Peugeot 308 GTi: deportivo radical 5 puertas

Llega la versión más radical del compacto 308, realizada por Peugeot Sport y con las siglas GTi en su chapa y en su motor, un 1.6 en versiones de 250 CV (29.900 euros) y 270 CV (32.400 euros).

Nuestra valoración: 8,7 Sobresaliente

8

9

9

8

9

9

Destacable

Mejorable

Me ha gustado la apariencia sin estridencias, casi elegante, del exterior de este 308 GTi, pero me llena más su interior, con esos asientos que te abrazan y ese puesto de conducción del que siempre he sido defensora (quizás porque mi anatomía también es compacta). Tanto los materiales como el estilo y los colores de todos los elementos del habitáculo remiten a una estética de las que llenan: aluminio, pespuntes rojos, piel y Alcantara…

Pero es que luego giras la llave y el sonido del motor te encanta y te empuja a meter la primera y a pisar el acelerador, que es el momento en que ya te enamora mientras le vas indicando, con suavidad y precisión, por dónde ir y cómo afrontar la carretera. El 308 GTi te obedece y te llena de emociones y sensación de que controlas trayectorias, aceleraciones y frenadas. Cada minuto de conducción te “engancha” más y lo quieres llevar más lejos y con más eficacia, mientras te deja acelerarlo, frenarlo y recuperar vueltas sin problema… divirtiéndote al volante. Todo eso en unos minutos que nos han dejado claro que hace falta más tiempo para extraerlo todo lo que puede dar… y conocer sus puntos flojos, que hoy era difícil ver.

Peugeot Sport ha hecho un buen trabajo y la marca espera que al menos 200 compradores al año lo aprecien hasta el punto de convertirse en clientes de la marca del león. Cruzar la barrera cuesta, como poco, 29.900 euros; el tope de gama, 32.400.

Vídeo: El Peugeot 308 GTi, en acción

Diseño Marcado para destacar

PEUGEOT 308 GTi
PEUGEOT 308 GTi
Ampliar

El Peugeot 308 GTi no es un lobo con piel de cordero, muy al contrario: quiere que salten a la vista sus diferencias con su hermano, el compacto 308, del que ya van vendidas medio millón de unidades en todo el mundo (33.000 de ellas en España).  Así, se le ha rebajado 11 mm su altura libre al suelo, le han modificado el frontal y la trasera y han hecho de su versión de 270 CV –existe otra de 250– la cara más radical de este adaptación deportiva: carrocería bitono negra y roja, marcos de las ventanillas en negro en lugar de cromados, llantas de 19 pulgadas, frenos delanteros con discos de 380 mm y pinzas rojas de cuatro pistones con la firma de “Peugeot Sport”…

En el frontal, el 308 GTi cuenta con parrilla de diseño exclusivo, con una  trama negra brillante ajedrezada (no te pierdas la galería de fotos del Peugeot 308 GTi)  y grandes tomas de aire. Los faros Full LED le proporcionan esa mirada algo agresiva que concuerda con su presencia imponente. Bajo esta cara poderosa, los deflectores aerodinámicos le hacen parecer más pegado al suelo y presagian un comportamiento y un agarre que en seguida pasaremos a ver. Sus laterales dan continuidad a esa línea de aspecto robusto y musculoso que, en la trasera, se remata con un el extractor negro lacado en el que brillan las dos bocas del escape. Con esta carrocería, el 308 GTi tiene una aerodinámica (SCx) de 0,69 m2 y, por cierto, como su hermano el compacto conservador, este GTi sólo tendrá 5 puertas.

Las siglas GTi aparecen bien visibles en las aletas delanteras y en el portón trasero, y, ya en el interior, en los umbrales de las puertas y en la parte inferior del volante. No es un GTI “a secas”, también se hace gala de la firma “Peugeot Sport” (en las pinzas de freno, en la tapicería de los asientos, en los umbrales de las puertas), para que no queden dudas del ADN que anima esta variante deportiva. Existen seis colores diferentes (rojo Ultimate, nuevo, negro Perla Nera, gris Artense, blanco Nacré, gris Hurricane y el bicolor exclusivo de la versión de 270 CV, que combina el rojo Ultimate y el Perla Nera).

Interior Negro, rojo y aluminio

PEUGEOT 308 GTi
PEUGEOT 308 GTi
Ampliar

La ambientación deportiva del habitáculo del 308 GTi parte del color negro predominante, que, sí, lo hace parecer algo más pequeño, pero contribuye a su caracterización de cockpit. Alegran ese tono oscuro los pespuntes de hilo rojo presentes en el salpicadero, el volante, la protección de piel en la base de la palanca de cambios, el tapizado de las puertas y en los asientos. Para completar, piezas de aluminio en el umbral de las puertas, los tres pedales, el reposapiés y el pomo de la palanca de cambios.  Los asientos son de tipo baquet y con inserciones de Alcantara.

Esta trilogía cromática te pone en situación al sentarte en el puesto de conducción, con la conocida estructura “i-cockpit” típica de los Peugeot de última hornada y que tan extremistas reacciones –o te encanta o lo odias- provoca entre los conductores:  volante pequeño (351 x 329 mm), con la parte inferior plana, de piel y con la marca de color rojo en el punto superior de su arco (la referencia de cuándo está centrado),  instrumentación elevada, con el cuentarrevoluciones de lectura inversa (se lee de derecha a izquierda, pues así marca este reloj el aumento de las vueltas del motor) y el velocímetro con fondo ajedrezado… todo ello complementado con la pantalla táctil inserta en un salpicadero forrado de plástico blando.

Si se cuenta con el Driver Sport Pack, un botón en la consola central permite que el color de la instrumentación pase de blanco a rojo, con lo que se intensifica la “ambientación deportiva”. Además, en la pantalla central se ofrecen informaciones complementarias (como potencia, par, presión del turbo, aceleración lateral y longitudinal), cambia el comportamiento del pedal del acelerador y –esto entusiasma a los más fans de los acabados deportivos- la sonoridad del motor se refuerza y lanza auténticos rugidos.

Esta puesta en escena, dotada de elementos estéticos, de seguridad, y de confort y calidad percibida,  contribuye a que disfrutes de la conducción deportiva incluso cuando las condiciones de la circulación o la naturaleza del trayecto no permitan extraer a este 308 GTi todas sus posibilidades. Y esto, junto con la estética exterior, pesa mucho en la decisión de compra del cliente de este tipo de versiones deportivas: exigente, con un nivel de conducción superior a la media y que utiliza su coche a diario, no sólo en vías más adaptadas al uso deportivo. De ahí que sea tan importante el mundo de sensaciones que evocan el exterior y el interior de este Peugeot 308 GTi.

Motor Dos versiones de 250 y 270 CV para un mismo 1.6

PEUGEOT 308 GTi
PEUGEOT 308 GTi
Ampliar

Estamos ante un motor con denominación 1.6 THP S&S que cumple la normativa Euro6 y que se lanza al mercado español (no será así en otros países) con dos versiones: 250 y 270 CV. Se trata de un 4 cilindros en línea con la potencia más elevada de su segmento y que, sin embargo, también ha optimizado sus emisiones para que sean ejemplares: 139 g/km de CO2, correspondientes a un consumo de  6,0 l/100 km, récord en su categoría (Peugeot declara que es gracias a su Stop&Start y a los conocimientos atesorados por Peugeot Sport) y que analizaremos mejor cuando podamos probar a fondo este nuevo 308 GTi.

El comprador de estas versiones deportivas busca ante todo prestaciones, no podía ser de otro modo. A disfrutarlas al máximo colabora el diferencial antideslizamiento Torsen (el 308 GTi de 250 CV no lo lleva) que, entre otras cosas, permite acelerar antes en la salida de curvas, al enviar mayor par a las ruedas con mayor poder de tracción.

La versión de 270 CV (entregados a 6.500 rpm) tiene un par de 330 Nm entre 1.900 y 5.500 rpm, lo que garantiza una gran elasticidad, porque, circules al régimen que circules, siempre hay empuje con el que afrontar cualquier lance de conducción. Un par y una potencia de este nivel han requerido ciertas modificaciones de las piezas del motor para reforzarlo y protegerlo de las altas temperaturas de funcionamiento.

Así, cuenta con pistones forjados en aluminio, segmentos y bielas reforzados, además de un sistema de doble refrigeración por aceite; el colector de escape es de acero para que soporte temperaturas que pueden llegar hasta los 1.000 ºC. El turbo que sobrealimenta a esta mecánica cuenta con intercooler y hasta la caja de cambios manual de seis velocidades ha tenido que reforzarse contra el desgaste y contra la fatiga mediante un proceso termoquímico (enriquecimiento en carbono y nitrógeno) para aumentar la resistencia de sus piezas y engranajes.

Sus cifras son admirables: acelera de 0 a 100 km/h en 6 segundos y culmina los 1.000 m con salida en parado en 23,5 segundos; su relación peso/potencia es de 4,46 kg/CV. Sus neumáticos (Michelin Super Sport) tienen medidas 235/35 R19.

La variante de 250 CV tiene también 330 Nm de par, acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y recorre un kilómetro desde parado en 25,6 segundos; su relación peso/potencia es de 4,82 kg/CV. Según Peugeot, el consumo y las emisiones no varían frente a la versión más potente, a pesar de esos 20 CV de diferencia. Otras características que la diferencian son las llantas de 18” en lugar de 19 (neumáticos Michelin Pilot Sport 3 de 225/40 R18), ya que para esta versión menos potente están solo como opción, al igual que la pintura bicolor o los asientos baquet.

Comportamiento Grandes dosis de diversión sin riesgos

PEUGEOT 308 GTi
PEUGEOT 308 GTi
Ampliar

Peugeot Sport ha buscado proporcionar sensaciones deportivas a los compradores de este modelo; sus ingenieros han aprovechado la relativa ligereza del modelo de base, el 308, conseguida con la nueva plataforma EMP2, con el uso de un portón de material compuesto y con el empleo de acero de alta resistencia y muy alto límite elástico. Esa ligereza de partida ha permitido al equipo técnico conseguir cifras relativas de peso/potencia muy favorables, pero el auténtico esfuerzo se ha hecho con la mejora de la estructura, el rediseño de las suspensiones y la reprogramación de los elementos electrónicos de ayuda a la conducción.

Como en el 208 GTI by Peugeot Sport las vías se han ensanchado para garantizar un mayor aplomo (miden 1.570 mm la delantera y 1.554 la trasera). Monta en el eje delantero suspensiones pseudo McPherson con barra estabilizadora aligerada y triángulos de aluminio, con una caída negativa de un grado más que el 308 normal; detrás, conserva el eje de torsión. El comportamiento en vertical de las suspensiones se ha remodelado específicamente para esta versión GTI, aumentando la rigidez del muelle y del tope de compresión (más rígido y más largo) y la dureza del tarado del amortiguador.

En cuanto a las ayudas a la conducción, el ESP entra más tarde, permitiendo un mayor deslizamiento en curvas cerradas, y puede desconectarse por completo; la asistencia eléctrica de la dirección se adecua con el comportamiento del diferencial Torsen y transmite al conductor una sensación precisa de cómo pisa el coche.

Para probar las características dinámicas del 308 GTi, Peugeot ha organizado una jornada de conducción de su versión más potente en El Jarama, en Madrid, en un día lluvioso que ha convertido el firme del circuito en una pista deslizante en la que el Torsen nos dio muchas alegrías. Por imperativos de organización, no fue posible manejar esta versión deportiva más de dos vueltas, que nos dejaron –la verdad- con ganas de mucho más, sobre todo porque en esos minutos sí pudimos comprobar que este GTi apunta maneras. La entrega constante y regular de par hace que se pueda variar de velocidad y divertirse sin recurrir apenas al cambio; la dirección y el tamaño compacto del volante permiten apuntar bien en las trazadas y atacar curvas con solvencia.

El juego combinado del ESP con el diferencial Torsen facilita la conducción enlazando virajes y saliendo de ellos con gran rapidez, abriendo trayectoria y acelerando al máximo con pleno control, a lo que por supuesto contribuyen los neumáticos de perfil bajo. A la hora de frenar, los discos hacen bien su trabajo (a pesar del esfuerzo al que su uso continuado en este día de pruebas los sometió). Sin buscar límites extremos, lo cierto es que –a falta como decimos de un análisis más profundo y con más tiempo- hemos disfrutado del equilibrio de este 308 GTi y del placer que transmite la conjunción de su apariencia y deportividad interior con su comportamiento sobre el asfalto.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba