Prueba

El SUV más SUV se llama Subaru XV 2018

44 fotos

Ampliar

14 de diciembre, 2017

Después de 6 años siendo el modelo de más éxito de ventas, Subaru ha tenido la difícil misión de mejorar un coche ya muy bueno y presenta la nueva generación completamente nueva del Subaru XV. Con un precio de partida de 21.900 euros más descuentos, el nuevo modelo llega a un mercado repleto de rivales ante los que puede presumir de ser uno de los mejores en relación precio/producto.

Subaru es una de esas marcas que cuenta con una clientela muy específica y muy fiel, pero poco a poco va abriendo su abanico y ofrece modelos que pueden ser realmente interesantes para un mayor abanico de necesidades y gustos. Éste es el ejemplo claro del nuevo Subaru XV 2018 que acaban de presentar y que ya está disponible en España por un precio rompedor. Después de haberlo podido examinar en esta prueba y presentación del nuevo Subaru XV 2018 -y pese a que el segmento de los SUV compactos está de moda y es prácticamente el más reñido- queda claro el fabricante con más experiencia en este tipo de coches puede presumir de ofrecer algo que nadie más ofrece: un verdadero SUV con el que disfrutar seguro dentro y fuera del asfalto, bien equipado y por un precio que arranca en 21.900 euros ya con tracción total, cambio automático y el sistema EyeSight.

Frente al modelo anterior del XV, esta nueva generación cuenta con una plataforma mucho mejor y completamente nueva, un diseño más atractivo, mejor equipamiento (sobre todo en seguridad y conectividad) y un interior que, pese a contar con la sobriedad característica de Subaru, resulta infinitamente más atractivo.

Los detalles del nuevo Subaru XV en vídeo

 

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Comportamiento seguro y divertido
  • Relación precio/producto
  • Verdadero SUV

Mejorable

  • Motores con poco par
  • Sólo con cambio CVT
  • Sin termómetro de refrigerante

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con un estilo Outback

El XV estrena una nueva plataforma el doble de rígida y con mayor distancia entre ejes.

44 fotos

Ampliar

El nuevo Subaru XV no es un cambio radical frente al anterior en el apartado estético, pero sí una evolución evidente y mucho más atractiva. Además, el uso de la nueva plataforma global (que es el doble de rígida) ha permitido aumentar la distancia entre ejes para mejorar de forma evidente el espacio interior, especialmente en las plazas traseras.

La silueta mantiene los signos distintivos de la generación anterior, con un un frontal plano, una línea de cintura en cuña y un techo más plano de lo que la forma de los cristales laterales sugiere. Esto permite un interior con una buena cota de altura en las plazas traseras mientras que el perfil del coche parece más deportivo.

El frontal juega con las mismas proporciones, pero los faros son más rasgados, la parrilla más ancha y la forma del faldón y el hueco de los antinieblas (completamente desplazados a los extremos), hace que parezca mucho más ancho y pegado al asfalto cuando en realidad apenas es 2 cm más ancho y sigue manteniendo una impresionante altura libre al suelo de 20 cm.

La vista trasera es tal vez la que más ha ganado. Los grupos ópticos se prolongan hacia el portón y hacen que parezca un coche mucho más ancho y deportivo, algo a lo que también contribuyen los aletines y faldones en negro que recorren la parte inferior de todo el perímetro del XV, así como los arcos de rueda.

El nuevo XV se ofrece en 9 colores y puede montar dos tipos de llanta, de 17 y 18 pulgadas, dependiendo del equipamiento. Ambas está acabadas en dos colores y son fáciles de limpiar y de aspecto robusto.

Los faros delanteros son halógenos en el modelo básico, aunque las luces diurnas (cuya firma luminosa es demasiado parecida a la de Opel y hacen que por el día parezca que lo que se acerca es un Mokka) son led. Para los otros 3 acabados superiores la iluminación se encomienda por completo a los led, contando, demás, con función adaptativa.

En definitiva, el nuevo XV ahora es mucho más atractivo en todos los aspectos. En lo que se ve, entra más por los ojos, y en lo que no se ve, ha ganado en rigidez, está mejor acabado y resulta mucho más cómodo y utilizable gracias a la mayor amplitud que ofrece. Lo que sí sigue desentonando son los marcos de las ventanillas soldados como se hacían en los coches europeos hace 20 años. No logro comprender por qué a las marcas asiáticas (no sólo le pasa a este Subaru) les cuesta tanto entrar por el aro de los marcos de puerta estampados en lugar de soldar un marco para la ventanilla.

Interior: Clara mejoría

El interior es mucho más atractivo, mejor acabado y práctico.

44 fotos

Ampliar

Dentro de lo que el cliente verá (hay muchas más novedades que se sienten pero no se ven en el nuevo XV), tal vez el interior es lo que más ha mejorado. Su diseño ha dado un salto adelante enorme tanto en atractivo como en calidad percibida y ergonomía. Nada más sentarte en él ya notas que sus asientos son mucho más confortables y lo que se muestra ante ti tiene un diseño más acorde con los tiempos que corren y materiales de excelente calidad en el salpicadero y paneles de puerta.

La instrumentación es de nuevo formato, muy legible y con un display entre los diales en el que muestra mucha información, pero siguen prefiriendo poner un indicador de consumo instantáneo en lugar de un termómetro de refrigerante, un dato importante para mantener la integridad de la mecánica. Sí, tiene unos chivatos luminosos para advertirnos de que está frío o demasiado caliente, pero -sobre todo este último- se enciende cuando ya suele ser demasiado tarde, mucho mejor un indicador de temperatura para ver cómo evoluciona de vez en cuando.

En la consola central también nos encontramos con dos nuevas pantallas nuevas y que varían de tamaño y color en función del nivel de acabado. Los modelos básicos son de 5 pulgadas para el sistema multimedia, mientras que en los niveles superiores pasa a ser de 8 y de excelente aspecto. La superior está destinada a mostrar información de viaje, los consumos, las alertas del sistema EyeSight de Subaru, la hora, las indicaciones del X-Mod de conducción todo terreno, etc.

Los mandos están buen distribuidos y se manejan con facilidad, aunque el volante está demasiado recargado de teclas con las que tendremos que acostumbrarnos y su ordenador de viaje es algo engorroso de manejar a la hora de navegar por sus menús.

Las plazas traseras tienen mucho más espacio para las piernas y el XV puede presumir de ser uno de los SUV del segmento C más amplios, mientras que su tamaño exterior está dentro de la media, en el entorno de los 4,4 metros.

La visibilidad es buena y uno se siente cómodo en el nuevo XV. Es destacable la buena calidad de los ajustes y la total ausencia de ruidos y crujidos en su interior, en parte gracias a la mayor rigidez del chasis. Incluso en las posturas más incómodas, con el coche completamente retorcido en los cruces de puentes, no se oye la menor torsión de su monocasco.

El maletero se queda algo por debajo de los 400 litros y carece de espacio para una rueda de repuesto, no se puede tener todo y el diferencial y la excelente suspensión trasera necesitan su espacio. Personalmente prefiero poder disponer siempre de un elaborado eje trasero y la seguridad de la tracción total que un enorme baúl que no llevaré lleno más que en contadas ocasiones. Si necesito más espacio puedo abatir los respaldos traseros o, si necesito las 5 plazas, usar los baúles y numerosos accesorios de carga que hay para el Subaru XV en su catálogo.

Resumiendo: el interior del nuevo XV ha mejorado mucho frente a su predecesor y se puede medir de tú a tú sin complejos con sus rivales actuales.

Motor: Cuatro verdaderos puños

El XV cuenta con dos motores (de 1,6 y 2 litros) siempre de gasolina y asociados a un cambio CVT con tracción total.

44 fotos

Ampliar

El nuevo Subaru XV llega a España con una gama mecánica algo limitada. Sólo está disponible con el cambio de variador continuo CVT de infinitas marchas (aunque tiene un programa que permite «imitar» a una caja de 7 marchas convencionales) que es, tal vez, el punto más criticable de este coche, y dos motores de gasolina- por supuesto, bóxer de 4 cilindros- de 1,6 y 2 litros de cilindrada.

El motor 1.6 es de inyección indirecta de gasolina, desarrolla 114 CV y unos modestos 150 Nm de par que, junto con la peculiar respuesta del cambio CVT y el arrastre de la tracción integral se quedan algo escasos y nos obligarán a tomarnos con calma los adelantamientos e incorporaciones.

La mecánica de 2 litros es de inyección directa y en ella la potencia sube hasta los 156 CV y 196 Nm de par. Tampoco es que con ella nos encontremos ante un coche de prestaciones formidables, pero su funcionamiento es mucho más agradable que el del 1.6 y se nota claramente más desahogado.

Éste es el punto en el que el XV está en inferioridad de condiciones frente a sus rivales. Sí, un Ateca tiene menos cilindrada en sus motores de gasolina, pero al ser turbo, su entrega de par es más generosa y, además, a regímenes menores, de modo que su empuje es más contundente y conducirlos resulta más agradable. Más que potencia, lo que se echa menos en los motores disponibles en España para el XV es par. Hay potencia suficiente para rodar a velocidades muy por encima de los máximos legales, pero se echa de menos un poco más de contundencia en el empuje para hacer adelantamientos e incorporaciones con más seguridad.

El cambio de variador continuo tiene un modo de uso que imita 7 marchas que podemos elegir en de manera manual/secuencial mediante toques de palanca, pero cuando pisamos el pedal del acelerador a fondo, hace como todos los cambios CVT, con el motor aullando al régimen de potencia máxima y ganando velocidad progresivamente.

En el sistema de tracción total nos encontramos una de las mayores novedades de esta nueva generación que es la función X-Mode y, además, un control electrónico que tiene una respuesta muy similar a los sistemas de tipo vectorial.

En el X-Mode se activa el control automático de velocidad de descenso, el cambio busca desarrollos más cortos y el sistema de tracción varía su reparto de par. El inicial es de 60/40 (un 60% del par motor llega al eje delantero y el 40% a trasero) mientras que con el X-Mode pasa a ser un 50/50, como si se tratase de un bloqueo del diferencial central.

El sistema es muy eficaz de forma natural, pero en el XV cuenta con una ayuda externa muy importante: un control de tracción excelente. Entre la tracción integral y este control de tracción, el XV sigue avanzando en situaciones que no te imaginas, sorteando problemas como los cruces de puentes (con dos ruedas en el aire) o zonas de mínima adherencia con facilidad. Si a este eficacísimo sistema de tracción añadimos que el XV tiene una enorme distancia libre al suelo, resulta que este SUV se puede reír de sus rivales en cuanto salimos del asfalto, e incluso de algunos 4×4.

Lo mejor es que, pese a que hay mucha altura libre al suelo, la forma en la que está diseñado el Subaru (con el motor bóxer y todos los órganos mecánicos más pesados en la zona más baja) permite un centro de gravedad más bajo que el de rivales que tienen menor altura libre al suelo. Es decir, pese a ser más alto es más estable que ellos, una gran ventaja sobre asfalto (menor balanceo, mejor precisión de la dirección, mayor seguridad activa…), pero también fuera de el, soportando unas inclinaciones laterales increíbles donde otros rivales acabarían apoyados sobre el techo.

Comportamiento: Es un Subaru, punto.

El XV es uno de los SUV más seguros y divertidos del mercado.

44 fotos

Ampliar

No hay sorpresas en este apartado. El XV es un Subaru y eso suele ser garantía de un excelente comportamiento dinámico y así ha sido. Aunque el cambio CVT lo he criticado en apartados anteriores por enmascarar gran parte del empuje del motor y puede que no sea del agrado de los conductores más puristas, tiene una enorme ventaja para la inmensa mayoría de coductores: es facilísimo de conducir, basta con ponerlo en la D y preocuparse sólo del acelerador y el freno.

En ciudad el XV es un coche agradable por su buena visibilidad, la total ausencia de vibraciones y ruido de su motor bóxer de gasolina y el relax que supone la facilidad de uso del cambio CVT. Además, como es un coche relativamente compacto, se mueve bien en el tráfico y el sistema EyeSight nos salva de algunas situaciones de riesgo, ya sea por distraernos o porque el marco del prabrisas nos tapaba al crío que se lanza al paso de cebra como si fuese a hacer la bomba en una piscina.

En carretera es una gozada la respuesta de la nueva dirección, mucho más directa que la de la generación anterior y que hace que parezca que el coche es mucho más ágil y menos subvirador. La verdad es que en tramos de curvas es de los SUV más agradecidos de conducir, con un balanceo de la carrocería menor y una mayor sensación de control. Su comportamiento es tan bueno que hace que echemos más en falta todavía un motor con algo más de «punch».

En autovía también resulta un coche muy agradable de conducir. Lo más criticable, en mi opinión, es que me ha parecido algo más ruidoso que sus rivales, no por el motor sino por la aerodinámica y la rodadura, pero sigue siendo un coche muy confortable.

Donde más disfrutamos en esta presentación fue fuera del asfalto. Se nota claramente cuando una marca confía en sus productos y te dejan probar bien todo en ellos o prefieren una larga rueda de prensa y que apenas toquemos los coches y aquí nos han dejado «subirnos por las paredes». El XV es tan bueno como cualquier SUV para aquellos clientes que jamás van a salir del asfalto (que son más del 90%), pero es que para los que sí les guste practicar deportes al aire libre, ir a esquiar o la fotografía en lugares recónditos, el XV se desmarca y se queda solo y sin rivales. Es más, aunque no te hayas planteado nunca el conducir fuera del asfalto con un coche, puede que si te compras el XV y alguien te regala estas navidades un curso de conducción offroad o una ruta 4×4, puede que acabes descubriendo una nueva afición y encuentres una nueva utilidad a tu coche que no te habías planteado.

La enorme rigidez torsional del nuevo chasis del XV, el eficaz sistema de tracción total y de control de tracción, el X-Mode y la altura libre al suelo hacen que este coche sí se pueda defender con garantías fuera del asfalto.

Equipamiento: Importante puesta al día

El EyeSight está siempre pendiente de lo que sucede alrededor del XV.

44 fotos

Ampliar

Verdaderamente han echado el resto en este apartado los responsables de Subaru y el XV se desmarca de sus rivales con una relación precio/producto/equipamiento sobresaliente.

Desde el acabado más básico ya tenemos cambio automático, tracción total permanente y el sistema EyeSight que nos alerta de posibles colisiones, peatones, etc.

En España la gama de nuevo Subaru XV está compuesta por 5 versiones:

  • Subaru XV 1.6 Sport desde 21.900 euros a los que añadir 1.400 euros de descuento.
  • Subaru XV 1.6 Sport Plus desde 23.900 euros a los que añadir un descuento de 1.700 euros.
  • Subaru XV 2.0 Sport Plus desde 26.200 euros con un descuento de 1.700 euros.
  • Subaru XV 1.6 Excelence desde 24.900 euros con un descuento de 1.700 euros.
  • Subaru XV 2.0 Excelence Plus desde 28.200, también con 1.700 euros de descuento.

Para los que necesiten una versión diésel, la importadora española sigue ofreciendo el Subaru XV que conocíamos hasta ahora con el motor bóxer diésel, pero sólo hasta el final de existencias, pues en la nueva generación de XV no habrá oferta diésel y es probable que su hueco sea cubierto por opciones híbridas.

La seguridad es un elemento en el que Subaru también se desmarca de sus rivales. El EyeSight es más eficaz que otros sistemas de alerta de colisión del mercado, pero este cuidado en la seguridad se nota también en otros detalles. Por ejemplo, muchísimos rivales tienen también sensores de ángulo muerto, pero en el XV funciona mejor su alerta porque se ve antes y mejor aunque no estés mirando al espejo. Mientras que la mayoría de sus rivales tienen un pequeño led en el propio espejo, en el XV tiene un enorme led en la parte que no es de cristal del retrovisor y se ve mucho más, mejorando su funcionalidad.

En el apartado multimedia, el XV se pone al día con la posibilidad de contar con el sistema Mirror-Link y Android Auto además del StarLink de Subaru. De este modo, los nuevos modelos carecen de navegador integrado, delegando esta función a la de los smartphones que llevaremos perfectamente conectados al coche. Así tenemos una cartografía siempre actualizada y la posibilidad de utilizar el navegador que más nos convenza de entre la amplia oferta de aplicaciones disponibles.

Ya partir del acabado Sport Plus, todos los XV montan faros delanteros full led con función adaptativa y una dotación de serie en la que no echaremos nada de menos. Realmente este SUV ofrece mucho a cambio de lo que cuesta y se convierte en una de las alternativas más interesantes que hay dentro de los SUV-C, con el valor añadido de lo que supone tener un Subaru en cuanto a diferenciación, exclusividad, seguridad y fiabilidad.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • PIRX

    Desde que salió este coche lo quise tener.
    Esperaba que la nueva versión trajera cambio manual en la versión dos litros, ya que en la actual no se importaba más que el automático.
    Conclusión: Dos ventas que han perdido.

    • Rubén Fidalgo

      Hola Pirx, una lástima porque realmente el coche es excelente, pero sí que es verdad que sería bueno poder elegir transmisión. La excusa de la importadora es que quieren que toda la gama tenga el EyeSight y este dispositivo necesita un cambio automático para funcionar tan bien como lo hace. Un saludo y gracias por tu comentario.

  • Noel

    Ando esperando para poderlo probar. Con esa tracción podré ir donde mi CX-5 no llega. Lástima que no lleve el motor del Levorg. O puestos a soñar, el del Forester XT!

    • Rubén Fidalgo

      Ciertamente… el motor del Forester XT es una pasada… pero sobre todo su caja de cambios. Mientras que la del XV es una caja CVT normal, la del Forester XT es excelente, el mejor cambio de variador continuo que he probado nunca.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche