Opel Corsa GSI / Peugeot 207 GT

8 Abril, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Pequeños, ágiles, rápidos y bien equipados… Así se definen estos dos utilitarios, que, con sendos diésel y una estética cercana al mejor tuning de marca, emulan a sus hermanos de gasolina sin perjudicar el bolsillo.

5

Más información en Hoymotor16, número1278


Os presento a estas dos fierecillas: se llaman Corsa GSI y 207 GT y puedo prometer que son dos auténticos «buscacurvas». Quizá algunos conozcan a sus hermanos gemelos, que responden al mismo nombre pero utilizan la gasolina sin plomo como combustible. No es el caso de nuestros dos protagonistas que, a pesar de haber nacido con el mismo instinto deportivo, prefieren las mecánicas diésel para moverse. Ellos dicen que su corazón turboalimentado poco tiene que envidiar al de sus homólogos de gasolina y que, además, cuestan lo mismo y consumen bastante menos. La verdad es que no les falta razón en ninguna de estas afirmaciones y, por ello, se plantean como interesantes alternativas de compra para quienes busquen un coche pequeño, rápido, ágil y que no castigue en exceso al bolsillo en el día a día.

    Comportamiento

     

    En marcha

    Por supuesto, de nada sirve tener un motor solvente –más adelante se analizará a fondo este apartado– sin un chasis que acompañe. Y en el caso de los dos pequeños que figuran en estas páginas no sólo sucede esto, sino que se puede decir que van sobrados, de tal manera que podrían digerir más potencia sin problema alguno.


    El 207 cuenta con un bastidor firme y una suspensión que contiene verdaderamente bien los balanceos de la carrocería en apoyos fuertes. Esto quiere decir que a la hora de circular rápido en tramos de curvas, la seguridad y el aplomo están garantizados, como también lo están cuando circulamos por autovía o realizamos desplazamientos urbanos.


    Pero, en este sentido, el Opel hila un poco más fino, ya que las sensaciones que transmite su chasis son más deportivas. Quizá esto haga que sea menos cómodo en su uso diario; sin embargo, a la hora de hacer una conducción «racing» nos encontramos con un coche más capaz. Su dirección no sólo es directísima, sino que transmite mucha información a las manos del conductor –culpa de ello la tienen sus neumáticos de bajo perfil montados sobre llantas de gran tamaño–. Además, a la hora de trazar curvas sorprende con virajes verdaderamente planos y con un agarre que parece no tener fin, gracias, en parte, a su generoso calzado –monta neumáticos de 215 mm de ancho, por los de 205 del modelo francés–.

    prestaciones

    Como decía al comienzo de la prueba, aunque se esté acostumbrado a los motores de gasolina, un diésel puede hacerte disfrutar de lo lindo. Basta con acostumbrarse a jugar con una franja de revoluciones más reducida y, a partir de ahí, sólo queda sacarle jugo al generoso par motor que ofrecen este tipo de propulsores. En el caso del 1.6 HDi que anima al 207, cabe decir que es muy agradable en su uso, sobre todo, porque la entrega de potencia se lleva a cabo de una manera más suave y progresiva que en su rival, empezando desde la zona baja del cuentavueltas.


    Poco tiene que ver desde este punto de vista con el CDTi del Corsa, menos refinado, que muestra un vacío nada agradable desde el ralentí hasta alcanzar las 2.000 rpm. Sin embargo, esto no es problema para lograr mejores prestaciones, y es que los 100 c.c. y 15 CV extra del alemán se hacen notar una vez alcanzada la zona turbo, momento a partir del cual se aprecia mayor empuje que en el Peugeot –hay que tener en cuenta que su par es más elevado–.


    En cualquier caso, mirando las cifras de aceleraciones y recuperaciones, vemos que el Opel es superior, aunque sea por unas décimas. Así, mejores prestaciones y mayor carácter –al llegar a la zona turbo se nota cierta patada– se enfrentan a la suavidad y progresividad del 207. Habrá gustos para todo en este apartado. Pero lo que la mayoría preferirá, seguro, es el menor consumo del Opel que, con un gasto medio de 5,9 l/100, se aleja un poco de los 4,8 anunciados por la marca, pero mejora los 6,4 medidos en el Peugeot.

    Interior y maletero

    De similares dimensiones exteriores, los dos modelos que se enfrentan en esta comparativa no son iguales en lo que a habitabilidad se refiere. Bastante más amplio, el 207 ofrece a sus ocupantes una mayor anchura, tanto en la fila delantera como en la trasera. 

    En cuanto a los maleteros, los 285 litros del Corsa mejoran los 270 del Peugeot, aunque no suponen una gran diferencia. En principio, deben ser suficientes para cubrir las necesidades de espacio requeridas en este tipo de vehículos; sin embargo, a la hora de viajar con el coche repleto de ocupantes y equipaje se echará de menos, sin duda, un poco más de volumen, pero esto es un problema común en los utilitarios debido a sus dimensiones.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba