Peugeot 4007

3 Julio, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

A su versatilidad de uso sobre asfalto y pista añade el atractivo de un propulsor 2.2 HDi de 156 CV

3

3




Peugeot debuta en el segmento SUV con el 4007, un vehículo que nace fruto de la colaboración con Mitsubishi. A su versatilidad de uso sobre asfalto y pista añade el atractivo de un propulsor 2.2 HDi de 156 CV del que carece, de momento, su gemelo japonés.


EL crecimiento de las ventas de los SUV es un hecho y está haciendo reaccionar a marcas que hasta ahora no estaban presentes en ese segmento. Es el caso de Peugeot, fabricante que debuta ahora, aunque presume de experiencia en el mundo 4×4, tal y como demostró en la década de los ochenta con la fabricación de vehículos militares, industriales y de competición con tracción total. Aún así, el 4007 es un modelo desarrollado prácticamente por Mitsubishi, que toma como base el nuevo Outlander y se fabrica en Japón. Como es lógico, Peugeot ha completado la puesta en escena con un diseño propio y con una batería de pequeñas modificaciones para adecuarlo a su filosofía y estilo.

Estéticamente, se desmarca con un nuevo frontal más agresivo y deportivo, donde destaca la generosa parrilla «made in Peugeot» y un capó específico. En la zaga se han modificado los grupos ópticos y la luneta y en el lateral destacan los acabados cromados. También el interior se desmarca con una pintura específica en el salpicadero y revestimientos de puertas y tapicerías propios. respecto al Outlander es, de momento, la introducción de una mecánica 2.2 HDi de 156 caballos, de rendimiento envidiable. Se trata de una variante del conocido 170 CV, aunque en este caso sólo monta un turbocompresor. Destaca su reducido valor de compresión (16,6:1) y su elevado par motor (38,8 mkg a 2.000 rpm). Su capacidad de trabajo desde muy bajo régimen es espectacular, así como su refinado funcionamiento.

De serie incorpora un filtro de partículas sin mantenimiento hasta los 180.000 km. También es elogiable el tacto del cambio manual de seis marchas, fabricado por la japonesa Aisin, así como su comportamiento dinámico en asfalto, realmente espectacular para un vehículo de 4,63 metros de longitud y que coquetea con los 1.800 kilos de peso. El 4007 hereda esquemas y tecnología del Outlander, pero matiza algunos aspectos. Así, el modelo francés apuesta por unos tarados algo más firmes en la suspensión; una dirección más precisa, debido al mayor caudal de la bomba; unos frenos delanteros de doble pistón y unos neumáticos específicos, de 16 pulgadas para un uso más off road y de 18 para un enfoque más de asfalto.

Donde no hay novedad es en el sistema de tracción integral con gestión electrónica, que goza de tres modalidades. El conductor puede elegir entre un tracción delantera (ahorra combustible) y es ideal para carretera seca y en buen estado o por una tracción total automática. En condiciones normales, el eje delantero asume el protagonismo, pero en fuertes aceleraciones o si se detecta una pérdida de adherencia puede pasar hasta un 55 por ciento del par al eje trasero, gracias a un embrague electrónico (no mecánico) situado en ese eje. Por último, en condiciones de uso más complicadas (escasa adherencia, pistas…) la función Lock permite enviar hasta un 50 por ciento más de par al eje trasero con respecto al modo automático 4WD, siempre en función de las necesidades reales (el eje trasero asumiría hasta un 80 por ciento de par y las ruedas de cada eje serían solidarias).

Durante la presentación tuvimos ocasión de comprobar el buen funcionamiento y gran efectividad por pistas de tierra y grava del sistema. El interior responde a un 5+2 plazas, ya que las dos de la tercera fila (de serie) son muy reducidas. Si están escamoteadas, la capacidad de carga varía entre 441 y 510 litros (el asiento trasero se regula longitudinalmente 80 mm) y destaca la facilidad para abatir los respaldos mediante unos mandos situados en la zona posterior. El portón se divide en dos piezas y la inferior puede soportar hasta 200 kg. El 4007 llegará en septiembre con dos niveles de acabado: Premium (34.500 euros) y SportPack (38.400). Un precio algo elevado, aunque justificado en parte por su gran nivel de equipamiento.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba