Opel Astra 1.7 CDTi 16V 125 CV

26 marzo, 2010, modificada el 21 abril, 2015 por

Nos ponemos al volante de uno de los modelos más equilibrados e innovadores del segmento compacto, después de dar; importante salto cualitativo. Un portento en equilibrio con el motor diésel de potencia intermedia que ofrece su gama.

44

La marca del rayo basa en su Astra -heredero de los valorados Kadett– una parte muy importante de sus ventas, y el salto cualitativo -compartido con la berlina Insignia- respecto a lageneración anterior así lo demuestra.

Nos subimos a la cuarta entrega del compacto de Opel, rival de los Citroën C4, Dodge Caliber, Fiat Bravo, Ford Focus, Honda Civic, Kia cee“d, Mazda3, Renault Magane, Seat León, Toyota Auris y Volkswagen Golf, entre otros, para ver lo que da de sí la filosofía que estrenó su hermano mayor. De él hereda rasgos de diseño, tanto exteriores como interiores, y una calidad de realización más cuidada. Además crece 170 mm de largo.

Para la ocasión elegimos una de las versiones más equilibradas, de mecánica diésel, que sustituye -con notable, por cierto- al descafeinado 1.9 CDTi de 120 CV, más vago y rudo.

Interior

El habitáculo del Opel Astra gana enteros con un salpicadero de mejores materiales, tanto a la vista como al tacto, más ergonómico y utilizable -ligeramente inclinado, y no casi vertical como en su antecesor-, pero con la misma cantidad de botoncitos -poco diferenciados- que pueden llegar a agobiar al más friki de la tecnología.

El volante, el pomo del cambio y los guarnecidos de las puertas también los comparte con la reciente berlina de la marca -del segmento siguiente-, al igual que los asientos -en nuestra unidad de cuero, opcionales por 1.100 euros– que sujetan correctamente para el carácter del conjunto.

De espacio, delante va sobrado y la postura al volante es buena de no ser por la escasa distancia que separa el apoyo del pie izquierdo del embrague, que puedes pisar sin querer. Detrás, si el conductor y el acompañante rondan los 1,80 metros, el espacio para las piernas es demasiado justo para su crecimiento en longitud, sin embargo, la altura al techo no es problema. Tampoco el maletero, clasificable y modulable mediante el sistema FlexFloor que cuesta 90 euros e incluye galleta de repuesto dentro del Pack Básico opcional. Eso sí, los huecos portaobjetos -excepto el que esconde el reposabrazos central- no son muy capaces para objetos comunes, sin embargo, en las puertas ¡caben botellas de 1,5 litros!

En cuanto al equipamiento, si por algo destaca el Astra, es por ser pionero en la incorporación de sistemas de ayuda a la conducción propios de coches más grandes, como el lector de señales Opel Eye con alerta de cambio involuntario de carril350 euros-.

De serie, el acabado Cosmo de las fotos arranca en los 20.600 euros e incluye climatizador bizona, freno de mano eléctrico, asistente de arranque en pendiente, ordenador de viaje, volante multifunción y pomo del cambio en cuero, sensores de luces y lluvia, retrovisor interior fotosensible, control de velocidad de crucero, radioCD con 7 altavoces y entrada auxiliar, pedalier retráctil, reposabrazos delantero con dos sujetavasos y toma de 12V, antinieblas delanteros y llantas de 17 pulgadas, además de todos los sistemas de seguridad activa y pasiva esperados en un modelo tan reciente.

Pero si quieres más, a tu disposición tienes una lista de extras -de precio ajustado- en la que puedes encontrar el Pack Conectividad -puerto USB y bluetooth, por 450 euros-, chasis rebajado -150 euros-, sistema FlexRide -en la unidad probada, 750 euros-, sensor de presión de neumáticos -150 euros-, faros bixenón adaptativos con lavafaros AFL+900 euros-, sensores de aparcamiento -300 euros, sólo trasero 200-, retrovisores exteriores plegables eléctricamente -120 euros-, techo solar -900 euros-, alarma -250 euros-, sistema de sonido Infinity600 euros-, navegador -desde 500 euros- y llantas de 18 pulgadas con neumáticos de 235 mm –350 euros-, entre otros.

Comportamiento y Prestaciones

Tengo que decir que la sorpresa al volante de este Astra es grata. El motor es suficiente para moverte con soltura, aunque es cierto que tarda en coger alegría -tiene pocos bajos- y se mueve mejor entre las 2.000 y las 2.700 rpm, muere pronto -a 4.000 rpm– y es algo rumoroso -aun así, menos que su equivalente en la anterior entrega-.

Va asociado a una caja de cambios de 6 velocidades de desarrollos y recorridos largos, pero exacta en las inserciones y de buen tacto. Sus prestaciones son suficientes, destaca su velocidad punta, y se conforma con 4,2 litros en carretera, 5,7 en ciudad y un litro menos en ciclo mixto, todos a los 100 km.

Mención especial merece el sistema FlexRide -chasis electromecánico opcional- que adapta el conjunto a las condiciones de la carretera y el tipo de conducción que hagas cogiendo información de la aceleración, la frenada y el paso por curva. El pedal derecho, la dirección y la suspensión se adaptan continuamente para dar el equilibrio óptimo entre confort, prestaciones y seguridad. Pero, además, te permite elegir entre un ajuste Tour para disfrutar de la comodidad que de una conducción tranquilla, en la que la suspensión no transmite la más mínima imperfección del asfalto, o Sport que incrementa la respuesta del acelerador y los amortiguadores y la dirección se endurecen -más los primeros que la segunda- para una conducción muy dinámica, acompañada por un cambio de color en las luces del cuadro de mandos -de blanco a rojo-. Si no seleccionas ninguno de estos dos modos el coche vuelve al reglaje Normal, explicado antes.

En este caso, me quedo con la configuración Sport, a pesar de la firmeza que transmiten los ejes al habitáculo, porque sientes un conjunto más fino, y estable y preciso en curva. Dicho aplomo incrementa la sensación de seguridad por muy elevado que sea tu ritmo, pero en cualquier caso el Opel Astra 1.7 CDTi 16V 125 CV es uno de los coches más equilibrados del segmento, en todos los sentidos, a un precio razonable si tienes en cuenta el salto cualitativo y cuantitativo que ha dado.

Destacable

– Equilibrio entre comportamiento y prestaciones.
– Ajuste interior y ergonomía.
– Relación entre calidad y precio.

Mejorable

– Margen estrecho de utilización del motor.
– Espacio para las piernas en las plazas traseras.
– Demasiados botones en la consola central.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba