Peugeot 308 e-HDi: Con cuidado

28 septiembre, 2011, modificada el 30 noviembre, 2011 por

Cuidará de tu economía, del medio ambiente y hasta de tu nivel de estrés al ofrecerte viajes tranquilos, sin sorpresas. El nuevo Peugeot 308, dotado de la tecnología e-HDi, ofrece un gasto contenido de combustible, bajas emisiones y una conducción francamente relajada. Por su techo solar panorámico siempre entra el sol…

No valorado

Destacable

  • Comodidad de los pasajeros.
  • Suavidad de marcha.
  • Sistema Stop&Start muy afinado.

Mejorable

  • Algo "soso" en carreteras de doble sentido.
  • Poca fuerza en la zona media del cuentavueltas.
  • Plásticos mejorables en el salpicadero.

Vale, no siempre, pero sí es cierto que alegra mucho su habitáculo ampliado. El nuevo Peugeot 308 aprovecha todo el espacio disponible y se lo ofrece a los pasajeros envuelto en materiales con una calidad visual más que aceptable. La prueba empieza bien: es fácil encontrar la postura adecuada al volante (regulable en altura y profundidad), los asientos son cómodos y sujetan bien el cuerpo y todos los mandos tienen un tacto agradable. Perfecto, nos vamos.

Motor 1.6 e-HDi

El propulsor diesel 1.6 de Peugeot, con 112 CV, se pone en marcha. Ahora adosa a sus siglas una curiosa “e” que identifica la tecnología micro-híbrida: un Stop&Start de última generación acompaña esta mecánica, la misma que monta el Ford Focus (aunque su sistema de parada y arranque no es tan refinado y tiene 3 CV más).

¿Qué quiere decir esto en la práctica? Pues que yo, normalmente poco amiga de estos dispositivos, no hago ni siquiera el intento de pulsar el botón que lo desconecta. Por debajo de 20 km/h ya ha detenido el propulsor, que vuelve a ponerse en marcha a la mínima insinuación sobre el acelerador. Con mi conciencia “eco” algo más tranquila, dejo la ciudad.

Un consumo razonable (el oficial es de 5,3 l/100 km y, la verdad, apenas sube de esa cifra) acompaña los recorridos por autopista, ayudado por una caja de cambios manual de seis relaciones largas, larguísimas… Por supuesto, esto descarga el gasto de combustible, pero también resta fuerza en la parte baja-media del cuentavueltas. Sin embargo, en una vía amplia, con dos o más carriles para cada sentido, ni te enteras. Podrías ir de Madrid a Ferrol y actuar sobre la transmisión un par de veces, tres, a lo sumo.

Te preguntarás si merece la pena el cambio automático: sólo si tus trayectos son mayoritariamente por ciudad. El manual tiene un tacto agradable y es preciso, lo que agradecerás en las zonas reviradas, donde no dependerás de algoritmos y cálculos que deciden por ti la marcha adecuada. La elección es tuya (y la responsabilidad también, claro).

Es en estas carreteras de montaña donde empiezan las diferencias respecto a la generación anterior. De acuerdo, no tiene la pisada decidida y ágil de un Honda Civic o del ya mencionado Focus, pero algo ha cambiado en el Peugeot 308. Es más aplomado, más valiente. La suspensión ha ganado rigidez y sujeta bien la carrocería, lo que aumenta la confianza del conductor en los giros cerrados, sin perder confort (cosa que los pasajeros agradecerán). A pesar de todo, no se encuentra en su terreno natural y lo sabe: este galo prefiere devorar kilómetros y kilómetros en las autovías.

Exterior e interior: busca las diferencias

Con las mismas dimensiones que su predecesor, el nuevo dibujo del Peugeot 308 marca rasgos más atléticos, según la compañía. En el frontal encontrarás los códigos de diseño que el fabricante ha dado a sus últimas creaciones: la “parrilla flotante”, un paragolpes que integra los faros con doble función (diurnos y de posición), capó en forma de “V”… La línea de cintura desciende y lleva la vista hacia la zaga, donde destaca un junquillo cromado en la mitad del portón del maletero.

Al abrir éste, se da acceso a un espacio que va de los 348 a los 430 litros, complementado por los numerosos huecos repartidos por el interior. Este Peugeot quiere que viajes cómodo y que nada te estorbe rodando por un habitáculo en el que se han cuidado los materiales y los acabados, desde el salpicadero a los asientos. Se respira un ambiente más refinado (y no sólo por el filtro de carbono activo que acompaña al climatizador bi-zona, aunque algo ayudará…).

No te voy a aburrir con el equipamiento o las opciones: la dotación de serie es completa y puedes añadir “extras” a tu gusto incrementando la cuenta hasta cuadrar tu presupuesto (echa un vistazo a la ficha técnica para saber qué posibilidades tienes). Pero sí te diré que, en el caso de decidirte por este Peugeot 308 e-HDi, haces una buena compra: será tu fiel compañero en cada trayecto, ya que salva los papeles en cualquier situación, no te cansarás de su diseño elegante y sin estridencias y su precio es muy competitivo (desde 19.640 euros). Por cierto, sólo un apunte más: considera el techo panorámico. La luz que proporciona animará tu viaje, aunque éste sea el de ida al trabajo un lunes por la mañana…

1 Comentario

Tino 1 abril, 2015

Lo he mirado, y el interior desaprovecha muchos espacios. Renault megane GT, aprovecha para el conductor muchos espacios ocultos, como trampillas en el suelo de conductor y piloto, el apoya brazos del conductor es mucho más espacioso que en 308, tiene huecos ocultos en las puertas delanteras. Y más aprovechado con huecos en el maletero del Megane.
Me decepciona Peugeot 308 como interiorismo. salvo el explendido techo panorámico.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba