Peugeot 3008 HYbrid4: El primer diésel-eléctrico del mundo

2 Octubre, 2011, modificada el 4 Octubre, 2011 por

La marca francesa Peugeot nos sorprende con esta versión híbrida del 3008, con un motor diésel y otro eléctrico, concebida para minimizar el consumo y ofrecer al mismo tiempo prestaciones y equipamiento de SUV, incluida la tracción 4×4. Estará disponible a finales de 2011 a partir de 33.800 euros.

13

Saben que el vehículo que nos están presentando en esta rueda de prensa previa a las pruebas de conducción es muy novedoso y se adelantan a nuestras preguntas explicando de antemano las bases de su concepto.  Con el objetivo de minimizar el consumo –dicen- han tomado una tecnología térmica que Peugeot conoce bien, la  de los motores diésel, y la han combinado con un motor eléctrico. Los motores diesel HDi FAP del Grupo PSA (Peugeot + Citroën) ofrecen mejores prestaciones termodinámicas que los de gasolina y  un consumo de combustible inferior en un 30% comparado con una cilindrada equivalente.

En el caso de este 3008 híbrido, de la mecánica de gasóleo, un 2 litros HDi de 163 CV, obtienen la tracción delantera y unos consumos y emisiones contenidos (también tiene filtro de partículas FAP), además de las ventajas de un par elevado; del propulsor eléctrico, con 37 CV y unido al eje trasero, extraen todas las posibilidades de la conducción con emisiones cero.  Uniendo los dos (pueden funcionar de manera alterna o simultánea), las posibilidades se multiplican y van desde un modo de conducción automática, hasta otro plenamente sport, pasando por otros dos: el 4×4 y el ZEV (Zero Emissions Vehicle).  Se trata sin duda de una propuesta interesante que tendremos la oportunidad de analizar poco a poco, a lo largo de dos días de pruebas de conducción por ciudades, pueblos, autovías y carreteras de la costa Esmeralda, en la Bretaña francesa.

El silencio que aguza los sentidos

La primera experiencia de conducción con este híbrido se deja sentir al sentarse al volante y girar la llave en el arranque. Silencio.  “¿He arrancado o no?” piensa uno algo confuso. Y sí, está arrancado, por fortuna un “ready” (“preparado”) aparece en la pantalla de la instrumentación. Otras pistas nos las dan el head-up display que se abre por detrás del volante y  la pantalla del navegador, que se despliega en el centro del salpicadero. En ella se muestra un esquema del sistema de alimentación del vehículo y los flujos de energía térmica y eléctrica de un motor a otro.

El cambio es automático pilotado de 6 velocidades, sin posición de Parking, pero con posición M (de manual) para poder cambiar de marcha con las levas situadas a ambos lados del volante. Al sur de esta palanca se encuentra un pequeño mando de rueda que permite seleccionar cuatro modos de conducción: Auto, ZEV, Sport y 4WD. El silencio es total en el habitáculo. Gracias a los reglajes eléctricos, hemos encontrado una postura de conducción cómoda y con control fácil e intuitivo de mandos, volante, cambio… La ergonomía del  3008 no tiene peros, aunque a una talla pequeña como la mía le molesta en un principio la tapa de la caja portaobjetos situada entre las dos plazas delanteras (más de un codazo me ha costado acostumbrarme a llevar los brazos un poco separados para evitar golpes). Buena visibilidad también hacia delante (el head up display es regulable), hacia atrás y hacia ambos lados. Ponemos la palanca en posición A y… adelante.

Así “circula” la potencia diésel-eléctrica en el Peugeot 3008 HYbrid4

Por defecto el 3008 HYbrid4 se desplaza en modo automático, marcándose la eficiencia en consumos y emisiones como objetivo primordial. Así, este Peugeot emite 99 g CO2/km y presume de un consumo mixto de 3,8 litros por cada 100 km. El silencio ahora ha sido sustituido por el sonido del motor diésel, que en cada parada se detiene gracias al sistema Start and Stop. La rodadura es suave, pero no tanto como uno esperaría a partir de la paz que transmite la baja sonoridad a bordo. Ese silencio hace que otras sensaciones se hagan más presentes y que las irregularidades del pavimento, por ejemplo, se perciban claramente, aunque filtradas por unas suspensiones que en el eje trasero son multibrazo (a diferencia de los demás 3008, que sólo cuentan con eje torsional) para soportar sin problemas el peso del motor eléctrico y de sus baterías.

En cuanto podemos, al entrar en la primera zona habitada, con limitación a 50 km/h, seleccionamos el modo ZEV, que nos hará circular propulsados sólo por el motor eléctrico.  Disponible cuando las baterías están cargadas al menos al 50 por ciento, tiene una autonomía máxima de 4 kilómetros, aunque depende mucho del modo de conducción y de lo que uno solicite al acelerador. Cuando la carga baja por debajo de ese nivel, se pone en marcha el motor diésel hasta que de nuevo la carga de las baterías permite que entre en acción el motor eléctrico. Para obtener un comportamiento de emisiones cero, no se deben sobrepasar los 70 km/h, circunstancia en la que entra el modo automático y, por tanto, también el motor diésel.

De nuevo en carretera y llegados a un repecho, probamos el modo Sport, que combina al máximo las prestaciones de los dos motores del 3008 Hybrid4 y que nos da el par de los dos (300 Nm delante y 200 Nm detrás, 450 Nm máximo a baja velocidad). Obtenemos en este modo también la potencia máxima de 200 CV y el coche remonta con holgura y rapidez. Probamos también este modo en adelantamientos rápidos, con plena solvencia y seguridad.

El equipo de Peugeot nos había preparado una sorpresa en medio del trayecto de pruebas: un minicircuito todo terreno para que pudiéramos evaluar la tracción 4×4 en un vadeo y en una superficie de baja adherencia, que habían preparado con arena aprovechando la zona de costa en la que nos estábamos moviendo.  La fuerza de la Naturaleza dio al traste con sus planes, ya que la fuerte marea de la noche anterior destrozó el circuito y nos dejó sin probar el 3008 híbrido en firme deslizante, algo que reservamos para cuando podamos disponer de una unidad de pruebas, dentro de unas semanas.  Los portavoces de Peugeot, eso sí, nos transmitieron su certeza de que la tracción 4×4 funciona y que es capaz de sacarnos de situaciones comprometidas cuando la adherencia es baja: sobre nieve, sobre barro, sobre arena, sobre agua… Piensan en este 3008 como un vehículo en el que uno puede subir carreteras de montaña nevadas  sin tener que recurrir a las cadenas y, de hecho, dicen haberlo probado con éxito en las principales estaciones de esquí de los Alpes.

Tracción total sin conexión mecánica

El modo 4WD se gestiona  electrónicamente (“by wire”), sin uniones mecánicas entre la parte delantera y la trasera, lo que Peugeot fundamenta en una serie de ventajas frente a un sistema de tracción integral clásico con árbol de transmisión, la principal de ellas el hecho de que no haya problemas de volumen o diseño del habitáculo (se mantiene la habitabilidad). El 3008 HYbrid4 conserva así un volumen de maletero generoso (420 litros, 55 menos que la versión no híbrida).

Incluso con las baterías vacías, e independientemente del modo que esté seleccionado, la función de cuatro ruedas motrices está siempre disponible gracias a los 8 KW de potencia continua que el alternador-motor de arranque puede proporcionar en caso de necesidad. Esta energía complementaria basta para mantener la motricidad en situaciones prioritarias, es decir, en la puesta en marcha a baja velocidad.

¿Cómo es el interior del Peugeot 3008 HYbrid4?

¿Para quién está pensado el 3008 HYbrid4?

Los responsables de Márketing  de Peugeot destinan esta versión híbrida a clientes sensibles a los refinamientos tecnológicos, que buscan un vehículo “eco” (eco-lógico + eco-nómico), un SUV con bastante aspecto de berlina y con un espacio interior semejante a un monovolumen (a tanta mezcla es a lo que se denomina “crossover”) y que aprecian el extra de seguridad que aporta la tracción 4×4. Lo consideran igualmente deseable para flotas, por el inferior consumo, por su fiscalidad favorable y por el alto precio de recompra (lo que técnicamente denominan “valor residual” y que en este caso consideran equivalente o mayor al de un 3008 no híbrido).

El precio del 3008 HYbrid4 será de 33.800 euros para la versión Premium y 36.000 euros para la Sport Pack (aún sin aplicar las ofertas con las que sin duda saldrá al mercado). En 2012 Peugeot prevé vender 600 unidades en España.

Isabel Gª Casado

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba