Peugeot 207 RC

16 mayo, 2007, modificada el 24 enero, 2011 por

El modelo más deportivo de la gama 207, el RC, oculta bajo el capó el elástico y potente motor 1.6 de inyección directa y turbo, desarrollado en colaboración con BMW. Sus 175 CV, unidos a un chasis muy dinámico, atraen con la fuerza de un imán al modelo francés hacia las curvas, en las que muestra la verdadera genética Peugeot de competición.

7

El modelo más deportivo de la gama 207, el RC, oculta bajo el capó el elástico y potente motor 1.6 de inyección directa y turbo, desarrollado en colaboración con BMW. Sus 175 CV, unidos a un chasis muy dinámico, atraen con la fuerza de un imán al modelo francés hacia las curvas, en las que muestra la verdadera genética Peugeot de competición.


Tiene la misma facilidad para engancharse a las curvas que Eddie Felson (Paul Newman, en El Buscavidas) para meterse en líos. Y si el segundo era un profesional del billar, el primero es ejemplo de agilidad y de comportamiento. Siempre buscando el reto, la curva imposible, pero siempre también con una agarre perfecto, que pega los neumáticos al asfalto con fuerza magnética. Porque ni curvas ni autovías ni ciudad, el ámbito natural del 207 RC es el circuito, donde sacará todo lo que lleva dentro. Si no, se conformará con lo que le echen, pero nunca renunciará a que le encuadren en esa categoría de «coche entendido como diversión», donde militan algunos rivales suyos, como el Mini Cooper S –comparte motor de 175 CV– o Clio Renault Sport.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Equipamiento



Comportamiento

Medidas que le hacen especialmente atractivo en carreteras reviradas, donde el 207 RC traza con soberbia precisión, con el motor cargado de fuerza antes, durante y después de la curva o en el enlazado de unas con otras, lo que se traduce en un paso por curva no sólo rápido, sino también seguro. Además, para quienes quieran disfrutar en toda la amplitud del placer de conducir un deportivo como el RC, Peugeot le ha dotado de un programa electrónico de estabilidad ESP totalmente desconectable, que integra la función SSP. Ésta mejora la estabilidad y la distancia de parada en recta sobre superficies de adherencia diferente y ejerce una ligera fuerza sobre el volante para ayudar al conductor a alcanzar un óptimo ángulo de la dirección.


La ausencia de inercias, el virar plano, la estabilidad y el aplomo que recibimos viraje tras viraje paga, sin embargo, peaje en el confort, que se deja sentir en la sequedad de las suspensiones. Y si en enrevesadas carreteras quizá no nos preocupe mucho, porque la parte lúdica entretiene y divierte; la merma de comodidad en autopistas y autovías es notable no sólo en las pocas irregularidades del terreno, también en las juntas de dilatación de los puentes o en los cambios de rasante. El óptimo agarre de sus neumático 205/45 R17 de perfil bajo también tienen algo que ver.

prestaciones

Sería extraño, cuando no ridículo, ha modificado el carter del turbo «Twin- Scroll», que ahora es de acero en lugar de fundición y que a partir de 1.000 vueltas recibe presión para permitir al propulsor alcanzar los 24,5 mkg de par máximo a 1.600 rpm. Dicho de otra forma, estas cifras nos aseguran una respuesta inmediata desde bajo régimen. Además, en caso de necesidad, ante un adelantamiento apurado, por ejemplo, el par máximo puede elevarse durante algunos segundos a 26,5 mkg, retardando la apertura de la válvula «wastegate» para alcanzar una presión máxima de 1 bar, cuando lo normal es 0,8 bar. Esta función de sobrealimentación u «overboost» se activa sólo en las tres últimas marchas desde bajo régimen hasta 5.200 rpm, para lo cual basta con pisar a fondo el acelerador.

Y hablando del cambio, el escalonamiento es más corto y específico para esta versión RC, aunque es una lástima que no se haya optado por uno de seis velocidades, que podría haber rebajado esos 9,2 l/100 km que nos ha consumido de media. Preciso y rápido de manejo, junto al motor esconde algún que otro as en la manga, que ha servido para rebajar la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h a 7,2 segundos, según las mediciones de nuestro correvit. Simplemente, se ha estirado el corte de inyección en las dos primeras marchas hasta las 6.800 vueltas –6.500 rpm en el resto– para conseguir que los 100 km/h se alcancen en segunda velocidad. Desvelado el último misterio de su elasticidad, sólo nos queda señalar que el trabajo que obran motor y caja de cambios es magnífico, tal y como puede observarse en el cuadro de prestaciones, y se adapta perfectamente a la filosofía deportiva del chasis, que ha recibido ligeros retoques a nivel de suspensión, dirección y frenos.

Equipamiento

Parte de la sequedad se contrarresta en el interior del 207 RC con sus plazas delanteras tipo bácquet y con la ergonómica pareja de asientos posteriores, aunque se agradecería más altura y espacio para las rodillas en estos últimos, que se abaten por partes asimétricas para dar mayor modularidad a un interior que no destaca por su gran capacidad (270 litros y 1.195 con los asientos abatidos) y que carece de rueda de repuesto, sustituida por un kit reparapinchazos. Fácilmente identificable por el saliente de la parte alta de la luneta trasera, por los neumáticos de 17’’ o por la doble salida de escape, no falta detalle de equipamiento al bien acabado RC. El «Buscacurvas» de Peugeot cuesta 22.000 euros y ya vela sus armas ante el inminente reto de Mini Cooper S y Clio Renault Sport.

Valor de compra

 

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba