aportado por Mitsubishi, ofrece un tacto bastante diferente de otros Peugeot ya que en este caso aúna precisión y rapidez con una marcha atrás de gatillo fácil de engranar e imposible de errar.


Un tema importante como es el de los desarrollos del cambio lo ha tratado Peugeot con especial mimo y ha jugado con un escalonamiento bastante adecuado y unos desarrollos muy acertados ya que a 1.000 rpm el 4007 rueda en 6ª velocidad a 52,59 km/h. Desde luego los técnicos han tenido muy en cuenta los 380 Nm de par máximo que el motor del 4007 es capaz de ofrecer a tan sólo 2.000 rpm. Una cifra que en la práctica permite disponer de respuesta al pisotón del pie derecho en todo momento y también circular en 4ª, 5ª y 6ª con frecuencia aunque la velocidad mantenida, por baja, no sea la que estamos acostumbrados a identificar normalmente con esas marchas.

Interior y maletero

El interior del 4007 se diferencia poco del visto en el Outlander. Y como en aquel hemos descubierto aspectos ingeniosos y prácticos pero también defectos de bulto que empañan el resultado final. Hay que aplaudir por ejemplo el sistema de abatir por completo la segunda fila con sólo apretar dos botones, la versatilidad que proporciona el que esta misma fila se desplace longitudinalmente 80 mm o que los respaldos se reclinen para viajar de forma más cómoda. También el estupendo hueco que queda bajo los asientos delanteros para meter los pies o el mínimo túnel central que apenas molesta al quinto pasajero.


Huecos por doquier, maletero difícil de llenar por grande con la tercera fila oculta, guanteras de sobra, portón de apertura doble para facilitar la carga o el detalle de situar la rueda de repuesto de emergencia en los bajos del coche sin que haya que sacar todas las maletas para cambiarla… Pero ¿dónde se coloca la que hemos pinchado que no cabe ahí abajo? Ésta es la primera de las incógnitas.


Pero hay más, como la de ¿quién se va a sentar en la banqueta de la tercera fila (más propia de camping)?, pensada para niños tan pequeños que deberían llevar una sillita especial que no cabe. O, ¿quién será capaz de desplegar este asiento sin perder los nervios dado lo complicado de su manejo? ¿Por qué los espejos de cortesía no tienen luz? O ¿por qué al abrir el portón trasero resulta tan fácil hacerse un chichón con el ángulo saliente de la luna trasera?


 

Valor de compra

Con todo, el 4007 deja muy buen sabor de boca por prestaciones, facilidad de conducción y versatilidad (intentando olvidar la tercera fila). Lástima que el precio deje un poso algo amargo. Y es que por lo que vale este 4007 encontramos un Land Rover Discovery TDV6 de 190 caballos de equipamiento básico o por 6.000 euros más un Volvo XC70 D5 con cinco plazas. Para pensárselo ¿no?

Consumo y mantenimiento

El consumo es bastante sensible al uso ya que aunque en condiciones normales de viaje por autopista a velocidades mantenidas se pueden recorrer con un único depósito cerca de 700 kilómetros. Una utilización algo más exigente o simplemente callejear por los atascos de cada día puede disparar el consumo bastante por encima de los 10 litros cada 100 kilómetros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba