*

Peugeot 208 GTi 2013: la prueba definitiva29

Peugeot 208 GTi 2013: la prueba definitiva

16 Octubre, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

La marca gala devuelve a los apasionados del motor las siglas GTi, que desaparecieron con el 206, y que regresan al Peugeot 208 con el objetivo de ofrecer al usuario un auténtico deportivo compacto, divertido y para el uso diario. ¿Lo consigue? Vamos a verlo.

No valorado

Destacable

  • Diseño, tanto interior como exterior.
  • Compromiso prestaciones/consumos del motor.
  • Chasis.

Mejorable

  • Podría haber sido más radical.
  • El volante sigue sin dejar ver el cuadro de mandos.
  • Insonorización interior.

Desde el Peugeot 206 GTi, con su motor atmosférico de 2 litros y 136 CV, no habíamos vuelto a contar con un compacto de la marca francesa que incorporase el mítico apellido “racing”. En el 207, lo más cercano que tuvimos fue el extinto Peugeot 207 RC, quedando una vez desaparecido éste el 207 GT como la versión más potente y deportiva del predecesor del 208. La herencia de éste es clara, y es que el bloque THP de 1,6 litros turboalimentado es el que mueve el 208 GTi. Sin embargo, mientras que en el 207 rendía 155 CV (178 CV en el caso de la versión RC), en el 208 GTi se ha optado por incorporar la variante de 200 CV, la cual ya conocemos del Peugeot RCZ.

Obviamente, el comportamiento de esta mecánica es más agresivo en el Peugeot 208 GTi que en el RCZ, principalmente por el ahorro de peso que tiene el compacto galo respecto a su “hermano mayor”. Sin embargo, cuando la marca anunció que el GTi volvía con el 208, quizás esperábamos que lo hiciese de una forma más “radical”. Me explico. Se trata de un motor que corre, y mucho, especialmente cuando entra el turbo poco antes de las 2.000 rpm. Sin embargo, el que confíe en un propulsor de carácter puramente deportivo, que a priori es lo que evoca un coche con el apellido GTi, se sentirá un poco decepcionado. No es una mecánica que entregue la potencia de forma brusca; todo lo contrario. Su rendimiento aumenta de forma muy progresiva, sin llegar a dar una sensación “racing” del todo.

El Peugeot 208 GTi es la versión más deportiva del utilitario francés.29
El Peugeot 208 GTi es la versión más deportiva del utilitario francés.

Lo que sí aporta una impresión deportiva es el sonido del motor, que llega incluso a soltar “petardazos” por el tubo de escape cuando realizamos cambios de marcha algo más “rudos”. No obstante, esta característica, que resulta positiva en un coche de este tipo, se vuelve en contra cuando encaramos un viaje largo, ya que la insonorización del interior no es la mejor… El zumbido del propulsor llega a ser molesto al pasar un largo rato dentro del Peugeot 208 GTi.

La marca, eso sí, ha dado en el clavo en el trabajo realizado con el consumo. Que una mecánica de 200 CV acabe teniendo un gasto de combustible de 7,9 l/100 km (es la cifra de la semana que lo tuvimos en nuestras manos) es un dato que hay que elogiar. La relación prestaciones/consumo es óptima.

Asociado al motor encontramos un cambio manual de seis marchas cuyo comportamiento no difiere en exceso del de cualquier otro Peugeot 208. Se echa en falta un recorrido de la palanca más corto y directo; además, su movimiento deja sentir ciertas irregularidades. Personalmente, no me gusta, pero es algo común a los modelos de la casa gala. La marca francesa acierta en los desarrollos del cambio, que ofrecen un buen compromiso entre aceleración -de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos- y velocidad punta (230 km/h).

Peugeot 208 GTi: comportamiento dinámico

El diseño de las llantas del Peugeot 208 GTi es espectacular.29
El diseño de las llantas del Peugeot 208 GTi es espectacular.

La conclusión acerca del comportamiento dinámico del Peugeot 208 GTi es clara: hubiese aguantado un motor mucho más potente. La mayoría de los modelos de la marca francesa siempre me deja la misma sensación: sus chasis tienen tal nivel de perfección que podrían con lo que les echasen. Como decía, no es diferente con el coche que nos ocupa.

La dureza que suele acompañar a este tipo de deportivos compactos está presente en el Peugeot 208 GTi, pero, al igual que sucede con el propulsor, no se ha llevado al extremo. Este punto, que aplicado a la mecánica nos ha dejado un poco fríos, es todo un acierto en el caso de las suspensiones. A pesar de que estamos ante un tipo de vehículo concebido para divertir, no podemos olvidar que no nos compramos un coche de carreras, sino uno que debe acompañarnos en nuestro día a día y que, ocasionalmente, nos dará el placer al que otros no llegan.

El único punto que me dejó una sensación ambigua fue el tacto de la dirección, tanto en el día a día como en conducción deportiva. Vaya por delante que será algo a lo que el cliente se acabará acostumbrando, pero lo cierto es que la dirección del Peugeot 208 GTi es extremadamente directa. Las primeras veces que lo conduzcamos será habitual que “nos pasemos” con el volante a la hora de encarar los virajes. Insisto, cuestión de acostumbrarse.

Vídeo prueba del Peugeot 208 GTi

Peugeot 208 GTi: un diseño bien trabajado

Cuando lo ves por primera vez, ya tienes claro que no estás ante un Peugeot 208 convencional. Distintos acabados deportivos, elementos como las carcasas de los espejos retrovisores cromadas -mismo efecto que se utiliza en los laterales para incorporar las siglas GTi-, el agresivo diseño de las llantas de 17 pulgadas y la doble salida de tubo de escape denotan un carácter especial.

El diseño interior del Peugeot 208 GTi es tan acertado o más que el exterior.29
El diseño interior del Peugeot 208 GTi es tan acertado o más que el exterior.

Esta personalidad también queda reflejada en el interior del Peugeot 208 GTi. La unidad que probamos, de color rojo, mantenía esta tonalidad en su interior. De hecho, detalles como el de la consola central o el de los tiradores de las puertas, que mezcla el tono de la carrocería degradándose hasta negro, me parecen brillantes. También lo son los asientos deportivos, que ofrecen un compromiso óptimo entre sujeción y confort.

Por lo demás, tenemos lo mismo que en cualquier 208, pero con una sensación de calidad mayor. Y contar exactamente con lo mismo que en las otras versiones del modelo hace que sus “peros” se repitan. El principal de ellos es la posición del volante, que impide ver el cuadro de mandos a la mayoría de los conductores.

El logotipo GTi aparece bien visible justo detrás de las ventanas traseras.29
El logotipo GTi aparece bien visible justo detrás de las ventanas traseras.

Por cierto, este volante, aunque cuenta con un toque más deportivo que en el resto de la gama, sigue siendo de muy pequeñas dimensiones -justo lo contrario que sucedía en el Peugeot 207-. Esta característica chocará en un principio, ya que no es lo habitual. Personalmente, prefiero un volante de mayor diámetro, simplemente porque me hace sentir más cómodo. No obstante, como digo, se trata de una impresión puramente personal. Muchos compañeros de profesión se declaran defensores a ultranza de esta peculiaridad del Peugeot 208.

Un detalle que no me ha gustado en exceso es la presencia del cargador de CD en la guantera. Es cierto que ganas una consola central con un diseño más minimalista y agradecido, pero resulta una solución incómoda y que, además, resta espacio a la propia guantera.

¿Será el Peugeot 208 GTi tu próximo coche?

Si quieres darte un pequeño capricho con cuatro ruedas, está claro que el Peugeot 208 GTi será uno de los candidatos más firmes. Pero la competencia en el campo de los compactos de altas prestaciones es feroz, con dos rivales que yo destacaría sobre los demás: el Renault Clio RS y el Volkswagen Polo R.

No lo tiene fácil el Peugeot 208 GTi ante ninguno de los dos. Su compatriota está avalado por la división Sport de Renault, que siempre aporta un plus de calidad y rendimiento en este tipo de coches. Además, la nueva versión del Clio RS cuenta ya con motor turbo (y no atmosférico, como sucedía hasta ahora), lo que lo convierte en un rival más directo si cabe. Si buscamos deportividad pura, el Clio RS puede ser tu elección. Pero si lo que queremos es un modelo que corra, divertido y que además no nos dé ningún dolor de cabeza (o de espalda, más bien) en el día a día, el Peugeot 208 GTi gana enteros.

La comparación con el Volkswagen Polo R es más complicada, ya que ambos tienen un precio similar y su enfoque no es tan radical como el del Clio RS (especialmente, si este último cuenta con el chasis Cup). A favor del Polo R tenemos un comportamiento más deportivo, con una dirección más directa y una trasera más juguetona. A favor del 208 GTi, un diseño más llamativo y “racing” y 20 CV más de potencia.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Peugeot 208, pero quizá con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Peugeot 208 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

4 Comentarios

Rubén Fidalgo 16 Octubre, 2013

Muy buena Jorge, ¿cómo lo notas frente al 207 que tan bien conoces?. A mí me gustó cuando lo probé en la presentación, pero como GTi me esperaba un coche algo más divertido.

Jorge Morillo 16 Octubre, 2013

Respecto al 207 es un coche mucho más ágil y directo. Más deportivo, en definitiva. Pero sí que es verdad que esas siglas GTi hacen que te esperes algo más radical de lo que realmente es. También esperaba algo más del motor. En lo que a rendimiento puro y duro se refiere, el estar 45 CV “más apretado” no se nota en exceso. Es una buena opción si te quieres divertir, pero en la competencia hay rivales duros, quizá demasiado…

Rubén Fidalgo 16 Octubre, 2013

Tienes razón, el segmento se ha puesto bastante las pilas este año y la competencia es dura. Muchas gracias por tu respuesta, un saludo.

Jorge Morillo 16 Octubre, 2013

Un placer Rubén.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba