Nuevo Volkswagen Golf GTi Cabrio, prueba “impermeable”18

Nuevo Volkswagen Golf GTi Cabrio, prueba “impermeable”

30 Mayo, 2012, modificada el 31 Mayo, 2012 por

Pudimos probar el nuevo Volkswagen Golf Cabrio GTi por las carreteras alemanas, sólo un aguacero casi de diluvio empañó la jornada, además de los cristales. Un buen comportamiento y una hermeticidad a toda prueba destacan en este nuevo emblema de la marca.

Nuevo Volkswagen Golf GTi Cabrio, prueba “impermeable”18

Durante la Segunda Locura Mundial (léase Segunda Guerra Mundial), el “Coche del Pueblo” sirvió como base para multitud de vehículos militares. Seguro que has visto más de un Kubelwagen en alguna película ambientada en esa época. Lo que ya no es tan frecuente es ver la versión anfibia, capaz de saltar de un embarcadero al agua a 20 km/h y navegar a 4 nudos.

En la presentación del nuevo Volkswagen Golf GTi Cabrio, más de una vez me acordé del Swimmwagen (así se llamaba el artefacto) mientras “disfrutaba” de un aguacero acompañado de rayos, centellas y granizo. Me sirvió para comprobar la excelente hermeticidad de la capota de lona de este interesante automóvil.

Volkswagen Golf GTI Cabrio, Gmund, Rubén Fidalgo18
La lluvia y el granizo permitieron comprobar la calidad de cierre de la capota, excepcional.

Aunque me hubiese encantado disfrutar al aire libre de los paisajes verdes y tan bien cuidados de Alemania, las carreteras reviradas con asfaltos impecables, el ganado pastando… no pude hacer más de 2 kilómetros descapotado y, por más que me esforcé en encontrarlos, ni Heidi, ni Pedro… allí sólo apareció Niebla (quizá sólo el perro había escapado de su Suiza natal).

La verdad es que el motor 2.0 TSI de 210 CV marca todo un hito en la historia del modelo y en los sentimientos del que lo prueba. Es la primera vez que VW se atreve a poner las siglas GTi en un Golf descapotable y, de verdad, se ha ganado los galones. Tanto el chasis (que sorprende por su rigidez) como la mecánica están a la altura, aunque en algunos momentos echase de menos los 850 kg del primer GTi.

En el exterior nos encontramos con los detalles que identifican un Volkswagen Golf GTi:

  • Faldón y defensa delantera.
  • Faros con LED.
  • Antinieblas.
  • Taloneras.
  • Paragolpes trasero.
  • Ópticas traseras LED.
  • Las siglas GTi en parrilla y portón.
  • Las llantas “Denver”.

En el interior, un guiño al clásico: la preciosa tapicería de tela cuadriculada que le sienta de maravilla y es mucho más fresca y desenfadada que la de cuero (aunque más difícil de mantener limpia en un coche expuesto a los elementos), con las míticas 3 letras en relieve. Por todo lo demás, es el Golf de siempre, con todo lo bueno que ello implica.

Las plazas traseras gozan de bastante amplitud para las piernas. Donde más pierden es en anchura, debido a los necesarios refuerzos estructurales y a la obligación de dejar espacio para el mecanismo de accionamiento de la capota.

Volkswagen Golf GTI Cabrio, tapicería retro, Rubén Fidalgo18
La tapicería ajedrezada es un toque retro que le sienta de maravilla.

Éste funciona correctamente y permite abrir y cerrar “el cielo” a velocidades inferiores a 30 km/h en una maniobra que dura menos de 20 segundos. No me ha parecido intuitivo el mando: para abrir hay que apretar y para cerrar hay que tirar, el instinto hace que el gesto natural parezca el contrario.

Un VW Golf GTi Cabrio, bajo la lluvia

En medio de un fuerte aguacero, el chasis del Volkswagen Golf GTi Cabrio demostró sus bondades y rigidez manteniendo los enormes “rodillos” anclados al asfalto, y eso que al tratarse de un área donde la nieve es frecuente, no se emplean firmes auto drenantes (que, con las heladas, se quiebran): la alfombra negra era una piscina. En zonas reviradas un poco rotas y con fuerte apoyo, el marco del parabrisas no hace la menor torsión. En este aspecto, me ha llamado la atención muy positivamente este Golf.

El motor de 210 CV tiene un tacto delicioso. Gracias al turbo, cuenta con una zona baja del cuentavueltas repleta de par que resulta ideal para disfrutar descapotado de un buen paisaje y buena música. Si deseamos apurar la marcha, el 2.0 TSi te permite estirar hasta nada menos que 7.000 rpm sin desfallecer. De nuevo, que una mecánica sobrealimentada sea capaz de “respirar” tan bien a ese régimen es digno de elogio (y una gozada para los sentidos del conductor).

Por fortuna, la autopista estaba despejada de tráfico y la lluvia dio tregua para poder rodar a alta velocidad. Por encima de 200 km/h no existe la menor filtración aerodinámica y este cabrio sigue teniendo un comportamiento seguro, sin aspavientos.

Pocos descapotables pueden presumir de la versatilidad de este Golf GTi cabrio, capaz de llevar a 4 adultos y con un maletero de buena capacidad tanto si alberga el techo, como sin él. El confort de marcha es destacable y gracias a su tremenda mecánica podemos conseguir buenos consumos a ritmo relajado o disfrutar en una zona virada. Todo son satisfacciones.

Desde el punto de vista estético, echo en falta más tonalidades para la capota. Sólo está disponible en color negro, lo que hace que si elegimos el coche negro o azul, la lona no combinará tan bien como una granate, azul o beige, por ejemplo.

En zona urbana se echa de menos una mayor visibilidad en el 3/4 trasero, aunque en su defensa he de señalar que es un mal endémico en los cabrio. La luneta es pequeña, pero no es la principal culpable, sino el grueso “montante” trasero que forma la capota.

El maletero tiene unas formas muy aprovechables y espacio suficiente, pero la boca de carga es muy pequeña; aunque los asientos son abatibles, los refuerzos estructurales del arco antivuelco no permiten dejar un hueco lo bastante ancho como para sacar todo el partido a los asientos abatidos.

Conclusión

Volkswagen Golf GTI Cabrio, Teggersee, Rubén Fidalgo18
La lluvia dio algo de tregua para poder hacer las fotos.

Si la pregunta es si se merece los “galones GTi” este Volkswagen Golf Cabrio, la respuesta es SÍ. Es un coche que te hará sonreír cuando salgas con él, ya sea para pasear y disfrutar del paisaje o para curvear y disfrutar del recorrido. El precio es algo elevado para el equipamiento, tamaño y calidad del vehículo. Pagar más de 35.000 euros por un VW Golf se me antoja excesivo, pero es cierto que estamos hablando de 3 palabras que tienen cierto caché: Golf, GTi y descapotable. Cada una por separado supone cierto “sobreprecio”; juntas, ya ni te cuento.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Volkswagen Golf, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Volkswagen Golf puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Carlos 31 Mayo, 2012

Es la antítesis de la esencia GTI, todo por competir con el A3 que no se ha vendido un carajo… Suerte que no sale muy caro transformar el montante y poner arcos de seguridad, sino menuda pérdida de tiempo y dinero!
Bravo VW!

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba