Opel Vectra

18 julio, 2006, modificada el 24 enero, 2011 por

Modelos de gama alta como el Cadillac BLS o el Saab 93 comparten muchos puntos en común con el Vectra

6

El Opel Vectra es una de las berlinas más equilibradas del mercado y, aunque muchos clientes no lo saben, la base de partida de modelos ’premium’ como el Saab 9-3 o el Cadillac BLS, que utilizan la misma plataforma y muchos de los motores del Vectra.

  • Comportamiento



  • En marcha



  • Refinamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Equipamiento



  • Puesto conducción



  • Espacio y practicidad



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



  • Calidad y fiabilidad



  • Seguridad



Comportamiento

El hecho de que la plataforma del Vectra se haya utilizado para dos modelos de marcas míticas como Saab y Cadillac ya habla de su buen bastidor. No ofrece el comportamiento deportivo y especialmente ágil de modelos como el BMW serie 3 o el Alfa 159, pero consigue un perfecto equilibrio en todos los aspectos, cuidando de la comodidad general de los ocupantes, sin caer en una suspensión blanda, y al mismo tiempo mantiene una estabilidad que transmite confianza.


Con el sistema ’IDS Plus’ el comportamiento se vuelve más agradable, pues la regulación constante de la amortiguación en función del firme mejora tanto la comodidad como la estabilidad.

Refinamiento

Los cambios exteriores que sufrió a finales de 2005 el Vectra para hacer su aspecto algo más agresivo y en línea con los Opel más recientes también han traído algunas mejoras en el interior.


 


Los plásticos del salpicadero y de los paneles de las puertas están realizados en un material de mejor calidad y aspecto más cuidado y también se ha rediseñado el cuadro de relojes. En las suspensiones también se han realizado algunos cambios y la dirección electrohidraúlica se ha mejorado, con un tacto más agradable y algo más de agilidad. Con estos cambios y su buen comportamiento general el Vectra ofrece ahora un mayor nivel de refinamiento, gracias a un interior amplio y cómodo, unos motores agradables y una buena insonorización con cualquiera de sus propulsores.

prestaciones

El Vectra ofrece una amplia gama de motores compuesta por cinco gasolina y cuatro diésel. Con la reciente remodelación estética de la gama se ha introducido un nuevo motor ’pequeño’, un 1.6 litros gasolina de 101 caballos, bastante justo para el tamaño de este Opel pero suficiente como modelo base de acceso. El siguiente es un 1.8 litros de 122 caballos, alegre y voluntarioso y mucho más recomendable que el 2.2 de inyección directa y 156 caballos, que a pesar de su mayor potencia no obtiene un rendimiento claramente superior pero tiene un precio más elevado. La verdadera joya de la gama es el 2 litros turbo que se con diferentes niveles de potencia se utiliza en otros modelos como el Astra OPC. En el Vectra rinde 177 magníficos caballos y es todo un placer de conducción por suavidad y progresividad al entregar la potencia. El tope de la gama de gasolina es un nuevo V6 de 2.8 litros con turbo que rinde 230 caballos, una verdadera joya pero también con un precio muy elevado.


Las motorizaciones diésel son cuatro pero tres de ellas comparten el mismo bloque y cilindrada; se trata del 1.9 de origen Fiat que empieza con un 100 caballos que cumple con dignidad su cometido y tiene un precio interesante. Más recomendable resulta el de 120 caballos con un excelente equilibrio general aunque es difícil resistirse al 150 caballos con culata de 16 válvulas, por su fuerza y buen rendimiento a pesar de tener un tacto algo áspero. El turbodiésel 3 litros V6 también se ha puesto al día y ahora rinde 184 caballos (7 caballos más) aunque lejos de lo que ofrecen los motores de este tipo más modernos (por encima de los 200 caballos) y su agrado de conducción tampoco es especialmente bueno, por lo que resulta más indicado, si se quieren caballos y agilidad, el 150 caballos de cuatro cilindros.

Equipamiento

Como todos los últimos modelos de Opel, el equipamiento de serie u opcional es uno de los puntos fuertes de la gama. El Vectra puede disponer de todos los ’gadgets’ modernos y algunos que no están disponibles en sus rivales directos, como el sistema IDS Plus (que ahora se puede montar con todas las motorizaciones) que regula la amortiguación o los faros con sistema de iluminación en curva.

Puesto conducción

La buena habitabilidad del Vectra se refleja en un puesto de conducción cómodo, con espacio suficiente incluso para conductores de talla grande; el volante, regulable en altura y profundidad y unos asientos que ahora tienen una mejor sujeción lateral, permiten conseguir una postura cómoda.


Las formas cuadradas y limpias del salpicadero engloban la mayor parte de los interruptores en una amplia consola central; todos los mandos están en una disposición lógica y el único que exige un poco de adaptación es el mando de los intermitentes, que siempre vuelve a la posición central, incluso cuando están funcionando.

Espacio y practicidad

Los cambios exteriores que sufrió a finales de 2005 el Vectra para hacer su aspecto algo más agresivo y en línea con los Opel más recientes también han traído algunas mejoras en el interior.


 


Los plásticos del salpicadero y de los paneles de las puertas están realizados en un material de mejor calidad y aspecto más cuidado y también se ha rediseñado el cuadro de relojes. En las suspensiones también se han realizado algunos cambios y la dirección electrohidraúlica se ha mejorado, con un tacto más agradable y algo más de agilidad. Con estos cambios y su buen comportamiento general el Vectra ofrece ahora un mayor nivel de refinamiento, gracias a un interior amplio y cómodo, unos motores agradables y una buena insonorización con cualquiera de sus propulsores.

Consumo y mantenimiento

Los consumos de los motores del Vectra están dentro de lo razonable en su categoría y no destacan ni por económicos ni por ’gastones’. Los servicios oficiales Opel tampoco son caros y permiten unos costes de mantenimiento razonables.

Calidad y fiabilidad

La calidad de terminación de los Opel es alemana y aunque no llega al alto nivel de otras marcas míticas, es de muy buen nivel. La estética conservadora y esta buena terminación general hace que envejezcan con dignidad, manteniendo los buenos ajustes interiores por muchos años. Los motores de Opel también gozan de una excelente reputación de fiables, a pesar de algún problema aislado hace años que ensombreció la imagen de la marca.

Seguridad

En las pruebas EuroNCAP a las que fue sometido el Vectra en 2002, fecha de su lanzamiento, obtuvo cuatro estrellas. En este resultado influye el tiempo que ya lleva en el mercado, pues modelos más recientes y de menor tamaño como el Opel Astra, ya tienen la máxima puntuación de cinco estrellas. Esto no significa que el Vectra no sea seguro pues su equipamiento de seguridad está al nivel de los más modernos de su categoría y cuenta con un bastidor de excelente estabilidad y con dispositivos electrónicos que no ofrece la competencia.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba