Opel Astra OPC: nuevo chasis más deportivo

Opel Astra OPC: nuevo chasis más deportivo

La marca germana ha diseñado un chasis de altas prestaciones enfocado especialmente a potenciar las cualidades deportivas del Opel Astra OPC, que ya quedan claras desde un principio gracias a su motor de 280 CV y a un diferencial autoblocante Drexler que aporta un extra de estabilidad al conjunto.

Hay un nuevo chasis de alto rendimiento para el Opel Astra OPC, la versión más deportiva de la gama. Está equipado con muelles y amortiguadores fabricados por ZF Sachs y se beneficia de diversos elementos decisivos que mejoran la dinámica de conducción del coche: las torretas de altas prestaciones (HiPerStrut) en la suspensión delantera, el chasis electromecánico FlexRide, un diferencial autoblocante mecánico y frenos Brembo. El conjunto ha sido aún más definido con las llantas de aleación de 19 pulgadas de serie, unidas a los neumáticos Pirelli 245/40 ZR.

El nuevo chasis de Opel dotará al Astra de un comportamiento más deportivo.
El nuevo chasis de Opel dotará al Astra de un comportamiento más deportivo.
Ampliar

El chasis electromecánico FlexRide ha sido puesto a punto y mejorado para las necesidades del Astra OPC, permitiendo elegir entre tres modos de conducción diferentes. El estándar proporciona todas las prestaciones, manteniendo el confort en todo momento para las situaciones  cotidianas. Con solo pulsar un botón, el modo Sport endurece la suspensión e incrementa la agilidad reduciendo el balanceo de la carrocería y haciendo más directa la dirección. Por su parte, el modo OPC provoca que la dirección se haga más rápida aún que en el modo Sport, la respuesta del acelerador se incrementa y la configuración del chasis se optimiza para proporcionar las máximas prestaciones. Además, el panel de instrumentos se ilumina en rojo para mostrar que el coche está en modo OPC.

Para el mejor control posible, el sub-modo de control de desnivel endurece aún más la suspensión, asegurando que las ruedas están en contacto con la carretera un instante después de pasar un bache. Esto significa que el vehículo experimenta un aterrizaje suave cuando los muelles de las torretas rebotan sobre una superficie irregular de la carretera. Mientras, el sub-modo de control de balanceo reduce aún más la inclinación lateral, de forma que el vehículo permanece plano sobre la vía para maximizar la agilidad.

También es configurable el control de estabilidad ESP, que ofrece tres modos diferentes, dependiendo de cómo quiera uno conducir. La configuración de serie, que ha sido optimizada para uso OPC, asegura el máximo de seguridad para las situaciones de cada día, sin que el conductor pierda el control del coche. El Modo Competición eleva el umbral en el que los sistemas automáticos intervienen. Sin embargo, cuando el vehículo se acerca a una situación peligrosa, será estabilizado a través del sistema de frenos. Y por último, podemos desconectar el ESP al 100%.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba