Peugeot 308 SW 1.6 HDI Premium

24 Junio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Cuando, en 2002, Peugeot lanzó el 307 SW, pocos imaginaban el tremendo éxito de ventas que el concepto SW iba a cosechar.

10

Más información en HoyMotor16, número 1289


Cuando, en 2002, Peugeot lanzó el 307 SW, pocos imaginaban el tremendo éxito de ventas que el concepto SW iba a cosechar. Ahora, el 308 SW aparece con el propósito de llegar más lejos en aprovechamiento del interior y la búsqueda de espacio, más lejos en diseño de la parte trasera y más lejos a nivel cualitativo gracias a los materiales utilizados y a la base técnica del 308. El resultado es sobresaliente en comportamiento y seguridad en carretera.


Mi amigo Carlos tiene un Peugeot 307 SW desde hace tres años. Es un convencido de las ventajas de las carrocerías tipo familiar frente a los monovolumen tan frecuentes hoy día; piensa que un SW es una berlina con más amplitud y espacio en la parte trasera, con una postura de conducción y comportamiento en carretera similar en todos los aspectos al modelo del que deriva. En cambio, un monovolumen es más alto, da mayor sensación de desahogo para los ocupantes, pero también es más alto el centro de gravedad, con la consiguiente limitación en su comportamiento dinámico.


El razonamiento es esquemático y generalista, pues siempre hay excepciones, pero no le falta fundamento y en cuanto tuve en mis manos el nuevo 308 SW, decidí enseñárselo y que su experiencia del uso del modelo anterior me señalara lo que le gusta y lo que no en el nuevo Peugeot. En estos tres años y después de 120.000 kilómetros recorridos con él, está satisfecho con su coche. Sólo un cambio de caudalímetro ha tenido que cubrir su contrato de mantenimiento, que también se encarga de realizar todas las revisiones previstas en el manual.


Un primer vistazo por la parte trasera ya fue suficiente para que hablara de dos cosas que le agradaban sobremanera: la luneta trasera practicable, con accionamiento independiente del portón y que resulta muy útil cuando éste no se puede abrir, y la bandeja trasera cubre-equipajes, con una empuñadura de accionamiento mucho más fácil que en su coche actual. También se fijó en las cortinillas parasol enrollables integradas en las puertas traseras, otro detalle que le gustó.

Interior»
Más calidad


Cuando Carlos se subió al 308 SW encontró muchas de las características de su predecesor, pero optimizadas en buena medida. Por ejemplo, el techo panorámico tiene 30 centímetros más de longitud, consiguiendo que los ocupantes traseros ya no perciban su límite posterior y ofreciendo una luminosidad interior impresionante. Respecto al techo de cristal, me comentaba lo agradable que resulta en días nublados o incluso de noche, ofreciendo una vista despejada del cielo o de las estrellas, pero recomendaba que durante la prueba no olvidara echar la cortinilla eléctrica para impedir que el sol tueste el interior, a pesar de ser filtrado por su construcción de tres capas de vidrio sobrepintado.


Apreció igualmente el práctico cajoncito central con tapa ajustable, que sirve de apoyabrazos, la palanca de cambio situada ahora en una posición más cómoda, la nueva situación del freno de mano, y los detalles prácticos, como un gancho para colgar bolsos frente al asiento del acompañante y un portagafas sobre la cabeza del conductor. Alabó la nueva pantalla a color abatible sobre el salpicadero, que agrupa la información del navegador GPS, el equipo de sonido con MP3, teléfono, Bluetooth y sistema de reconocimiento de voz.


Fijándose en los asientos, comentó que eran más cómodos y envolventes y que los tres traseros son ahora del mismo tamaño, no como en su 307. Por supuesto que cada asiento trasero es deslizante, inclinable, abatible, levantable, intercambiable a la segunda o tercera fila, o extraíble para facilitar un transporte excepcionalmente voluminoso. Aunque el 308 SW está diseñado para siete plazas y tres filas de asientos, viene equipado de serie con cinco, dejando al comprador la posibilidad de adquirir dos asientos más (270 euros cada uno) en función de sus necesidades. Comparte, con el Dacia Logan Break, la distinción de ser los únicos familiares de siete plazas del mercado


Mecánica»
Nueva caja de cambios y chasis

Si el motor es ya conocido, no lo es la nueva caja de cambios manual de seis velocidades, tan compacta como una de cinco, y que destaca por la precisión y suavidad al insertar las marchas, haciendo olvidar el tacto algo “fofo” de las anteriores cajas Peugeot. Se ha alargado 10 centímetros la distancia entre ejes y también se han endurecido los amortiguadores para admitir cargas mayores, con un magnífico resultado, pues el 308 SW sigue siendo cómodo para los ocupantes, y ofrece al mismo tiempo una encomiable precisión de trazada que le permite admitir sin inmutarse un estilo de conducción al ataque, impropio para un coche familiar.


Pero volvamos con mi amigo. Una vez en marcha, Carlos destacaba la ausencia de vibraciones del motor y la precisión y suavidad del cambio le pareció una mejora evidente. Respecto a la dirección la vio mucho más directa y algo más sensible, probablemente debido a una mejor presión de inflado de los neumáticos delanteros. Por cierto, que el 308 SW monta los novísimos Michelin Energy Saver, producto de alta tecnología capaz de reducir un 20 por ciento la resistencia al rodamiento sin que se produzca merma en las prestaciones.


Al mirar por los retrovisores exteriores lanzó la primera de sus opiniones negativas: “los del 307 me gustan más porque son más alargados”. Y la segunda, al manejar los botones del navegador: se quejaba de que resultaban demasiado pequeños. A éstas yo le añadí otra, ya que me había fi jado en que la rueda de repuesto es de emergencia. Y no vale que nos cuenten que es por ahorrar espacio, ya que está colocada en el exterior y se accede por debajo del maletero.


Seguridad»
falta el ESP


A estas alturas, cuando el control de estabilidad está a punto de ser obligatorio como elemento de seguridad en todos los coches, como lo son los frenos con ABS, es criticable que el 308 SW ofrezca el ESP de serie sólo en las versiones a partir de 136 CV. Cuesta 550 euros, pero es un gasto muy recomendable. En seguridad pasiva, dispone de airbag frontales, de cortina, laterales delanteros y traseros, estos opcionales, además de testigos de apriete de los cinturones y estructuras de absorción de impactos frontales y laterales.


Por lo demás, está calificado con 5 estrellas en las pruebas de protección de ocupantes adultos y cuatro en las de los niños. Muchas virtudes y pocos defectos, eso es lo que todos desean al buscar un automóvil. Si la estética, modularidad y calidad percibida han convencido a Carlos para que el 308 SW sea su próximo coche, en cuanto jubile el actual, a mí me ha agradado especialmente la nueva caja de cambios de seis marchas que encaja a la perfección con la filosofía y comportamiento del conocido motor 1.6 HDi, mostrándose siempre con potencia sufi ciente, incluso cargado. Con niños pequeños o necesidad de espacio es una compra ideal.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba