Nuevo Toyota Yaris

14 Diciembre, 2005, modificada el 24 Enero, 2011 por

El nuevo Toyota Yaris se pone a la venta con un motor de gasolina y otro diesel. Ágil y práctico, quiere ser el rey de los ciudadanos exclusivos.

7

El nuevo Toyota Yaris se pone a la venta con un motor de gasolina y otro diesel. Ágil y práctico, quiere ser el rey de los ciudadanos exclusivos.

 El nuevo Yaris que se pone a la venta estos días con carrocerías de tres y cinco puertas supone la modernización de uno de los modelos con mayor calidad en la categoría de los utilitarios. La evolución estética es evidente y las dimensiones exteriores crecen ampliamente en longitud. No obstante es más pequeño que los últimos utilitarios en llegar al mercado -Renault Clio y Fiat Punto- pero la amplitud interior sorprende por resultar tan aprovechable, y en cualquier caso les iguala en los test de choque de EuroNCAP.

En principio la gama de motores que anima al Yaris es reducida, contando solamente con un motor para cada tipo de combustible. El de gasolina es un 1.3 de 87 cv y el diesel D-4D, el mismo que monta también  BMW en el Mini, rinde 90 cv.


En marcha
El nuevo Yaris es muy agradable de conducir por ciudad, como ya lo era su antecesor. Respecto a sus rivales destaca por su buena agilidad, complementada en desplazamientos y aparcamientos en ciudad por lo mucho que gira. En carretera la estabilidad es buena y al mismo tiempo las suspensiones proporcionan una agradable suavidad que minimiza el efecto de los baches.


La posición al volante sigue resultando un poco elevada y erguida, algo que en carretera no es agradable pero que en ciudad resulta realmente práctico para dominar las maniobras y tener buena percepción del contorno del coche.


En cuestión de prestaciones resulta inapelable que el motor diesel se mueve mejor que el gasolina en cualquier circunstancia, pareciendo que la diferencia de potencia es mayor de la anunciada. Además, lógicamente consume menos -aunque cuesta más- y por si fuera poco hace menos ruido. 


La trasmisión de ambos motores se confía a una caja manual de cinco velocidades, y opcionalmente dispone de un cambio de accionamiento automático robotizado sobre la base de una caja de cinco velocidades convencional, que facilita la conducción al carecer de pedal de embrague y que permite circular en modo completamente automático, sin usar la palanca de cambio. Si se tiene agilidad en el manejo del cambio esta opción no merece la pena, porque las transiciones entre marchas son bastante lentas.


Interior muy detallista
Como ya sucedía en la primera generación del Yaris, el interior está lleno de huecos en los que almacenar objetos, y de hecho copia de su antecesor algunos muy originales, como la doble guantera frente al pasajero o los pequeños huecos a los lados de la consola central. Además tiene una bandeja extraíble bajo el asiento del acompañante y como novedades ofrece dos guanteras –una con tapa- frente al conductor.


El maletero tiene 272 litros (VDA) de capacidad en la configuración convencional, que puede llegar a 737 l. Si se abaten los asientos traseros y cuenta con dos cajas extraíbles y un doble fondo que se puede situar a dos alturas para organizar pequeñas cargas.


El equipamiento se articula en tres acabados: básico, Luna y Sol, de creciente dotación que incluso puede llegar a ofrecer arranque por botón. El equipamiento de seguridad es correcto desde el nivel más sencillo: airbags frontales, laterales delanteros, cinturones delanteros con tensores de emergencia y limitadores de tensión, reposacabezas delanteros activos y anclajes Isofix. Opcionalmente puede incorporar airbags de cortina para las dos filas de asientos y airbag de rodilla para el conductor. El control de estabilidad no está disponible en la versión básica y es opcional en las dos superiores.


Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba